La Mansión

Cuenta la leyenda, según los lugareños, que en la mansión de la colina, que está en lo más alto del pueblo y se halla un poco separada del mismo, reina un espíritu demoníaco.

Aparentemente, tras un violento y misterioso homicidio que ocurrió en la mansión, y del que aún no se tiene dato alguno del autor, el cuerpo de la víctima habría sido abandonado en el lecho de su muerte, provocando la ira de su espíritu que exigía el entierro del cuerpo. En la mansión vivía una sola persona, la señora Timons, viuda, de unos 60-70 años de edad, una mujer ermitaña a la cual no le gustaba salir (de hecho casi nunca lo hacía), quien se supone que es la persona asesinada; digo “se supone” porque ni siquiera se ha podido comprobar el cuerpo. El día del homicidio, un misterioso llamado, el cual no se ha podido rastrear, llegó al cuartel de Policía del pueblo, explicando tenebrosamente que la señora Timons había sido asesinada. Se enviaron a dos policías a investigar la mansión, pero volvieron despavoridos al cuartel diciendo que había ruidos muy raros en la casa y era realmente aterrador entrar para ver que había ocurrido, o que seguía ocurriendo dentro de esa casa. El caso se declaró cerrado, y al no haberse visto nunca más a la señora Timons, se dio por muerta.

Tras el extraño suceso, algunos grupos de niños y adolescentes curiosos inentaron adentrarse en la famosa mansión, a ver si podían encontrar algo secreto o algo anormal; vaya si lo hicieron. De las 24 personas que entraron en total, 17 desaparecieron, se encontraron 3 cadáveres en las afueras de la casa y 4 personas salieron con vida, completamente traumatizadas y con lesiones y trastornos psicológicos gravísimos. Luego de todo esto, nadie tenía intención de acercarse siquiera a unos cien metros de la casa.

Muchas familias empezaron a abandonar el pueblo, las que tenían menos oportunidades económicas no pudieron hacerlo, y otras ni se preocuparon. La población local se redujo mucho también no solo por estas emigraciones sino por los desaparecidos y muertos mencionados anteriormente…

Llegó un día, tras casi diez años del acontecimiento, que un joven muchacho, llamado Theo, anunció que entraría a la mansión para contarle al pueblo lo que sucedió en la mansión. Tras las plegarias de la gente y armado con una escopeta, marchó hacia la parte más alta, en la colina, donde estaba la misteriosa casa. Al llegar notó que la puerta de la misma, de mucha altura y de hierro puro, estaba cerrada. Le pareció extraño, ya que había ido mucha gente al lugar en otros años y es improbable que hubieran cerrado la puerta al haber entrado al lugar. Con un poco de trabajo, forzó la traba de adentro y consiguió abrir la dura puerta. Un aire espeso, mugroso y maloliente inundó su nariz. Casi no había luz salvo la de la luna y su pequeña linterna, que se movía lentamente entre la oscura penumbre del hall central de la mansión. No había un solo sonido, ni el zumbido de una mosca. Theo, sin moverse de la entrada y utilizando su linterna, divisó una larga y vacía mesa en el comedor que estaba a su derecha, una puerta a la izquierda que probablemente llevaría al sótano, y frente a él una sinuosa y vieja escalera. Optó comenzar por esta última. Se acercó lentamente a la misma y cuando puso un pie en ella, provocó un violento chirrido que hizo revolotear a algunos murciélagos. Comenzó a subir, tomando precaución en sus pasos y observando cuidadosamente su alrededor.

Al llegar hasta el último escalón de la escalera, se encontró con un largo pasillo, un tanto húmedo y putrefacto, que tenía unas cuatro o cinco puertas. De pronto escuchó una perturbante voz que susurraba: “Theo… Theo… auxilio por favor…”. El muchacho se asustó bastante, pero pudo mantener la calma y mantenerse erguido. “¿Quién es?¿Cómo puedo ayudarte?” respondió Theo. Sin embargo, no hubo respuesta alguna. Ahora el joven miraba para todos lados, buscando algo o alguien que de una señal de vida. De repente, al final del pasillo, se empezó a acercar una silueta, aparentemente humana, que se acercaba muy lentamente. Theo preguntaba una y otra vez: “Hola… ¿Quién es usted?”, pero la figuraba no respondía y continuaba acercándose muy despacio. Ahora el muchacho había entrado en shock, y no tenía la reacción suficiente para bajar por la escalera. Una vez que el ser desconocido estuvo tan próximo a Theo como para que le mirara la cara, le dijo: “Amo que vengan visitantes a mi mansión. Pasó mucho tiempo desde el último, y ya tenía mucha hambre.”. Entonces el chico pudo reconocer a la señora Timons frente a él, con unos ojos rojos y con toda la cara ensangrentada, y con una malévola y horrible sonrisa. Cuando Theo comenzó a retroceder, por el instinto, la abominable señora se abalanzó sobre él, mordiendo su cuello y luego devorando sus sesos…  y la mansión fue testigo de otro brutal asesinato.

