Nunca dejó de sonreír

Mosca era una chica rara, incluso para los estándares de chicos raros. La conocí en sexto grado cuando nuestros apellidos ordenados alfabéticamente nos dejaron en asientos adyacentes, y se giró para verme con una sonrisa animada de dientes separados. —¡Hola! —me dijo. —Hola —contesté por lo bajo. Yo era tímida…

Sigue leyendo →

“L” es por La Lisiada

Primero escuchas las pisadas disparejas. Ras Clic Ras Clic Es así como sabes que está detrás de ti. El talón de su zapato izquierdo está roto. Lo arrastra por el césped con cada paso, un contraste marcado con el cliqueo inmutable de su único tacón intacto. «Ayúdame», susurra. Es un…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [5]

Se llevaron a Grace unos días después. Una mujer presentada como la enfermera Bianca abrió la puerta, pretendió examinar el tobillo hinchado y morado, y luego hizo que Ashley y Carolyn la ayudaran a ponerla en una silla de ruedas que trajo consigo. Grace lloriqueó por el dolor y estuvo…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [4]

Luché contra las sogas débilmente, inútilmente, pero lo único que logré fue hacer que la corteza del árbol se enterrara en mi espalda desnuda aún más. Cada vez que me movía, estaba segura de que podía sentir a mi piel encogiéndose, amenazando con partirse. No tomó mucho para que los…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [3]

Después de unas palabras de despedida tan ominosas, estaba segura de que no podría dormir mucho. ¿Dejar ir el peso muerto? Me imaginaba cuchillos oxidados y sin brillo, y la voz azucarada de Ashley diciéndonos que solo teníamos unos minutos para cortar tanta grasa como pudiéramos antes de que nos…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [2]

Después del primer par de días, conservar la noción del tiempo se volvió difícil. Se nos mantenía esposadas a nuestras camas, éramos rociadas una vez al día y se nos ofrecía los desperdicios cada vez más repugnantes como única fuente de comida. Logré resistir por un tiempo, pero me encontraba…

Sigue leyendo →

Campamento para gordas [1]

Fui una adicta. Lo negué por mucho tiempo, inventaba excusas acerca de por qué lo que estaba haciendo estaba bien. Me convencí a mí misma de que no estaba haciéndole daño a nadie, así que realmente no importaba. Todas las justificaciones típicas que son exclamadas desde las profundidades de una…

Sigue leyendo →

Una para la melancolía

Algunas lecciones se aprenden por las malas. Sin importar cuántas advertencias recibas, sin importar cuántas veces te digan que no, tienes que quemarte antes de darte cuenta de que quizá mamá sabía de lo que hablaba cuando te dijo que el fuego es caliente. La mayoría de los niños caerán…

Sigue leyendo →

Tía Cascabeles

Tía Cascabeles en realidad no era mi tía, ni la tía de nadie, de hecho. Ni siquiera estoy seguro de si tenía una familia propia en lo absoluto. Simplemente era así como todos se referían a ella. Tía Cascabeles había sido una constante en el vecindario desde mucho antes de…

Sigue leyendo →

Un sueño de muerte

—Voy a morir hoy. Alcé la mirada de mi trabajo y me encontré con Collin parado frente a mi escritorio. Me estaba observando solemnemente, como si estuviera esperando una respuesta. —¿Disculpa? —Voy a morir hoy. Esperé haberlo escuchado mal. Al parecer, no fue así. Hice a un lado mi lápiz…

Sigue leyendo →