Creepypasta en español

El Burdel de las Parafilias

Consta de (hasta ahora) siete capítulos. Escrito por Fairuza < https://www.facebook.com/fairuzaescritora > Con su permiso recolectamos y editamos la saga en creepypastas.com. Los capítulos serán publicados semanalmente, uno cada lunes. Por lo que este índice se encuentra en constante actualización.   No se recomienda su lectura a personas de poco criterio o demasiado moralistas. El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Rompiendo protocolos El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Hibristofilia, masoquismo y Bundy El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Estigmatofilia y algo más El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Incesto y voyerismo El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Anofelorastia y flashbacks El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias Pirofilias y un slasher El Burdel de las Parafilias El Burdel de las Parafilias

El Burdel de las Parafilias: Rompiendo el protocolo [Capítulo 2]

Lolicon8: Sé de un lugar donde puedes cumplir tu fantasía. Putrid-doll: ¿En serio? ¿Dónde? Lolicon8: En el centro, es un burdel clandestino. Putrid-doll: ¿Un burdel? ¿Y cuánto cobran? Sabes que aún dependo del dinero de mis padres. Lolicon8: No te preocupes por el dinero, digamos que pagas en especie… Putrid-doll: Eso no suena bien… Lolicon8: ¿Qué tanto deseas hacerlo? Putrid-doll: Touché, valdría la pena aunque terminara como la chica de réquiem por un sueño. Lolicon8: Sólo un consejo… excédete, desquita tu pago al máximo y no te arrepentirás. Putrid-doll: Me conoces, sabes que lo haré, dame la dirección. Se la escribió enseguida con una breve descripción del lugar y le indicó que preguntara por Liss. Tras pocos minutos de charla intrascendental sobre sus filias, ambos se desconectaron. El seudónimo “Putrid-doll” pertenece a Jennifer Díaz, una adolescente de quince años. Decir que es aficionada al gore sería poco, lo indicado sería decir que tiene una obsesión con él; está suscrita a cuantas páginas al respecto ha encontrado y no simplemente disfruta mirar personas cortadas en dos, decapitadas o con la materia gris fuera del cráneo, sino que le genera una seria excitación. Creyó que todo se limitaba al morbo, sin embargo, comprobó lo contrario durante una visita escolar a la...

El usuario g00gle_240394

Tenía yo dieciséis años cuando comencé a trabajar. Mi primer trabajo fue en un cibercafé en el que trabajaba un amigo, y gracias a él entré a ese lugar. Luego de que estuvo enseñándome todo lo que debía saber por algunas semanas, dejó el trabajo y me quedé solo por casi dos meses. En el transcurso de ese tiempo recuerdo un día muy peculiar, cuando conocí a un usuario llamado «g00gle_240394». El nombre me extrañó un tanto, pues llevaba la palabra Google escrito con dos ceros sustituyendo las o, pero supuse que sólo era alguien que estaba aburrido, porque lo primero que me dijo fue, «¿Qué estás haciendo?». Antes de contestarle miré a mi alrededor, pues el chat por el cual me comenzó a hablar era el que comunicaba los ordenadores en el cibercafé. Los clientes usaban ese chat casi nunca, sólo lo ocupaban algunos tímidos para enviar mensajes como «¿Puedo mandarte a imprimir?» o «¿Me permites usar tu baño?». Normalmente, el chat lo utilizábamos los que estuviéramos de encargados para notificar que íbamos a cerrar o alguna cosa por el estilo. El local estaba casi lleno, pero el mensaje fue enviado desde una máquina que el PC del administrador (es decir, yo) no reconocía. La ventana del chat...

Leyendo Like A Sir

Uno de los pocos creepypastas de Poe, más una historia de terror post-apocalíptica y una leyenda mexicana (¡con sexo implícito!). El crédito va hacia Azazel Sanchez, Asterion y Lola, respectivamente, quienes se tomaron el tiempo de compartir las historias. Para quien no ha podido leerlo hasta ahora debido a una falla del sitio, El hombre de aglomerado está disponible de nuevo. No vería mejor manera de cerrar con esta entrada, que leyendo ese creepypasta. Y en el caso de que aún no estén satisfechos, pueden continuar la lectura con la entrada especialmente dedicada a Lovecraft, que se publicó hace algunas semanas.   La verdad sobre el caso del señor Valdemar De ninguna manera me parece sorprendente que el extraordinario caso del señor Valdemar haya provocado tantas discusiones. Hubiera sido un milagro que ocurriera lo contrario, especialmente en tales circunstancias. Aunque todos los participantes deseábamos mantener el asunto alejado del público —al menos por el momento, o hasta que se nos ofrecieran nuevas oportunidades de investigación—, a pesar de nuestros esfuerzos no tardó en difundirse una versión tan espuria como exagerada que se convirtió en fuente de muchas desagradables tergiversaciones y, como es natural, de profunda incredulidad. El momento ha llegado de que yo dé a conocer los hechos —en...

