tengo hambre

Tiempo de lectura: Cerca de 14 minutos.

Todo empezó en un verano del 2008, yo estaba en la secundaria, esos días estaban muy lindos, un calor agradable, y se sentía una paz en el barrio, todo estaba bien en mi vida hasta que un día las cosas se tornaron extrañas.

LUNES: Venia regresando de la secundaria y al entrar a la casa vi una nota de mi madre que decía que volvería en la noche, yo me puse a ver televisión  esta normal todo hasta que de la parte trasera de mi casa (cuarto de mis padres y mio) se escucho un ruido extraño proveniente debajo del ropero del la habitación  fue como una especie de respiración pero extremadamente ronca, algo así como el ronquido de un viejo, yo solo voltee a ver la habitación  pero no le tome importancia pero aun así se me izo algo extraño ese ruido.

MARTES: Ya había llegado de la secundaria y estaba solo en mi casa con el niño que cuidaba, paso un rato para que la madre del niño viniera a recogerlo y entonces estaba solo otra vez, nuevamente yo me puse a ver televisión y nuevamente escuche ese tipo de respiración  esta vez con mas fuerza que provenía debajo del ropero, yo empece a pensar que no era una mera coincidencia que ese ruido se escuchara 2 días seguidos al rededor de la misma hora, esta vez fui a la habitación y mire si había algo debajo del ropero, no había nada, pero la curiosidad ya había sido colocada en mi mente, esa fue la primera noche que dormí pensando en ese ruido.

MIÉRCOLES: Ya en camino a casa me preguntaba si ocurriría ese ruido otra vez, así que cuando llegue a casa estaba esperando la hora en la que en días anteriores había escuchado el ruido (la respiración), esta ocasión no estaba solo me encontraba con mi madre, así que llego la hora del ¨ruido¨, no ocurrió nada, pensé que todo había acabado y que todo fue mi imaginación, pero no fue así.

Llegando como a las 6:00 de la tarde yo me encontraba en mi habitación y decidí bañarme así que fui por mi ropa para ponerme después de bañarme pero antes de salir de mi cuarto puse mis chanclas enfrente de mi cama, regresando a mi cuarto vi que mis chanclas ya no estaban, yo me quede un poco sacado de onda pero cuando el miedo entro en mi fue en el momento que dije ¨¿donde están mis chanclas?¨ y se escucho el ¨ruido¨ detrás de mi  ahora mas fuerte, yo voltee y vi que estaba enfrente del ropero y entonces vi debajo del ropero haber si por fin podría ver algo, pero nada, no vi nada, así que decidí no bañarme e irme al patio del frente a esperar la hora de dormir.

JUEVES: Regresando de la secundaria vi que mi madre estaba muy seria, yo le dije ¨¿que te pasa?¨ ella contesto ¨¿por que te sentaste en mi cama como a las 3 de la mañana y me susurraste tengo hambre, tengo hambre? ¨ a lo cual yo conteste que eso no ize pero mi madre me dijo que para que mentía  que mejor lo dejáramos así, rapidamente me empeze a preocupar ya que eso que hacia el ¨ruido¨ ya tubo contacto con mi madre, trate de ya no pensar en eso y mejor me puse a ver MTV para reir un poco y olvidar, pero no fue asi, cuando llegaron a ser las 6:00 de la tarde me dieron ganas de ir por agua a la cocina, cuando regrese a mi cuarto voltie al ropero solo por hacerlo, pero lo que vi me dejo palido, vi una sombra pequeña de una personita corriendo, asi como un duende o un gnomo, y escuche que esa cosa se reia con una especie de voz de duende de pelicula, yo no supe si gritar o ir a investigar o que, solo me sali corriendo del cuarto al patio de enfrente solo para ver la macabra imagen de las sobras de los arboler moviendose con el atardecer, llame a mi perro para sentirme mas seguro: ¨chupete, chupete ven acá ¨, pero lo vi fue que mi perro no venia con migo solo estaba mirando fijamente a mi casa y gruñendo, el nunca habia echo algo parecido, pero al final del dia entre a dormir pero esta vez  con mas miedo.

