La Casa Sin Fin

Tiempo de lectura: Cerca de 20 minutos.

Tiempo de lectura: cerca de 19 minutos.

Brian Russel creó esta historia, escrita originalmente en inglés bajo el título NoEnd House.

Traducción y edición (leve): Creepypastas​.com


Permítanme comenzar diciendo que Peter Terry era adicto a la heroína.

Fuimos amigos en la universidad y lo seguimos siendo después de graduarme. Nótese que dije «graduarme». Él se retiró luego de dos años de esfuerzo mínimo. Tras pasar de los dormitorios en la universidad a un pequeño apartamento, no nos frecuentamos tanto. Hablábamos en línea de vez en cuando (AIM era líder en los años previos a Facebook). Hubo un periodo que no estuvo en línea por cerca de cinco semanas consecutivas. No me preocupó, era un completo vago y adicto a las drogas, por lo que asumí que sencillamente le dejó de interesar. Pero una noche lo vi conectarse de la nada. Antes de poder iniciar una conversación, me envió un mensaje:

«David, hombre, tenemos que hablar».

Entonces me contó sobre La Casa Sin Fin. Obtuvo ese nombre porque nadie nunca había llegado a la salida. Las reglas eran simples y cliché: alcanza la última habitación del edificio y gana quinientos dólares, nueve habitaciones en total. Estaba ubicada afuera de la ciudad, a unos seis kilómetros y medio de mi casa. Al parecer, él lo había intentado y fracasó. Supuse que su mente intoxicada exageró la situación y salió huyendo por algún fantasma de papel, o semejante. Me dijo que sería demasiado para cualquiera, que era antinatural. Yo no le creí; ¿por qué lo haría? Le dije que echaría un vistazo la noche siguiente, y no importaba lo mucho que tratara de convencerme de lo contrario. Quinientos dólares sonaba muy bueno como para ser cierto.

Partí al día siguiente. Esto es lo que pasó.

Al llegar y asimilar mi primera impresión del local… ¿alguna vez han visto o leído algo que no debería causar pavor, pero, por alguna razón, un escalofrío se arrastra por tu cuerpo? Caminaba hacia el edificio y la sensación de malestar se intensificó conforme abría la puerta principal.

Mi corazón se desaceleró y solté un suspiro de alivio cuando entré. El lugar se veía como el vestíbulo de un hotel cualquiera decorado para Halloween. Un letrero sustituía al recepcionista. Decía: «Habitación 1 por aquí. 8 más le siguen. ¡Llega hasta el final y ganas!». Me reí e hice mi camino a la primera puerta.

El área era una burla. La decoración te recordaba la sección de Halloween de un minisúper, con fantasmas de tela y zombis animados que te gruñían al caminar a su lado. En el otro extremo estaba la salida, la única puerta además de la que usé para entrar. Caminé a través de las telarañas de juguete hacia la segunda habitación.

Fui recibido por niebla cuando abrí la puerta; sin duda hubo un avance en términos de tecnología. No solo había una máquina de humo, sino también un murciélago colgado del techo y volando en círculos. Parecía haber una banda sonora de terror barata reproduciéndose desde algún punto de la habitación. No vi un equipo de música, pero supuse que debían haber utilizado un sistema de megafonía. Pasé por encima de unas cuantas ratas a cuerda y me fui con el pecho en alto a la siguiente zona.

En la tercera habitación es cuando las cosas empezaron a cambiar.

Superficialmente, no podías ver nada fuera de lo ordinario. Había una silla en el medio del piso tapizado con madera fina. Una sola lámpara en la esquina hacía un trabajo pobre para iluminar el lugar, y proyectaba algunas sombras en el piso y paredes. Ese era el problema. Sombras. Dejando por fuera la de la silla, había otras. Fue en ese momento que supe que algo no estaba bien. Ni siquiera pensé mientras intentaba abrir la puerta por la que vine… Estaba asegurada desde el otro lado.

Aquello me desconcertó; ¿alguien las aseguraba a medida que progresaba? No, no era posible. Lo habría escuchado. ¿Un seguro mecánico? Quizá. Pero estaba demasiado asustado como para pensar realmente. Me volví al frente de la habitación y las sombras se habían ido. La sombra de la silla se mantuvo, pero las demás se habían ido. Lentamente, empecé a caminar. Solía alucinar cuando era un niño, así que atribuí a ello lo ocurrido.

