El rito del reloj de cuco

El rito del reloj de cuco ganó como la tercer mejor historia enviada en el mes de abril, 2015.


Si tu sangre es pura y la luna se alza en todo su esplendor, considérate afortunado, ya que las condiciones son idóneas y eres digno de jugar. Trata de alejarte de la mácula de los impuros, busca la soledad que tan solo la noche te proporcionará y disponte a bailar con las sombras. Permanece todo un día sin despegar los brazos del cuerpo, ya que deberás usarlos para complacer al Relojero, y, cuando el sol se oculte, siéntete libre de moverlos.

Debes romper o esconder todos los espejos que te acompañen, oculta todo reflejo, proceda del agua o del filo reluciente del metal, y porta contigo un vidrio circular. Que la oscuridad te cubra y el silencio lo llene todo con su morbosa presencia. Solo entonces cierra tus ojos, abre la boca y junta tus manos formando una petición. La fría noche y el tic-tac de un reloj de cuco deben acompañarte o no te considerará digno. Espera sin prisa, pues él se demorará. Trata de no moverte y concentra tu mente en el recorrido de las delgadas agujas del cuco. Que la parsimonia del reloj cubra tu pensamiento, deja que te meza con suavidad y ternura mientras él se acerca llenándolo todo de amargura.

Si tu petición es aceptada, así te lo hará saber: el frío soplo del Relojero recorrerá tu garganta. No cierres la boca cuando así lo haga, no vaya a considerarlo una impertinencia. Tu presencia le es grata mientras su aliento sea frío. Si un fulgor cálido recorre tu boca, has sido considerado impuro; mantén entonces la postura y no dejes de rogar con tus manos. Si el relojero lo considera, quizá te mate sin sufrimiento. Si eres declarado apto, tienes la obligación de proseguir.

El siguiente paso requiere de una coordinación y práctica difíciles de lograr, son pocos los que invierten su tiempo en dominar el movimiento que a continuación te describiré. Sin abandonar tu posición inicial, con los ojos cerrados y la boca abierta, extiende tus brazos al techo, formando con ellas dos agujas que marquen las doce. Debes ser preciso, como un reloj, y cuando la noche llegue a su culmen, acompaña sin error la acompasada respiración de tu reloj de cuco rojo. Que las agujas y tus brazos sean uno, muévete segundo a segundo con una exactitud milimétrica, y cuando tus extremidades se encuentren y no puedas acompañar a tu cuco, agacha la cabeza y recita:

«Pido perdón espíritu Relojero, pero la endeble condición humana me impide ser reloj».

Espera sin mover los brazos… El silencio debe extenderse hasta cubrir cada rincón. No has sido capaz de complacer al Relojero. No importa cuánto lo intentes ni con cuánto ímpetu realices los movimientos, no serás capaz de completar un solo minuto. Sentirás el desprecio y el odio hasta casi palparlos; deberás ser castigado por el Relojero.

Recibirás un único golpe, con el que serás marcado de por vida. Ten cuidado de no gritar ni gemir, el Relojero desprecia a los débiles y tú aún debes demostrarle que eres digno de su don. Es entonces cuando debes armarte de valor. No cuentas con el favor del relojero, él te desprecia y te considera un ser prepotente, que lo ha convocado sin ser digno. Debes, entonces, mostrar tu humildad y derramar tu propia sangre. Usa un cuchillo afilado o cualquier objeto cortante. Sé rápido y preciso, no te lo pienses mucho, a él no le gustará. Corta tu dedo más largo y tu dedo más corto de tu mano más útil y no pronuncies palabra alguna. Ni gimas ni muestres dolor. De hecho, esfuérzate por parecer feliz mientras te seccionas los dedos. Has demostrado valía, ahora mereces un premio. El relojero no dudará en otorgártelo… cuando completes el último paso.

Coloca los dedos cercenados sobre el espejo que debes traer contigo. Debe ser circular y grande. Deposítalos en el centro formando con ellos dos agujas. Con tu propia sangre, escribe en latín los números que componen un reloj, del uno al doce, y guarda silencio de nuevo. Contempla al espejo intensamente, desafíalo con tu mirada. Obsérvalo e intenta no parpadear. Llega entonces lo más letal del rito. Ahí, a tu espalda, si has realizado bien cada paso y si miras con la suficiente atención, verás durante una fracción de segundo al Relojero. Son pocos los que superan su visión sin padecer traumas ni dolencias mentales; pero que no te dé miedo la locura, si ves al Relojero, contarás con su don…

Tienes ahora la facultad de explorar la dimensión atemporal. Tu cuerpo permanecerá ahí donde lo dejes, pero tu mente viajará hacia la lejanía. Pocos han descrito lo que reina en ese mundo, tan solo se sabe que permanecer demasiado tiempo en él cambia a la gente. Mientras permanezcas ahí, tu cuerpo no se corromperá. Lo que parecen años en la dimensión atemporal son en realidad milésimas. Cuando retornes de ella, el tiempo no habrá transcurrido en tu realidad. Muchos de los poseedores del don del Relojero no retornan jamás de esta dimensión, y su cuerpo simplemente se marchita. Pero esto únicamente ocurre si decides quedarte allí indefinidamente. Decide bien, ya que luego no habrá vuelta atrás. Contar con este don es útil si se emplea con medida. Pues frenar el transcurso del tiempo mientras tu mente tiene una eternidad para pensar, es útil en muchas situaciones. Son mucho los que lo darían todo por detener el tiempo unos instantes y descansar del ajetreo de sus vidas. Pero hay inconvenientes a los que debes enfrentarte. No te preocupes por tus dedos, los recuperarás tras completar el rito. Pero vigila con atención: una vez que hayas visto al Relojero, este te seguirá. Por lo general creerás verlo reflejado en un espejo o en la luna de un reloj, pero otras lo observarás con detalle, contemplándote con su diabólica sonrisa frente a tu lecho cuando despiertes entre sudores de una pesadilla que él habrá provocado. 1465752

Imagen de perfil de Souran

De un libro

Souran

Please wait...

3 reflexiones en “El rito del reloj de cuco”

  1. espero que sea real ya que formo parte de una secta satanica y nesesitamos rituales en los que en el momento de cumplirlos pasaremos al siguiente nivel asta llegar a quemarte en el pene la estrella de david

¿Quieres dejar un comentario?