Souvenir

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

La noche reina. La luna irradia su blanquecina luz sobre los techos de los hogares. Una temperatura agradable, ideal para disfrutar de un largo sueño. Apenas se escucha el zumbido de un molesto mosquito en tu habitación. Estás atento mirando al monitor de tu computadora, leyendo una de esas tontas historias de terror que no asustan a nadie. Tus padres, duermen. Tu mascota, afuera. Todo en su lugar, como en cualquier típica noche. O eso es lo que crees tú…

La armonía nocturna se interrumpe con una brisa que golpea las cortinas de tu habitación, y las hace temblequearse con energía. Te sobresaltas, no esperabas tal evento en el medio de semejante paz. Pero no es nada, retornas con tu computadora. Sin embargo, un sonido muy bajo cobra la atención de tus oídos. Sí, es casi imperceptible, pero lo puedes oír. Suena como si fuesen pisadas descalzas que se arrastran en un alfombrado. Reconoces ese ruido. Es del living de tu casa. Te piensas lo peor, algo o alguien está en tu casa. Sueltas la mano del mouse y diriges toda tu concentración hacia el sonido. Después de haberlo escuchado dos veces, parece que no hay señales que se esté repitiendo nuevamente. Tal vez hay algo liviano en el suelo del living que esté siendo movido por esta rara brisa del día de hoy. Vuelves a tus actividades virtuales, un poco afectado por los hechos. Continúas leyendo la historia. Vaya que se ha vuelto aburrida, decides apagar la computadora de una vez por todas. Mañana debes despertarte temprano. Acomodas las sábanas de tu cama. Un fuerte golpe en la pared, del lado de la calle, hace que casi te caigas del susto. Te aferras a tu cama, aterrado. A lo mejor era uno de esos borrachos que anda por las calles a cualquier hora. Sin embargo, la curiosidad mató al gato. Podrías asomarte por la ventana y asegurarte que el sonido fue lo que piensas que fue. Estás un tanto nervioso, asustado. La sugestión provoca que te imagines cualquier cantidad de cosas horripilantes y descabelladas. Pero, vamos, que más puede haber allí afuera. Alzas las blancas cortinas de tu habitación, para ver el exterior. Te asomas por la ventana. No hay ni un alma en toda la cuadra. Hasta parecía que ni los autos habituales estaban hoy allí. Observas de izquierda a derecha, pero no hay signo de vida alguno. Bueno, que más da. Debías dejarte de alucinar, o de exagerar las cosas, e irte a dormir de una buena vez. Finalmente, te recuestas y te tapas. Cierras tus ojos y pese a todo te duermes profundamente…

Un sexto sentido se activa en ti. Esa sensación de cuando hay algo intruso en el lugar. Te despiertas súbitamente. Intuyes algo cerca. Miras rápidamente hacia la ventana. No hay nada, sin embargo está abierta, y tú no la habías dejado así. Notas un extraño líquido en la blanca pared. Te alejas instantáneamente de allí, y te sientas en tu silla de la computadora. “¡¿Que demonios está pasando aquí?!” Te preguntas, asombrado y asustado. Continúas mirando, ahora con detenimiento, lo que hay en la pared. Era lo más similar a baba de caracol que había. Ahora sí algo andaba mal de verdad. Ni loco te animabas a asomarte nuevamente por la ventana. Reúnes coraje y abres la puerta de tu habitación. Un oscuro y desolado pasillo esperaba allá afuera. El interruptor de la luz estaba a un par de metros. Te acercas un poco y estiras tu brazo al máximo, consiguiendo con éxito la luminosidad que necesitabas para relajarte. Ahora el paisaje era más siniestro aun: se podía ver un camino, hecho del mismo líquido que había en tu pared, que terminaba en la habitación de tus padres. Tus piernas temblaron inquietas. Sea lo que sea que haya, ya entró en contacto con tus padres. Sigues el camino, mirando a tu alrededor para evitar llevarte una ingrata sorpresa. Consigues llegar a la puerta de la habitación. La puerta estaba entreabierta, y desde adentro algo emitía una tenue y amarillenta luz. Lentamente abriste la puerta por completo, y un desagradable y macabro panorama se presentaba ante ti: un ser, amorfo y horrible, de colores vivos, estaba al pie de la cama, mientras examinaba a tus padres, que seguían dormidos, con algún extraño instrumento que era el que emitía la luz. Cuando entraste, posó su mirada en ti. Tenía una mirada seca, que carecía de sentimiento alguno. Balbuceó unas palabras, en un idioma desconocido, y apuntó el objeto hacia ti. Usaste tus brazos para taparte, reflejo automático. Sin embargo, el objeto parecía que no te provocaba daño alguno. Es más, su espectro lumínico generaba una especie de relajación en ti. Te sientas lentamente sobre el suelo, sin quitarle de encima tus ojos al extraño visitante. Éste ahora construía una ligera sonrisa de satisfacción en su rostro a medida que observaba cómo te ibas durmiendo profundamente. Una vez dominado por aquella cosa, el ser se volvió sobre tus padres, que claramente también estaban poseídos por el artefacto de la criatura. Se aproximó hasta quedar a sólo algunos centímetros de distancia. Acercó sus extremidades, y con una brutalidad despiadada, y sin dudarlo ni un segundo, arrancó las narices y ojos de ambas personas. La sangre chorreaba entre las mantas. El misterioso monstruo guardó en una especie de caja redonda los órganos que había extirpado. Otra sonrisa se dibujó en su rostro, ahora más notoria y satisfecha que antes. Tenía lo que necesitaba. Emitió algunos sonidos más, o palabras, y de un violento salto, rompió la ventana y escapó, donde con otro de sus instrumentos se elevó hacia el cielo y desapareció de la faz de la Tierra.

