La caja fuerte

¿Alguna vez te has despertado a la mitad de la noche, o revisado tu reloj aleatoriamente durante el día, dándote cuenta de que la misma hora te persigue? Para mí son las 11:17. Diría que una de cada cuatro veces que veo la hora, son las 11:17. Tú puedes tener otra, como las 3:33, o las 12:50. Si tienes una hora que no pareces poder evadir, sigue estas instrucciones.

Continuar leyendo →

Sr. Huesos

Se sorprendió cuando, esa noche, su hijastra acudió a él y no a su madre. La pequeña de seis años apenas y había podido tolerarlo durante los meses en los que compartieron un solo hogar.

Continuar leyendo →

Las Sombras

Todo comenzó hace varios meses, cuando volvía a casa. Los notó, en su mayoría ocultos entre los árboles, y pudo determinar sus siluetas humanoides. Estaban torcidos en figuras y ángulos dolorosos. Eran blancos, pero se veían como si hubiesen sido untados en ceniza. Mientras caminaba, parecían observarlo, pero no tenían ojos. Cuando se distanció lo suficiente de ellos, lo siguieron dentro de poco.

Continuar leyendo →

Pan tostado

Tostada quemada. Puedo oler la tostada quemada. Voy a la sala, noto cómo mis papás me observan y rescato la tostada. Ellos la huelen también. Se han dado cuento de lo que hice y me están mirando.

Continuar leyendo →

Puertas sin retorno

Dada la rara ocasión, puedes toparte en cualquier edificio grande metropolitano con una puerta que se verá completamente fuera de lugar y de tiempo. Puertas de madera añejadas por el pasar de los siglos con diseños ornamentales sutiles. Son puertas sin retorno.

Continuar leyendo →

Creepypastas 121: “El peor castigo para el hombre”

Charlie pasó meses en aquella cárcel esperando el Infierno. Su mente se perdía lentamente entre tanta oscuridad. Recuerdos de sus crímenes se mezclaban con el miedo a lo desconocido. La cadena incrustada en él le impedía moverse y escapar de esa cueva con hedor a sangre y paredes palpitantes.

Continuar leyendo →

Una mentira blanca

Somos los últimos aquí.

Esas cosas han asesinado a todos. Esas cosas de alas amplias, ojos diminutos y con las garras afiladas… Cada vez que mi mirada se oscurece, visualizo a mis compañeros de trabajo siendo despedazados. Unos cuantos de nosotros nos escabullimos a este edificio, pero incluso aquí no estamos a salvo.

Continuar leyendo →

Entre las casas

No puedo decir mucho de este sin revelar cosas importantes. Lo único que sí, es que no es uno de los creepypastas más clásicos por nada. Muy recomendado.

Continuar leyendo →

Clavados

Cerca de mi casa, hay un club deportivo. Está a quince minutos de mi vivienda si decides ir caminando, y solo un momento si viajas en carro o en autobús, pero jamás me he tomado la molestia de contar el tiempo cuando mi papá me lleva en su Jetta rojo…

Continuar leyendo →