Músculos

Tiempo de lectura: Cerca de 10 minutos.

-Mami-Decía la pequeña niña- ¿Por qué mi hermano se pasa tanto tiempo encerrado en su cuarto, apenas estando entre nosotros?

La madre, cansada de esa pregunta, le dio al fin una respuesta:

-Tu hermano esta estudiando, se esta haciendo un habito de estudio, y es bueno para él- Y con una leve sonrisa- Tu también deberías estudiar más.

-Pero mami- Insistía la niña- no se si te acuerdas, pero el era una lengua con cuerpo, no paraba de hablar y de estar con nosotros, y de salir los fines de semana con sus amigos, y algunas veces también estaban aquí sus amigos, jugando a la consola, y algunas veces me invitaba-Dio un pequeño respiro que fue más bien una pausa- Pero ahora, solo esta en su cuarto, apenas le he escuchado alguna palabra, no han venido sus amigos, y a la hora de comer, solo come, termina, lleva su plato al fregadero y se va… ya no se comunica como antes.

La madre estaba cansada, era una madre joven, con unos 40 y con 2 hijos, uno que acababa de cumplir los 18, y una niña de 11 años, ambos sociables y con una vida que necesitaba bastante transporte… función que ella desempeñaba en la familia prácticamente todos los días… hasta la vuelta de su hijo.

-Hija, no te preocupes-Le decía con suavidad- tu hermano solo esta madurando, es una etapa un tanto difícil, y parte de madurar requiere dedicarse a estudiar y dejar de pensar en divertirse como antes… no te preocupes, muy pronto se acostumbrará y podrá divertirse… no en los mismos niveles de antes, pero se divertirá… es solo un proceso, el proceso de la vida… es algo que ha aprendido en su adolescencia- Termino la frase con una leve sonrisa algo extraña… algo nostálgica.

 

(Pasar unos meses…)

 

Aunque la hermana estaba realmente preocupada por su hermano, se alegro al saber que los  esfuerzos del él en el estudio le estaban ayudando… aunque ayudando no era exactamente la mejor palabra, sino que le estaban haciendo la vida, ya que después de dar la prueba, consiguió entrar a una universidad (Una reconocida y por lo tanto, buena) y había entrado entre los mejores en la carrera de medicina, aunque ella tenía 12 años recién cumplidos, sabía que la carrera de medicina era una de las carreras con más alta demanda de estudiantes y con una gran exigencia académica… obviamente se alegro al conocer la noticia, aunque, eso significara que no volvería aquellos días que ella esperaba: donde su hermano hablara más, no estuviera tanto en su habitación, que estuvieran sus amigos con el jugando en la consola… pero, ella entendía que estaba haciendo su vida… aunque tendría que ver a su hermano por otros 6 años estudiando, de forma más continua y ardua, ello aún le parecía algo raro.

Pero ¿Qué importa la impresión de la hermana menor cuando un hijo entra en una gran universidad (Becado, por supuesto) y entre los mejores? Los padres estaban contentos… bueno, no contentos, estaba eufóricos a más no poder, se podía decir que tenían alegría para dar y regalar… los padres estaban felices, la hermana estaba un tanto feliz, y todos estaban orgullosos de aquel joven.

 

(Pasan unos 5 años)

 

En todo el tiempo las cosas iban bien, bueno, al menos a la mayoría, ya que la hermana menor no le iba tan bien como su hermano, estaba teniendo problemas en muchas asignaturas, especialmente en matemáticas y biología, aunque lograba contrarrestarlo con sus excelentes notas en lenguaje e historia, pero aún así no podía aspirar a algo que no fuera lo regular.

En cambio, su hermano, prácticamente aprobaba todo con notas perfectas, aceptaba cada trabajo extra que conseguía y lo hacía casi perfectamente, parecía un superdotado… pero no había vuelto a hacer lo que era, no salía (Solo para ir a la universidad), no tenía amigos, la madre le recogía y le llevaba para ahorrar tiempo, comía un poco más de lo necesario y se encerraba a estudiar por horas, con sus enormes libros de texto que su hermana le dio miedo al verlos por primera vez (Es decir, si una cría de 12 años, tiene entre sus manos un libro que pesa más de 2 kilos, se sorprende a más no poder ¿No?)… los padres orgullosos y felices, la hermana orgullosa y preocupada, y el hermano no decía nada.