Eliminar

Comenzó con mi amigo de Japón. Él era un hacker y siempre tenía su computadora encendida, junto con AIM y MSM. Cuando se desconectó de ambos, asumí que su computadora finalmente había colapsado por una sobrecarga. Pero luego descubrí que todas sus publicaciones en nuestros sitios favoritos habían desaparecido. Todas sus cuentas, todas sus entradas, todos sus comentarios. Lo siento… tiendo a adelantarme a los hechos. Mi nombre es Nathan y vivo encerrado en mi casa. Agorafobia. Soy de Carolina del Norte y programo para ganarme la vida. Mi hermana hace las compras por mí y yo paso en el sótano. No hay ventanas. Hasta donde sé, mi condición podría ser lo único que me mantiene seguro. Me levanté hace un mes a las tres de la madrugada y me senté en mi escritorio, con la intención de trabajar un poco pero sobre todo chatear. Fue entonces cuando me di cuenta de que KaosSrida se había ido —no sé su nombre real, así que no se molesten en preguntarme—. Fuera de algunos errores gramaticales, hablaba inglés bastante bien y disfrutaba charlando con él. También sabía bastante sobre computadoras, cosas que nunca habría creído posibles. Por esa razón no estaba preocupado. Sabía bastante bien que era capaz de hackear esos...

Creepypastas alternativos

Creepypastas alternativos

Tres creepypastas híper-clásicos en sus versiones alternas. El crédito de dos de ellas (ediciones de Suicide Girl y Los retratos) va hacia sus autores: dakonero y El Autor, mientras que el crédito a la no-tan-inédita (pero mejor que la original) versión alterna de La lamida va hacia lit17):, quien se encargó de recopilarla para nosotros.   Tres hermanos Estos hechos acontecieron hace algunos años en un área cercana a un hospital mental. En éste se encontraban personas enfermas de distintos males psíquicos, pero uno de sus pabellones estaba...

El hombre de aglomerado

James Thomas Fischer siempre había sido un apasionado de la parapsicología. De hecho, su biblioteca cobijaba decenas de colecciones sobre revistas esotéricas que había adquirido a lo largo de su vida. Ahora, con treinta y cuatro años recién cumplidos, echaba la vista atrás y reparaba en que, a pesar del tiempo, algo siempre había prevalecido: James jamás creyó las historias que le contaban, aquellas de apariciones escalofriantes siempre protagonizadas por espectadores inconexos, aquellas que debías creer por el mero hecho de que un conocido te las explicaba. El filósofo David Hume lo dijo una vez, «Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias», y James estaba completamente de acuerdo. El mismo efecto lo experimentaba cuando leía todos aquellos artículos sobre fantasmas, demonios y avistamientos. ¿Hasta qué punto se podía corroborar aquella información? ¿Por qué parecía ser el único que no había experimentado ese tipo de sucesos? Por esta y muchas otras cavilaciones llegó a la conclusión de que, por más que buscara, no se encontraría con ningún suceso inexplicable. Debía planteárselo de otra manera, en realidad decidió hacer justo lo contrario. James se convirtió en un falso médium y se publicitó en distintos medios como un experto del ocultismo capaz de solucionar cualquier problema a un precio muy asequible. De este modo,...

