Creepypasta en español

Ceguera

  El despertador gritó, molesto e insistente. El hasta hacía medio segundo durmiente sacudió la cabeza, con ese pequeño susto que recibimos al despertarnos, y que se desvanece tan rápido que casi nunca lo percibimos. Todavía en la frontera de la vigilia, estiró la mano y apagó la alarma, y agradeció a varios panteones de Dioses por el maravilloso silencio. Volvió a su posición de feto y pensó el diario “cinco minutitos más”, pero la parte adulta de su cerebro lo obligó a intentar levantarse. Retozó por unos segundos en su cama, regodeándose en el calor casi maternal de las frazadas. Gozó enormemente, bostezó y se estiró hasta el hartazgo. Abrió los ojos y se los restregó un poco, a la vez que bostezaba. Con la oscuridad que reinaba en el cuarto, era prácticamente lo mismo tener  los ojos cerrados o abiertos. ¿Prácticamente? Era exactamente lo mismo. El recién despierto cerró y abrió los ojos, viendo exactamente lo mismo: nada. No fue consciente de esto, porque siempre dormía con la ventana cerrada a cal y canto; le disgustaba muchísimo la luz a la mañana. Con una lentitud extrema se levantó, y sufrió un par de escalofríos mientras abandonaba el útero caliente que representaba su cama a esas horas de...

La Torre Gris – Parte 1

Sintió un leve mareo y se sentó al borde de la cama. Abrió lo ojos con la cara en sus manos, preguntándose porque. Medianoche y el Campaneo de la Torre Gris era aturdidor. La miró por la ventana, como siempre, curioso, pero angustiado por no poder salir de ahí, de su celda, de su prisión, para dar un paseo, para respirar. Eso era algo que no los oficiales y los jueces eran capaz de entender. Ellos sólo hacían su trabajo. Hugo comenzó a hacer flexiones. Era lo único productivo que podía hacer mientras le atacaba el insomnio. Los otros reclusos lloraban y se desesperaban en sus pequeñas y asquerosas celdas. La atención era mínima y la comida escaseaba, a propósito.  Sólo los más fuertes de mente y voluntad lograban seguir con vida, entre la humedad, el oxido y el musgo de las paredes, de una prisión olvidada, más horrible que el mismo castigo que los Jueces pudieran dictar. Las latas y fierros sonaban a lo lejos, los gritos y las suplicas. Hugo llevaba dos días sin dormir, pero no caía en la desesperación. Miraba por la ventana hacia la Torre. Lo tranquilizaba, le daba esperanzas de algo que nunca vendría. Sabor a libertad. Y el mareo otra vez. Por...

Los Maestros de Ryan

Ryan, sentado en su ostentosa y alta silla de cuero café con botones inscrustados, la miraba con atención, y constantemente revisaba la grabadora temeroso de que ésta pudiera detenerse por puro capricho. Ella recostada en un gran sillón del mismo color y textura que la silla —sin duda, obras del mismo artesano— agitaba regularmente su cabeza de un lado a otro como queriendo no ver algo en la visión de sus ojos cerrados. —¿Qué ves?— le preguntó él. Ella se quedó en un silencio escrutador y le respondió después de unos segundos: —Una habitación, estoy caminando por el interior de una casa muy grande. Los muros son de bloques de piedra color gris… Ryan anotó muy rápido, con la inherente caligrafía ilegible de un médico, en la pequeña libreta que tenía entre sus manos, esperó un momento a que ella continuara, pero ésta no lo hizo, y aclarándose la voz con un disimulado carraspeo la interrogó de nuevo: —¿Puedes identificar la época o el lugar en el que estás? —No, no lo sé…, no hay nada, las habitaciones están casi vacías, sólo hay unos cuantos muebles sucios, llenos de polvo y telarañas…, parece una casa abandonada. —¿Qué tipo de muebles? ¿se ven antiguos, modernos…, lujosos?— le insistió, sin soltar...