Ni hablar del tiempo libre que conseguía (Ya que prácticamente terminaba todo antes de tiempo) y el de la hermana, no hacían nada, ella quería, pero el seguía estudiando, lo mismo en vacaciones, el no salía, solo estudiaba; los padres si se preocuparon, no lo demostraron, solo le dijeron que se alegraban por su fuerza de voluntad al estudiar, pero que no se olvidara de ir a comprar el pan, el yogurt, el dulce de leche (Ya que no le gustaba ni el queso ni el jamón), y bebidas y néctares embotellados, etc… era un tanto obvio que necesitaba de eso y de comidas normales, pero, cuando un hijo crece, uno lo quiere ver como su “chiquitín especial” ¿No?

 

(Ultimo año…)

 

Prácticamente todos estaban alegres, aunque la hermana menor haya tenido sus problemas, pasaría sin problemas y era posible que entrara en la universidad para estudiar como ser maestro, aún se decidía si ser de lenguaje o de historia, ambas le fascinaban (Y eran lo único en que le iba bien).

El hermano mayor estaba a punto de terminar la carrera, solo le faltaban los exámenes finales, teórico, practico… y el más importante de todos, el Juramento hipocrático, el cual sería publico para todos, los aprobados (Y si querían, los rechazados), las familias como los que los curiosos, todo el que quisiera podría asistir a ver aquel importante juramento realizado en el enorme auditorio de la universidad.

Las cosas no podían mejorar, los padres felices por sus 2 hijos (Aunque, sin ser sutiles, más por el mayor), y era decidido que todos irían a ver el Juramento hipocrático, era lo más importante de todo, al hacerlo, le darían la famosa licencia, junto con el diploma y todo el conjunto de doctor, etc.

Si hubo en algún momento de temor por que el hermano reprobara, nunca apareció, todos sabían que si se trataba de medicina, ningún estudiante era mejor que el, incluso se especulaba que era mejor que muchos doctores ya graduados al menos por 2 año.

Y sí, obviamente paso aquellos 2 exámenes, hablar de cómo  fue ello sería entupido, ya que no se entendería nada, pero lo importante es que paso, y fue el mejor.

Los exámenes eran el mismo día, pero el juramento era en 5 días más, ya que había que evaluar los exámenes teóricos (Que eran una hojas con una descomunal cantidad de preguntas y una descomunal cantidad de tiempo para responder… era agotador solo ver el examen), para hacer las invitaciones correspondientes a los aprobados, y decirle a los rechazados que estudiaran mucho más para la próxima vez.

Obviamente, el hermano no fue el único que aprobó, pero no se puede decir que fueran muchos lo que aprobaran.

El Juramento hipocrático era en extremo importante, el no hacerlo significaba desechar todo el tiempo usado hasta llegar a allí, el juramento se hacía persona por persona, y de memoria.

El hermano era el último que recitaría tan ancestral juramento (Bueno, era la versión de la convención de ginebra, así que recitaría tal viejo juramento con no más de 80 años).

El auditorio no se lleno mucho que digamos, es decir, solo había padres, hermanos y uno que otro familiar… curiosos no se pudieron divisar.

Y cada vez que uno decía aquel juramento, la familia de aquel individuo se retiraba… porque el lugar era demasiado caluroso y está más fresco afuera, aunque fuera pleno verano.

Al final solo quedaban los compañeros que habían recitado el juramento, el director de la universidad, el decano en medicina, y los familiares del hermano mayor.

Era el momento de recitar el juramento, así que, empezó a recitarlo, con una voz algo automática, pero extrañamente sentimental:

En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré…-Una breve pausa, con nervios y haciendo muecas de tragar algo- absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

 

Dicho aquel juramento, el hermano agacho la cabeza, y se empezaron a escuchar sollozos leves, que aumentaron en un simple llanto, que aumento en un desgarrador llanto… todo eso, mientras se retiraba y los presentes se extrañabas quedándose atónitos, especialmente la hermana, la cual (Sin nunca mencionarlo) tenía una envidia tremenda al habito de estudio de su hermano.

Obviamente, la familia siguió al hermano, y lo buscaron, le preguntaron a los demás compañeros de él, pero solo dijeron que se había echado a correr, y que no sabían donde podía estar.

