Las desapariciones del Monte Robson

En el verano de 2006, dos grupos de turistas tomaron la —ahora clausurada— ruta de senderismo hacia el Monte Robson en British Columbia. Lo que resultó fue uno de los casos de personas desaparecidas más extraños en la historia de la provincia. Naturalmente, al ser el hijo de una de…

Sigue leyendo →

Siete Minutos en el Infierno

Mientras estaba sentado en el armario oscuro, recostado contra las puertas que no se abrían sin importar cuánto las empujara, me di cuenta de que había sido engañado. Fui un estúpido y este era mi castigo. Jugar «Siete Minutos en el Paraíso» había sonado como una buena idea en aquel…

Sigue leyendo →

Lactosamente jodido

Daisy se encontraba bien la noche anterior, pero cuando bajé hacia el granero para ordeñarla aquella mañana, sabía que algo andaba mal. Al principio, la leche salió rosada, y asumí que era un efecto de la luz, pero conforme seguí exprimiendo, el color se oscureció rápidamente en un rojo profundo,…

Sigue leyendo →

Mi mamá cree que tengo estos cortes porque soy emo

El mes pasado, mi mamá entró en pánico cuando vio los cortes en mi brazo. Creyó que me estaba hiriendo a mí mismo. Mi padrastro era demasiado hijo de perra como para decirle la verdad. Se quedó parado en la esquina con los brazos cruzados, observándola mientras me agarraba por…

Sigue leyendo →

El ángel de tres ojos

Nació un ángel de tres ojos en el mundo, con un ojo que podía ver el pasado, un ojo que podía ver el presente y un ojo que podía ver el futuro. En el primer día, los residentes se congregaron para observar mientras el ángel abría su ojo hacia el…

Sigue leyendo →

Una comezón que necesitaba ser rascada

Es un hecho poco sabido que el acto de rascarte libera dopamina en tu sistema. Esto significa que cada vez que te rascas una comezón, no solo estás aliviando la incomodidad: estás haciéndote sentir mejor. Entonces, no es sorpresa que algunas personas lo puedan llevar demasiado lejos. Craig tenía una…

Sigue leyendo →

Los zapatos de mi madre

Me gusta calzarme los zapatos de mi madre. Me hacen sentir especial. Son delgados y elegantes, con tacones de aguja y un listón pequeño al frente. Mis pies se ponen un poco sudorosos dentro de ellos porque están hechos de cuero real, pero es parte de su encanto. Son de…

Sigue leyendo →

El paciente con el diagnóstico vacante

La semana pasada, cuando estaba tomando un descanso a la mitad del turno nocturno en el hospital, uno de los enfermeros llegó corriendo, luciendo agitado. —Claire, te necesito en la Sala B —me dijo; su rostro estaba tan blanco como las paredes que nos rodeaban. Cerré mi libro y estiré…

Sigue leyendo →