Voces Macabras

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

Hoy es un gran día, viajaré con mi amigo a una cabaña en las afueras de la ciudad para alejarnos de las avenidas ruidosas y los medios de comunicación que estresan nuestras vidas. A dicha cabaña nunca fui, pero dicen que es enorme y el paisaje que la rodea es hermoso, ademas el alquiler es muy barato..todo es perfecto!
Con ansias empezamos a prepararnos, al llegar al lugar, prometimos no usar ningún aparato que nos comunique con las demás personas, asi que guardamos nuestros celulares en la aguantera de la camioneta, bajo llave.
A pesar de que todo era hermoso, sentí un frio extraño correr por mi espalda, sentia que algo no andaba bien, pero al ver que mi amigo actuaba normalmente decidí no decirle nada al respecto, quizás solo estaba exagerando.
Al caer la noche, el frío era insoportable, mi amigo estaba leyendo muy entusiasmado un libro nuevo que se habia comprado dias atrás, asi que preferí no molestarlo e ir a buscar leña yo sola. Tome una linterna, y me adentré en el bosque, las maderas se encontraban a 100 metros de la cabaña. Tenía miedo, me sentía observada. Agarré las maderas y el hacha,y comencé a cortarlas, pero en un momento escuché pasos detrás mio, me quedé inmóvil, apenas podía respirar, cada vez se acercaba más, hasta que percibí un respirar en mi nuca. Tomé fuertemente el hacha entre mis manos y con un giro inesperado me di vuelta pero no habia nadie, me dije a mi misma: “qué te pasa? basta de imaginar!, sólo estas cansada,termina rápido y vete a dormir”. Me di vuelta despreocupadamente y ahí lo vi, mirándome con ojos negros como la noche, llenos de maldad y odio, su piel parecía quemada, sus dientes afilados como navajas, y emitía un sonido semejante al de la serpiente. Se acercó rápidamente a mi y me mordió,al instante perdí la conciencia.
A la mañana siguiente desperté en mi cama, todo era muy confuso. Fui a la habitación de mi amigo y le pregunté que había pasado después de que me dirigí a al bosque para traer leña, me dijo que volví de mal humor, algo rara y supuso que fue por no ofrecerse para ayudarme, asi que se disculpó. Sin responder salí del lugar y me adentré en el bosque, empecé a sentir mareos, un pequeño conejo se acercó, con las dos manos, ágilmente abrí su cuerpo y comí sus entrañas, disfrutaba ver agonizar al pequeño conejito, su sangre era deliciosa, su carne muy tierna. Volví a la cabaña, mi amigo muy preocupado me preguntó por la sangre en mi cara, no contesté y fui a dormir, voces malignas me atormentaban, imagenes violentas aparecían en mi mente, sólo quería matar, despedazar, mutilar.
Durante la cena no hablé, sólo miraba con odio a mi amigo, quien preocupado me preguntó si me sentia bien, podía oler el terror que lo invadia. Con una sonrisa malvada cogí el tenedor y se lo clavé en la mano,éste quedó incrustado, gritando se levantó y corrió insultándome. Se encerró en la habitación, por lo que aproveché para desconectar el freno del auto. Volví, y con una voz distorcionada , que ni yo conocía, gritaba que salga de ahí. Realmente me desconocía, no podía conmigo misma, luchaba, pero el odio ganaba. Me aleje para que pudiera salir, y asi fue, corriendo subió al auto, creyéndose muy listo. Llamó desde el celular al sheriff del lugar, y encendió la camioneta, apretando el acelerador al máximo pensaba llegar al pueblo, asi le quitaban el tenedor hundido en su mano derecha. Pero yo conocia un atajo, aparecí en el camino, desesperado intento desviarme y se estrelló con un árbol, al acercarme supe que estaba inconciente, con una fuerza descomunal lo cargué y lo llevé de vuelta, lo amarré a una silla y esperé a que despierte.
Horas despues llego el sheriff, quien preguntó que ocurría. No contesté, sólo lo observaba fríamente, imaginando las torturas que podría hacerle, mi mente macabra no dejaba de imaginar sufrimiento. Me abalancé sobre él y con un golpe seco cayó al suelo, lo llevé a la cama y lo encadené de manos y pies a ella. Volví a donde se encontraba mi amigo y asi supe que por fin comenzaría la diversión.
Reuní varios elementos y herramientas que podría utilizar. Primero arranque de un tirón el tenedor que habia quedado incrustado en su mano, con el mismo fui recorriendo su rostro hasta clavárselo en un ojo, lo revolví y lo saque. Tomé una pinza de la caja de herramientas y sin piedad le quité uno a uno sus dientes, sus gritos desgarradores me motivaban aún más. Con un taladro perforé sus rodillas y sus pies.Para terminar cogí unas tijeras de podar,corté sus genitales y a medida que se iba desangrando, lo empecé a abrir desde la garganta hasta el ombligo, tirando todos sus organos al piso y revolcándome de felicidad en ellos.
Después de un rato, fui a la habitación donde se encontraba el hombre, este suplicó e imploró, pero presté atención, lo único que quería era verlo sufrir. Con un cuchillo fui haciendo cortes profundos en su cuerpo en forma de cruces invertidas, no sé por qué, sólo hacia lo que la voz dentro de mi cabeza ordenaba, con mirada de odio me dirigí donde estaba la sierra eléctrica y con ésta corte sus pies, sus manos, sus piernas, su tórax hasta decapitarlo. Fue hermoso. La cabaña quedo en silencio. La voz dentro de mi cabeza no paraba, ahora decia que termine con mi asquerosa vida. En eso vi, que delante mio se encontraba aquel ser que me habia mordido, y con un vidrio roto córto mis venas de ambos brazos, desde la muñeca hasta mi codo, y luego mi cuello.
Por algún motivo no desapareci, me encuentro vagando por el bosque y ocultandome en la oscuridad,soy un alma macabra y llena de odio.
El trágico hecho fue publicado y muchos jóvenes curiosos vineron a buscarme, me gusta jugar con sus mentes y poseerlos, asi terminan cortando su garganta,adoro verlos agonizar hasta que sus almas abandonan sus cuerpos.bosque

creacion propia

anny

Rating: 3.67. From 3 votes.
Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?