Caramelos contaminados

Este Halloween, no dejaré que mis niños vayan a pedir caramelos. No después de lo que sucedió el año pasado. No cuando la mitad de los padres del pueblo aún están en duelo, y cada semana de por medio ves cunas y camas matrimoniales en las aceras que cualquiera puede…

Sigue leyendo →

Mi miedo al agua

Siempre he tenido un miedo exagerado a ser sumergido en agua completamente. No es que no sepa nadar o algo parecido; mi padre me hizo aprender. Le temo porque, desde que puedo recordar, siempre que estoy bajo el agua y volteo hacia la superficie, veo a una mujer inclinándose hacia…

Sigue leyendo →

Cronómetro

Había recibido un reloj para su décimo cumpleaños. Era un reloj de mano plástico, común y corriente en todos los sentidos, con la excepción de que iba en cuenta regresiva. «Esta es la cantidad total de tiempo que te queda en el mundo, hijo. Úsalo sabiamente». Y, en efecto, lo…

Sigue leyendo →

Mi nuevo robot sexual no deja de llorar

Su silicona es muy suave y maleable, como piel humana real. Incluso se calienta a la temperatura correcta, con pulso y todo. Un botón en la parte trasera de su cabeza da la opción de doce personalidades, incluyendo «apta para la familia», «intelectual», «tímida» y «sexual». Es tan realista que…

Sigue leyendo →

Laura envió unos lobos

—911, ¿cuál es su emergencia? —Laura contestó la llamada que llegó a la estación. Lo había hecho por tanto tiempo que se había convertido en un reflejo para ella siempre que contestaba. Pero esa vez se le hizo difícil permanecer apática una vez que reconoció el número. —Hola, hay hombres…

Sigue leyendo →

Las primeras palabras de mi hijo

Charlie nació como una bola de gritos diminuta, rosa y agitada. Nació un mes prematuramente, escapándose como si tuviera lugares que visitar y gente que ver. Mi esposa bromeó con que tenía la voz de un ángel; sus gritos severos podían arrancar la pintura de las paredes y los vellos…

Sigue leyendo →

Llamo para informarle

—¿Aló? —Hola. ¿Karen Maitland? —…Ella habla. —Discúlpeme por llamar tan tarde. Es solo que… ¿conozco a su hija? —¿Anna se encuentra bien? —Ah, um… No, eh… su otra… Voy a la universidad comunitaria con Sarah. —Ah… Ok, cielos. ¿En dónde queda? —Chicago. —¿Chicago? —Jaja, asumo por su reacción que Sarah…

Sigue leyendo →

El proceso de curación

Mi hermana ni siquiera reacciona cuando él entra a mi habitación. Sus pisadas son silenciosas, pero el aire se pone tan frío que puedo ver mi aliento. Mi hermanita se estremece y se acurruca todavía más cerca de mí, envolviendo sus brazos diminutos alrededor de mi cintura. Espero que se…

Sigue leyendo →

Una carta de la chica que te vio crecer

Hola, La primera vez que te vi, me sorprendió que pudiera verte. Tenías una tortuga pequeña en tus manos. No dejabas de referirte a ella como Miguel Ángel, lo cual asumí que era una referencia de las Tortugas Ninja. Te echaste tu largo cabello castaño por detrás de tu espalda…

Sigue leyendo →