Ubloo

Tiempo de lectura: Cerca de 17 minutos.

Ubloo ganó como la tercer mejor historia enviada en el mes de julio, 2016.


En mi vida pasada fui psiquiatra, y joder, uno bastante bueno.

Es difícil decir lo que hace a un psiquiatra bueno en lo que hace. En mis primeros años gané mucha experiencia en el negocio, y, no mucho después, casi tuve más clientes de los que podía manejar. No estoy diciendo que un suicida que entrara a mi consultorio tendría la vida resuelta en un día, pero mis clientes confiaban en mí, y yo realmente sentía que los ayudaba. Me volví altamente recomendado, y el costo de mis consultas subió también, así que estaba acostumbrado a pacientes de «alto nivel».

No estoy seguro de cómo los Jennings me encontraron, pero supongo que fueron dirigidos en mi dirección por sus previos psiquiatras, ya que muchas veces ese es el caso; alguien entra a tu oficina y, por cualquier razón, eres incapaz de ayudarlo, así que tienes que hacerle algunas remisiones.

Un día recibí una llamada de Gloria Jennings, una señora de dinero dueña de varias propiedades, que quería que tratara a su hijo Andrés. Al parecer, ningún psiquiatra del estado hasta ahora había podido tratar el caso del muchacho, y yo era su última opción.

Andrés era el típico drogadicto, lo suyo era la heroína. Como cualquiera en mi campo, puedo decirte que tratar a este tipo de personas es un dolor de cabeza; si no están sobrios, estarán drogados y no se podrá razonar con ellos.

No lo hubiera tratado de no ser porque la señora Jennings me ofreció el doble de la cantidad que yo normalmente cobraba; no podía negarme. Fue la peor decisión que he hecho en mi vida.

Conocí a Andrés un lunes en la mañana. Por experiencia, sé que los de su tipo se retrasan en sus citas, en el mejor de los casos ni siquiera aparecen y tienes una hora libre, pero Andrés llegó quince minutos antes.

Ciertamente, parecía todo un heroinómano. Bolsas bajo los ojos, cabello desordenado y barba descuidada. Parecía tener alrededor de veinte años, era alto e inexplicablemente delgado, llevaba puesta ropa muy holgada que solo acentuaba aún más su delgadez.

Le di la bienvenida a mi oficina y le ofrecí asiento. Se sentó y empezó a frotarse las manos y a explorar la oficina rápidamente con sus ojos; se veía ansioso.

Por mi privacidad, me referiré a mí mismo como doctor A.

—Así que, Andrés, soy el doctor A. Cuéntame un poco de ti.

Por primera vez me miró a los ojos. Vaciló por un momento y después habló.

–Mire, esta es la octava o novena vez que empiezo con rodeos, así que solo iré al grano. Mi mamá probablemente le dijo que uso drogas, y así es. Uso heroína y cocaína si puedo obtenerlas.

Abrí la boca para preguntarle si alguna vez las usa ambas al mismo tiempo y explicarle lo peligroso que es combinarlas, pero se me adelantó.

—No, siempre las uso separadas, no soy idiota —dijo.

—No pienso que seas idiota —mentí—. He conocido a muchos en tu situación, créeme.

Andrés no paraba de mirarme. Le hice la obvia siguiente pregunta.

—¿Por qué consumes?

—Bueno, las noches que no quiero dormir, uso cocaína —dijo mirando al suelo y frotando sus manos—, y las noches que no quiero soñar, uso heroína.

—Perdona, ¿las noches que no quieres dormir usas cocaína? —pregunté, solo para asegurarme.

—Correcto, doctor —dijo, volviendo su mirada hacia mí.

—¿Por qué no quieres dormir, Andrés?

—Porque no quiero ver a Ubloo —respondió (pronunciando «ublu»), registrando mi reacción a esa palabra.

—¿Quién es Ubloo? —pregunté curioso.

Suspiró.

—Ubloo es un monstruo que veo en mis sueños a veces, él los controla.

—¿Cómo es que Ubloo controla tus sueños?

—Bueno, no sé si su nombre realmente sea Ubloo o si así se llame, pero es todo lo que dice. Y sé que controla mis sueños porque toda la mierda que pasa en ellos cuando él está ahí, son cosas que nadie soñaría nunca —dijo, separando sus manos y cerrándolas, poniéndolas en su regazo.

Empezaba a ponerse interesante. Decidí ir un poco más lejos y hacerle la pregunta entrometida.

—¿Y qué tipo de cosas has soñado, Andrés?

