La casa abandonada

Tiempo de lectura: Cerca de 3 minutos.

Hola, esta es mi primer historia, NO es copiada, es propia (Aclaro).

Mi nombre es Nahuel, tengo 18 años y hoy les contare algo que me ocurrió hace 6 años.
El día empezó normal, mi madre estaba haciendo el desayuno, mi padre se estaba yendo a trabajar, lo mismo de siempre. En fin, fui al colegio y en el camino, encontré una casa abandonada, la cual nunca le había prestado atención.
Al mediodía, (recuerdo que iba en turno mañana) Salí del colegio y un amigo, Juan Cruz, me nombra esta tal casa abandonada y me conto que, en esa casa, un señor mató a su mujer y sus 3 hijos pero de una manera tan inhumana, que era indescriptible.

Resulta que este señor, fue enviado a prisión y se suicidó 3 o 4 días después.
Cuando me termino de contar, me dijo si no quería entrar en esa casa, dude un momento, pero como a mi siempre me gusto todo lo paranormal, acepté (el cual, fue uno de los errores mas grandes de mi vida).
A la noche, me llamo para decirme que iban a ir 3 amigos mas (Tomas, Martin y Matias), yo le dije que estaba bien.
Al día siguiente, fuimos a la casa y llevamos: una cámara, una batería (por si se gastaba), y una linterna. Entramos y todo parecía normal asique empezamos a explorarla.
Matias empezó por el baño, Tomas por la cocina, Martin en el comedor, Juan Cruz en el living y yo en las habitaciones. Todo parecía normal, hasta que se oye un grito de Tomas. Todos fuimos corriendo pero casi nos da un infarto al verlo: Tomas yacía en el suelo sobre un charco de sangre y un agujero en el pecho, su corazón no estaba. Vimos que debajo del agujero, decía : Váyanse de aquí, o el próximo será (aquí esta parte esta manchada de sangre, lamentablemente ya seca).
Martin no resistió mas y salió corriendo de la casa, osea, solo quedamos 3. Matias por su parte solo vomito por la imagen. Mientras tanto nosotros seguimos y continuamos en el segundo piso.
Cuando subíamos las escaleras, se escucha el ruido de puertas abriéndose y cerrándose Matias bajo y dijo:
-Yo mejor me voy a investigar abajo.
Nosotros le dijimos que no había problema.
Mientras, seguimos, el ruido comenzó a sesar. Arriba, había 4 dormitorios asique el reviso 2 yo también. En el primero encontré un texto que decía: Ya no tengo razón para vivir. Si alguien está leyendo esto, quiere decir que ya no estoy asique al que lo lea, le será revelado mi mayor secreto, solo debes buscar en el sótano. Yo me guarde la nota y lo llamé a Juan Cruz, que vino casi al instante, pero lo note medio shockeado:
– ¿Estás bien?- le pregunté.
-Sí, todo bien-respondió ahora más tranquilo.
-Es que te había notado raro… bueno vamos al grano, mira la nota que encontré allí.
El la leyó, por lo tanto, llamamos a Matias, pero no venia. Solo se escucho un vaso que se rompió, y un grito, pero, no parecía humano…
Lo fuimos a buscar, y lo encontramos con la nariz sangrando, en estado de shock. So paraba de repetir: Ella viene por nosotros, ella viene por nosotros, ella viene por nosotros… Y luego se desmayó.
Cinco minutos después, logramos reanimarlo. Estaba muy confundido y no recordaba lo que pasó. Solo le mostramos la nota y le preguntamos si se quería ir. El se negó, solo quería terminar la “aventura´´. Decidimos bajar, yo mientras tanto comencé a grabar. Cuando bajamos, encendí la linterna, ya que ahí no había luz. Exploramos y nada, hasta que me apoyé en una pared de madera (la cual ya estaba podrida), la cual se rompió, asique, como vi algo, llame a todos para que vengan. Ahí, encontramos una cajonera, llena de fotos. Cuando las agarramos, algo me toco la espalda, y, a Juan Cruz le dio un escalofrío. Los tres nos dimos vuelta y vimos a una mujer que tenía un agujero en el pecho, la cara sangrando, moretones y raspones en todo el cuerpo; y a una niña con las mismas características, la cual se desvaneció en el aire. En cambio, la mujer se lanzo sobre la yugular de Matias hasta arrancársela de un mordisco, para lugo clavarle una de sus largas uñas (garras diría yo) en el medio del corazón y luego, como la niña, se desvaneció en el aire. Lamentablemente, Matias murió al instante. Juan y yo, salimos de la casa, algo traumados. Nunca supe mas nada de Juan Cruz. Según Martín, está internado en un manicomio, hasta hoy… Y yo… bueno ,yo debo admitir que sufro muchas pesadillas y casi no duermo, asique, me puse a escribir esta historia, pera todos ustedes.
Ojalá la hayan disfrutado 😀

Creación propia

Santiago Nahuel

Rating: 5.36. From 14 votes.
Please wait...

8 thoughts on “La casa abandonada”

  1. Esta regular, las reacciones de los personajes no convencen y la forma de que se ha narrado es muy “light” para los acontecimientos que ocurren. También le faltó intensificar las emociones y la descripción tétrica del escenario para dar más miedo.

  2. No lo tomes a mal amigo, pero a mí me parece que tiene un buen principio, pero al entrar a la casa bajas la calidad. Te explico, las reacciones no me parecen muy convencibles, a pesar de ver a su amigo muerto y sin el corazón!, ¿deciden quedarse en la casa? Y según tu fue hace 6 años, Entonces tenías 12 años y una situación de esa magnitud no creo que de esa manera la puedas manejar, y el impacto psicológico ¿dónde queda? No digo que este mal, solo digo que le falta ciertos ajustes para tener un argumento de valor. Gracias

¿Quieres dejar un comentario?