¿Hay escape? Cap. 2

Tiempo de lectura: Cerca de 3 minutos.

https://creepypastas.com/hay-escape-cap-1.html  …

 

… Colgué la llamada, estaba decidido en encontrar a cada uno de mis amigos, principalmente con Rebeca. Salí al balcón mirando hacia el horizonte, imaginando cual sería el camino más corto y a la vez cómo cruzar la calle sin caer a mitad de camino; en fin, ya tenía mi plan listo, pasaría por la tienda en busca de recursos y luego me dirigiría hacia la casa de Rebeca lo más desapercibido posible.

 

Salgo a la calle, atemorizado, armado de un bate, una escoba y mi gato el Sr. Morris, no dejaría a mi gato solo en casa… Quizás sirva de proyectil contra zombie. Miro hacia ambos lados…

 

-Ningún fiambre ambulante a la vista – Mi mente respondía con inocente personalidad.

 

Corro apresuradamente por detrás de los autos a media gatas. Finalmente logro llegar a la tienda sin peligro alguno, ver manchas de sangre en el piso no eran buenas señales… Allí en el fondo estaba observándome con su mirada perdida una de esas cosas. Su cara tenía expresión de sufrimiento, su piel tenía un tono verde putrefacto, tenía varias mordidas y cortaduras alrededor de todo su cuerpo y sin duda yo era su presa.

 

Sin esfuerzo alguno suelta su pierna a medio comer y empieza a caminar lentamente hacia mí, fue entonces cuando saque mi bate y esperé a que llegara a una posición favorable; de repente su mirada cambió, se había percatado de la situación y saltó por encima de las góndolas desapareciendo de mi vista…

 

-Jodido zombie – Se habrán dado cuenta que mi odiosa mente infantil no cae en la realidad.

 

Me arrinconé en una esquina con la inútil idea de que alguien llegaría a mi rescate. Pasaron los minutos y no me atrevía a salir de allí. Una lengua larga se prende a mi brazo tirando y tirando hacia una zona oscura del lugar, solo podía oír gemidos. Luchaba por sobrevivir, quizás lo suficiente para motivarlo, así es, como su único momento de NO inutilidad absoluta el Sr. Morris corta la lengua con sus sagradas garras, no tardé en recuperarme y llevarme lo máximo que encontré de camino a la salida de la tienda, no pude contener las lágrimas y sin perder el tiempo me dediqué a llegar a casa de Rebeca.

 

Estoy cansado, la casa de encuentra a una cuadra, ya no tengo mucho armamento, la última vez que vi mi bate lo deje incrustado en la cara de mi vecino Raúl… Exhausto pude ver una patrulla de búsqueda de sobrevivientes… No se alegren, todos estaban destrozados, degollados, sin piernas o simplemente partidos a la mitad; no podía olvidar sus caras de sufrimiento, querían salir de aquella horrorosa situación. De buenas encontré un arma cargada y balas extras, espero llegar pronto…

 

Llegue a casa de Rebeca sano, ella bajo a abrirme rápidamente y nos encontramos en un fuerte abrazo emotivo… Subimos a su departamento y me sorprendí rotundamente al ver a Miguel allí sentado esperando por el reencuentro. Los 3 sabíamos que quedarnos aquí sería inútil, iremos en busca de Willy y Martu.

 

-¿Alguien tiene un plan? – Pregunta con su odiosa voz de Friki Miguel…

 

-¿A qué te refieres con un plan? ¿Acaso no ves qué Frank acaba de llegar? – Exclama Rebeca apoyándose en mi hombro..

 

Lamentablemente Miguel tenía razón, no podríamos quedarnos aquí sin hacer nada. Los recursos escaseaban y el pasar de las horas se hacía cada vez más lento.

 

-Solo habría un lugar en el que una chica linda y moderna como Martu podría estar… – Rebeca orgullosa de su descubrimiento.

 

Los 3 asentimos, no habría otro lugar en el que se encuentre Martu que no sea… El centro comercial.

No teníamos la menor idea de como llegar allí pero debíamos hacerlo de todos modos. No tan solo encontraríamos probablemente a Martu, sino que también encontraríamos la suficiente cantidad de recursos para sobrevivir. Rebeca ofreció su camioneta y armas tales como: Cuchillos, Escobas, Navajas, Sartenes, Molotovs (Gracias Miguel por leer tus guías de zombies), mi pistola y al Sr. Morris.

 

Llegamos a la camioneta sin problemas, yo ya me había encargado de varios zombies cuando intentaba llegar a casa de Rebeca; y arrancamos el motor. El camino fue largo y sangriento, durante el recorrido vimos 5 suicidios y 10 asesinatos zombie; pero al llegar al centro comercial fue duro ver que nuestra amiga, Martu, tenía la cabeza completamente atravesada por una reja del Centro, su cuerpo tenía el aspecto de un zombie por lo que muerta ya estaba lo que nos daba un indicio de que alguien esta luchando por su vida allí dentro…

 

 

Espero que hayan disfrutado de esta segunda parte de «¿Hay escape?» pronto vendrá el cap. 3 y ¿podrá ser el final de esta historia?

Creación propia

Federico

Please wait...

6 comentarios de “¿Hay escape? Cap. 2”

  1. Lo se, en esta parte le di hasta un toque mas humorístico para dar a conocer al personaje un poco mas y en los capítulos 3 y 4 dedicarme bien al terror, gracias por el comment

  2. :cerealguy: Mi critica, sinceramente me agrado mas esta parte que la segunda, aunque es cierto hay partes que carecen un poco de lógica y no me refiero a que la situación este mal sino, a que no explicas lo suficiente. Pero a mi me agrado y creo que esta historia es mejor si la sigues escribiendo a que la termines… vamos en las aventuras zombis se puede hacer cualquier cosa, claro no fuera del contexto… te daré 5/5 por que me dio ganas de seguirla, últimamente hay muchas historias… pero seguiré mas de cerca esta. Lo del centro comercial me recordó a Left 4 Dead 2.
    Apropósito ¿y el Sr. Morris donde esta? ¡JA! mi gato hubiera dejado que me comieran
    :yaoming:

  3. :DD Amoo tu historia…. hahahah Sr.Morris Pobre aun no se da cuenta de que es un arma 😛
    Ahora mismo voy por la 3 espera mi comentario y aun sigo insistiendo buenisima 5/5 en esta y la primera.

Responder a alan Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.