Cosas enfermas, creada por gente enferma para personas enfermas

El Internet se ha convertido a lo largo de los últimos 10 años en un arma de doble filo. Encuentras información fácil y rápido en un instante, pero a la vez con la misma facilidad puedes cambiar la información a tu gusto, es por eso que es importante saber en donde buscar. Puedes ver como una familia se divierte en un fin de semana y ver lo contento que están sus rostros,  pero a la vez puedes ver como esa misma familia es asesinada.

En el Internet puedes ver alegremente una serie para niños y ver como fácilmente gente enferma corrompe la imagen para crear historias de gore, cosas inauditas y contenido sexual, convirtiendo algo tan simple como una serie para niños en algo pervertido y nefasto.

Un día, cualquier día, no importa realmente el día, veía como cualquier observador y curioso, cosas extrañas, curiosidades, algo que me quitara el aburrimiento, hasta que descubrí el creepypasta. Era la esencia pura de lo antes descrito, gore, sangre y en ocasiones contenido sexual se presentaba en aquellas historias como algo normal. Aun así lo hacía interesante.

Con el tiempo las historias perdieron originalidad, ya no se sabía que inventar, hace mucho que cruzaba el límite de la exageración y empezaba a ser aburrido. me dejó de interesar en lo absoluto.

Las historias de creepypasta me dieron un punto mas oscuro del Internet, un punto desconocido que de alguna otra forma conocería.

Desconecté el ordenador, me levanté de la silla, dirigí un vistazo a la habitación de mi hermano. Estaba contento riéndose de viñetas y chistes que encontrabas en las páginas de facebook, fue cuando empecé a recordar todas esas historias, donde la mutilación se veía muy seguido, la mínima risa de idiota me provocaba ira y ganas de hacerle lo mismo que en cualquier historia, sólo que mas real y entretenido.

El cuchillo estaba en la cocina, mi madre estaba dormida y mi padre aun no regresaba del trabajo, tal vez si lo asesinaba rápido no escucharía nadie, pero no disfrutaría el momento, no escucharía su lloriqueo mientras me dice: “No, por favor hermano, no lo hagas.” Era mejor dejarlo así.

Subí al segundo piso donde se encontraba dormida mi madre. Odio sus ronquidos, se escuchaban sus putos ronquidos desde la escalera, por suerte el veneno para ratas estaba a lado de la tele, podía meterselo a la boca y callarla de una vez, sin embargo, ¿qué le diría a mi hermano? “Mate a nuestra madre y ahora me fugaré antes matandote a ti”. No. Sería muy estúpido, aunque de alguna forma saliera sin que mi hermano me escuchara, una vez que encontraran el cadáver sospecharían de mi y no tendría a donde ir. Si me quedará sería difícil enculpar a mi hermano, sólo a estado ahí en el ordenador durante todo el día y su historial lo revelaría.

El tiempo, el lugar y las condiciones estaban en mi contra, por lo que dejé la idea de asesinarlos.

No sabía que hacer para calmar mi sed de sangre, me restregaba la cara contra el espejo si saber que hacer. Lavé mi cara y una vez que abrí los ojos mi sorpresa fue que había un problema, en el espejo estaba yo, con los ojos negros y la pequeña pupila que era visible era de color rojo. Susurró unas palabras que entendí como. “asesinalos”. Volví a frotar incrédulo los ojos para asegurarme que no era una ilusión, volvió a susurrar “asesinalos” solo que mas claro “asesinalos”, volvió a susurrar y con una gran sonrisa en el rostro que de igual forma imité.

Mi uso de la razón volvió después de unos segundos y como acto involuntario me fui del baño, en mi cabeza repetía “sabes que lo deseas” y yo ignoraba las peticiones de mi enferma mente. Como una pesadilla echa realidad vi la misma persona que en el espejo, sin darme cuenta traía un cuchillo en mano y la representación de mi repetía “hazlo, sabes que lo deseas”. Como un blanco hostil le clave el cuchillo lo mas fuerte que pude y bajé lo mas rápido que pude.

En el primer escalón estaba la misma figura y me dijo “ya lo haz echo una vez, ¿por qué no dos?” Sin pensarlo y mas bien por un acto reflejo le clavé el cuchillo en el ojo, se me acercó y con la misma sonrisa me susurró “bien, ahora ve hacía la puerta.”

No como un acto de obediencia si no de supervivencia abrí la puerta y accidentalmente le clavé el cuchillo. No quería matar a mi padre, solo fue algo accidental. me dijo con lágrimas en sus ojos “¿por qué?” No respondí.

Antes de siquiera huir eche una mirada atrás y mi hermano se encontraba muerto en la escalera, atemorizado e incrédulo de lo que hice subí por la escalera y al fondo encontré a mi madre muerta. Me mostré indiferente esta vez.

Como acto reflejo fui al baño y me lavé la cara, al abrir los ojos me encontré con el mismo ser y me dijo: “¿Por qué no mejor 4?” A lo que respondí. “Entre mas mejor” y ambos sonreímos.

bloody_mary_by_darkshadowmagus

 

 

Imagen de perfil de Manuel

Creación propia

Manuel

Rating: 9.08. From 12 votes.
Please wait...

2 thoughts on “Cosas enfermas, creada por gente enferma para personas enfermas”

¿Quieres dejar un comentario?