Una verdad inesperada

Después, me encuentro con las ansiadas escaleras hechas de piedra, que por su apariencia, cualquiera sabría que eran muy antiguas.

La oscuridad era tal que la antorcha que sostenía era el equivalente a una cerilla. Estaba decidido a bajar pero no sabía qué encontraría ahí.

Un olor pútrido y pestilente comenzó a emanar, seguido de un aroma de azufre que parecía venir de un volcán; hacía un calor horrible, tal era este que el sudor escurría por mi ropa. De repente, una luz brillante apareció de la nada iluminando lo que la antorcha jamás hubiese podido iluminar. Fue cuestión de segundos para que la luz extraña extendiera su singular brillo dejando ver lo mórbido, tétrico y horripilante de la habitación.

Las formas, estatuas, instrumentos y hasta altares en honor a los más malignos y diabólicos dioses del inicio de la vida en el universo que ahí se apreciaban dejaban poco a la fe y el entendimiento. Después de observar mejor, todo tenía sentido… Las cruces, las velas, los ruidos… las supuestas figuras que mi subconsciente, creía yo, imaginaba. Ahora sabía que algo me perseguía y me llamaba a ese lugar, a esa habitación. Todo era para por fin llegar al final de mis alucinaciones.

En una de las paredes se podía leer: «Salve ad mortem» escrito con fluidos corporales mixtos que dejaban, en comparación, a un cadáver putrefacto oliendo a dulces rosas frescas bañadas con el rocío matutino.

No podía creer que todo este lugar estuviera bajo la influencia de aquello… Había algo más, una entidad prohibida para todo religioso y creyente que dejaba en infantil a nada menos que al mismísimo Lucifer, Príncipe de las Tinieblas.

Aquello tenía una apariencia asquerosamente semihumana, como si de un híbrido hombre-bestia se tratara. Sus ojos, enteramente rojos, en cuencas saltonas, magulladas y siniestras, dejaban rebosar toda maldad de su interior. Su piel húmeda, cubierta de escamas de un color entre verde y negro asemejaban a una pesadilla. Su cuerpo, una aberración a todo lo conocido, contaba con garras, un par de patas, tenazas, una cola como si de una iguana de gran tamaño se tratara y un par de alas cubiertas con fuego más rojo y las llamas más ardientes que las del Infierno. Todo para dejar ver una gran y enorme boca dotada de desgarradores dientes filosos como espadas.

Lo único que puedo recordar perfectamente de tan semejante y atroz día fue la forma con que eso se comió un pobre cachorro, no sin antes haberle volteado la piel y extirpado salvajemente sus globos oculares. La sangre brotaba y las entrañas caían, todo mientras eso se alimentaba. Sonidos espeluznantes de como la carne era cortada y masticada por sus afilados dientes retumbaban en todo el interior de ese calabozo.

Se percibía la maldad de la criatura sin tener que verla, para mi sorpresa, la criatura no se acercaba, solo se quedaba inmóvil, estática, siguiéndome con la mirada. Armado de valor, en un desesperado intento de terminar con todo, recogí una piedra del suelo que tenía cerca y la lancé hacia la cabeza de aquello; cuál sería mi asombro al ver que en lugar de dañar a la bestia, o siquiera provocarla, la piedra cayó dando como resultado una ruptura en lo que ahora me daba cuenta, era un espejo… Cientos de pedazos cayeron y dejaron ver solo un muro más, desapareciendo así a la bestia… por ahora.

Imagen de perfil de Alexander

Propio

Alexander

Rating: 8.13. From 56 votes.
Please wait...

1 thought on “Una verdad inesperada”

¿Quieres dejar un comentario?