—Mire, no estoy loco. No voy y me drogo para alucinar y soñar esa jodida mierda. Yo solía ser un atleta a punto de graduarse con el mejor promedio antes de que esta cosa empezara a joderme —respondió, visiblemente enojado.

—Yo no creo que estés loco —mentí, de nuevo.— Si pensara eso, te hubiera tomado como otro caso perdido y simplemente te hubiera dicho que te fueras. Soy un psiquiatra, Andrés. Conozco a un loco cuando lo veo. —Esto pareció calmarlo un poco—. Pero tienes que entender —continué— que tengo que saberlo todo antes de hacer un diagnóstico de cómo ayudarte, así que lo preguntaré de nuevo: ¿qué tipo de cosas has soñado?

Lo vi relajarse un poco.

—Cosas terribles, las cosas más horribles que se pudiera imaginar pasándole a personas y cosas que amo —contestó mirando al suelo.

—¿Qué clase de cosas?

—Una vez…

Tragó duro:

—Una vez soñé que estaba encerrado en una jaula, en un sótano que jamás había visto, y había tres hombres violando y golpeando salvajemente a mi madre.

Esto me incomodó y vacilé un poco, y Andrés lo notó. Iba a perder su confianza.

—Continúa —dije de manera comprensiva.

—Ella me llamaba, y yo estaba llorando, y cada vez que ella berreaba y gritaba mi nombre pidiéndome ayuda, un hombre la golpeaba, y, a pesar de cómo sangraba, ella seguía llamándome, y ellos seguían golpeándola y violándola.

Abriré un paréntesis aquí y diré que la gente normal no sueña estas cosas. Sueños como este son raros incluso entre algunos psicópatas, y ahora empezaba a entender por qué Andrés había tenido tantos psiquiatras en tan pocos años. Estaba desconcertado, pero me las arreglé para seguir pareciendo profesional. En estas situaciones, es importante no perderse en los detalles y solo ir al grano.

—¿Cómo sabes que Ubloo estaba detrás de este sueño tuyo?

—Porque, al final de cada sueño, siempre lo escucho hacer ese puto sonido: «Ublu» —dijo imitando el sonido agudo, como de un animal pequeño.

—¿Y siempre escuchas ese sonido? ¿Así es como te das cuenta de que controló tu sueño?

—Siempre lo escucho. A veces también lo veo, pero solo por un segundo, y después despierto.

—Ya veo. ¿Podrías dibujar a Ubloo aquí, por favor? —le dije, acercándole un bloc de notas y una pluma.

Al principio se veía confundido, probablemente porque me estaba creyendo (según él) cada palabra que decía. Agarró el bloc y comenzó a dibujar. Miré mi reloj, habían pasado veinte minutos, no estaba mal. Volteé a ver a la ventana, el cielo era de un azul muy claro.

Escuché a Andrés dejar de rayar, y me volteé para recibir el bloc.

Aquella imagen era perturbadora. La cosa tenía un largo hocico colgando, como la trompa de un elefante con una lengua saliendo de este. Su rostro carecía de rasgos faciales, a excepción de dos largos ojos completamente negros que parecían verme directamente, apunto de salirse de sus órbitas. Tenía seis extremidades y un torso delgado. Estaba encorvado, las rodillas de atrás y de en medio estaban un poco por encima de su cuerpo, obviamente podía hacerse mucho más alto si quisiera. Sus pies eran circulares con seis apéndices saliendo de estos en todas direcciones, todas equidistantes unas de las otras. Las dos piernas delanteras eras notablemente más largas, y tenía solo dos dedos extremadamente largos en cada mano, ambos en las partes superiores de las manos y en la misma dirección.

Un escalofrío recorrió mis hombros. No tenía ninguna característica peligrosa, como dientes o garras, pero aun así no podía evitar sentirme incómodo al examinarlo.

Salí de mi estado de hipnosis y volteé a ver a Andrés, quien me miraba fijamente. Creí que ya tenía mi diagnóstico.

—Bueno, Andrés, creo que ya sé lo que está pasando.

No parecía aliviado en absoluto.

—¿Ah sí? —dijo, monótono.

—Sí, creo que lo que ocurre es que tú tienes sueños lúc…

—Sueños lúcidos, sí, yo pensé lo mismo —interrumpió—. Usted piensa que tuve alguna pesadilla traumática de esta cosa y ahora, cada vez que tengo sueños lúcidos, inconscientemente meto a esta cosa en mi mente, lo que provoca que se dé un escenario traumático antes de yo siquiera pensarlo.