Autor destacado

Posesión/Álter-Ego Había salido con unos amigos a pasar el rato paseando por la colonia local, visitando tiendas de videojuegos y de música. Era lo usual cuando estaba con mis camaradas Alan y Mario. Íbamos por el autobús platicando de trivialidades, como cuál era la chica que considerábamos más sexy en la escuela o qué tanto alcohol podíamos aguantar antes de comenzar a actuar como idiotas. Íbamos hechos una carcajada en el autobús, cuando notamos en nuestros relojes que ya eran más de las nueve de la noche y que nuestros padres debían estar preocupados. Telefoneé a mi madre para avisarle que llegaría un poco tarde, y como siempre solía hacer, puse una excusa que me pareció astuta: le avisé que nos habían invitado a cenar a Mario y a mí en casa de Alan. Eso siempre servía, siendo que él vivía con sus hermanas mayores y su tío. Sin embargo, cuando íbamos a medio camino en el autobús, nos dimos cuenta de que había una desviación en una de las avenidas debido a un accidente automovilístico. Debido al problema, podíamos hacer una de dos cosas: esperar a que el conductor del autobús tomara otra ruta, o podíamos bajarnos, caminar unas calles y tomar otro autobús que llegaría en menos...

Como un cirujano

—Sr. Weston, el doctor está listo para recibirlo. —La enfermera apagó el intercomunicador. Aunque Sam estaba muy nervioso, se empezó a reír porque la enfermera le dijo «señor». Ése era el nombre de su padre. Era 31 de octubre de 1973, y Sam Weston de nueve años de edad estaba en el hospital, apunto de someterse a cirugía. Le sacarían las amígdalas. Siguió a sus padres al consultorio del doctor en la parte trasera del hospital. —Bien hijo —dijo el doctor—. Ups, lo siento. Me habían dicho que un niño de nueve años llamado Sam venía por una cirugía. Tú eres tan grande como yo. Sam rió. —¡Sólo tengo nueve! —Pensaba que era hilarante que todos en el hospital creyesen que era un adulto. El doctor revisó el historial. —¡Ah! ¿Una amigdalotomía? ¿Es eso a lo que tus padres me dijeron que le temías? Déjeme aclararle algo, Sr. Weston, una amigdalotomía no es algo de lo que asustarse. Sólo dolerá por un segundo. ¿Alguna vez has caído de rodillas? Sam asintió. —Pues, es tan doloroso como eso. A mí me sacaron las amígdalas cuando tenía tu edad. No hay nada que temer. Sam se sentía un poco mejor. —Oh, parece que hay un pequeño problema. No tenemos las herramientas...

Weepypastas

Mientras que el objetivo de un creepypasta es provocar miedo en el lector, un weepypasta pretende lograr otro tipo de emociones. Su final siempre será triste —o tierno, dependiendo de la perspectiva de cada quien—, mas no terrorífico; aunque puede contar con elementos durante su desarrollo que generen miedo. Weepy viene del gringo «weep», que significa llorar. Es un subgénero que existe en esta página casi desde sus orígenes, y es tiempo de denominarlo. El crédito de las tres historias va hacia sus autores: Rigor Mortis, svart dritt y Rafael Millán (según el orden de aparición de cada relato).   Ni la muerte podría separarnos… El día empezó normal, como cualquier otro día, o no; éste era un día especial. Me lavé los dientes y me vestí con un vestido que mi madre me había comprado el día anterior para poder llegar presentable a ver a mis suegros. Ellos vivían en un pequeño pueblo del sur en medio de la nada. Dorian dijo que nos fuéramos en tren, pero yo insistí en irnos en bus, que aparte de ser más cómodo, era un poco más barato. Hace apenas unos días, Dorian me había pedido que nos casáramos, tras cuatro años de noviazgo. Por supuesto que acepté, después de todo,...

Delincuencia

Hace como siete años me llegó este mail, que la verdad me dejó muy mal, puesto que las cosas con la inseguridad en el país empezaban a ponerse peor de lo que estaban antes, y la violencia no ha parado de crecer. En lo personal, al momento de leerlo lo creí por completo, porque vivo en México y he escuchado testimonios de personas cercanas que no se alejan mucho de esta historia. Cuando esto alcanzó grandes proporciones algunos medios locales realizaron supuestas investigaciones, descartando la veracidad de los hechos aquí descritos. Bueno, en su momento causó mucho revuelo y especulación, y al final la gente no supo si era cierto o no, porque ¿acaso los medios no podían estar también comprados o amenazados? ¿No tendrán los medios o estas mafias la capacidad de fabricar o desaparecer evidencia y testigos? Dejo a su criterio el creerlo o no, pero lo que sí sé es que, si las cosas no sucedieron tal cual se describen aquí, sucesos como estos sí pasan todos los días y no sólo en mi país, sino que en muchas partes del mundo. ¿Por qué decidí publicarlo aquí? Porque para mí cumple con los puntos necesarios de un creepypasta, y bueno, no estaba publicado en esta página...

