Un sueño para recordar

Tiempo de lectura: Cerca de 9 minutos.

Hace unos años tuve un sueño aterrador, no soy muy bueno escribiendo pero realmente me faltan palabras para poder describirlo, ni siquiera la RAE podría ayudarme, nadie puede, pudo ni podrá. Lo que les voy a contar ahora es algo REAL y quede tan impactado que a veces lo vuelvo a soñar y por eso que recuerdo algunos detalles específicos.

Para comprender bien el sueño hay que ver el contexto, el cual comienza así:

Tenía un muy buen amigo de la infancia, de esos que se conocen de 5 años en el colegio y que por las cosas de la vida a esas alturas lo seguíamos siendo, pero como es de esperar, algunas cosas han cambiado, como por ejemplo antes el era muy divertido, le gustaba hacer bromas, molestar a la gente y/o amigos, era un joven tan normal como que los pájaros hacen nidos en los arboles en los bosques. Hasta ese momento todo iba bien, hasta que por cosas de mujeres el comenzó a ir a una iglesia (la cual no pronunciaré para proteger identidades y no hacer publicidad) hace mas o menos 1 año antes del sueño, el comenzó a «mejorar su estilo de vida» moralizando cada acción suya y de los demás. Era el ejemplo opuesto del clasico ateo que anda jugando a demostrar que Dios no existe y buscaba argumentos en cualquier tipo de cosas hasta el punto de que te cabreabas de escucharlo y lo dejabas solo.

Una semana antes del sueño el me comenzó a hartar con sus palabras bíblicas y su justificaciones divinas para todo, estaba tan cansado de escucharlo hablar de la biblia y sus mensajes secretos, códigos, profecías y secretos que finalmente accedí a leer un Capitulo de la biblia, el me aconsejó algunos pero yo quise leer el Apocalipsis Según Juan porque las parábolas y otro tipo de cuentos no me llamaban la atención así que me dedique a leer el Apocalipsis una noche que no podía dormir.

Esa noche estaba solo puesto que mis padres habían salido a otra ciudad a hacer unos tramites y traer algunas cosas para la casa, la idea de leer el capitulo más tétrico  simbólico y además estando solo me llamaba mucho la atención y como todo niño «buenomalo» me puse a leer mientras estaba acostado. Aproximadamente eran las 00:00 e iba en el capitulo 13 del Apocalipsis y leí una parte que quedó grabada dentro de mi cabeza la cito textual porque es lo mismo que sale en la revisión Reina Valera 1960: «Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.» Luego de leer esto una extraña sensación invadió mi cuerpo y luego de unos segundos la Luz de mi casa y de todo el sector se calló, quedando con una biblia en la mano, una ciudad oscura y una luna que apenas podía brillar. Me decidí a esperar que volviera la luz con la biblia en la mano y de un momento a otro me quedé dormido.

Desperté, Todo estaba igual, la biblia en mi mano, estaba acostado en la misma posición que recuerdo antes de dormirme pero la luz no había vuelto así que me acomodé y traté de conciliar el sueño. Todo parecía normal hasta que el teléfono en el primer piso de mi casa sonó y no quise contestar por la hora que era pero el teléfono sonó insistentemente unas 3 veces hasta que hartado del ring me puse unos pantalones, las zapatillas sin calcetines y una camisa. Cuando abro la puerta de mi pieza a oscuras veo entre la escalera que el primer piso de mi casa justo donde uno baja la escalera está lleno de velas blancas, las cuales eran de diferentes formas y tamaños además de estar ubicadas en muchos sitios, incluso sobre el tarro de café que quedó sobre la mesa. Maldito teléfono, no dejaba de sonar.

Bajé la escalera con mucho temor, puesto que las velas no me daban un buen indicio, luego de caminar por el muy bien iluminado primer piso hasta el teléfono el muy maldito dejó de sonar. Me dio Rabia el hecho de haberme levantado de la cama y haberme puesto ropa pensando que eran mis padres para avisar alguna cosa. Me di vuelta y de nuevo sonó el telefono y al tercer Ring lebanté el auricular y un grito muy fuerte, agudo y extremadamente desgarrador hizo de las suyas en mi timpano, para que se hagan una idea de como era traten de mezclar el grito de inicio de «Angel Of Death» de Slayer y el sonido de la voz aguda de una mujer que se mezcla entremedio del grito del tema de Slayer  (llegué a esa conclusión bastante tiempo después). No me pude mover de la impresión y del miedo por tal aterrador ambiente lleno de velas blancas que chorreaban esperma como unos volcanes derramando su lava y de aquel grito tan fuerte que por unos momentos quedé sordo ya que lo terminé de escuchar desde mi otro oido. Una vez terminado el grito escuché la voz de una niña que decía: «La hora en donde te encuentras mi querido amigo es 03:30 AM, nos vemos luego». Pude colgar el telefono, pero de alguna razón sabía que esto no terminaba ahí.