La gente del pueblo lloró la nueva desaparición y declaró que nunca más nadie se acercaría a la embrujada mansión. Nunca descubrieron que la señora Timons era una violenta caníbal, que había adoptado esta condición tras un quiebre emocional y psicológico con la muerte de su esposo. Fue ella la que realizó la llamada diciendo que la habían asesinado (cuando nunca murió y no hubo ningún espíritu), y así había logrado que la carne humana vaya hacia ella sin levantar sospechas.

Lo mejor para el victimario es encontrar el ideal disfraz de víctima…

Imagen de perfil de ramayaben

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

ramayaben

Joven escritor de creepypastas y cuentos de terror. Nacido en 1993, en la ciudad de Buenos Aires. Comenzó la escritura literaria en el 2010, con el cuento "La Batalla". Al año siguiente afirmó su pasión por el género de terror, y debutó con "La Mansión".

Please wait...

27 thoughts on “La Mansión”

  1. Está mal redactada en cuanto el uso de puntuación, y muy llena de clichés le falta más contexto y descripción tanto del espacio como de los personajes.

  2. Bueno tu historia es bastante agradable, pero hay algo que me incomoda un poco y tómalo de un buen modo. La Anciana tenía entre 60-70 años después del primer asesinato theo despues de los 10 años fue, por lo tanto la anciana tiene entre 70-80 años. La verdad a que una anciana le pueda ganar peleando a mas de 25 personas algunos niños pero otros adolescentes (fuertes, jovenes y mas rapidos) me parece algo irreal. Me hubiese gustado que en vez de atacarle por el frente, que la silueta sea un maniquí con unos ropajes impulsado por un sistema de poleas simple oculto. Cuando llegye hasta Theo este extrañado y curioso se acerca para examinar más de cerca el maniquí la vieja le ataque por detras. 😀

  3. Me gustó aunque creo que te precipitaste un poco para terminarla. Dos comentarios sobre el relato, primero que nada: “Casi no había luz salvo la de la luna y su pequeña linterna” ¿Por qué Theo fue a una casa embrujada -supuestamente- en la noche y no a plena luz del día? Y dos: “De repente, al final del pasillo, se empezó a acercar una silueta, aparentemente humana, que se acercaba muy lentamente. Theo preguntaba una y otra vez: “Hola… ¿Quién es usted?”, pero la figuraba no respondía y continuaba acercándose muy despacio. Ahora el muchacho había entrado en shock, y no tenía la reacción suficiente para bajar por la escalera.” Quizá peque de paranoico pero, en una situación semejante, creo que yo preferiría hacer cantar a mi SaraJuana primero, y lanzar las preguntas después… Buena historia como sea. 4/5

  4. owo eso si que es raro aunque oye te equivocaste en cosas me confundi cuando escribiste se acerco a ellla misa y yo quedo con muchas duda aunque algo buena tambien seria una buena pelicula de terror t doy 4/5

  5. Buena historia, aunque no logro atraparme como esperaba, se comienza a sentir el misterio, pero solo ahí se queda. Aunque muy buena redacción, es muy explicito y quita el interés.

      1. uf me equivoque en el coment anterior jaja. lo que queria resopnderte es que si te refieres a la muerte de Theo, puse que lloraron su “desaparicion” porque claro, nadie se animaria a saber que paso con el. Y con respecto al estado de la señora puse “Nunca descubrieron que…” etc.

  6. Interesante sin duda. Hubo momentos en los que pude imaginar bien que era lo que estaba pasando, gracias a la redacción exquisita. Aunque después trata de ponerse aun mas tenebroso, el relato cae en lo explicito, sin tratar de ser mas oscuro, lo que le quita puntos.
    Aun así, buen creepy, un plato de papas fritas.
    4/5, buen trabajo!! :cerealguy:

    1. dirian una actris estoy en acuerdo estar en desacuerdo.

      Es una buena historia, pero no esta bien redactada, los dialogos son algo sosos, no se es algo raro, perdi el sabor del creepy cuando dices que llamaron para dar aviso de un asesinato y como no entraron la dieron por muerta es obvio, si llamaron para avisar que la ASESINARON debe estar muerta!! hahahaha bueno bueno, me he entretenido y eso es lo que se busca!

¿Quieres dejar un comentario?