VIERNES: Este dia lo extraño empezo desde la mañana, iba solo en camino a la secunadaria, cuando en una esquina escucho que me llaman por mi nombre y yo volteo pero no hay nadie, segui caminando y empeze a notar que que los arboles movian sus ramas segun yo abanzaba, nunca tube tantas ganas de llegar de una vez a la secundaria. De nuevo estaba camino a casa con mis amigos, platicandoles lo que habia estado sucediendo en la semana, ellos me decian que era un duende maligno, pero yo no estaba seguro, llegando a casa vi que mi perro no llegaba felizmente a recibirme como siempre, sino otra vez estaba biendo fijamente a la casa, mi madre me comento que mi padre en la noche sintio que le alguien estaba oprimiendo su pecho con mucha fuerza, y que el tambien le susurraron al oido, ¨tengo hambre, tengo hambre¨ yo me quede palido una vez mas y mi madre me pregunto que si yo sabia que estaba sucediendo, yo le respondi que no, pero ella al parecer no me creyo, ese mismo dia ya como a las 6:30 de la tarde iba a hacer tarea a mi cuarto, pero lo que sucedio fue practicamente algo traumante para mi, iba caminando y estaba la puerta del baño abierta y voltee al ver al baño solo por hacerlo, y vi en el lavamanos un rostro, un pequeño rostro horrible, asi como una especie de demonio furiozo mirandome con un odio,  su piel era arrugada de color gris rojisa, tenia dientes afilados, y sus ojos eran rojos pero veias como te inoptizaba con sus pupilas, yo solo di un paso adelante, y solo senti como una lagrima se derramaba por mi mejilla, nunca en mi vida habia sentido tanto miedo y solo sali al patio del frente y me sente en una mecedora, y vi que mi perro se acercaba lentamente y se sento junto a mi viendo a la casa fijamente, fue como si supiera lo que me pasaba y me estubiese protegiendo de ese ser, y entonces llego la hora de dormir me fui a mi cama y como por eso de las 3:30 de la noche escuche unos pasitos, y me susurraron a mi oido ¨tengo hambre, tengo hambre¨, a lo cual respondi: ¨Jesus es mi pastor nada me faltara¨ lo repeti al rededor de 20 veces, y note que ya no se sentia es sansacion extraña que tube toda la semana.

el SABADO no ocurrio nada, tampoco el DOMINGO pero ese mismo dia ya totalmente desesperado le comente a mi madre lo que me sucedio toda la semana, ella solo se quedo seria y se fue a la casa de mi vecina por unas horas.

LUNES: llegando a la casa mi madre sienta con ella en el sillon y me conto que ella de niña era la mejor amiga y jugaba con un niño huerfano que vivia en la calle, y que jugaba con ellas y sus amigos en las tardes antes de anochecer, pero que cuando en ocaciones se quedaban platicando hasta la madrugada el solia decir ¨tengo hambre, tengo hambre¨ y que cuando se ponia mal de la salud por no comer escupia mucho y hacia un ruido extraño como el que yo oia, ella me explico que un dia ella y el estaban jugando en una construccion, el estaba corriendo cuando de repente la mano de una grua le cayo encima y lo aplasto solo dejanto intacta una pequeña parte de su columna que estaba unida a pequeños huesos de los brazos y piernas, ella me dijo que nunca tubo la oportunidad de darle de comer, y que el vivia enojado por que nadie le daba de comer, yo solo me quede sorprendido por lo que me habia contado, entonces mi madre me dio una estampa de Jesucristo con una oracion, me dijo que la leyera cuantas veces pueda en el dia, entonces mi madre se fue a trabajar, yo me quede solo y lei la oracion, pero lo que ise antes de las 2:00 de la tarde fue poner  la comida que mi madre me abia dejado en mi habitacion, y sali al patio de enfrente con mi perro ¨chupete¨.

Pasaron 30 minutos y decidi entrar a mi cuarto, y vi mi plato vacio, y a una personita con ropa color amarilla desgastada y llena de sangre que me miraba fijamente, yo solo me quede en chock, viendolo mirarme a mi, y solo vi que me sonrio con una dulzura y me dijo ¨gracias ya no tengo hambre¨ y se desvanecio como polvo que salia por la ventana hacendiendo al cielo, me senti sin miedo que todo habia acabado, que habia liberado esa alma, entonces a las 6:00 de la tarde llega mi madre y le conte lo que paso, ella me sonrio y me dijo: ¨gracias por hacer lo que no pude hacer yo, cuando el estaba en vida¨.

Sali al patio y mi perro estaba muy alegre y  jugeton y ahi me di cuenta de que todo habia acabado, de que mi vida volvia a la normalidad. Pero en la noche como a las 3:30 de la noche escuche un ruido en la cocina, y me susurraron al oido ¨tengo hambre otra vez, arriba no me dejan entrar¨ al parecer ese ¨niño, espiritu o gnomo¨ no lo dejaban entrar al cielo y se quedo en mi casa para poder comer, ahora desde el 2008 cada dia debo de dejar a las 2:00 de la tarde un plato de comida en mi cuarto, para ¨eso¨ no me despierte en la noche susurrandome ¨tengo hambre¨

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo empezó en un verano del 2008, yo estaba en la secundaria, esos días estaban muy lindos, un calor agradable, y se sentía una paz en el barrio, todo estaba bien en mi vida hasta que un día las cosas se tornaron extrañas.