El Pacto (Parte II)

Uno a uno los días pasaban lenta e inexorablemente. Diego no dejaba de pensar en cómo llevar a cabo su parte del trato. No es que temiera de la idea de torturar y matar a otra persona, al contrario, pues siempre le había intrigado tener semejante poder sobre alguien. El problema en sí era que la oportunidad no se presentaba, hasta que llegó aquella noche de viernes, una en la que su conquista habitual seria para mucho más que un momento placer carnal. Sabía que sería difícil cumplir su objetivo en su apartamento, donde las paredes nunca eran tan gruesas como para acallar los ruidos y al estar rodeado de tantos vecinos entrometidos, su labro seria simplemente imposible. Pero oportunamente se recordó de aquella vieja propiedad, Casa Barrios, la herencia olvidada de su tío abuelo Bruno. Deshabitada desde hacía varios años, era visitada únicamente por la encargada del mantenimiento del lugar, visita que podía ser interrumpida fácilmente. Diego no lo dudó y acudió con su víctima al lugar. Después de su habitual tributo de sexo, sometió a su víctima y la llevó al sótano, el cual, al ser tan profundo y aislado, se hacía casi a prueba de sonido, parecía estar hecho para este tipo de situaciones, simplemente era...

Historias de ultratumba – Ep.6

Con sus nueve años de vida, Charly ya había pensado a menudo sobre aquella vieja puerta, erguida en medio del pasillo, de camino a su habitación. Siempre había experimentado una rara molestia al pasar frente a ella, como si se sintiera observado por alguien del otro lado, escrutándolo a través de la mirilla de la cerradura. Varias veces le había sucedido de darse vuelta de pronto con la sensación de que lo espiaban, encontrar la puerta cerrada y sin embargo sentir que algo escurridizo había desaparecido, y que el vacío que lo envolvía era reciente. La presencia de la puerta –y cierta propensión en su carácter– fueron horadando los nervios del pequeño Charly. Al principio esa molestia se traducía en ahogos y repentinos ataques de asma, de los que ya era víctima desde muy temprana edad. Con el paso del tiempo, esa perturbación se fue convirtiendo en un miedo ciego y sin sentido, llegando al extremo de ni siquiera poder dirigir la mirada hacia donde se encontraba la causa de su tormento. Hasta que esa sensación mortificante se convirtió, finalmente, en puro terror. Sudores fríos le recorrían la piel cuando, inevitablemente, debía pasar frente a la condenada puerta. Y cuando llegaba a su habitación se tiraba en la cama,...

El Pacto (Parte I)

Esta es una historia que escribi hace un tiempo con ayuda de un amigo, si les gusta, o si no, háganme saber si quieren una segunda parte   Diego, un joven de 25 años, llevaba una vida despreocupada y totalmente egoísta, más que libertad, lo había convertido en libertinaje. Parecía no tener ningún propósito en la vida más que asistir a cuanta fiesta y discoteca fuera posible. El dinero no le era problema, tenia lo suficiente como para vivir esta y otras dos vidas mas, era uno de los herederos de la fortuna de su tío abuelo Bruno Barrios, la cual incluía una hermosa casa apodada Casa Barrios y una vieja fábrica que aun producía mucho dinero, pero el dinero producto de la venta de su parte de la fabrica le interesaba más. Esto último, sumado al dinero heredado, era una verdadera fortuna. Diego era un tipo vanidoso, individualista y mezquino, no hacía nada que no fuere para propio beneficio. Su porte superficial y egoísta le atraía a personas similares a quienes el apenas podía llamar sus “amigos”. Siempre estuvo rodeado de gente, pero en realidad, desde que se separo de sus padres, siempre había estado solo. El objetivo de cada fiesta era tener una conquista nueva, Diego elegía...

Violacion,Venganza…

FLASHBACK: -Ven…No tengas miedo, no te voy a hacer nada malo. -… -¿Porque no dices nada?…Somos vecinos, no tiene nada de malo que vengas a mi casa… -No Gracias, Mis papas estan por llegar. -Lily no mientas…Yo mismo vi cuando partieron hace solo unos minutos. -… -Oye…Te estoy hablando!… -No quiero ir. -¿Porque no? -… -Responde! -Dejame en paz Mario… Tienes 18 años y dices que quieres jugar conmigo que tengo 10…Juega con los de tu edad. -Lily…La edad no tiene nada que ver.. -Ya te dije que no. -No me des la espalda!…Lily! Te dije que vengas aqui! -¡Sueltame!!! Mario, bajame! ¡Ayuda! -Shhhhh!…Silencio!…Si gritas te voy a hacer daño…Tu tranquila…Veras que te va a gustar. … -¿Que te dije?…Lo disfrutaste verdad? -… -Lily, contesta! -Ya dejame ir…Me siento mal. -No exageres… Un poco de sangre no hace daño… Pero lo disfrutaste verdad? -Me duele..Y no lo disfrute!, Le voy a decir a mis papas! -Jajaja…No te van a creer…Yo soy mas grande!…Hey! Deja de llorar! No duele! -Ya dejame ir… -No… No vas a ir a ningun lado… Yo..Yo…Todavia quiero jugar… …. -Buenas tardes Mario. -Buenas tardes señor… ¿Porque llora?, Le puedo ayudar en algo? -Lo que pasa es que desde ayer no encuentro a Lily, y pues,...