True story: Ed Gein + El Ángel de Auschwitz

Ed Gein En la tarde del 8 de diciembre de 1954, un granjero de Plainfield, en Wisconsin, entró en La Taberna de los Hogan a echar un trago en esa fría tarde de invierno, cuando de pronto descubre con espanto un gran reguero de sangre que cubría las tablas de madera del suelo. La propietaria, Mary Hogan, había desaparecido. El sheriff observó que no había señales de lucha aparentes y que la caja registradora seguía llena, pero determinó que la mujer había sido asesinada y que su cuerpo había sido arrastrado hasta un coche que esperaba fuera. Los informes forenses tan sólo confirmaron las conclusiones a las que había llegado el sheriff y no arrojaron ninguna luz sobre el caso. La desaparición de Mary era un misterio. Aproximadamente un mes después de este suceso, el propietario del aserradero de Wisconsin comentaba el caso con un hombre pequeño y tímido que vivía en una granja de madera a pocos kilómetros de allí. Su nombre era Eddie Gein. Gein vivía solo desde la muerte de su madre y se ganaba la vida haciendo toda clase de trabajos a los vecinos de Plainfield. Fue su habilidad en este tipo de trabajos por la que este hombre de complexión débil, mediana edad, pelo...

Abandonado por Disney

Algunos de ustedes habrán oído que Disney es responsable de al menos un real y «vivo» pueblo fantasma. Disney construyó el centro turístico Isla Tesoro en la Bahía de Barker en las Bahamas. ¡No comenzó como un pueblo fantasma! Los cruceros de Disney realmente llegaban al centro y dejaban turistas para que se relajaran a todo lujo. Esto es un hecho, pueden buscarlo. Disney invirtió $30,000,000 en el lugar… sí, treinta millones de dólares. Luego lo abandonaron. Disney culpó a las aguas poco profundas que «no permitían a sus barcos navegar adecuadamente», e incluso culpó a los empleados, diciendo que como eran de las Bahamas eran muy holgazanes como para trabajar en un horario preestablecido. Ahí es donde los argumentos de su historia terminan. No fue por la arena, y obviamente no fue porque «los extranjeros son holgazanes». Ambas son excusas convenientes. No, dudo sinceramente que esas razones fueran legítimas. ¿Por qué no creo la historia oficial? Por el Palacio de Mowgli. Cerca de la ciudad costera de Isla Esmeralda en California del Norte, Disney emprendió la construcción del Palacio de Mowgli a finales de la década de los noventa. El concepto del parque temático era la jungla, con un gran palacio en el centro del lugar. Si no...

La hija de la perra + Las ánimas

La hija de la perra En el pueblo de nuestra historia, un apuesto joven y una muchacha encantadora del lugar se enamoraron locamente, y luego, con el tiempo, se casaron. Tras el matrimonio iniciaron los problemas, pues la esposa no cedió desde el primer momento a las exigencias amorosas que en la vida íntima le hacía su esposo, movida quizás por la falta de orientación de sus padres en lo concerniente a las relaciones sexuales. La vida se fue agudizando en aquel matrimonio porque la muchacha no cedía en ningún momento, a pesar de las caricias y ternura que le prodigaba el esposo anhelante y desesperado. Transcurría el tiempo y él, valiéndose de los ardides masculinos, fracasaba en sus intentos. La invitaba al lugar donde trabajaba, pero aún fuera de la casa siempre se negaba a las insinuaciones amorosas de su marido. El muchacho tenía una perra, que fiel con su amo lo acompañaba por todas partes, en las mañanas, las tardes y las noches. Un día, impulsado por la necesidad biológica, en un acto desesperado, tuvo relaciones sexuales con la perra. Transcurrió el tiempo y el mozo siguió practicando las relaciones contranaturales. Pasaron los meses y, a pesar de la anormalidad de los sucesos y de la intranquilidad...

