Una Meta a Seguir

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Todos los humanos tenemos una meta adelante… quizás algunos tienen algunas más grandes que otros o simplemente tienen metas pequeñas que se dirigen a una grande, por ejemplo, si quieres ir a la universidad necesitas tener educación y para ello necesitas estudiar, ¿fácil no?, simple sentido común y lógica. Pero… ¿que pasa cuando el ser humano pierde su vida antes de lograr su meta?, esto señores y señoritas es mi historia, ¿mi nombre?, yo ya no tengo nombre. Quería ser un Detective, una profesión con la que soñé desde que era tan solo un niño, y que mantuve hasta crecer y madurar. Iba a cumplir 18 años, tenia todo preparado para mis estudios y conseguí el dinero para entrar a la escuela de investigaciones, donde podría entrenarme y cumplir mi meta, decidí ir a casa, cosa de todos los días, pensaba en mis próximos 18 años… mi futuro, mi meta a alcanzar. No se por qué… pero al parecer no podía ser así…. no recuerdo muy bien todo… pero recuerdo el dolor, un gran dolor de ese frió cuchillo atravesando mi corazón… un asesinato… ¿porqué?, no lo se… posiblemente un robo o un loco, prefiero no pensar que fue apropósito. Ese frio… no podía morir ahí… con mi meta a medias… no vi pasar mi vida frente a mis ojos, ni vi una luz al final de un túnel… solo veía el pavimento y un grupo de personas acercándose antes de que mi vista se oscureciera y sentir como mi vida se alejaba…

Desperté en un hospital, creí que me habían salvado pero no estaba con ninguna bata, de echo no estaba en una camilla, estaba en el suelo de una sala de maternidad… me pare y observe mi pecho, tenia sangre pero ninguna herida, no pedí ayuda, simplemente pensé que no era necesario dado que no tenía nada, entre a la sala de maternidad y vi a un pequeño, un bebé ahí… mirándome… luego entro un tipo con una mujer, pregunte si eran los padres, pero no me respondieron, pensé que me ignoraban por lo que no le di importancia solo quería ver a ese niño, que por alguna razón me hacía sentir bien…

Cuando finalmente se fueron esos tipos, apareció alguien más, un hombre, que me saludo y me pidió disculpas. -¿porque te disculpas? – pregunte –  ¿acaso me has echo algo? – No directamente – me dijo – fue un error, ahora eres como yo… él (apuntando al bebé) es tu protegido… guíalo en un buen camino, y no cometas el mismo error que yo-. Luego de decirme eso se fue, pensé que quizá estaba loco o simplemente estaba ebrio… ahora entiendo a lo que se refería aunque me tomo un tiempo averiguarlo… no me ignoraban esas personas, simplemente no me veían ni me escuchaban, no sobreviví a ese incidente…. ¿estoy muerto?, no estoy seguro… mi corazón no late pero aun respiro… ¿un muerto necesita respirar?, no se que responder a eso… simplemente ya no existo como un ser humano, y ya no se quien ni que soy… pero era como tu,  ya nada importa… solo este pequeño… que ahora ha crecido, que yo convenzo de que escriba esto aquí como una idea propia, y solo piense que es una historia ficticia… es mi protegido… debo ayudarlo en su vida, tratando de no cometer errores como quien los cometió conmigo… es mi ultima forma de sentirme vivo, es mi ultima meta.

 

Creacion Propia, Darto D. Master

Darto

5 comentarios de “Una Meta a Seguir”

  1. No es precisamente una creepy. Una cosa que realmente me molesto a medida que leía el relato es el abuso de los puntos suspensivos, y lo peor de todo es que los pones en lugares donde su uso no aumenta el suspenso. De por si el relato es bueno, una idea bastante original, y un final bastante agradable. Lamentablemente no tiene nada que asuste, por lo demás es una buena historia para pasar el rato.
    Puntuación 2/5

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.