Bailamos

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Escuchar pisadas no es algo raro cuando estás sentado en un sótano, así que lo ignoro cuando oigo golpeteos leves que provienen del pasillo de arriba. Asumo que es mi hermano, y retomo fuera cual fuera la actividad improductiva que me encontraba haciendo en ese momento.

Pero continúan por otro par de minutos, y me empiezo a irritar. Se hacen más y más ruidosos mientras suspiro, pensando sobre qué podría estar haciendo mi hermano tan tarde por la noche. Mantengo mi posición, sin poder concentrarme con todo ese alboroto.

Aún sentado, escucho cómo el repiqueteo se hace más rápido y frenético. Solo continúa oyéndose, casi empezando a adquirir ritmo. Se hace aún más rápido y mucho más frenético, y parece manar desde toda la sala principal. Me doy cuenta de que quienquiera que lo esté provocando, no puede ser humano. Ningún humano se podría mover así.

—¡¿Qué carajos?! —grito finalmente.

Después de eso, todo el golpeteo se detiene. El ambiente sigue en calma por un rato, y luego escucho una serie de pasos más tranquilos en dirección a la puerta del sótano. La puerta se abre ligeramente, y los pasos se congelan una vez más. Presto atención a mi respiración por los siguientes tres minutos, y suspiro, creyendo que terminó.

Resulta ser que algo más también estaba escuchando. De repente, las pisadas descienden por las escaleras, y vuelco la silla en la que estaba sentado por la prisa de levantarme. Comienzo a correr hacia el armario más cercano, justo a tiempo para ver la criatura grotesca y desprovista de cabello que baila hacia mí con sus cuatro patas, haciendo sonar sus pies inflamados en un ritmo fascinante. Entro en el armario y cierro la puerta de golpe. Una pausa de medio segundo, y escucho el mismo ritmo desde el otro lado del armario.

Solo continúa y continúa, persistiendo sin pausas, sin descanso, sin alivio. Ha estado en ello por horas, y yo me encuentro intentando seguir el ritmo de la canción con el chasquido de mis dedos. Pero entonces, así de súbito como inició, todo acaba. Espero por unos momentos, y luego miro hacia afuera: se ha ido. Me tumbo en mi silla y enciendo la lámpara a un lado. Estoy a salvo. Me relajo y pienso unos minutos; y de la nada noto a mi pie golpeteando el suelo. Quizá la canción no es tan mala, casi me gusta lo suficiente como para bailarla… Y así retiro mi cuerpo de la silla, y empiezo.

===============

Anterior | Todos los Creepypastas | Siguiente

Esta es una traducción mía (y edición ligera) de:
http://www.creepypastaindex.com/creepypasta/we-danced

creepypastas

Please wait...

40 comentarios de “Bailamos”

  1. Me gusto.Tiene el toque siniestro y de locura que me encanta.Aunque algo no me cuadra….
    ¿Que coño hacia en un sótano?,de echo…¿QUIEN EN SU SANO JUICIO TIENE UN SÓTANO? D:
    A mi parecer,nunca en mi vida tendría un sótano.Eh visto demasiadas películas y leído demasiadas historias para tenerlo ಠ_ಠ

  2. Supongo. Estaba entre los comentarios de la historia en inglés, supuestamente para dar una mejor idea de cómo lucía el mostro de cuatro patas. Estuve muy cagado como para darle clic, así que sólo lo puse. Ahora que lo veo no se ajusta en nada a la descripción. Al menos la próxima vez seré más valiente :yaoming:

        1. Amigo @Armehex, sí, se trata de una película; se llama “The Poughkeepsie Tapes”.

          Sinopsis: La policía encuentra una gran cantidad de cintas caseras en una casa abandonada, cuando se disponen a ver el contenido de las cintas descubrimos que son las grabaciones que un asesino en serie ha realizado de sus crímenes durante más de diez años.

          No la he visto, pero definitivamente la buscaré y veré, me parece interesante.

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.