Me sentí mejor al seguir el trayecto. Revisé abajo en caso de obstáculos, y ahí fue cuando lo vi. O no lo vi. Mi sombra no estaba. No tuve tiempo de gritar; corrí tan rápido como pude a la otra puerta y me adentré a la cuarta habitación sin pensar en lo que podría contener.

Esta fue posiblemente la más inquietante. Cuando cerré la puerta, toda la luz pareció ser succionada y puesta de vuelta en la habitación anterior. Me quedé ahí, envuelto en la oscuridad, sin poder moverme. No le temo a la oscuridad, nunca le he temido, pero estaba aterrado. Toda visibilidad me había abandonado. Sostuve mi mano frente a mi rostro, y de no saber que le había ordenado a mi cuerpo tal cosa, nunca me habría dado cuenta.

Oscuridad no lo describe. No podía escuchar nada, era un silencio inerte. Cuando estás en una habitación a prueba de sonido, aún puedes escucharte respirar. Puedes escucharte estando vivo… Yo no podía.

Comencé a empujarme hacia adelante; lo único que podía sentir era mi corazón palpitando agitadamente. No parecía haber una puerta del otro lado, no estaba seguro de que hubiese una esta vez. Entonces, el silencio fue roto por un zumbido leve.

Me giré violentamente al sentirlo detrás de mí, pero ni siquiera podía ver mi nariz. De cualquier forma, sabía que había algo ahí. El zumbido se acrecentó —más fuerte, más cercano—. Di un paso atrás; nunca había experimentado esa clase de miedo. Realmente no puedo describirlo. No temía morir, temía las alternativas. Las luces parpadearon durante menos de un segundo, y lo vi. Nada. La habitación estaba inmersa de nuevo en tinieblas y el zumbido ahora era un chirrido salvaje. No podía seguir con ese maldito sonido durante otro minuto. Corrí hacia atrás, lejos del ruido, hasta llegar al otro extremo. Al dar con la perilla de la puerta, la giré y caí en la siguiente habitación.

Antes de que detalle la quinta habitación deben tener claro algo. Yo no soy un adicto a las drogas. No he tenido historial de abuso de drogas o ningún tipo de episodio psicótico aparte de las alucinaciones en mi infancia que mencioné antes, y esas solo ocurrían cuando estaba muy cansado o recién despertaba. Entré a La Casa Sin Fin con la mente sana.

Después de caer desde el cuarto anterior, mi vista de la habitación número cinco era de espaldas, mirando hacia el techo. Lo que vi no me asustó, simplemente me impresionó. Habían crecido árboles en la habitación y se alzaban por encima de mi cabeza. El techo era más alto que en las otras habitaciones, con lo cual pude conjeturar que estaba en el centro de la casa. Me levanté del suelo, sacudí el polvo y di un vistazo. Fue, sin duda, la habitación más grande. No llegaba a ver la salida desde donde estaba, varios arbustos y ramas bloqueando mi línea de visión me impedían ubicarla.

Supuse que las habitaciones serían más y más aterradoras a partir de ese punto, pero esto era un paraíso en comparación con la última habitación. También asumí que fuera lo que fuera que estaba en la cuarta habitación, se quedó en la cuarta habitación. Me equivoqué.

En tanto me adentraba al área, comencé a escuchar lo que uno escucharía si estuviera en un bosque: el ruido de los insectos y el aleteo ocasional de un ave parecían ser mi única compañía. Eso fue lo que más me molestó. Escuchaba los insectos y otros animales, pero no veía ninguno.

Caminé, siempre esperando que diera con la puerta tras el siguiente árbol. Después de unos momentos, sentí un mosquito acomodándose en mi brazo. Lo sacudí y seguí andando. Un segundo después, sentí diez mosquitos más volar hacia mi piel en diferentes lugares. Los sentí arrastrarse de arriba hacia abajo por mis brazos y piernas, y unos pocos sobrevolaban mi cara. Hacía un esfuerzo por espantarlos, pero seguían viniendo.

Cuando vi abajo, dejé escapar un grito ahogado. No había un tan solo insecto. Ni un solo mosquito estaba en mi piel, pero podía sentirlos a lo largo de mi cuerpo. Los sentía picarme y los oía volar por mi rostro y alrededor. Me tiré al suelo y comencé a rodar. Estaba desesperado; odio los insectos, especialmente los que no puedo ver o tocar. Estos mosquitos podían tocarme, y estaban por todas partes.

