Sonic (.exe)

| Déjame entrar |

Sonic (.exe) ganó el tercer lugar en el concurso Fanficséalo.


No sé cómo terminé en esta situación. Hasta hace algunas semanas mi vida era tan normal como la tuya o la de cualquier otro. Francamente, ni siquiera sé por qué rayos te estoy contando esta experiencia. Mas sin embargo, me siento con la obligación de advertir a todos aquellos que creen que lo sobrenatural es solo un simple juego, algo para entretenerse. Lo sé, puesto que yo era una de esas personas. Déjame decirte que en este retorcido mundo hay más de lo que vemos, fuerzas inexplicables que acechan desde las sombras, esperando a que cometas el más minino error para arrastrarte al Infierno. No pretendo sermonearte ni ser alguna especie de mártir.

Él ha cobrado ya bastantes vidas, una por una las va sumiendo en la demencia hasta que solo queda un cascarón hueco. El estúpido de mi exnovio fue una más de sus tantas víctimas, y aunque no lo lamento, la manera en que murió fue grotesca…

En un día como cualquier otro, mi entonces novio Emanuel y yo haríamos un poco de exploración urbana. Cabe mencionar que yo detestaba la idea desde un principio, pero de alguna manera él me convenció.

—Ey Karla, ¿todo bien?

Guardé silencio.

—Anímate amor, solo entraremos y husmearemos un poco.

—Por mucho que digas eso, la idea me da mala espina.

—Tranquila, no le hagás caso a los rumores.

—¿Rumores? ¡No mencionaste nada de eso!

Todo marchaba relativamente normal hasta que llegamos. El reloj marcaba alrededor de las 20:30 horas, por lo cual estaba obscuro. El lugar en cuestión era la típica casa en ruinas, fachada púrpura carcomido, puerta putrefacta de madera, cristales rotos y grafitis. Era un lugar… peculiar.

No fue difícil saltar la cerca, y mucho menos derribar la puerta.

Al entrar, un olor putrefacto inundó mis poros, por lo cual casi vomito. Fuera de ello, todo corría con relativa normalidad; es decir, en el suelo había jeringas, algunas mantas, muebles desechos. Pero hubo algo que llamó mi atención en particular, en la pared central había algo escrito con pintura azul. Cuando lo alumbré con una linterna, noté que decía: «Eres mío».

—¿Eres mío? Vaya imaginación, malditos vagos.

—¡Eh, Karla! Ven a ver esto. —Ese era Emanuel llamándome desde la habitación conjunta.

En esa habitación en particular el aire estaba viciado y la temperatura era realmente baja.

—¿Qué quieres?

—Mira eso —dijo señalando hacia abajo.

—El piso no me…

En el suelo había algo que no me hubiera esperado. Un pentagrama, y no uno común, uno con cera derretida en cada punta y una mancha carmesí en medio, pero algo descomunal se hallaba dentro de ese símbolo, una USB.

En aquel momento solo podía pensar en qué demonios hacia una USB en ese lúgubre sitio. Cuando me disponía a levantarla, me vi interrumpida por una fuerte corriente de aire frío al tiempo que la puerta (o lo que quedaba de ella) se cerró de súbito.

—Muy gracioso, amorcito —dije sarcásticamente.

—Estoy a tu lado —respondió temeroso.

—Entonces, si no fuiste tú…

Una por una, las oxidadas ventanas se comenzaron a cerrar mientras el viejo ordenador del cuarto se encendía. Por si te lo preguntas, sí, al parecer había electricidad.

Emanuel recogió la memoria y salimos corriendo lo más rápido que pudimos de aquel lugar; solo fueron unos segundos, pero me parecieron horas.

Ya fuera de ese sitio, él me preguntó si me encontraba bien, a la cual yo contesté con una buena bofetada.

—¡Te dije que no era una buena idea!

—Sí, ya me di cuenta.

—¡IDIOTA!

—Mira, por ahora será mejor que te vayas a casa.

Las piernas aún me flaqueaban, pero de alguna manera logré llegar a casa a salvo. Los días continuos corrieron de lo más normal, mas todo empezó exactamente a los seis días.

Cuando me disponía a hablarle a Emanuel (no había sabido nada de él durante ese tiempo), algo muy perturbador ocurrió. Un sobre de manila se deslizó debajo de mi puerta. En el frente yacían las palabras: «Emanuel está muerto». Por la letra, supe que se trataba de su madre

«¿Emanuel está muerto?». Intenté llamarlo varias veces a su celular, le escribí e incluso fui a verlo a su salón de clases, pero todo sería en vano. Él no me contestó y dudo mucho que algún día lo haga.