Trolls…

La cuesta de Moramulca Durante años se ha hablado de los fantasmas que aparecen en la carretera del sur, específicamente en la cuesta denominada Moramulca, ubicada entre las comunidades de Pespire y La Venta. José Antonio Guillén, motorista de una rastra, hacía viajes de Tegucigalpa a San Lorenzo trasladando madera al puerto. Había escuchado de varios de sus compañeros que en Moramulca asustaban; hablaban de una mujer vestida de blanco que en la orilla del camino pedía aventón, se montaba en la cabina, platicaba con el chofer y de repente se desaparecía. «Son puras fantasías, el guaro hace ver cosas a esos locos. Por lo menos en mis años de trabajo jamás he visto babosadas en la carretera», así se expresaba José Antonio. El motorista había entregado su pesada carga en el puerto de Henecán, en San Lorenzo; de regreso hacia la capital estacionó su vehículo en un lugar llamado Lajas, cerca de la comunidad de Pespire. En ese tiempo había unas pozas profundas en el río a orillas de la carretera, hacía un calor endemoniado cuando José Antonio se metió al agua; luego, después del chapuzón, entabló conversación con unas mujeres que lavaban ropa en ese lugar. Se sentó bajo la sombra de un árbol, y… «¿Siempre vienen...

asdfg

El demonio en mi interior Era sobre la media noche y todavía me faltaba un poco para llegar a mi destino. La chica que había recogido hace unas horas estaba dormida en el asiento a mi lado. Era una autoestopista. No podía dejar a una adolescente sola a la mitad de la noche bajo esa lluvia torrencial, tenía que llevarla. Se vio feliz de que alguien por fin le diera un aventón. No sabía su nombre real, sólo que sus amigos le decían «Jen». Se veía tan tranquila, tan serena. Su cabello marrón oscurecía la mitad de su bello rostro y sus labios formaban una sonrisa casi imperceptible. Debía de estar teniendo un sueño agradable. Traté de recordar el último sueño que yo había tenido, pero no pude. Luego, lo sentí; un sentimiento que no había tenido en mucho tiempo. Un sentimiento terrible y sucio. Volteé a la chica mientras conducía, con la esperanza de que su sonrisa me ayudase a deshacerme de él y que no cediera al demonio en mi interior… pero podía sentirlo pujar, desesperado por salir. No quería hacerlo. No podía. Necesitaba sacar a la chica de mi auto, pero eso me tomaría demasiado tiempo. Pasaría antes de que pudiera hacerlo. Continué oponiendo resistencia, riñendo...

El episodio perdido de…

Bart muere ¿Han notado que Fox tiene una manera extraña de enumerar los capítulos de Los Simpson? No cuentan algunos, haciendo que el número total de episodios sea inconsistente. El motivo para esto es un episodio perdido de la primera temporada. Encontrar detalles acerca de este episodio es complicado, a ningún miembro del personal que trabajaba en el programa en ese entonces le gusta hablar de ello. Según lo que se ha logrado recopilar, el episodio perdido fue escrito totalmente por Matt Groening. El número de producción del episodio era 7G06, y su título “Bart muere”. El episodio marcado como 7G06, La depresión de Lisa, fue producido después y se le otorgó el código de producción de Bart muere para disimular la existencia de éste. En una convención de fans me las ingenié para seguir a Matt luego de que habló con el público, y eventualmente tuve la oportunidad de hablar con él a solas mientras salía del edificio. No se molestó porque lo siguiera, probablemente estaba esperando el típico encuentro con un fan obsesionado. Cuando mencioné el episodio perdido, sin embargo, su rostro se despojó de todo color. Cuando le pregunté si me podía dar algunos detalles, se sacó un trozo de papel, escribió algo en él y...

Deep Web + La Liberté

Deep Web Esta historia no tiene nada de irreal. No hay fantasmas, demonios, monstruos, ni fenómenos paranormales de ningún tipo. Sólo hay personas de carne y hueso, tan reales como tú o como yo y, probablemente, eso sea lo que la hace tan difícil de digerir. Internet es un submundo virtual, tan lleno de información y tan grande como el real. En él, la gente puede relacionarse, jugar, trabajar, dispersarse, informarse, estudiar, exponer sus ideas y hasta se puede comprar y vender. Pero como todo lugar vasto, tiene sus callejones oscuros, y con ello me refiero a prácticas mucho más indecentes que usarlo para masturbarse: me refiero a la Deep Web. Deep Web, o para los de habla hispana, Web profunda, es la cara oculta de internet, y aunque las grandes masas ignoran completamente su existencia, ésta comprende más del noventa por ciento de la información que circula de manera virtualmente interconectada. Desde que me enteré de la existencia de la Deep Web, quise conocerla, hurgar en ella. Tenía miedo, por supuesto, pero la curiosidad era mucho más grande, y después de pensarlo lo suficiente decidí que no habría problema en curiosear sólo un poco más allá de la web normal. Ésta es mi historia en la Deep Web....