La familia pidió ayuda… de las demás familias y egresados profesionales no la consiguieron, pero si de algunos maestros y personal encargada del aseo… todos buscando a aquel joven prodigio que le había reaccionado tan extrañamente al final de todo.

 

El juramento termino a las 3:00 PM, eran ya las 6:00PM y aún no le encontraban… obviamente no podían llamar a la policía, ya que si era desaparición, tenían que esperar otras 45 horas, y no podían decir que se había escapado, el ya era un adulto libre.

En todo ese tiempo, la hermana había ayudado y habían buscado en aquella universidad, antigua y por lo tanto un semi-laberinto, nada… pero llego el momento en que ella necesitaba ir al baño… obviamente no sabía donde estaba, pero encontró a uno de los maestros y le pregunto donde estaba el baño:

-A la izquierda, sigue derecho, después ve a la derecha y a mitad del camino, estará al lado izquierdo, segunda puerta damas.

Aunque parecía fácil, le tomo 5 minutos llegar hasta el baño.

Sollozos, estaba seguro de ello, eran sollozos, eran débiles y ahogados, pero eran sollozos, y no cualquier sollozo, sino que uno conocido… su hermano.

Pensó en avisar a los demás, pero: “La curiosidad mato al gato… pero el saberlo le hizo revivir”, quería saber porque había pasado todo aquello, ella ya tenía 18 años, y quería saber que le hizo comportarse de esa manera que nunca le había visto, o al menos no desde que eran niños.

Entro al baño… ahí estaba él, en el baño de mujeres, frente al lavado, mojándose la cara y viéndose en el espejo.

-Hermano.

-… yo no quería-Dijo entre sollozos, con una voz baja, pero al darse cuenta que hablaba dijo- Yo en realidad no quería.

-Hermano, ¿Qué no querías? ¿Qué te pasa, que fue todo eso?

-Hermana, te lo debo, siempre note que tu estabas curiosa conmigo, pero nunca me preguntaste directamente-Sus ojos rojos y su voz, algo gangosa por las lagrimas, le daba un toque de película dramática-Nunca… e hiciste bien, ya que note lo habría dicho… no hasta hoy… es hora de usar mis musculos para algo bueno.

-Hermano… ¿De que estas hablando?

-Solo escucha, y comprenderás lo que quiero decir:

Sabías que: ¿Para sonreír solo necesitas 4 músculos?-La hermana iba a interrumpir pero-… no me interrumpas, solo escucha todo lo que tengo que decir, es importante– Se mojo la cara, se cubrió la cara con la manga de su traje y continuo- Así empezó todo, sonriendo, sonriendo hacía donde no debía. Sabías que: ¿Para fruncir el ceño utilizas 16 músculos?… hice eso después de una reacción estúpida de joven pueril… aunque, yo también era eso. Sabías que: ¿Para ponerte furioso utilizas 24 músculos?… así me puse cuando el lo dijo… ya iba a terminar, pero estúpidamente use los 38 músculos necesarios para gritar… esos 38 músculos, mi cerebro y el alcohol desencadenaron el uso de 656 músculos, los cuales utilicé para pelear… diría defenderme, pero en realidad fue una pelea.

¿Te acuerdas que tenía una navaja sencilla para defenderme al salir de parranda?… pues, utilice los 16 músculos necesarios para cogerla de mi bolsillo y…bueno, usarla.

Y entonces, con los 6 músculos necesarios… me di cuenta de lo que hice.

La noche fue mi aliada, ocultó todo… la noche y un terreno vació cercano… ¿Te acuerdas de ese terreno que tenía todo ese instrumental de construcción…sí, el que esta al lado del motel y a la vez que esta cerca del colegio y supermercado?… ahí estaba lo que necesitaba, una pala y con mis 784  músculos… oculte la evidencia.

 

¿Y que salio de todo aquello?… pues mi falta de uso de musculos… no volví a usarlos tanto… nunca hasta ahora, ahora que he utilizado mis 70 músculos para contarte esto.

 

Y seguido de eso, quebró el espejo que tenía enfrente, agarro un pedazo de vidrio y dijo:

-Dile a papá y mamá… que solo quería enorgullecerlos… pero no puedo con la culpa.

 

(…)

 CR_794050_musculos

Basada en la imagen del final.
http://www.cuantarazon.com/794050/musculos

ignacio

Rating: 8.00. From 3 votes.
Please wait...

1 comentario de “Músculos”

¿Quieres dejar un comentario?