Una manzana al día

¿Alguna vez has escuchado la expresión Comer una manzana al día mantendrá lejos al doctor de su casa? La mayoría asume, sin temor a equivocarse, que simplemente es un refrán fácil de recordar remarcando la necesidad de alimentar bien a los pequeños. Pero el dicho no se originó debido a un recordatorio inofensivo. Fue creado cuando la Fiebre Del Oro estaba en su juventud, en un pequeño pueblito donde la comida escaseaba y ni se diga el dinero.

En Agosto, cuando una mala sequía golpeo en el pueblo, una serie de sangrientos asesinatos empezaron irrumpir la tranquilidad de aquel. Cada noche, una casa seria asaltada, y cualquiera que que viera al intruso seria rapida y brutalmente abatido. Nunca se robaban nada, salvo por las sobras de comida.

Al cabo de dos semanas, el tendero local puso unas cuantas manzanas y un vaso de leche en la plaza del pueblo. Entonces el se escondió en la torre de la iglesia, esperando vislumbrar a cualquiera que llegara. Luchando contra la fatiga, el tendero espero por cualquier señal de vida en la plaza.

A medianoche, fue recompensado por una escalofriante visión; un hombre, cargando una bolsa llena de aburridos instrumentos metálicos, vistiendo vendas de paño de pies a cabeza, entro en su rango visual.

El se detuvo cuando vio la leche y las manzanas, y miro a todos lados, como si buscara al que se atrevió a frecuentarlo. Cargado de miedo, el tendero se agacho quedando fuera de su vista, quedándose en esa posición hasta el amanecer.

El extraño hombre solo tomo una de las manzanas, y ni siquiera toco el vaso de leche. Ninguna casa fue asaltada, y nadie fue asesinado. Por décadas, el pueblo continuo dejando una manzana o dos durante la noche, incluso cuando cada una de las manzanas dejo de desaparecer…

Please wait...

17 comentarios de “Una manzana al día”

  1. Tienes un buen argumento, pero pienso que te faltó el climax de la historia, la parte del miedo que te deja pensando y también te faltó el doctor XD

¿Quieres dejar un comentario?