Luego de colgar el teléfono me tumbé en el suelo por el dolor de oído y luego de uno o dos minutos recuperé parte de la audición y temblando me puse de pie con ayuda de una silla y estaba asustado, en ese estado para comprobar de que estaba despierto toqué la llama de una vela y me quemé la yema del dedo indice de la mano izquierda, me dolió mucho y del dolor me volví a caer al suelo con la mano entre el brazo derecho y el cuerpo y al lado de mi cabeza había un libro, me olvide de la quemadura un momento y con la mano derecha lo tomé, era muy viejo, las hojas no se podían leer pero eran de cuero y estaba encuadernado a mano, hojas cocidas y pegadas a la tapa de un tipo de cartón, madera o mezcla de ambos con esperma de vela. Unos segundos después escucho el llanto  de una niña fuera de mi casa. Tenía tanto miedo que miré lo más disimulado que pude por la ventana, tenía mucho miedo después de lo que había escuchado y la voz de la niña del teléfono no coincidía con el tono de la que lloraba así que no se imaginan lo que hice después.

Cuando la vi por la ventana era una niña de no más de 8 años con el pelo muy largo, hasta un poco más bajo de la cintura, vestía de una bata blanca, la cual delataba el largo y oscuro cabello de la niña. La miré por unos momentos y luego ella se sentó en el suelo con las manos a la cara. Ni siquiera lo dudé y fui como todo un imbécil a abrir la puerta de mi casa, la niña se puso de pie y la luna podía alumbrar claramente el patio de mi casa y esta visita inesperada. Su cabello le cubría la cara y dejó de llorar una vez esta estuvo de pié, inclinó la cabeza hacia su izquierda y una blanca sonrisa se podía divisar en su rostro y comenzó a dar lentos  pasos hacia la puerta. El miedo me volvió a invadir, por primera vez en mi vida me había orinado del miedo y cerré la puerta de golpe, apegué la espalda a la puerta y frente a mi pude volver a ver el libro del suelo, dentro de mi locura lo tomé pensando de que era la biblia y que con ella me defendería o alguna estupidez así. Subo corriendo la escalera mientras miro la primera pagina del libro con la mínima luz disponible y solo pude ver una hora 3:33. Llegué hasta mi habitación y me acosté en la cama con ropa, tiritando como nunca antes y tapado hasta las orejas. Unos momentos después escucho que la niña subía mis escaleras tarareando una melodía con una voz muy angelical, jamas pensé que esta experiencia me traumaría tanto y unos segundos después ella estaba abriendo la puerta de mi habitación.

La niña levantó la cabeza y en su frente tenía cortado 666, el cual todavía estaba sangrando y sus ojos eran rojos, un rojo muy intenso que al pasar de unos pocos segundos se podía ver el fuego del infierno. Junto a mi cama hay una ventana la cual romí con el codo y salté al techo de una parte del primer piso y justo este techo colinda con el del vecino para dar a la calle, allí estaba mi salvación. Una vez afuera en la calle miré hacia atras y la vi saliendo por la ventana calmadamente, entonces aprobeché y corrí en cualquier dirección, corrí por alrededor de 20 minutos, basicamente debí haber recorrido bastantes cuadras donde no vi ninguna alma en la calle. Me detuve en una esquina para tomar aire y tratar de comprender aquella horrenda noche, reaccioné un poco y recordé el libro del 3:33 pero lo había dejado caer mientras corria, estaba solo pero con la mente un poco más despejada y noté que la luz había vuelto a las farolas de luz y me sentí más seguro pero no del todo así que miré hacia la dirección donde venía y a lo lejos se veía la niña caminando con su sonrisa y sus poderosos ojos de fuego, me di vuelta para volver a correr y vi por primera vez a la Bestia en persona.