El usuario que envió el post no ha proporcionado información sobre la fuente.

ramayaben

Joven escritor de creepypastas y cuentos de terror. Nacido en 1993, en la ciudad de Buenos Aires. Comenzó la escritura literaria en el 2010, con el cuento "La Batalla". Al año siguiente afirmó su pasión por el género de terror, y debutó con "La Mansión".

Rating: 6.69. From 68 votes.
Please wait...

22 comentarios de “Souvenir”

  1. A luna guta OwO. Débil decir que tienes buena habilidad para esto, quede atrapada en la historia. Felicidades nwn (pd: alguien me ayuda a saber como seguir a alguien aquí? ;A; es que no se)

  2. se que te esmeras para escribir esto y realmente es un excelente trabajo solo que el final no me ha terminado de gustar . gracias por leer perdón por mis faltas de ortografía este comentario no tiene ninguna intención de ofender

  3. Muy buena, me encanto, es muy atrapante.
    Cuando la estaba leyendo, de noche y con mis padres durmiendo y todo como lo describe, me asuste y comense a imaginar toda la hostoria como si me pasara a mi. 5/5

  4. Que buena historia, pero creo que el final es muy acelerado.
    Me hubiera gustado un poco mas larga y con mas detalles. Las buenas historias de extraterestres detallan mucho las cosas e instrumentos que estos usan ya que estas se basan en la imaginacion del autor (o la experiencia personal si es que se lo han raptado xD), pero eso me hubiera gustado leer una historia mas larga y con un poco mas de detalles.
    4/5 ya que al final no entendi el porque de el título.
    Saludos

  5. Yo me espere algo asi como… Que luego se acercaba a ti y te lamia y luego decia cosas a tu oido y luegoa unas manos pegajosas sLian del suelo y te tocaban y luego las majos te arrastraban a traves del suelo hasta un ligar oscuro y muy horripilante… Algo asi ewe… Pero weno… Si fuese usuario te pondria… 3/5

  6. Me gusta que comienza como un relato de sugestión y cambia el estilo conforme avanza. Tuvo muchas partes, sin embargo, que me cortaron ligeramente las ganas de seguir leyendo.

    “… leyendo una de esas tontas historias de terror que no asustan a nadie. Tus padres, duermen. Tu mascota, afuera. Todo en su lugar, como en cualquier típica noche. O eso es lo que crees tú…”

    Allí, por ejemplo. Haces mención dos veces a las historias de terror que no asustan en total. Me pareció una mala jugada; al no sugestionarme en lo absoluto, terminé relacionando tu historia con esas que dices. Lo de “Tus padres, duermen. Tu mascota, afuera” se relaciona con lo que dijo Némesis de menos puntos y más comas y punto y coma. Cuando se abusa de ese estilo siempre queda mal. Y el “O eso es lo que crees tú”, particularmente siempre he detestado que insinúen en las historias que algo malo pasará. Es redundar, porque por el simple hecho de ser una historia de terror queda implícito. Sobretodo te spoilea; no tanto, al menos aquí no, pero lo hace.

    Lo de “la curiosidad mató al gato” lo pusiste una oración antes de donde debería ir.

    Y el “ni loco te animabas a asomarte de nuevo a la ventana” fue una forma excelente de perder el profesionalismo en la redacción.

    Pero todas éstas son minucias.

    Ahora, con lo importante: las intenciones del alien no las revelas, ni das material para hacer suposiciones. Sí, quería llevarse esas partes del cuerpo, pero el porqué lo omites totalmente. En el comienzo del tercer párrafo, si el joven encuentra esa baba en su habitación, y, claro, la ventana abierta, es porque el alien se metió por allí. ¿Por qué no le hizo nada al joven? Estaba tan dormido como sus padres, y el estar solo lo hace una víctima todavía más fácil. Aunque tampoco le hace daño en la escena de los padres, lo que genera más dudas. Si no lo agredió por conveniencia de que siguiera vivo y pudieras continuar con el relato, es una falla terrible.

    Con respecto a la descripción del alien no aportaste mucho. Ese tipo de formas abundan en los relatos de criaturas extrañas. Aunque, de hecho, te quedaste bastante corto. Decir que es amorfo es insinuar que no se te ocurrió nada creativo.

    Por último, me es un gusto que tengas buena ortografía y de que sabes relatar es también seguro. El instrumento que usó el alien me llamó la atención, ese, sí fue creativo.

  7. Me gustó. Se maneja bien entre las acciones y reacciones de nuestro personaje. Hay cosas que la hacen un tanto predecible (“o eso es lo que crees tú…”), pero no restan puntos. También el final pudo ser mejor producido, pero viendolo en general, todo calza, todo está en orden, nada sobra ni falta.
    5/5, Gracias por este aporte 😉

  8. No soy muy fan de las historias de extraterrestres, y aunque creo que esta daba para un poco más, estuvo bastante bien. Me hubiera encantado que les arrancara las cabezas (o lo que tú quieras) y se acercara al niño murmurando palabras extrañas en varios lenguajes, hasta que finalmente en un idioma que el niño pudiera entender, él escuchara sólo una palabra: ‘souvenir’. Eso le daría un poco más de peso y razón de ser al título, pero sería meterme demasiado con tu relato, sólo lo comento como lo que me hubiera agradado leer. En cuanto al estilo, sólo aconsejaría menos punto y seguido y más comas. Saludos, ramayaben. Buen aporte.

¿Quieres dejar un comentario?