Raramente en mis diez años de carrera me habían dejado sin palabras. Andrés me miraba con una sonrisa satisfecha, como si él supiera que eso era exactamente lo que yo iba a decir.

—Se lo dije doctor, no soy idiota. Investigué todo sobre esto cuando empezó a pasarme. Es por esto que empecé a usar drogas, aprendí que los opioides pueden suprimir los sueños lúcidos y, al principio, lo hicieron, pero eventualmente halló una forma de seguir ahí, y entre más consumía, más duro luchaba por volver, así que traté de usar cocaína para mantenerme despierto, pero descubrí que no dormir solo lo hacía peor. Me mantenía despierto durante mucho tiempo, y empecé a tener microsueños; no sabía si estaba despierto o si estaba en un sueño, y él debió saberlo. Cuando apenas empezaba, todavía podía distinguir vagamente si era un sueño. Todos eran difusos a mi comprensión, pero cuando tenía cabezadas, los sueños eran increíblemente vívidos. Él aprendió, doctor A., él aprendió que yo tenía más miedo de tener cabezadas, y desde entonces ha hecho cada sueño tan nítido como esos.

Honestamente, no sabía qué decir. O Andrés estaba completamente loco, o era tan inteligente que estaba incubando su propia sanidad.

—¿Cuándo fue la primera vez que soñaste con Ubloo?

—Fue justo después de la muerte de mi padre —dijo, mirando al suelo—. Se suicidó, puso una bala en su cráneo cuando yo tenía diecisiete. La noche después del funeral, soñé que estaba parado sobre su tumba mirando al pasto. Fue normal por un momento, pero después lo escuché, lo escuché gritar desde el suelo pidiendo ayuda, pidiéndome que lo desenterrara, pero yo no me podía mover, estaba congelado. Me quedé ahí y lo escuché retorcerse con fuerza en su ataúd, tan fuerte que el suelo cimbraba y yo escuchaba sus gritos de pánico y agonía, pero yo no me podía mover. Y luego lo escuché: «Ubloo», y desperté.

Me quede ahí viéndolo durante un largo rato.

Aunque el hecho de que él mismo haya descartado la posibilidad de tener sueños lúcidos era sorprendente, no es inusual que los jóvenes relacionen un evento traumático con algo imaginario para poder comprender mejor lo que está pasando.

Empezaba a seguirle el paso de nuevo. Hice la última pregunta.

—¿Cuándo fue la primera vez que viste a Ubloo, Andrés?

Vaciló por un instante, pero después empezó a hablar.

—Una vez soñé con mi perro Buster. Yo estaba parado detrás de una cerca altísima, y era solo un niño, así que no podía treparla. Buster estaba del otro lado de una carretera concurrida, solo sentado ahí, viéndome, y de alguna manera sabía que iba a tratar de cruzar la carretera para verme, y sabía que no lo lograría. Corrió hacia la carretera y un carro lo golpeó instantáneamente; yo lloraba y gritaba y veía que el carro no se paraba, solo seguía andando. Buster estaba ahí tirado, sangrando y chillando. Lo vi intentar pararse y arrastrarse hacia mí, pero, al instante, llegó otro carro golpeándolo de nuevo. Me rompía el corazón y no paraba de gritar. Siguió ocurriendo, y yo seguía mirando cómo pasaba carro por carro, aplastando los restos destrozados de Buster. Era interminable. Y después lo escuché, justo en mi oreja: «¡Ubloo!». Me di la vuelta y ahí estaba, a solo centímetros de mi cara, sus enormes ojos negros viéndome, y después desperté.

Andrés estaba temblando, se veía que estaba a punto de quebrarse. Tenía que dejar de presionarlo.

—Muy bien, Andrés, creo que es un buen momento para parar por hoy.

Me paré de mi asiento y fui a mi escritorio por mi bloc de prescripciones. Andrés me miraba ansioso.

—Va a… ¿Va a darme algo para pararlo? —dijo.

—Por ahora, voy a darte algo para suprimir tus sueños. Hasta que pueda diagnosticar de dónde vienen, es importante que tengas una buena noche de descanso para ayudar a aclararte la mente. Te estoy ayudando para que me ayudes a ayudarte ¿entiendes?

—Sí, entiendo, gracias. ¿Tienen drogas para suprimir los sueños?

—Bueno, técnicamente no. Hay una nueva droga llamada ciproheptadina, que se usa en pacientes con fiebres muy altas, pero uno de los efectos secundarios es la supresión de los sueños (pesadillas, específicamente), en especial sueños que se presentan por estrés después de episodios traumáticos.