Me puse a gatear. No tenía idea de adónde iba, la entrada no estaba por ningún lado, y seguía lejos de encontrar la salida. Así que gateé, con mi piel siendo agredida por esos insectos fantasma. Después de un interminable periodo de tiempo, encontré la sexta puerta. Agarré el árbol más cercano y conseguí ponerme de pie, bofeteando perdidamente mis brazos y piernas. Traté de correr, pero no pude, mi cuerpo estaba agotado por arrastrarse y hacerle frente a eso que tenía encima. Emprendí algunos pasos tambaleantes hacia la puerta, agarrando cada árbol en el camino para sostenerme. Fue solo a unos metros de distancia cuando lo escuché. El mismo insistente zumbido de antes. Provenía de la habitación siguiente, y era más grave. La sensación de los mosquitos se reducía conforme el zumbido tomaba fuerza. Al poner mi mano en la perilla, los mosquitos desaparecieron, pero no me atreví a girarla. Esperé, con mi cabeza apoyada en la puerta y mi mano en un agarre tembloroso. El zumbido era tan ruidoso, que ni siquiera podía oírme pretendiendo reflexionar. Sabía que los insectos volverían si soltaba la perilla, y no habría forma de que regresara hasta la habitación anterior. No había nada que pudiera hacer además de continuar. La sexta habitación seguía, y la sexta habitación era el Infierno.

Cerré la puerta detrás de mí. Cuando cayó en su marco, el zumbido desistió. Me volteé en el asombro, y la puerta ya no estaba. Miré a mi alrededor. La habitación era idéntica a la tercera, la misma silla y lámpara, pero con la cantidad justa de sombras esta vez. La única diferencia era la ausencia de una salida.

Ya lo dije antes, no he tenido problemas de inestabilidad mental…, pero en ese momento caí en lo que ahora sé que era locura. No grité. No emití ningún sonido. Al principio, rasgué suavemente. La pared era dura, aunque sabía que la puerta estaba ahí, en alguna parte. Rasgué donde solía encontrarse la perilla. Con ambas manos, jadeante, mis uñas magullándose contra la pared. La puerta estaba ahí, sabía que estaba ahí…

¿Te encuentras bien?

Salté del suelo y me giré con un solo movimiento. Me apoyé en la pared detrás de mí y vi qué era lo que me habló, y hasta este día me arrepiento de haber volteado.

La pequeña niña llevaba un vestido blanco fino que caía hasta sus tobillos. Tenía una larga melena rubia, piel blanca y ojos azules. Era la cosa más aterradora que había visto, y sé que nunca nada será tan inquietante como lo que vi en ella. Mientras la miraba, veía a la niña, pero también algo más: donde estaba parada, veía lo que parecía ser el cuerpo de un hombre cubierto en grueso pelaje, desnudo de pies a cabeza, pero su cabeza no era humana, y los dedos en sus pies pezuñas. No era el Diablo, aunque en ese momento bien podría haberlo sido. Su cabeza tenía la forma de un carnero y el hocico de un lobo. Era repulsivo, y era uno mismo con la niña en frente de mí. No puedo ponerlo bien en palabras; los veía, al mismo tiempo, compartiendo el mismo lugar en la habitación. Mi mente batallaba con lo que estaba tratando de procesar. Miraba a lo me había hablado. No había salida. Estaba atrapado ahí con ello. Y luego volvió a hablar.

—David, no debiste haber venido.

Cuando habló, escuché las palabras de la bestia y de la niña fundirse en una voz. En mi mente, la frase se grabó y se reprodujo infinitamente, aislándome de todo otro sonido. No supe qué hacer, me estaba sumiendo en la locura y aun así no era capaz de apartar mis ojos de lo que estaba delante de mí. Caí al suelo. Creí haberme desmayado, pero la habitación no me lo permitiría. Solo quería que terminara. Me apoyaba en la pared, con los ojos entreabiertos y la bestia fijando los suyos en mí. A centímetros de mi cuerpo, se paseaba una de las ratas a cuerda de la segunda habitación, y ahí me llegó. La Casa se burlaba de mí. Contra toda lógica, ver la rata me dio lo suficiente para recuperar mi mente del turbio estado en el que se encontraba. Iba a salir de ahí. Saldría de esa casa y viviría, y nunca pensaría en ese lugar de nuevo. Esta habitación era el Infierno, y no estaba dispuesto a tomar residencia.

Al principio, solo eran mis ojos lo que se movía. Busqué en las paredes cualquier tipo de apertura. La habitación no era muy grande, por lo que no me tomó mucho explorarla. La voz de la bestia seguía acrecentándose, mientras que su cuerpo permanecía fijado a su lugar en la habitación. Puse mi mano en el suelo y me coloqué de rodillas, volteándome para revisar la pared detrás de mí; lo que vi me dejó aturdido.