—Esto no tiene ningún sentido, es decir, ¿muerto? Por favor, ella no lo hubiera dicho tan tranquila.

Días después, mis temores fueron confirmados cuando encendí el televisor. En las noticias apareció el caso de un joven brutalmente asesinado. Al parecer le habían rajado el cuello mientras estaba en la PC. Pero lo más sorprendente fue la hora de la muerte, 20:30 horas.

Anonadada, apagué el televisor y corrí hacia mi habitación. Tomé el sobre y, temblorosa, lo abrí.

El sobre contenía la suma de mis temores: un par de hojas arrugadas y… una USB morada.

Inmediatamente, después de percatarme de lo último, encendí mi ordenador y conecté la USB. En esta había almacenadas algunas fotos y una carpeta, la «S-30». Al abrir las imágenes me topé con desagradables escenarios, pues en ellos había cuerpos, sangre y viseras por todos lados. Cerca de trescientas imágenes existían, aunque solo vi alrededor de veinte. Cada imagen tenía un nombre como Paola, Tom y Emanuel.

Misteriosamente, esta última contenía una foto del cuarto de mi exnovio con él tirado en un charco de sangre, la cual cerré casi de manera instantánea. Posteriormente, inspeccioné la carpeta; no pesaba ni un byte, pero dentro tenía un archivo, «Sonic (.exe)», el cual ejecuté despreocupadamente. No tenía manera de saber lo que a continuación sucedería.

Al parecer, se trataba de una copia del juego Sonic Generations. No soy del tipo gamer, pero sí me atraen algunos videojuegos. Al ejecutar el archivo, comenzó lo raro; el programa se saltó la instalación y pasó directo a la pantalla de título.

En la pantalla del título noté otra cosa extraña, pues en vez de encontrase Sonic sobre el título del juego, solo se podía apreciar un fondo obscuro con la frase «Nuevo juego». De nuevo, sin tomarle importancia, inicié una partida. Pero al iniciar, en vez de la ya acostumbrada introducción, apareció un mensaje muy conocido:

«La diversión es infinita. SEGA Enterprise».

—Majín. OK, esto es algo raro. ¿Un hack?

Posteriormente comencé el juego, pero algo parecía… diferente, pues no me encontraba atrapada en el tiempo, sino más bien en algo similar a un limbo con fondo rojo brillante sin música de ambiente que parecía estar en llamas. Los personajes también parecían extraños, pues podía jugar con Tails, Amy y Shadow en vez de Sonic y Classic Sonic.

Llegados a este punto, me di cuenta de que esta no era una copia normal, mas decidí explorar solo por curiosidad.

Comencé con Tails, pues ese zorrito siempre me ha agradado. Al seleccionar escenario, noté que solo uno estaba disponible; no supe cuál, pues tenía los clásicos signos de interrogación. Al entrar, la música empezó, era una mezcla rara de la tonada de Chemical Plant, pero esta parecía distorsionada. El escenario era Green Hill Zone, por lo cual la música desentonaba horriblemente. Al avanzar, divisé sangre, partes metálicas por aquí y por allá y parecía que el cielo se oscurecía.

El rostro de Tails se mostraba preocupado e inseguro, como si supiera lo que estaba pasando. Proseguí durante tres minutos, avanzando entre los restos de la carnicería, cuando repentinamente me topé de espaldas a cierto erizo. Tails frenó en seco y finalmente habló.

—¿Sonic? ¿Qué ha pasado? ¿Acaso fue Eggman?

Después de un breve silencio, el espín respondió con una voz poco tranquilizadora.

—Oh, ¿te refieres a este Eggman?

Sonic levantó con su mano la cabeza decapitada de aquel lunático doctor, sin ojos y con una expresión de terror irrefutable.

—¿Sonic? —Tails estaba notablemente asustado.

Al final, el erizo se volteó. Este era una malograda copia de Sonic: cuencas vacías, pues en su lugar solo se hallaban dos puntos rojos, espinas grisáceas, voz distorsionada y una impactante expresión.

—¡Sonic! —El zorrito huyó despavorido en dirección contaría al espín, mas este lo siguió a una velocidad casi instantánea. Instintivamente, corrí hacia el otro lado, pero el erizo apareció frente a mí de nuevo. Giré 180 grados y activé el turbo. El rostro de Tails estaba lagrimeando, pero este no era un rostro común, sino un genuino rostro de desesperación e impotencia.