Seguí escribiendo la prescripción en silencio y podía sentir los ojos de Andrés sobre mí.

—Pero no es un trastorno de estrés postraumático, es Ubloo.

—Yo lo sé, Andrés —mentí por última vez—, pero funcionará igual de bien al mantener a Ubloo alejado de tus sueños.

Esto lo atrapó. Estaba lleno de alegría, se levantó emocionado del sofá y no paraba de darme las gracias y de decirme que era el mejor doctor de todos, que al fin sentía que tenía una oportunidad de luchar. No podía hacer nada más que sonreír al escuchar sus palabras, supongo que es la razón por la que me quedé enganchado a este momento por tanto tiempo. Lo conduje hacia la puerta y le di un apretón de manos; me miró a los ojos, sonriendo por primera vez desde que lo vi, y salió de mi oficina.

Esa sería la última vez que vería a Andrés Jennings con vida.

Pasó una semana, y el siguiente lunes Andrés no se presentó. Normalmente, yo estaría aliviado, le diría a mi secretaria que saldría por un café y me la pasaría a gusto el resto de la hora; pero no podía evitar pensar en Andrés.

Me había quedado pensando en esos sueños suyos desde que se fue, y, para ser honesto, realmente estaba esperando tener noticias de él y de su situación.

Salí de mi oficina y le dije a mi secretaria que saldría afuera y que cancelara mi siguiente cita. En mi mano tenía el recibo de mi única y última sesión con Andrés, que apuntaba su domicilio. Estaba quedándose en un apartamento del que su madre era dueña, justo en las fueras de la ciudad. Eran aproximadamente quince minutos en coche de mi oficina a su casa. Por casualidad, conseguí entrar a la puerta principal del edificio, ya que alguien justo iba saliendo del complejo. Encontré su nombre en el directorio, había sido escrito recientemente, por lo que Andrés no debía de tener mucho tiempo viviendo ahí; de hecho, su madre probablemente lo instaló ahí para estar más cerca de mi consultorio y facilitar su llegada.

Se encontraba en el último departamento del primer piso; caminé el largo pasillo hasta que finalmente paré en su puerta. Vacilé por un momento y recapacité lo que estaba haciendo, pero mi curiosidad era mayor, así que golpeé la puerta fuertemente tres veces.

No había respuesta. No había sonidos de movimiento adentro. Después de escuchar por un rato, volví a golpear la puerta, esta vez más fuerte.

—Andrés, soy el doctor A. ¿Podrías abrirme la puerta, por favor?

Nada. Traté de girar la perilla de la puerta y, para mi sorpresa, giró por completo. Sentí el peso de la puerta aligerarse y supe que estaba abierta.

No puedo decir cuánto tiempo me quedé ahí, con la perilla en la mano, pensando, pensando en cómo se veía aquella situación por fuera; un doctor se permite entrar en el departamento de su paciente. El doctor encuentra a su paciente drogado, o en una peligrosa sobredosis de heroína. Pero, posiblemente, también sobredosis de la nueva droga que le prescribió el doctor mismo hace tan solo una semana.

Dejé de divagar y tomé aire al abrir la puerta lentamente.

Lo primero que noté es que las persianas estaban cerradas y no había luz, salvo por una lámpara que alumbraba tenuemente. Olía rancio y el ambiente se sentía muy encerrado, como si no hubiese ventanas en el departamento. En una pequeña mesa habían jeringas y cucharas junto a unas bolsitas pequeñas de plástico vacías.

Caminé por la sala de estar, no había señales de Andrés. Había un pasillo justo detrás de la pared donde estaba el sillón. Tomé mi celular y prendí la linterna. Caminé lentamente por el pasillo, tratando de hacer por alguna razón el mínimo ruido posible, con el corazón latiéndome en los oídos. Había una puerta entreabierta justo a mi izquierda. Cuidadosamente, alumbré dentro de la habitación; era el baño. Medianamente sucio, nada que no haya visto antes. No habían señales de forcejeo ni vómito en el retrete, nada que pudiera indicar una sobredosis.

Dejé salir un pequeño suspiro de alivio y seguí mi camino por el pasillo. Solo había una puerta restante, al final del pasillo. Estaba entreabierta también, una puerta blanca con perilla plateada. Traté de buscar entre la oscuridad un interruptor. Aquellos apartamentos eran viejos, el interruptor debía de estar en el cuarto de Andrés, detrás de su puerta.