A un mismo tiempo, la criatura pasó al lado izquierdo de mi espalda, susurrando en mi mente que no debería haber venido. Sentía su aliento en mi cuello, pero me negué a darme la vuelta, y de pronto no me interesaba tanto su presencia. Un gran rectángulo estaba raspado en la madera con una pequeña abolladura en su centro. Justo en frente de mis ojos tenía el gran siete que, bajo mi desesperación, había rasgado en la pared. La séptima habitación, detrás de la pared que conducía a la quinta hace un momento.

No sé cómo lo había hecho, y tal vez fue mi pánico en el momento, pero había creado la puerta. En medio de mi locura, había cavado en la pared lo que más necesitaba: una salida a la siguiente habitación. El demonio estaba justo detrás de mí, mas por alguna razón no parecía poder tocarme. Cerré los ojos y coloqué ambas manos sobre el gran siete. Y empujé. Empujé tan fuerte como pude.

Ahora, el demonio estaba gritando en mi oído. Me dijo que nunca escaparía. Me dijo que este era el final, pero que no iba a morir, que me quedaría a vivir con él en la sexta habitación. No lo haría. Empujé y grité a todo pulmón. Arremetí contra la puerta y grité, y el demonio se había ido. Me quedé en silencio. Me di la vuelta lentamente, y fui recibido por la habitación conservando el aspecto que tenía cuando llegué, solo una silla y una lámpara.

No lo podía creer, pero no tenía tiempo para pensar. Me giré a la puerta y di un salto atrás por el asombro. Lo que vi fue una puerta —no una que había cavado en la madera, sino una puerta normal con un siete grande en ella—. Todo mi cuerpo estaba en shock. Debí de tomar la perilla por reflejo luego de un segundo; de ninguna manera me quedaría a esperar a que esa cosa volviera.

Ingresé a la habitación completamente agotado. La puerta se cerró detrás de mí, y me di cuenta de dónde estaba. Afuera. Era distinto a la quinta habitación, realmente estaba afuera. Caí de rodillas… quería llorar. Por fin había salido de ese tormento. Di un vistazo a la puerta por la que salí y me encontré con la entrada principal. Me dirigí a mi coche y regresé a casa, pensando en lo agradable que una ducha sonaba.

Caminando por el pórtico de mi casa, me sentí incómodo. La alegría de abandonar La Casa Sin Fin se desvanecía y el miedo turbaba mi juicio poco a poco. Lo hice a un lado debido a todo lo que había experimentado en las últimas horas. Entré y de fui directo a mi habitación. Sobre la cama, estaba mi gato Baskerville. Era el primer ser vivo que contemplaba en toda la noche, y me acerqué para acariciarlo. Protestó y arañó mi mano. Retrocedí, extrañado, ya que nunca había actuado de esa manera. «Lo que sea, es un gato viejo», pensé. Tomé una ducha y me preparé para lo que esperaba que fuera una noche en vela.

Después de mi ducha, fui a preparar algo de comida. Bajé las escaleras y llegué a la sala de estar, y lo que vi quedará grabado en mi mente por siempre. Mis padres estaban tirados en el suelo, desnudos y cubiertos en sangre. Habían sido mutilados hasta el punto en que era difícil reconocerlos. Sus miembros fueron removidos y colocados junto a sus cuerpos, y sus cabezas fueron dejadas sobre sus pechos, viendo hacia mí. La parte más inquietante eran sus expresiones. Sonreían, como si estuvieran contentos de verme. No sabía qué había pasado, ni siquiera vivían conmigo en ese entonces. Vomité, y luego, algo captó mi mirada. Una puerta que no estaba ahí antes. Una puerta con un gran «8» pintado en sangre.

Continuaba en la Casa. Estaba de pie sobre mi sala de estar, pero dentro de la séptima habitación. Ambos rostros sonrieron ampliamente cuando me di cuenta de esto. La octava puerta estaba al otro lado de la sala, en la pared detrás de sus cuerpos mutilados. Sabía que no podía detenerme, pero en ese momento estaba rendido. Sus rostros sonrientes tomaron control de mi ser, fijándome a donde estaba parado, inmovilizándome. Vomité por segunda vez y estuve a punto de caer…

El zumbido regresó. Era más fuerte que nunca, y colmó la casa e hizo temblar las paredes. El zumbido fue lo que me obligó a caminar. Mi cuerpo apenas podía mantenerse en pie, difícilmente podía andar, y mientras más cerca estaba de los cuerpos, más cerca estaba del suicidio. Las paredes se sacudían con tanta fuerza que parecían estar a punto del colapso, pero aun así las cabezas me sonreían.

