Fanpastas

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

Tres creepypastas híper-clásicos en sus versiones alternas. El crédito de dos de ellas (ediciones de Suicide Girl y Los retratos) va hacia sus autores: dakonero y El Autor, mientras que el crédito a la no-tan-inédita (pero mejor que la original) versión alterna de La lamida va hacia lit17):, quien se encargó de recopilarla para nosotros.

 

Tres hermanos


Estos hechos acontecieron hace algunos años en un área cercana a un hospital mental. En éste se encontraban personas enfermas de distintos males psíquicos, pero uno de sus pabellones estaba destinado en exclusiva a criminales, pues los jueces en algunos casos habían decidido que lo mejor sería que dichos criminales fuesen institucionalizados en donde se pudieran tratar sus problemas mentales, antes que en la cárcel, donde seguramente lo único que se conseguiría era agravarlos.

A unos 15 kilómetros del psiquiátrico vivían los hermanos García. Eran tres hermanos que se dedicaban al cuidado de unas pequeñas tierras que habían heredado de sus familiares, quienes siempre habían vivido por la zona.

Juan, que era el nombre del menor de los hermanos, siempre iba acompañado de su fiel perra Laika, una pastor alemán preciosa que se habían encontrado perdida en una carretera cercana. Una tarde, después de haber pasado todo el día en el campo, se dispusieron a volver a casa y cocinar unas papas con un poco de carne que habían comprado hace unos días en el pueblo. Una vez en casa, mientras Pedro preparaba la cena para Juan y para Román, el mayor de los hermanos, escucharon por la radio que Ricardo Ruiz Pérez se había fugado del psiquiátrico y podía andar por los alrededores.

Ricardo Ruiz era un peligroso psicópata, al cual encerraron por el asesinato y violación de cinco menores. Tardaron varios meses en descubrir los hechos, pues él solía descuartizar a sus víctimas y echárselas de comer a una jauría de perros. Los asesinatos de Ricardo fueron muy seguidos por el pueblo, ya que entre sus víctimas se encontraban tres hermanas de una misma familia, y esto conmocionó a la opinión pública.

Los tres hermanos se sintieron angustiados por la noticia; ellos, como el resto, habían seguido las fechorías de Ricardo. Durante la cena fue el recuerdo de los asesinatos y la poca seguridad que había en el psiquiátrico, siendo incomprensible que se hubiese podido escapar un asesino como ése.

Sobre las diez de la noche se prepararon todos para ir a dormir. En la habitación, Pedro dormía en la litera superior, Román en la del centro y Juan en la de abajo. Debajo de la litera de Juan dormía Laika, su perra, a la que le encantaba que Juan le rascase el lomo antes de dormir, y ella como muestra de cariño siempre le lamía la mano.

Media hora más tarde estaban ya todos acostados y prácticamente dormidos por el cansancio acumulado del día anterior. Pasaron las horas y, de repente, algo sobresaltó a Juan; había escuchado algo como el chirriar de la puerta. Se mantuvo expectante durante unos segundos, y luego introdujo su mano debajo de la cama para acariciar a su fiel amiga; ésta se lo agradeció como de costumbre, con unos lametones en la mano, tranquilizando a Juan y permitiéndole volver a dormir plácidamente.

Pasaron las horas y por la ventana del cuarto comenzaban a entrar los primeros rayos de luz a la diminuta estancia. Pero más que la luz del sol, lo que despertó a Juan fueron unas pequeñas gotas que caían sobre su rostro. Abrió poco a poco los ojos mientras se llevaba las manos al rostro, donde sentía que caían las gotas; cuando finalmente abrió los ojos vio que esas gotas procedían del colchón de Román, y que ese color rojizo que desprendían sólo podía ser sangre.

Se levantó de un salto de la cama y miró a su hermano, paralizándose de terror. Estaba amordazado y con una infinidad de cuchilladas en su cuerpo, y sobre él también caían gotas de sangre, provenientes del colchón superior, en donde un cuchillo atravesaba el cuello de su hermano Pedro.

Juan, incrédulo ante la escena que estaba presenciando, se arrodilló en el suelo llorando, y allí pudo encontrar a su querida perra Laika asesinada de una manera brutal, partida por la mitad. Y encontró una nota ensangrentada, en la cual se podía leer «Los locos también sabemos lamer».

Juan, aterrado, notificó los hechos a la policía diciendo que Ricardo Ruiz había asesinado a sus hermanos y a su perra, pero la policía no le creyó. Juan fue acusado del asesinato de sus hermanos a causa de un desdoblamiento de su personalidad, y encerrado durante veinte años en el psiquiátrico. Allí pudo averiguar que Ricardo había sido detenido dos horas después de su fuga, en una carretera con dirección a Barcelona.

Please wait...

37 comentarios de “Fanpastas”

      1. Tres creepypastas híper-clásicos en sus versiones alternas. El crédito de dos de ellas (ediciones de Suicide Girl y Los retratos) va hacia sus autores: dakonero y El Autor, mientras que el crédito a la no-tan-inédita (pero mejor que la original) versión alterna de La lamida va hacia lit17):, quien se encargó de recopilarla para nosotros.

        Eso quiere decir, para el que no lo entendio, que se tomaron esos relatos o la esencia de ellos e hicieron otros parecidos…

        1. Déjalos, yo sé que nunca se detienen a leer mis notas al comienzo de las entradas y comentarios introductorios fuera de las entradas, pero así los aprecio (?) En serio, podría declarar mi heterosexualidad y nadie me pelaría un huevo :payasatrollface:

      2. La de los retratos es como la de un señor que es leñador y va al bosque, se alojo en una caseta donde podia ver que… no habian ventanas pero si que habian caras que lo miraban, al dia siguiente le entro un rayo de sol ya que, no habian ventanas, y pudo ver que, todo lo que a el le parecian retratos eran ventanas

    1. Seguramente él, pero pudo haber sido un segundo loco. No hay mucho en la historia que nos haga pensar que Juan padecía de algún trastorno mental, y éstos siempre tienen una gran historia por detrás; no surgen de la noche a la mañana.

¿Quieres dejar un comentario?