LUNES: Venia regresando de la secundaria y al entrar a la casa vi una nota de mi madre que decía que volvería en la noche, yo me puse a ver televisión  esta normal todo hasta que de la parte trasera de mi casa (cuarto de mis padres y mio) se escucho un ruido extraño proveniente debajo del ropero del la habitación  fue como una especie de respiración pero extremadamente ronca, algo así como el ronquido de un viejo, yo solo voltee a ver la habitación  pero no le tome importancia pero aun así se me izo algo extraño ese ruido.

MARTES: Ya había llegado de la secundaria y estaba solo en mi casa con el niño que cuidaba, paso un rato para que la madre del niño viniera a recogerlo y entonces estaba solo otra vez, nuevamente yo me puse a ver televisión y nuevamente escuche ese tipo de respiración  esta vez con mas fuerza que provenía debajo del ropero, yo empece a pensar que no era una mera coincidencia que ese ruido se escuchara 2 días seguidos al rededor de la misma hora, esta vez fui a la habitación y mire si había algo debajo del ropero, no había nada, pero la curiosidad ya había sido colocada en mi mente, esa fue la primera noche que dormí pensando en ese ruido.

MIÉRCOLES: Ya en camino a casa me preguntaba si ocurriría ese ruido otra vez, así que cuando llegue a casa estaba esperando la hora en la que en días anteriores había escuchado el ruido (la respiración), esta ocasión no estaba solo me encontraba con mi madre, así que llego la hora del ¨ruido¨, no ocurrió nada, pensé que todo había acabado y que todo fue mi imaginación, pero no fue así.

Llegando como a las 6:00 de la tarde yo me encontraba en mi habitación y decidí bañarme así que fui por mi ropa para ponerme después de bañarme pero antes de salir de mi cuarto puse mis chanclas enfrente de mi cama, regresando a mi cuarto vi que mis chanclas ya no estaban, yo me quede un poco sacado de onda pero cuando el miedo entro en mi fue en el momento que dije ¨¿donde están mis chanclas?¨ y se escucho el ¨ruido¨ detrás de mi  ahora mas fuerte, yo voltee y vi que estaba enfrente del ropero y entonces vi debajo del ropero haber si por fin podría ver algo, pero nada, no vi nada, así que decidí no bañarme e irme al patio del frente a esperar la hora de dormir.

JUEVES: Regresando de la secundaria vi que mi madre estaba muy seria, yo le dije ¨¿que te pasa?¨ ella contesto ¨¿por que te sentaste en mi cama como a las 3 de la mañana y me susurraste tengo hambre, tengo hambre? ¨ a lo cual yo conteste que eso no ice pero mi madre me dijo que para que mentía  que mejor lo dejáramos así, rápidamente me empece a preocupar ya que eso que hacia el ¨ruido¨ ya tubo contacto con mi madre, trate de ya no pensar en eso y mejor me puse a ver MTV para reír un poco y olvidar, pero no fue así  cuando llegaron a ser las 6:00 de la tarde me dieron ganas de ir por agua a la cocina, cuando regrese a mi cuarto voltee al ropero solo por hacerlo, pero lo que vi me dejo pálido  vi una sombra pequeña de una personita corriendo, así como un duende o un gnomo, y escuche que esa cosa se reía con una especie de voz de duende de película  yo no supe si gritar o ir a investigar o que, solo me salí corriendo del cuarto al patio de enfrente solo para ver la macabra imagen de las sobras de los arboles moviéndose con el atardecer, llame a mi perro para sentirme mas seguro: ¨chupete, chupete ven acá ¨, pero lo vi fue que mi perro no venia con migo solo estaba mirando fijamente a mi casa y gruñendo, el nunca había echo algo parecido, pero al final del día entre a dormir pero esta vez  con mas miedo.