A medida que me aproximaba, sus ojos me seguían. Ahora me encontraba entre los dos cuerpos y a unos metros de la puerta. Las manos desmembradas se arrastraron hacia mí por la alfombra, en tanto que las cabezas continuaban mirándome. El pánico se apoderó de mí y aceleré mi paso. No los quería oír hablar. No quería que las voces coincidieran con las de mis padres. Comenzaron a abrir sus bocas, y las manos ya estaban a solo centímetros de mis pies. En un arrebato de desesperación, me lancé hacia la puerta, la abrí y la cerré de golpe detrás de mí.

Octava habitación. Era una réplica de la tercera y sexta habitación. Sentado en la silla previamente desocupada, había un hombre. Tras algunos segundos de incredulidad, mi mente finalmente aceptó que el hombre sentado en la silla era yo. No alguien muy parecido a mí, ese era David Williams. Me acerqué. Pese a estar seguro, tenía que verlo de cerca. Él me miró, y noté las lágrimas en sus ojos.

—Por favor… Por favor, no lo hagas… Por favor, no me hagas daño.

—¿Qué? —dije—. ¿Quién eres tú? No voy a hacerte daño.

—Sí lo harás —replicó, sollozando—. Vas a hacerme daño y no quiero que lo hagas.

Se colocó en la silla con las piernas entre sus brazos y comenzó a mecerse de atrás hacia adelante. Era muy lamentable verlo, sobre todo porque era como yo, idéntico en todo sentido.

—Escucha, ¿quién eres?

Me encontraba a solo unos metros de mi copia. Fue la experiencia más extraña hasta ese punto. Estar ahí, de pie, hablando conmigo mismo. No estaba asustado… aún.

—Me harás daño… me harás daño… Si quieres salir, me harás daño…

—¿Por qué dices eso? Cálmate, ¿sí?

Tuvo que apartar un pie de su cuerpo para permitirme verlo, solo ligeramente. El David en la silla vestía con la misma ropa que yo, a excepción de un pequeño bordado rojo en su camisa, uno con forma de nueve.

—Me harás daño… Por favor, no me hagas daño… —Su tono de voz empezó a menguar. Su mirada estaba perdida en un rincón de la habitación.

Yo no podía superar ese pequeño número en su pecho. Sabía exactamente lo que era. Las primeras puertas fueron sencillas y… presentes, mientras que las demás comenzaron a tornarse más ambiguas. La séptima fue rasgada en la pared por mis propias manos. La octava estaba marcada en sangre por encima de los cuerpos mutilados. Sin embargo, la última… este número estaba en una persona, una persona viva. Y peor aún, estaba en una persona que se veía exactamente como yo.

—¿David? —Tuve que preguntar.

—Sí… me harás daño… —reiteró.

Di un vistazo alrededor mientras él seguía lamentándose. La habitación no tenía puerta, y de manera similar a la sexta, la entrada ya no estaba. Por alguna razón, supuse que no lograría nada con rasgar la pared.

Estudié las paredes y el piso alrededor de la silla, acercándome a esta para revisar si tenía algo por debajo. Desafortunadamente, lo tenía. Bajo la silla había un cuchillo, acompañado de una etiqueta, que ponía: «Para David, de la Gerencia».

La sensación en mi estómago al leer la etiqueta era algo maligno. Quería vomitar, y la última cosa que quería hacer era tomar el cuchillo. Mi mente daba vueltas en un mar de preguntas sin respuesta. ¿Quién puso esto aquí y cómo obtuvo mi nombre? Por no mencionar el hecho de que mientras estaba arrodillado en la fría madera, también estaba sentado en la silla, sollozando ante la idea de ser herido por mí mismo. Era demasiado para procesar. La Casa y la Gerencia habían estado jugando conmigo todo ese tiempo. Mis pensamientos se devolvieron hacia Peter, y de si él habría llegado hasta aquí o no; y de hacerlo, si se encontró con un Peter Terry llorando en esta misma silla, balanceándose de atrás hacia adelante.

No, no importaba. Tomé el cuchillo, y el otro David guardó silencio.

—David —dijo con mi voz—, ¿qué crees que haces?