Esperanza (I)

Escribiré esto, con la esperanza de que de alguna manera llegue hasta ti , quiero pedirte disculpas y te explicare aquí lo que paso, será extenso porque quiero recordarte y sobre todo porque quiero que compartas mi visión, la manera en la que te vi desde que te conocí. Has de saber primordialmente que pese a que estuve con varias personas a lo largo de mi vida, tú fuiste el primer ser humano por el cual hubiese dado mi alma, mi vida, para que estuviera con bien, por desgracia al final no pude hacer nada, cada individuo toma sus decisiones como mejor le parece, razona, crece y madura como la vida le enseña, como sus vivencias, desgracias y experiencias le forjan el carácter. Te conocí en una de las más difíciles etapas en mi vida, nunca ha sido fácil, sé que hay personas en situaciones mucho peores que las mías, pero el hecho de saber eso no cambia nada, mi dolor es intenso porque es mío, mis problemas son grandes porque me pertenecen, mis responsabilidades son tremendas porque me conciernen a mi solamente, pero bueno, no es de eso de lo que quiero hablarte, quiero recordar el día en que te vi por primera vez. Me encontraba leyendo, con...

Cassiel

Teresa caminaba por una calle oscura, apenas unos momentos antes había discutido con Gerardo un chico con el había empezado a salir y en un arranque se había bajado del auto quedándose a medio camino. Un hombre la siguió sin que ella se diera cuenta, debido a que iba sumida en sus pensamientos. En un instante le tapo la boca y la jalo a un callejón, le puso una navaja en la garganta, Teresa tiro su bolsa, pero el tipo no la soltó. Justo cuando ella pensaba en lo peor un joven apareció de la nada y sometió al tipo por el cuello, por reflejo el abrió los brazos  y la soltó ella retrocedió mirando con atención; el joven le tiro un puñetazo a aquel hombre en el abdomen doblándolo de dolor y aprovecho el momento para estrellarlo contra la reja, el agresor, mareado y tambaleándose se echo a correr. Teresa miro al joven que la había asistido; era de estatura media, de cabello castaño y un poco riso, y de piel clara. -¿Te lastimo? ¿Cómo te sientes? – Le pregunto el joven un poco preocupado. -No, estoy bien, solo fue el susto – Dijo Teresa nerviosa estaba aun conmocionada por lo ocurrido – De verdad te lo agradezco,...

Mejor sigo caminando

Hola! Soy DarkOne y este es mi primer Creepypasta. Leo Creepypastas desde hace 2 o 3 años y es para mi el mejor género literario que hay. Agradezco sus críticas tanto positivas como negativas. Disfrutenlo c: Me levanto del suelo, ¿qué me ha pasado?, miro a los lados, no hay nadie, mejor sigo caminando. Me siento cansado, debo apresurarme. Se que está ahí pero no volteo, prefiero no ver. Acelero el paso, “eso” también, debo correr. Debo voltear, ¡Lo veo!, tiene la cara rota, sea lo que sea, debo escapar. Se ha caído, es mi oportunidad de huir. Tropiezo. Estoy despertando, estaba desmayado, mi cara, ¡mi cara está rota!, debo buscar ayuda. Me levanto y camino, veo a alguien, un momento… ¡ese soy yo!. Lo sigo, está acelerando su paso, debo alcanzarlo, también acelero mi paso. Lo sigo, ha volteado, debo advertirle. Tropiezo. Me levanto del suelo, ¿qué me ha pasado?, miro a los lados, no hay nadie, mejor sigo caminando…