Seguí corriendo hasta que la barra de turbo se agotó, con lo cual Tails gritó desesperado. Cuando comencé a divisar la meta, Sonic apareció y, de súbito, cogió a Tails. La pantalla se puso en negro y en seguida un desgarrador grito sonó a través de los auriculares. La cara del deformado erizo apareció en pantalla y dijo, con su horrible voz:

«Vamos, eso no puede ser todo, tu novio era más audaz».

—Wow, espera, cómo sabes que… —Recordé lo de Emanuel.

Apagué la PC por un rato, pues el juego en realidad era algo… agotador. Algo que no entendía era por qué alguien se molestaría en hacer una copia así de Sonic. Este era, de lejos, el videojuego más relista que había jugado; un programador novato no podría hacer algo así.

Con esto en mente, me recosté y caí dormida. Grave error.

Al poco tiempo de dormir, algo me despertó; ¿un sueño, quizás? No, más bien una pesadilla.

En mi sueño estaba en un limbo negro, corriendo, huyendo de algo que sabía que me dañaría, pero no sabía qué. Más temprano que tarde, un erizo se pondría enfrente de mí y se abalanzaría con sus espinas por delante. El dolor fue tan intenso que desperté gritando de dolor; cuál sería mi sorpresa al ver que realmente estaba sangrando, algo se había clavado en la piel de mi abdomen y la sangre escurría, pero no había indicios de nada.

Buscando algo con lo cual pude herirme, noté que la PC estaba encendida con el juego en donde lo dejé.

Ignorando la sangre, me pegué a la PC. En cuanto toqué el teclado, un nuevo mensaje aparecería en el monitor.

«¿Acaso te vas tan pronto? No, la diversión apenas comienza».

Ya muy alarmada, intenté apagar de nueva cuenta la PC, pero algo me impedía despegarme de ese sitio, como si de repente lo más importante del mundo fuera acabar ese maldito juego.

Después de vendar la sorprendentemente pequeña herida, proseguí con mi desventura. Esta vez jugaría con Amy.

En la puerta del escenario había algo colgando. Al acercarme un poco, noté que era Tails, o lo que quedaba de él. Su expresión mostraba terror, su pelaje se tornó gris, sus ojos rojos y cabe mencionar que le faltaban las colas.

Al entrar, seguía sin saber cuál era el nivel, los signos de interrogación permanecían.

El juego comenzó. El nivel era el mismo, salvo por una excepción: era de noche, mas el cielo nocturno se mostraba rojo, como si algo estuviera siendo quemado bajo él.

Seguí avanzando, no había música de fondo y el ambiente era pesado; no se escuchaba ni un solo ruido, pero sabía que algo malo ocurriría pronto. Al llegar a medio nivel, se escuchaban gritos grotescos, como si estuvieran masacrando a alguien de la manera más vil y cruel posible.

Al avanzar otro poco, encontré la fuente del cielo rojizo. Era Cream, amarrada a un tótem, siendo brutalmente violada por Sonic alrededor de una hoguera. Me quedé estupefacta viendo tal escena, y no fui la única, a Amy se le salían las lágrimas. Una vez terminó, Sonic le prendió fuego al pobre conejillo. Repito, los gritos eran devastadores.

—Sonic… —dijo Amy entre sollozos.

—Oh, Amy. ¿Acaso bienes para unirte?

—¿Cómo pudiste? Ella… ella era una niña.

—Niños, ancianos, toda alma cuenta.

En cuanto tuve el control, me alejé de ese sitio, avanzando por los escombros de lo que algún día fue Green Hill Zone. Avanzara hacia donde avanzara, era lo mismo, ruinas. Ruinas por aquí, ruinas por allá, no había salida.

Avancé en círculos alrededor de cinco minutos. Esta vez, Sonic no me seguiría. Más tarde me enteraría por qué.

En un último intento, traté de regresar al principio, mas recordé que tendría que pasar por la horrorosa escena del crimen otra vez. Demasiado tarde, ya estaba llegando.

Activé el turbo, pues no me quería detener. En cuanto pasé por ese sitio, Amy frenó en seco; pareciera que vio algo, y sí, en realidad vio algo. En un rincón se encontraba Sonic sollozando, sus lamentos eran en verdad deprimentes. Nuevamente, perdí el control de Amy y esta se le acercó. En cuanto esto pasó, mi corazón comenzó a latir más rápido, pues sabía que no era buena idea.

—¿Sonic? —preguntó Amy con un cierto tono de recelo.

—¿Amy?

—¿Qué ocurre, Sonic? ¿Por qué lo has hecho?

—¿Por qué? ¡¿Por qué?! Ahora te respondo.

—¿Qué quieres decir?