Me levanté del suelo y apreté el mango del cuchillo en mi mano.

—Voy a salir de aquí.

David permanecía en la silla, ahora mucho más sosegado. Me miró con una leve sonrisa que no me permitió discernir si iba a reír o a estrangularme. Poco a poco, se levantó de la silla y se colocó frente a mí. Era sorprendente, su altura e incluso su postura eran iguales a las mías. Sentí el mango plástico del cuchillo y lo apreté con más fuerza. No sabía lo que planeaba hacer con él, pero tenía la sensación de que lo iba a necesitar.

—Ahora —su tono de voz sonó un poco más profundo que el mío—, voy a hacerte daño. Voy a hacerte daño y te voy a mantener aquí.

No respondí. Solo contuve la respiración y lo derribé. Inmovilizándolo, con el cuchillo en posición, miré hacia abajo. Él me miró de regreso, aterrado. Era como estar frente a un espejo. En ese instante, el zumbido volvió, bajo y distante, aunque lo sentía hasta en lo más profundo de mi cuerpo. David me veía mientras yo me debatía mi siguiente movimiento, y el zumbido me parecía cada vez más insoportable.

Sentí algo dentro de mí romperse. Con un movimiento, enterré el cuchillo por el bordado y desgarré completamente a David desde su pecho hasta el final de su abdomen.

La negrura llenó la habitación. Caí…

No puedo comparar la oscuridad a mi alrededor con nada de lo que había experimentado hasta ese punto. La cuarta habitación estaba oscura, pero no como esto. Creí que no estaba cayendo después de un tiempo. No sentía mi peso, solo una profunda tristeza. La visión de mis padres no abandonaba mi mente. Estaba consciente de que no era real, pero lo había visto, y la mente tiene problemas para diferenciar entre lo que es real y lo que no.

Estuve en la novena habitación por días. En la habitación final… y es que era exactamente eso, el final. La Casa Sin Fin tenía un final, y lo había alcanzado. Bajo la impresión de que seguiría en ese estado por siempre, me di por vencido. Ni siquiera el zumbido estaba ahí para retar mi cordura. Había perdido completamente mis sentidos. No había ningún sonido; la vista era inservible aquí. Me acostumbré tanto a lo que estaba viviendo, que no puedo decir cuándo fue la primera vez que la vi.

Una luz. Una de esas luces estereotipadas al final del túnel, y la sensación del suelo formándose bajo mis pies. Torpemente, tanteé mi alrededor a medida que caminaba hacia la luz, previendo el momento en que un obstáculo frustraría una vez más mi intento por abandonar la Casa.

La luz era una hendidura vertical por el lado de una puerta no enumerada. Tras abrirla por completo, volví al lugar en donde empecé, en el vestíbulo de La Casa Sin Fin —aún vacío, aún decorado con un tema de Halloween infantil—. Después de todo lo que había sucedido esa noche, desconfiaba de mi verdadera ubicación.

Pero nada extraño pasó. Noté que encima del escritorio había un sobre blanco con mi nombre escrito a mano en él. Inmensamente curioso, aunque reticente, encontré el valor necesario para abrir el sobre. Dentro, había una carta igualmente escrita a mano.

David Williams,

¡Felicitaciones! ¡Ha llegado al final de La Casa Sin Fin! Por favor, acepte este premio como una muestra de su gran logro.

Por siempre suya,

La Gerencia.

Con la carta venían cinco billetes de cien dólares.

No podía parar de reír. Reí por horas. Reí mientras caminaba a mi coche y mientras conducía a casa. Reí mientras estacionaba mi auto en el garaje y reí mientras abría la puerta principal de mi casa, y me seguí riendo cuando vi el pequeño diez tallado en la puerta de madera.

Traducción mía (y edición leve):
http://www.creepypastaindex.com/creepypasta/noend-house

Tubbiefox

Administración de Creepypastas.com

Rating: 9.08. From 483 votes.
Please wait...

74 comentarios de “La Casa Sin Fin”

  1. No sabes hacía cuanto esperaba otro creepy que me diera miedo. Hacía como 400 pastas que esperaba uno así, pude sentir la desesperación del personaje por salir de la casa y ponerme en su lugar, le doy 5/5

  2. No sabes hacía cuanto esperaba otro creepy que me diera miedo. Hacía como 400 pastas que esperaba uno así, pude sentir la desesperación del personaje por salir de la casa y ponerme en su lugar, le doy 5/5

¿Quieres dejar un comentario?