Despertar

Esta vez no pude resistir. Alice me lo advirtió, me dijo: ‘’Cuando sientas que alguien te persigue no voltees atrás, por nada del mundo’’. Pero aun así yo no la escuche, hice lo más que pude, pero ya no lo resistía más; gire mi cabeza para ver que me seguía, pero al hacerlo no vi nada. Me di vuelta para seguir mi camino y ahí estaba enfrente mío, no sabría describirlo con claridad, pero era bastante alto y fornido, su piel estaba seca y muy blanca, como si estuviera muerto. Grite espantado al ver a ‘’eso’’ frente a mi, él me observo, yo sin poder correr ni moverme vi sus ojos; tenia una mirada penetrante, como si viera todo mi interior. Mi cuerpo temblaba de miedo, no sabia que era lo que eso podía hacer, sentí un frío intenso recorrer mi cuerpo, tan fuerte como jamás había sentido otro igual. Era un extraña sensación. ”No te haré nada” dijo con una voz rasposa y aterradora, yo ignorando el miedo corrí hasta mi casa, al llegar comencé a llamar a Alice: ”¡Alice!, ¡Alice!, ¿dónde estás?” Comencé a buscarla habitación por habitación, al llegar a la sala de estar del segundo piso había un trozo de papel en el suelo, lo...

gato

Jessie no estaba sola…..

Jessie miró los ojos azules de su esposo, gustaba de verlos cuando estaban haciendo el amor, el arriba ella abajo, esos ojos encantadores que le provocaban cosquilleo y un escalofrio encantador que le recorría la espalda. Era una noche tranquila, caía una llovizna pasajera y el clima había bajado considerablemente, eso no era algo que le molestara a Jessie, el clima era encantador, mientras se encontrara bajo sabanas con su esposo, era lo mejor que podía pasar ese fin de semana, uno casi como cualquiera, a sabiendas de que...

Propuesta

-Leí demasiado, y vi muchas películas como para confiar en usted- Dijo Joaquín Guillermo Molina a su huésped. – A mí nunca se me termina de conocer- Respondió el ser que se hacía llamar Luciano Fernández, prendiendo un pucho y guiñando un ojo- No soy tan garca como dicen, ni estoy tan en contra de la humanidad. Solo quiero liberarlos, nene. Cumplir sus sueños, que sean verdaderamente felices, sin tener que privarse absolutamente de nada… – Soy católico –Repuso Molina tímidamente. – Nadie es más creyente que yo, créeme.- Dijo Fernández, después de una bocanada de humo. Miró su reloj y prosiguió:- El tiempo es tirano, tenés que tomar una decisión. ¿Sí, o no? Tu futuro depende de vos, y de nadie más. -Me vas a terminar cagando. -El único que te puede llegar a cagar, sos vos. Esperáme mañana a las 12 en punto. Si para ese entonces no te decidiste, te lo perdés, pichón.- Sin esperar respuesta, Luciano Fernández se retiró. Molina digirió las palabras de su invitado. Todo había pasado tan rápido y era tan irreal… Desde el diagnostico las cosas pasaban, y el solamente era un espectador, ajeno a su propia vida. Era todo tan jodido… desde que se enteró que le quedaban 6 meses...

Cuarto Blanco

Esto  es muy extraño, no… No logro comprender que pasa, que… ¿Qué sucede? ¡¿Qué coño sucede?!. Soy prisionero, ni se el por qué lo soy, estoy con 20 personas, bueno estaba, varias de ellas murieron, estoy tan asustado como para decir que a una se le explotó el corazón, literalmente. Estamos en un cuarto blanco, ancho y largo, el cual decoramos con rasgaduras de desesperación y el rojo vinotinto proveniente de nuestras venas, somos ratas de laboratorio, quiero saber por qué estoy aquí, me estoy desesperando, he llegado al punto de pellizcarme hasta arrancarme pedazos de piel. Llevamos aquí más de 3 meses, nos dan drogas las cuales llaman medicamentos, nos torturan viendo videos de masacres, violación, muertes… No se para que. Al principio, desperté en una habitación cómoda, muy acogedora, me pregunté qué hacía aquí, una doctora llegó y me dijo que solo era para unas pruebas. Al principio del primer mes, nos dijeron que había que hacer una reubicación, después de unos cuantos test algo extraños, preguntaban cosas como “¿Respeta usted a sus superiores?” o “¿Acata todas las ordenes de los oficiales?” , me dijeron que necesitaba ser reubicado, a un lugar mucho mejor. Eran puras mentiras. Me llevaron al cuarto blanco, junto a otras 20 personas,...