—Lo hice por todos ustedes, Amy. ¡Lo hice por ti! —Sonic comenzó a llorar aún más—. Quería protegerlos, ¡quería protegerte!

—¡No me mientas! —Amy estalló en llanto.

—No te estoy mintiendo. Yo, en verdad…, te amo.

La eriza volteó sorprendida.

—Tú… me amas.

—Lo suficiente como para matar.

—¿Entonces, puedo estar junto a ti? —Las lágrimas de tristeza pasaron a ser de alegría y entusiasmo, olvidando todo lo anterior.

—Con una pequeña condición. —Sonic abrazó cariñosamente a Amy.

—¿Que condición? —La eriza estaba en serio emocionada.

Sonic abrió los ojos, que de nuevo eran solo un punto rojo.

—¡MORIR!

El erizo dio media vuelta, tomó del cuello a Amy y se lo trozó de un solo intento. Amy se tambaleó y cayó al piso casi al instante.

—Sonic…

Sonic comenzó a reírse como un maniaco mientras arrojaba al fuego el cuerpo de la crédula eriza

—¡Maldita ingenua! ¿De verdad te tragaste ese cuento barato? ¡EN SERIO CREÍAS QUE PODRÍA ESTAR JUNTO A UNA PUTA COMO TÚ! ¡VAYA QUE ERES UN RAMERA ESTÚPIDA!…

Sonic miró hacia mí, como si supiera que estaba al borde del shock. La pantalla se oscureció de nueva cuenta y un nuevo mensaje se mostró:

«Has aguantado bien, te mereces un premio».

Un video se mostró en el monitor, parecía la toma de una webcam. Era Emanuel, con sus típicos audífonos y lentes, pero algo parecía diferente. Parecía estresado, agobiado, como si algo lo molestara. Conforme el tiempo pasaba, esto era más notorio, pero, casi al finalizar el clip, comenzó a gritar como un loco, desesperado, desorbitado, como si se estuviera quemando por dentro.

Finalmente, tomó un cuchillo de cocina y con él cortó su cuello de lado a lado. La sangre salpicó la cámara y el video finalizó.

Grité desesperada, horrorizada. Lágrimas escurrieron de mis ojos al ver esa terrible escena.

«Ahora sabes cómo murió tu querido Emanuel».

—No te preocupes, pues pronto lo acompañarás —susurró una voz a mi oreja.

Del modo más tranquilo que pude, volteé. En la obscuridad, solo noté dos puntos rojos mirándome fijamente.

—¿¡Quién eres!?

—Yo soy la suma de tus miedos, aquel que acecha desde las sombras, el que te observa mientras duermes. Yo soy un dios.

Tras dar un ensordecedor grito, desapareció. Inmediatamente, corrí hasta donde estaba el sobre y verifiqué lo que contenía. Tras mucho meditarlo, he decidido poner lo que esas hojas decían, pues era una carta de despedida

Mi querida Karla:

En serio lamento esto, y lamento aún más haberte involucrado. Tenías razón, como siempre tenías razón, fue una mala idea. Él gano y ahora debo afrontar las consecuencias.

Sabes, es algo curioso el ver cómo la vida se va en un parpadeo. Algo que crees que no tendrá fin acaba de manera tan efímera. En realidad quería verte, una vez más. Pero el tiempo ahora me lo impide.

Creo que nunca te lo dije, pero ahora aquí lo escribo. Te amo, siempre te he amado. Te amaba en esos días de infancia, te amaba a los doce años. Y ahora, que no puedo verte, te amo aún más que nunca.

Pon mucha atención, pues esto no es un simple juego; en verdad, esto es algo infernal. Él no es una simple mascota, no, es en realidad un demonio.

No me quedan fuerzas para destruir esta maldita USB, por lo cual te lo encargo a ti.

Veas lo que veas, no te preocupes, pues él no te dañará si tú así lo deseas. Recuerda, se alimentan de nuestros miedos, pero principalmente se alimentan de nuestros más profundos temores.

¡Por nada del mundo ejecutes la carpeta S-30, pues es el medio por el cual llegará a ti!

Creo que esto será el adiós definitivo, cuídate. Y por favor vive, por mí.

Posdata: cuida a Mamá de mi parte.

Confieso que, al terminar de leer esto, lágrimas escurrían por mi cara. Él nunca fue mi gran amor ni mucho menos, pero sí llegué a estimarle.

—¡Aquí el estúpido eres tú!

Frenética, tomé el teclado y ratón, y esta vez usé al único personaje que quedaba. A la puerta se le había añadido el cuerpo de Amy, grisáceo, de ojos rojos y ensangrentados.

