LGBT [4]

Mis padres siempre me dijeron que era lo correcto, que había hecho lo correcto. Geoff era mi hermano menor y lo amaba. Él me amaba. Hacíamos todo juntos y era mi mejor amigo. Jugaba cualquier juego conmigo, incluso si era algo «femenino» que los chicos no debían hacer. Esto fue…

Sigue leyendo →

“A” es por Agujas

En el día que nací, casi muero por desangrado. Fui propulsada a este mundo cabalgando una ola de chorro arterial que empapó de rojo la camilla de hospital, tez mortalmente pálida por debajo del barniz de la valiosa sangre de mi madre. Le solicitaron una transfusión de emergencia a mi…

Sigue leyendo →

Lo que queda de Jesús

Siempre he hecho demasiadas preguntas. Desde que tenía tres años, mi pobre padre tuvo que aguantar una descarga de ametralladora de la pregunta «por qué» siempre que yo encontraba algo nuevo o interesante. ¿Por qué los patos tienen picos en vez de bocas como nuestro gato, Milo? ¿Por qué las…

Sigue leyendo →

Cuando tenía cuatro años, podía ver hadas

Eran diminutas —no más grandes que la última coyuntura de mi dedo meñique— y translúcidas —sus órganos eran visibles a través de su carne glassine—. A veces revoloteaban por encima de mi cabeza con sus alas finas, y a veces bailaban entre los racimos de flores, moviendo sus bocas para…

Sigue leyendo →

El precio del azúcar

Cuando era niña, si me hubieses preguntado lo que quería ser en un futuro, «artista famélica» ni siquiera hubiese estado en mi lista. Más probablemente, te habría dicho «un dinosaurio» o «una astronauta» —y luego, cuando me diera cuenta de que los niños no se podían convertir en dinosaurios y…

Sigue leyendo →