Ickbarr Bigelsteine

Cuando era un niño tenía pavor de la oscuridad. Todavía lo hago, pero cuando tenía más o menos seis años no podía pasar una noche entera sin llorar para que alguno de mis padres buscara debajo de mi cama o en mi armario a cual fuera el monstruo que pudiera…

Sigue leyendo →

Escóndete

El reloj me mira fijamente con sus ojos rojos, señalándome que él vendrá pronto. Siempre viene a la hora de las brujas. Por supuesto, no sabía que la hora de las brujas era a las tres de la madrugada hasta que le comenté a mi amigo sobre mi merodeador nocturno.…

Sigue leyendo →

Muerto el perro…

Había pocas cosas en la vida de las que Elena estaba segura, sin embargo, de nada estaba más convencida que de su profundo odio por su madre. Solo pensar en esa mujer, que supuestamente debía significar el mundo para ella, le producía jaqueca y una sensación de cólera que tardaba…

Sigue leyendo →

Barricada

Estoy a punto de hacer algo realmente estúpido. Sé que es estúpido. Lo sé. Pero no creo tener otra alternativa. Debo hacerlo ahora, debo sostener el coraje, la voluntad y un pulso firme. Estoy enfermo. Desde siempre. Algunos días son mejores que otros. Cuando era joven, mis padres rezaban por…

Sigue leyendo →

Arriba

¿Sabes lo que es un Cordycep? Hasta hace veinte minutos, yo tampoco lo sabía. Es una familia de miles de tipos diferentes de hongo que crecen alrededor del mundo en varias junglas y bosques tropicales. Lo terrible de estos hongos es que son parasitarios, crecen en otros animales. Una hormiga…

Sigue leyendo →

Notas

Toda esta mierda inició cuando encontré esa pequeña nota. En un papel cuadrado que encontré al fondo de una caja que estaba sacando de mi sótano, decía «¿Hola? Por favor, respóndeme». No tenía idea de cuánto hacía que ese papel estaba ahí, esas cajas habían estado guardadas en mi sótano…

Sigue leyendo →

El Exterminador de Insectos

Dianne estaba sola en su casa, enferma de gripe. Sin ganas, se arrastró fuera de la cama para contestar la puerta. Era el exterminador de insectos, quien le dijo que su padre había acordado con él para fumigar la casa. Sin embargo, Dianne sentía que algo en ese hombre no…

Sigue leyendo →

Sola hasta tarde

Odiaba ser la última en irse a dormir. Nunca supe por qué, pero ver mi casa en silencio, con los corredores callados y la tenue luz de luna que se filtraba por las persianas me era una experiencia desagradable. El asunto era todo un tema en mi casa: cada vez…

Sigue leyendo →

El juego de las escondidas

Creo que todos hemos jugado alguna vez a las escondidas. Una persona cuenta, otra persona se esconde, luego la persona que contó debe buscar a quien está escondido. Como hija única, tengo que decir que es un juego que he aborrecido siempre… pero aquí hay una solución para quienes no…

Sigue leyendo →