Mientras agonizo (III)

…Sonreí abiertamente, aceptando el futuro, cualquiera que fuese, abrí los ojos de nuevo, ahí estaban, impacientes mirando fijamente hacia mí. Vi cómo se abalanzaron, los tres al mismo tiempo, como si fuesen una misma entidad, por instinto me alejé… Y caía… Sentía el aire girando a mí alrededor, oponiendo resistencia, abrí los ojos, alguien me tomaba fuertemente por la muñeca, desperté de repente, entre una brumosa mezcla de realidad y tres rostros tatuados para siempre en mis recuerdos, aún acomodada en la sala, en aquel enorme sillón,  Andrew me sacudía bruscamente, las luces apagadas y el fuego extinto no podían darme gran información. Escuchaba fuertes golpes, rasguños y gritos, unos agudos, otros guturales. Me senté de un golpe y automáticamente corrí hacia la mesa al lado de la chimenea, en donde estaban todas las armas. En un momento deja-vú tomé una desert Eagle y una colt pyhton, y colgué una larga catana a mi espalda, miré a mí alrededor, guiándome solo por el tenue resplandor plateado del que la luna bañaba a la noche. Jared y Némesis estaban fuertemente armados en las ventanas de los costados de la gran puerta principal, cargué mis armas rápidamente, y corrí al lado de Jared, arrodillándome silenciosamente a su espalda. –¿Qué pasa? –Le...

Ven

“Ven” Rezaba el trozo de papel. Lo recogí temblorosa y medio asqueada. Emanaba un olor no muy agradable, quizás el color oxidado de la hoja sea el causante. Lo deje junto a los otros papelitos, en un pocillo cerca de mi Tv.  Me senté y encendí un cigarrillo, media  angustiada, media ansiosa, con mis manos agarrando una terca cabeza, cansada de pensar, de buscarle soluciones simples y rápidas a algo que me superaba de a poco. Puedo ver un hilo de luz colándose por la ventana, que de cierta manera me entregó algo de calma.  Aun así, me da miedo abrir las cortinas, abrir las ventanas…los nervios comienzan a pasarme la cuenta. La casa se siente extraña. Me da mala espina dirigirme a la puerta de entrada, me da mala espina el agua que sale de las llaves, todo me da puta mala espina. Y esos mensajes… … Me levanto y me visto, por inercia, ya no como, ya no salgo, ya no sé que carajos pasa a mi alrededor, la lúgubre rutina comienza a devorarme poco a poco. Salgo al pasillo y lo veo. El Ente, la sombra merodeando. Muero de susto pero no me molesta. Ya van 2 semanas, todos los días, recibiendo ese mensaje, por debajo...

¡Vamos a jugar! ¿si?

  ¡Hoy Anne me ha hecho enfadar mucho!. ¡Esa niñata me ha dicho que soy una insensible! Realmente no puedo creerlo. Pensé que eramos amigas. Tal vez debo jugar un poco mas con ella y se alegrará. Si, seguramente así volveremos a ser amigas. La profesora nos ha dicho a todos que Anne no volverá. No comprendo que le ha pasado, ¡porque ayer nos divertimos mucho realmente!. Hoy unos hombres muy raros llegaron a la escuela. Nos han preguntado sobre cosas muy extrañas, como por ejemplo: ”¿ Jugabas mucho con Anne?” , ”¿Eras amiga de Anne?”, ”¿Se llevaban bien?”. Creo que Anne no se divirtió tanto como yo, y eso realmente me apena. ¡Hoy hice una nueva amiga!. Se llama Michelle. Es nueva en la clase. ¡Es una niña tan buena!, pero aveces me molesta. ¿ Tal vez deberia jugar con ella como lo hice con Anne?. ¡Eso haré!.¡ Así no me molestará más y las tres seremos amigas!. Michelle se ha enfadado conmigo. Realmente estoy triste. Cuando quise jugar con ella me empujo y me gritó: ”¡Loca, psicopata! ,¡¿ Qué crees que haces?!. Pero creo que ya le ha pasado. Ahora esta callada en un rincón. Me habia dicho que le gusta el color rojo, pensé que eso...

