«V» es por Viaje en el tiempo

Cuando llegaron a casa y vieron el dispositivo en mi muñeca, mis padres actuaron sin decirse nada el uno al otro. Mi papá bajó las escaleras inmediatamente, y mi mamá se sentó en la cama a mi lado y empezó a frotar mi espalda con cariño. —No pasa nada, mi…

Sigue leyendo →

«A» es por Adicción

El día que conocí a Annie, fue el día que el destino me arrojó a las vías del tren. Ella estaba parada afuera de una tienda para fumadores en la región centro-occidental de Estados Unidos bajo la lluvia gélida. Lucía como si hubiese sido linda en el pasado, pero la…

Sigue leyendo →

«N» es por Necrosis

Cuando mi mamá murió, pesaba 578 libras. Durante mi niñez, nunca comprendí por qué mi madre no podía ir a las entrevistas entre padres y maestros, u obras de teatro escolares, o siquiera a ir a recogerme. Llevarme a casa siempre le tocaba a una niñera o a algún vecino,…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [5]

Se llevaron a Grace unos días después. Una mujer presentada como la enfermera Bianca abrió la puerta, pretendió examinar el tobillo hinchado y morado, y luego hizo que Ashley y Carolyn la ayudaran a ponerla en una silla de ruedas que trajo consigo. Grace lloriqueó por el dolor y estuvo…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [4]

Luché contra las sogas débilmente, inútilmente, pero lo único que logré fue hacer que la corteza del árbol se enterrara en mi espalda desnuda aún más. Cada vez que me movía, estaba segura de que podía sentir a mi piel encogiéndose, amenazando con partirse. No tomó mucho para que los…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [3]

Después de unas palabras de despedida tan ominosas, estaba segura de que no podría dormir mucho. ¿Dejar ir el peso muerto? Me imaginaba cuchillos oxidados y sin brillo, y la voz azucarada de Ashley diciéndonos que solo teníamos unos minutos para cortar tanta grasa como pudiéramos antes de que nos…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [2]

Después del primer par de días, conservar la noción del tiempo se volvió difícil. Se nos mantenía esposadas a nuestras camas, éramos rociadas una vez al día y se nos ofrecía los desperdicios cada vez más repugnantes como única fuente de comida. Logré resistir por un tiempo, pero me encontraba…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [1]

Fui una adicta. Lo negué por mucho tiempo, inventaba excusas acerca de por qué lo que estaba haciendo estaba bien. Me convencí a mí misma de que no estaba haciéndole daño a nadie, así que realmente no importaba. Todas las justificaciones típicas que son exclamadas desde las profundidades de una…

Sigue leyendo →