Al activar la puerta, esta comenzó a derrumbarse; pero había algo más, el nivel era Infernal Zone.

Sin vacilar, me adentré en esta, que era solo los restos de Green Hill Zone. No había suelo; en su lugar, solo plataformas de tierra flotando en una corriente de lava. Para mi poca sorpresa, Sonic me esperaba.

Shadow observó excéntrico, tembloroso, podría decirse que con miedo.

—¿Qué quieres faker?

—¿Faker? No, Shadow, aquí el único falso eres tú. ¿Crees que no puedo sentir tu miedo?

—Yo… yo.

—Ya no te resistas, déjame entrar y sacarme como lo hice con ellos.

Sonic señaló hacia arriba, ahí se encontraban Tails y Amy flotando en la nada.

—¿Cómo pudiste? Ellos eran tus amigos.

—¿Amigos? No, un ser como yo no tiene amigos.

Shadow se abalanzó contra Sonic, mas este lo esquivó. Acto seguido, me encontraba controlando al erizo negro, tratando de saltar sobre las plataformas y evitar caer en la lava.

Saltara hacia donde saltara, volvía a comienzo, como un ciclo vicioso, no tenía fin. Salté alrededor de quince minutos, esto era más tiempo del que había durado con Tails y Amy juntos. La desesperación me corroía, el miedo y la ansiedad se notaban en mi expresión. No sabía qué hacer.

Finalmente, Sonic se aburrió y le ordenó a sus dos lacayos que atacaran. Tails y Amy se abalanzaron sobre Shadow, golpeándolo hasta el cansancio con el martillo, dejándolo caer una y otra vez sin siquiera poder defenderse.

—Shadow, pudiste haber formado parte del equipo, pudiste ser mi mascota, pero decidiste sufrir, y ahora pagarás las consecuencias.

Sonic tomó a Shadow por la cabeza y la sumergió en lava unos breves instantes. Los gritos de dolor de Shadow eran atroces, su cara consumida por el calor espantosa, sus gemidos deprimentes. Justo cuando creía que al erizo no le podía ir peor, Amy lo empujó afuera de la plataforma. Se podía apreciar su cuerpo quemándose, sus gritos eran aún más fuertes que antes. Hasta que finalmente murió calcinado.

—Juntos para siempre… ¿no, Sonic?

—Tú eres el dios.

Las voces de los excompañeros del erizo azul habían cambiado muy drásticamente, pues estas eran voces robotizadas y lúgubres. Como si no fuera ya bastante, los tres voltearon hacia mí y, al unísono, dijeron una misma frase:

—Y tú te nos unirás pronto.

Desconecté la PC de un golpe, mas en mi teléfono comenzó a sonar un audio con las mismas voces.

«No escaparás».

Hace ya algunas semanas de lo ocurrido y aún sigo escuchando esas voces. Cada noche, él me visita en sueños, siempre el mismo sueño, y al despertar, una nueva herida. Esos malditos puntos rojos me observan fijamente desde la obscuridad, acechando. Pronto me internarán en un psiquiátrico, espero estar a salvo en ese lugar. Por favor, te imploro, si encuentras esa maldita USB, destrúyela, pues yo no pude hacerlo. No te dejes llevar y corras el programa por curiosidad, pues echarás tu vida por el drenaje. Y, por sobre todas las cosas, no dejes que se alimente de tu miedo, pues sin eso, ellos no estarían aquí.

Imagen de perfil de Miguel

Basada en el Creepypasta original Sonic. exe
http://www.taringa.net/post/paranormal/16631808/Creepypasta-Sonic-exe.html

Miguel

Rating: 8.92. From 268 votes.
Please wait...

18 thoughts on “Sonic (.exe)”

  1. Es fácil caer en el cliché con este tipo de argumentos. Episodios malditos, juegos malditos… de una u otra forma siempre comparten una trama y secuencia similar. También recurren a elementos absurdos.

    Lo que acabo de mencionar caracteriza a tu historia. Pese a que tiene más de 3,000 palabras, no lograste concluirla de una manera satisfactoria y apresuraste el final; eso fue lo que más me decepcionó, pues pudiste haberte redimido con un buen final. En cambio, fue la misma conclusión prefabricada de todo creepypasta de episodio y juego maldito malo.

    Sin embargo, hay cosas que rescatar. La personalidad de Sonic, el desarrollo del juego, en el que completaste la aventura de tres distintos personajes. Que el protagonista pudiera derrotar a la maldición del videojuego con su fuerza de voluntad.

    Siento que es un trabajo no terminado que puede mejorarse si te lo propones.

¿Quieres dejar un comentario?