535543_339692712744575_310006445713202_883440_475658172_n

¡Bebé!

Cuando era pequeña, mis padres y yo fuimos al cementerio a hacer una visita a la tumba de mi abuela. Mi padre y yo nos paramos en frente del cementerio y podíamos ver todas las inscripciones en las lápidas. Sentía una sensación extraña, ese lugar no me gustaba mucho. De repente, mi hermana se soltó del brazo de nuestra madre y corrió tan rápido como sus pequeñas piernas se lo permitían. Hace poco mi hermana había empezado a hablar, ella tenía tan solo un año y medio de...

Una Linda Lección

Y el mundo, tu mundo será sumido en la obscuridad y toda aquella esperanza se perderá por la eternidad Yo no soy como los demás, ¿cómo podría vivir sin amar?  Ella lo prometió, me dijo una y otra vez que estaríamos juntos por siempre, que estaría al pendiente de mí y me amaría, que tendría de ella todo lo que yo quisiera Pero cambio, supongo que al final se dio cuenta de que podía estar con alguien mejor, alguien que le diera lujos y que no le demandara amor Ahora ella es indiferente y busca cualquier pretexto para discutir, pero tampoco se aleja, siento que me ha traicionado y no puedo mas, decidí alejarme, le dije que no podía seguir a su lado, que todo debía terminar, ella fue linda, me deseo suerte y me pidió que no olvidara que me quiere Me siento confundido, como puede tratarme de esa manera y después decir que me quiere, no sé qué hacer, eh pedido a dios que me ayude a entender, que me indique qué camino seguir Vino a verme… bueno no estoy seguro, tal vez solo realmente necesitaba ese trabajo y no vino con la idea de verme a mí La he visitado, de igual manera se comporto muy...

Pokémon Oro Empañado

Esta historia me la encontre por ahi, y soy un hombre Siendo alguien que no conoce tanto de tecnología como una persona de esta generación debería, sé muy poco sobre lo que puede hacer la tecnología. Dejando de lado los e-mail, el MSN, y la descarga ocasional de algo que era inaccesible para mí de otra manera en el momento, tengo más o menos el mismo conocimiento que una persona de ochenta años pueda poseer sobre el mundo electrónico. Por ejemplo, y la causa de esta experiencia que voy a relatar, yo no tenía idea de que alguien era capaz de hackear juegos de pokémon para hacer sus propias sub-historias en el mundo, y menos podía imaginar que era posible hacer una copia física de ese hack en un cartucho real. Sin embargo, tuve la mala suerte de aprenderlo de una manera lo más perturbadora posible. Cuando era más joven, Pokémon Oro fue mi primer juego de la popular franquicia. Me hice muy unido a las pequeñas criaturas que mi personaje (a quién le puse mi nombre incluso cuando elegí al personaje varón siendo yo mujer) atrapó y ocasionalmente fantaseaba con las aventuras que tendríamos en una línea de historia inventada por mi. Eso no es muy importante ni...

The hands resist him

Hola a todos, este es mi primer aporte. No soy el autor de esta leyenda (creo que leyenda se ajustaría más que creepypasta), lo he investigado a fondo, en varios sitios web y creo que esta versión ha sido la que más me ha convencido sobre el famoso cuadro “The Hands resist Him”. También conocida como “la pintura embrujada de eBay”, es una pintura creada por el pintor norteamericano Hill Stoneham, en 1972. Representa un joven junto a unamuñeca, de pie, delante de una puerta con paneles de cristal contra el que muchas...

Inocencia y arrepentimiento

Aquella era una noche fría y seca, y Teresa se encontraba sola. Se levantó del sillón, y fue a la cocina para servirse un poco de café como era su costumbre aquellas noches frías, bebió un sorbo y aquel instante tan agradable fue turbado de pronto, hubo un gran estruendo afuera en el patio, Teresa se acerco a la ventana y observo a través de la persiana; se había levantado un poco de polvo y mientras se disipaba alcanzo a ver una silueta tumbada en la hierba de...