VIERNES: Este día lo extraño empezó desde la mañana, iba solo en camino a la secundaria  cuando en una esquina escucho que me llaman por mi nombre y yo volteo pero no hay nadie, seguí caminando y empece a notar que que los arboles movían sus ramas según yo avanzaba  nunca tuve tantas ganas de llegar de una vez a la secundaria. De nuevo estaba camino a casa con mis amigos, platicando les lo que había estado sucediendo en la semana, ellos me decían que era un duende maligno, pero yo no estaba seguro, llegando a casa vi que mi perro no llegaba felizmente a recibirme como siempre, sino otra vez estaba viendo fijamente a la casa, mi madre me comento que mi padre en la noche sintió que le alguien estaba oprimiendo su pecho con mucha fuerza, y que el también le susurraron al oído  ¨tengo hambre, tengo hambre¨ yo me quede pálido una vez mas y mi madre me pregunto que si yo sabia que estaba sucediendo, yo le respondí que no, pero ella al parecer no me creyó  ese mismo día ya como a las 6:30 de la tarde iba a hacer tarea a mi cuarto, pero lo que sucedió fue prácticamente algo traumante para mi, iba caminando y estaba la puerta del baño abierta y voltee al ver al baño solo por hacerlo, y vi en el lavamanos un rostro, un pequeño rostro horrible, así como una especie de demonio furioso mirándome con un odio,  su piel era arrugada de color gris rojiza, tenia dientes afilados, y sus ojos eran rojos pero veías como te polarizaban con sus pupilas, yo solo di un paso adelante, y solo sentí como una lagrima se derramaba por mi mejilla, nunca en mi vida había sentido tanto miedo y solo salí al patio del frente y me senté en una mecedora, y vi que mi perro se acercaba lentamente y se sentó junto a mi viendo a la casa fijamente, fue como si supiera lo que me pasaba y me estuviese protegiendo de ese ser, y entonces llego la hora de dormir me fui a mi cama y como por eso de las 3:30 de la noche escuche unos pasitos, y me susurraron a mi oído ¨tengo hambre, tengo hambre¨, a lo cual respondí: ¨ Jesús es mi pastor nada me faltara¨ lo repetí al rededor de 20 veces, y note que ya no se sentía es sensación extraña que tuve toda la semana.

el SÁBADO no ocurrió nada, tampoco el DOMINGO pero ese mismo día ya totalmente desesperado le comente a mi madre lo que me sucedió toda la semana, ella solo se quedo seria y se fue a la casa de mi vecina por unas horas.

LUNES: llegando a la casa mi madre sienta con ella en el sillón y me contó que ella de niña era la mejor amiga y jugaba con un niño huérfano que vivía en la calle, y que jugaba con ellas y sus amigos en las tardes antes de anochecer, pero que cuando en ocasiones se quedaban platicando hasta la madrugada el solía decir ¨tengo hambre, tengo hambre¨ y que cuando se ponía mal de la salud por no comer escupía mucho y hacia un ruido extraño como el que yo oía, ella me explico que un día ella y el estaban jugando en una construcción  el estaba corriendo cuando de repente la mano de una grúa le cayo encima y lo aplasto solo dejando intacta una pequeña parte de su columna que estaba unida a pequeños huesos de los brazos y piernas, ella me dijo que nunca tubo la oportunidad de darle de comer, y que el vivía enojado por que nadie le daba de comer, yo solo me quede sorprendido por lo que me había contado, entonces mi madre me dio una estampa de Jesucristo con una oración, me dijo que la leyera cuantas veces pueda en el día  entonces mi madre se fue a trabajar, yo me quede solo y leí la oración, pero lo que ice antes de las 2:00 de la tarde fue poner  la comida que mi madre me había dejado en mi habitación, y salí al patio de enfrente con mi perro ¨chupete¨.

Pasaron 30 minutos y decidí entrar a mi cuarto, y vi mi plato vació  y a una personita con ropa color amarilla desgastada y llena de sangre que me miraba fijamente, yo solo me quede en chock, viéndolo mirarme a mi, y solo vi que me sonrió con una dulzura y me dijo ¨gracias ya no tengo hambre¨ y se desvaneció como polvo que salia por la ventana hacendiendo al cielo, me sentí sin miedo que todo había acabado, que había liberado esa alma, entonces a las 6:00 de la tarde llega mi madre y le conté lo que paso, ella me sonrió y me dijo: ¨gracias por hacer lo que no pude hacer yo, cuando el estaba en vida¨.

Salí al patio y mi perro estaba muy alegre y  jugueton y ahí me di cuenta de que todo había acabado, de que mi vida volvía a la normalidad. Pero en la noche como a las 3:30 de la noche escuche un ruido en la cocina, y me susurraron al oído ¨tengo hambre otra vez, arriba no me dejan entrar¨ al parecer ese ¨niño, espíritu o gnomo¨ no lo dejaban entrar al cielo y se quedo en mi casa para poder comer, ahora desde el 2008 cada día debo de dejar a las 2:00 de la tarde un plato de comida en mi cuarto, para ¨eso¨ no me despierte en la noche susurrándome ¨tengo hambre¨

images

creacion propia, es algo que me ocurrio pero le di mas toques a la historia

cydonio

Rating: 2.00. From 1 vote.
Please wait...

2 thoughts on “tengo hambre”

  1. mira, luego de un par de parrafos me aburrí, te recomiendo que le agreges puntos y comas a la historia… y además, un poco mas de “expresión”, osea mas de como el personaje se sentía, al menos en los primeros parrafos.

  2. Este creepy camina entre la linea de lo clásico y el estereotipo, digamos que 50 y 50, bastante pasable, nada destacable, le daria un +0, permanezco neutral, quiero ver algo AUTENTICO, ALOCADO, ORIGINAL

    estoy bastante seguro que es lo que hace falta a los creepy pastas

¿Quieres dejar un comentario?