Hacer aquello no se estaba poniendo nada fácil, y tragando mi saliva llena de nervios, comencé a caminar con sigilo hacia su puerta. Cada paso se sentía como un kilómetro, mis pies se sentían torpes y mis piernas pesadas. Para cuando llegué a la puerta, sentí que había pasado una hora.

Me quedé aquí parado, solo viendo la puerta, hasta agarrar la perilla, levantar mi mano y golpear mis nudillos contra la puerta.

—¿Andrés? —pregunté mientras golpeaba.

La puerta se inclinó ligeramente hacia dentro.

A través de la abertura de la puerta pude notar el contorno de una persona, y abrí la puerta completamente.

Andrés estaba sentado en el suelo, apoyado en la pared. Su piel pálida y blanca, sus ojos verdes viendo directamente a la puerta por la que acababa de entrar.

Me quedé en shock. Era la primera vez que veía un cadáver fuera de su ataúd. Se veía tan vacío, sin vida. Noté sangre en la alfombra, sus uñas estaban esparcidas y ensangrentadas alrededor del suelo. Mi vista se nubló y todo a mi alrededor parecía temblar.

No sé cómo logré tantear la pared y encontrar el interruptor. Lo encendí, y luego lo vi:

«EL FIN ES EL COMIENZO».

Las letras estaban profundamente talladas en la pared al lado de él. Justo después de leer aquello, un olor penetrarte chocó contra mis sentidos, un olor pútrido y repugnante. En ese instante, caí en cuenta; hasta ese momento, todo lo veía como algún tipo de ilusión, pero me di cuenta de todo lo que estaba pasando vívidamente y sentí las náuseas más asquerosas que he sentido en toda mi vida.

Corrí a toda velocidad al pasillo y vomité al instante. Estaba encorvado aún vomitando cuando una anciana de unas puertas más adelante abrió la puerta, y al verme se llevó la mano a la boca sorprendida.

—¡Llame a emergencias!—le grité

La escuché dar un portazo y correr adentro de su departamento. Yo traté de llegar al vestíbulo, parando cada tanto para tomar aire. Mis mareos eran insoportables, no podía creer lo que estaba pasando.

Cuando llegaron los paramédicos, lo declararon muerto en la escena. Debieron de estar acostumbrados a este tipo de cosas, porque no parecían estar afectados en absoluto.

Declaré ante la policía y les dije que era un paciente mío y que pasé a checarlo. No parecían sospechar de mí, y me dijeron que si necesitaban algo más me llamarían. Les dejé mi tarjeta de presentación y caminé hacia mi carro.

Mientras arrancaba, vi un carro derraparse velozmente en el aparcamiento y a una mujer salir de él. Era la señora Jennings. Corrió hacia la entrada, unos oficiales la detuvieron y ella lloraba a gritos.

—¡Es mi bebé! ¡No, por favor, Dios, no! —gritaba desconsolada.

Forcejeaba con fuerza contra los oficiales. Miré la escena lo poco que pude soportarla y manejé hacia la avenida. Paré en la licorería, compré una botella de whisky y manejé hasta mi casa.

Me senté en el sillón y bebí en silencio por un largo tiempo. Después de un rato, prendí la tele en el canal de deportes y pedí algo de comida, pero cuando llegó no conseguí comer ni un bocado. Tenía una sensación muy extraña, tenía un vacío en el estómago y me sentía enfermo.

Para cuando me terminé la botella, se estaba haciendo tarde. Me puse de pie y caminé hacia mi habitación. Me quité los zapatos y me eché en el colchón.

Estaba ahí, recostado, pensando en Andrés, en su cuerpo pálido y sin vida arrinconado en la esquina del cuarto, viéndome fijamente con sus ojos verdes, sobre su último mensaje, «El fin es el comienzo», retumbando en mi cerebro que trataba duramente de comprenderlo.

Mis pensamientos se ralentizaban y mis párpados se hacían más pesados. «El fin es el comienzo» resonaba en mi cabeza, una y otra vez. Estaba a punto de quedarme dormido cuando lo escuché.

De ningún lado y de todas partes a la vez.

Afilado como navaja, suave como el agua.

«¡Ubloo!».

Ubloo

Please wait...

7 comentarios de “Ubloo”

  1. No entendi bien lo que creo es que despues de la cita con andres vino obloo y le hizo esa pesadilla y el otro posible es que todo fue una pesadilla de ubloo

¿Quieres dejar un comentario?