Autor destacado: Abdul Alhazred

wegotyou.com Me veo forzado a acudir a esta comunidad para contar mi historia, en vista de la negativa de las demás personas a creerme. No tengo forma de comprobar la veracidad de mi testimonio, pues como leerán más adelante, es casi imposible demostrarlo. He llegado a un estado mental que casi raya en la locura, y a veces, para calmarme, intento obligarme a pensar que todo fue un sueño. Sin embargo, el miedo que me acosa es tal que no se lo desearía a otra persona, y precisamente por eso quise contar mi historia a todo aquel que pudiera, aún a sabiendas de que no me creerían; muy probablemente me considerarían un demente o, en el mejor de los casos, un bromista. Y así fue. Por eso, amigos, no desechen por completo la historia que les dejo a continuación, puede que algún día (yo espero que no) se encuentren en esta misma situación. Recuerdo bien ese sábado, el reloj marcaba alrededor de las 3:30 p.m. Afuera hacía mucho calor, casi no había nubes en el cielo que impidieran el paso de los rayos del sol. No se antojaba salir para nada, por eso decidí quedarme en casa, viendo t.v., alguna película, leyendo, qué sé yo. Mis padres no estaban,...

Tímido ante la cámara

Trabajo en un centro de tránsito y zona de aparcamiento que fue construido recientemente, y cuando se hace tarde es mi trabajo cerrar todo hasta la mañana siguiente, y patrullar la oscura instalación con sólo el apoyo de una radio conectada al departamento de policía local. Es un procedimiento bastante sencillo, tomándome alrededor de diez minutos cerrar todo y de quince a veinte minutos la ronda de patrullaje, que hago cada hora. A eso de las tres de la madrugada, estoy exhausto por mi jornada de ocho horas, pero aún me quedan otras cuatro horas para terminar mi turno. Me dirigí al centro de operaciones (una manera sofisticada de llamar a una habitación con una silla y varios monitores) y comencé mi asenso por las rampas. Escuchaba el eco de mis pisadas, y me di cuenta de que el ambiente estaba más tranquilo de lo normal. Podía oler el típico hedor de las heces en los basureros, que los vagabundos del área utilizan como sanitarios. Tuvimos que clausurar los baños públicos para prevenir daños, robos, vandalismo y, principalmente, las muertes por sobredosis a la mitad de la noche. Finalmente llegué al último piso y llamé al elevador. Pegué mi frente contra la puerta, sintiendo el aire helado que manaba...

Supersticiones

No cortes tus uñas de noche Todo comenzó a las 7:50 de la noche. A esa hora y en mi habitación, sólo pensaba en que al día siguiente tenía algunas cosas que hacer en la universidad, tenía un evento importante y debía estar muy arreglada para ello. Ya había acomodado mi cabello en una especie de rollo sostenido por pinzas para que cuando me levantara se mantuviera lacio y bien peinado, por lo que procedí a pintarme las uñas. Realmente en mi mente estaba repasando todo aquello que debía exponer frente a un frío jurado de directores y profesores, sólo me estaba enfocando en eso, y eso era lo único que me importaba en ese momento; pero algo que era importante en una presentación era la buena y limpia imagen. Pinté las uñas de mis manos de un color rojo, tan brillante y profundo como la sangre, ése era el color que más me gustaba. Después de eso, aún repasando en mi cabeza el contenido, miré las uñas de mis pies, las cuales estaban un poco largas para mi gusto. Odiaba tenerlas largas, no me sentía con complejo de águila, así que tome el cortaúñas y con cuidado corté cada una de las uñas de mis pies. Fue hasta...

Imagen5-copia-1

Tomá tu teta

La Ciguanaba es una mujer que sale casi desvestida a la orilla del río. También se le conoce con el nombre de La Sucia en todo el país. Esta mujer ha enloquecido durante muchos años a miles de hombres y especialmente a los enamorados. Hay quien afirma que La Sucia le salió columpiándose en unos bejucos en lo más espeso de la montaña o que la vieron corriendo en medio de una milpa. No toda la gente la conoce como Ciguanaba o La Sucia. También la llaman La...