El niño que nunca lloró

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Hay mucha gente ese día. Una gran cantidad de personas van y vienen.

Aquella mujer, a pesar de su nerviosismo, no sobresale de la multitud. Sostiene un bebé de pocos días de nacido en sus brazos. La mujer parece cansada y se altera con facilidad.

Cuando llega al aeropuerto, se da cuenta de que su vuelo se ha retrasado. Desesperada, la mujer se mueve de un lado a otro, pero por suerte su bebé no se da cuenta.

Los minutos pasan como si fueran horas. La mujer no está del todo consciente de su alrededor, y tropieza con un guardia de seguridad. Es un golpe fuerte, pero logra amortiguar al bebé.

¿Está bien, señora? —pregunta el oficial, ayudándola a pararse.

La mujer, titubeando, responde que sí. Y se aleja velozmente.

Se sienta a esperar. A su lado, una joven intenta sacarle conversación, pero se limita a responderle con pocas palabras. Cuando al fin anuncian que su vuelo está por despegar, se levanta apresurada y se dirige a su respectiva plataforma.

Entre los guardias asignados a ese andén, se encuentra el mismo con el cual se tropezó. Después de revisar sus cosas, el guardia le pregunta por su bebé. Ella responde nerviosamente que está bien.

¿Puedo verlo un momento? No nos gustaría que su bebé viajara estando herido, ¿verdad?

Pero la mujer insistía con que su niño estaba completamente bien.

—Por favor, solo será un momento. No le haré daño.

La mujer se queda pensativa por un instante.

De pronto, le lanza el bebé al guardia y sale corriendo. Pese a que el oficial trató de agarrar al pequeño con cuidado, por culpa de los trapos que lo cubrían, lo acabó atrapando desde la pequeña cabeza. Pero el bebé no lloró en ningún momento.

Las mantas cayeron al suelo, desnudando a la criatura, la cual tenía una sutura tosca que se extendía de su entrepierna hasta casi llegar a su cuello.

Pocos segundos sostuvo el oficial al niño, pero eso bastó para que su cuello cediera ante el peso tremendo del resto de su cuerpo. No hubo sangre cuando se desprendió, solo numerosas bolsas de látex pequeñas rellenas de droga.

Y aunque el niño nunca lloró, hubo muchas personas que lloraron en su lugar.

Propia, con ayuda de un amigo

kagemaru13

Rating: 8.57. From 250 votes.
Please wait...

60 thoughts on “El niño que nunca lloró”

  1. Me acuerdo de esta historia, hasta salio en las noticias de todo el mundo, fue hace algunos años cuando la vi en la television…. lamentable que cosas como estas pasen..

  2. Lamentablemente, esta es una historia real que se dio con uno de los bebés actores de la marca Gerber. Los cuidadores del bebé accedieron a matarlo y rellenarlo de drogas y oro por alguna suma insignificante en comparación con la vida del pequeño. De hecho hay algunas fotos y videos (mal hecho, por que solo alimenta el morbo) en internet, ya que las autoridades de la aduana hicieron la autopsia.

  3. impactante …dios cada dia los seres humanos me dan mas asco como odio ser uno de una especie que se autodestruye a si misma que bajo caen las personas cada vez ….ah y me tómela libertad de subirla a mi pagina de Facebook para que la gente vea que no solo es todo demonios y espiritus sino que tanbien hay cosas como esas ..

  4. Lamentablemente esto pasa, y yo siendo madre de un bebé de 3 meses, siento mucha impotencia al saber que es real. Hay que cuidar mucho a los niños, y más en nuestra actualidad que cada vez se deteriora más. Pobre criatura, siento horrible.

  5. A decir verdad (como usted nombro al comienzo) no es de fantasmas ni nada sobrenatural. Pero se trata de algo casi tan macabro como eso: la crueldad. Muchas personas son crueles, pero hasta ese limite? Igual, me encanto :yaoming: 5/5

    1. Peor, sobre pasan el limite. Da pena, y las que somos madres nos preocupamos el doble de lo cruel que puede llegar a ser el mundo este podrido de mierda….meterse con angelitos.

  6. Acabo de leer varias historias de terror en esta misma pagina, crei que los espiritus diabolicos, asesinas psicopatas, videojuegos diabolicos y cosas del plano astral tendrian el condimento del realismo y darian miedo. Pero esto. Esto es jodidamente real, el infierno, los demonios y todo eso esta aqui mismo, humanos como nosotros y lo que son capaces de hacer por algo tan trivial como el dinero, el fin del mundo puede dar miedo pero la verdad es que ya hay demaciada maldad. Ya va siendo necesario un cambio, asi quede solo media humanidad con vida mejor que venga lo que tenga que venir para que se purgue la maldad del mundo.

    1. Si ya hace falta una limpieza, urge que suceda algo aunque nos vayamls mi hija y yo. El ser humano esta cabron…es la unica especie que se autodestruye…esta bien que los animales se maten entren ellos pero eso es instinto porque son animales no razonan pero nosotros? Que podemos razonar?…da verguenza…

  7. :fuuu: que brígida, me dio terror el sólo imaginar que se pueda ocupar un cuerpo de un bebé (cualquiera haya sido su causa de muerte) para eso…
    debo reconocer que cuando leí el título me imaginé cualquier cosa menos la historia contada :S, dejo 5/5 por la creatividad, por lo fuerte del tema y porque a mi si me gustó como fue narrada, no me lo esperaba.
    Saludos!

    1. Sí es una leyenda urbana, no lo recordaba al momento, hasta que revisé unas historias que tenía guardadas y ahí estaba “Cruzando la frontera”. El tema principal es el mismo, pero si comparamos ésa con ésta, sí le cambiaron bastante; incluso los personajes.

  8. Como el espacio para texto es bien ancho los párrafos tienden a salir en pocas líneas. Es mejor juntarlos. También, muchas veces no es correcto separarlos de la forma en que lo hiciste, porque las líneas comparten mucha similitud entre ellas, y por tanto deben ser separadas por un punto y seguido, no aparte. Y tuvo unos momentos donde la narración fue algo débil y delatadora.

    Pero en general, holly shit o_o!

¿Quieres dejar un comentario?