El profesor

—Decime en dónde están, ¡maldito hijueputa! ¡¿Dónde están?! ¡Hablá ya o te vuelo la cabeza! —¿Usted cree que esa arma me asusta, inspector? ¿Cree que eso hará que le diga lo que quiere? No sé por qué se altera tanto. Debería agradecérmelo, porque yo simplemente me he encargado de hacerlo…

Sigue leyendo →