Tenía la mitad del cuerpo humano y la otra mitad de cabra, la parte inferior eran patas de cabra pero las rodillas de estas estaban hacia adelante, con un pelaje blanco manchado con gotas negras y algunas de sangre. Llegando al torso el cuerpo se hacía humano, su piel era roja y en su mano izquierda en lugar de una mano tenía una pata de cabra llena de sangre y moho, subiendo hasta el cuello había un collar hecho de colmillos azules y su cabeza era la de un macho cabrío con pelaje blanco, muy reluciente y su expresión era de rabia total, la maldad dentro de a bestia podía azotar el ambiente al punto de que su precencia había que el aire se oscureciera.  Estaba frente a mi y la voz de la niña del telofono salió por su garganta «te dije que nos volveríamos a ver, ahora seremos amigos para siempre» de su mano hubrida de cabra apareció una brillante luz verde y por la espalda la niña del 666 me toma de los brazos para sujetarme. No pude oponer resistencia, estaba tan bloqueado, tenía tanto miedo y dolor, sentía una angustia extrema y mi corazón latía más rapido que nunca, unos segundos despues me toca la frente con la pata y su singular destello. Me desdoblé de mi cuerpo y ví mientras en mi frente aparecía un 666 luego de eso volví a mi cuerpo y la niña que me perseguia me dijo con una voz ronca, casi gutural mezclada con el tono angelical de la melodía que tarareaba en mi casa:

-Bienvenido curioso, lo que veras ahora es el infierno.

La bestia hizo una especie de sonrisa y dijo:

-Ahora seremos amigos por siempre.

Me desmayé, todo lo que vi no lo puedo contar no por lo horrible sino porque el libro antiguo del sueño lo decía en varias paginas repetidas, lo citaré textual: Una vez veas a la bestia y a su merodeador solo te queda el silencio, lo visto en el SOTANO no lo puedes contar  y si lo haces el merodeador buscará su nuevo rebaño.

Luego desperté y estaba en mi habitación donde todo empezó, había vuelto la luz y miré la hora en el reloj del velador, eran las 3:34

Para poder contar esta historia estoy viviendo en una catedral con unos monjes, estoy las 24 horas del día con una petaca de agua bendita sobre el corazón y un fraile que me acompaña, no salgo de la catedral hace meses y cada hora me encomiendo a Dios para que me proteja.

Si después de un tiempo sigo con vida seguiré escribiendo en este diario de vida, hay muchas cosas que he visto y que podría contar pero no sé si el merodeador se pueda enfadar, eso es lo ultimo que quiero…

 

 

Extracto del Diario de un Guardia de la Catedral de «_______________» hay otros trozos pero son indescifrables, garabatos y dibujos, en cuanto al Guardia desapareció hace 1 semana de la catedral, por lo que dicen las malas lenguas, tubo que pagar el pacto.

 

Creación Propia, primer creepy

Marshall H.

Please wait...

3 comentarios de “Un sueño para recordar”

  1. El uso de la religión para hacer creepypastas es algo que siempre se hace, pero con el numero de la bestia, es algo que se hace pocas veces (Y en la mayoría son malos relatos, que no son nada más que gore), en cambio, aquí tenemos algo con un pequeño toque de aventura, de un protagonista (De edad ¿?), que por tratar se acercarse a la religión (Fantastico) le suceden cosas horribles. El uso de una niña pequeña de pelo largo ya es demasiado utilizado, y además, algo me dice que utilizaste la biblia para describir a la bestia (Aunque esto lo sospecho, no voy a leer una biblia para comprobar eso, me da mucha flojera).

    Además, la historia es larga, y en sí esta bien escrita (Con uno que otro error que te hace tener lagañas en los ojos), y uno que otro error al poner mayusuculas (No se ponen después de comas).

    Y una cosa que se debe editar es el principio «Hola amigos de creepypasta.com este es mi primer creepypasta que escribo así que espero que les guste:», en la entrada solo se pone la historia, ese aviso, se pone en la fuente (Eso es por respeto al que lee tu historia, como la ortografia y la redacción).

    En lo personal, esperaba algo más (No se que, pero la sentí incompleta, tal vez porque no describiste el SOTANO), y nunca supe exactamente cual es el sueño, ¿Fue el comienzo con lo del telefono y la niña, o fue lo que era «turistear en el infierno»?

    Igual, es mejor que muchas historias que se suelen ver en nuevos envios (Por ortografia y narración).

    1. Según la Biblia,
      Apocalipsis 13:1-2
      «(…)y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león.»
      Apocalipsis 13:11
      Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.

    2. he pensado en escribir la historia completa, escribí esta parte probando suerte y por lo que veo debí haberla escrito completa.
      En cuanto al sueño comienza cuando se queda dormido ya que despues todo «vuelve a la normalidad», pensé que eso se infería del texto, voy a tener que corregirlo.
      Con el SOTANO se refiere al infierno, eso creo que está más que claro y era tema de lo que viene despues pero ahora voy a reescribir todo en un solo hilo para no dejar cabos sueltos.

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.