Soledad

Tiempo de lectura: Cerca de 7 minutos.

Él miraba la lluvia que caía en la tranquilidad de su habitación, tan solitario y tan reservado de toda la contaminación del exterior disfrutaba ver ese fenómeno. Deseaba salir, estar bajo ella, pero nunca había podido.

Era tímido, quizás un poco cobarde, y desde que perdió a sus padres en aquel accidente probablemente muchísimo más cobarde; después de todo, era joven y estaba solo.

Tal soledad lo estaba llevando a un camino desconocido, un camino temeroso. Con la única esperanza de volverse a reunir con ellos, había comenzado a coquetear con el camino de la locura, un lugar que bien se sabe que no tiene regreso.

Buscaba incesantemente lograr volver a tenerlos sin importar el precio; comenzó a investigar sobre temas un poco turbios, no cualquiera lo haría. Debía de amar mucho a sus padres, o tal vez, tenerle mucho miedo a la soledad.

Buscaba día y noche en sitios extraños de internet, siguiendo cada uno de los pasos, sin efecto alguno. Comenzó a encargar libros, libros que no podía pagar. Boleta tras boleta de cuenta llegaba, mes a mes la casa se desmejoraba, demasiado rápido.

Hasta que un rayo de esperanza lo iluminó. Encontró una manera, y su alma vibró no sólo de felicidad, sino de temor y ansias, ansias de que aquella soledad que carcomía su interior desapareciera; una manera tan mórbida y poco pensada que aterraría a cualquier persona normal. Él parecía calmado, decidido, sin pensar en las consecuencias del acto, sin pensar en nada más que terminar con su suplicio.

Cerró las cortinas, se cercioró de que toda la luz de la casa se mitigara y bajó al sótano cargando sus libros extraños. Se sentó en aquel húmedo y mohoso lugar, eligió uno de esos libros extraños y dibujó un círculo y una estrella con sal, colocando unas velas en las esquinas, hasta que comenzó a recitar algo.

”Te he llamado para pactar contigo y a fin de que me regreses a mis padres cuanto antes”.

Su voz resonó en toda la habitación, tan áspera y seca; podía notarse que sus palabras se quebrarían en cualquier momento. Sin embargo, hablaba con seguridad y casi sin miedo.

Lo dijo una segunda vez, un poco menos confiado.

”Te he llamado para pactar contigo y a fin de que me regreses a mis padres c…”.

El silencio invadió la habitación y la oscuridad parecía más profunda. Intentó gritar pero no pudo, la desesperación lo consumía, al igual que las ansias.

—¿Por qué vuelves a atormentarme? Mocoso, qué cosas tan banales pides.

Sintió como si hablasen en su oído. La necesidad de gritar se volvía mayor, de la desesperación se arrojó al suelo tironeándose el cabello, horrorizado.

—¿Le temes a la soledad? ¿Le temes a la oscuridad? ¿Le temes a la locura? —Se escuchó un siseo retumbante en la habitación.

—¡Vete, por favor! —gritó arrancándose el cabello.

—Me llamaste, ahora debo quedarme. —Se escuchó un grito de muchas voces juntas.

—¡¿Quién eres?! —gritó, desesperado.

—Soy tus miedos —respondió una voz casi incomprensible.

Comenzó a llorar arrancándose el cabello, arañándose la cara.

—¡Soy la locura que habita en ti! —un grito holgado de mujer retumbó en sus oídos.

Tomó su mano y la hizo hacia adentro tan fuerte que sintió estática y un vacío a lo largo de su cuerpo, seguido de un profundo dolor que lo hizo desmayarse…

Sintió un frío recorrer su espalda y se despertó adolorido, apenas pudo abrir sus ojos, todo seguía oscuro; pero sintió un canturreo tan conocido como tranquilizante. Una dulce voz tarareaba una canción un poco extraña, pero sonaba tan hermosa ante sus oídos, que se sentía hipnotizado por ella.

Postrado en aquella cama entró en un estado de completa melancolía y nostalgia. Una figura opaca estaba sentada canturreando enfrente suyo, sentada en la cama.

—¡Mama! —gritó abrazándola entre lágrimas. El dolor recorría su cuerpo, pero aun así hizo el esfuerzo.

Sintió los brazos de “ella” abrazándolo, y un aroma penetraba sus orificios nasales. Un aroma que solamente podría asociarse a algo que él decidió ignorar.

Entre aquel profundo sentimiento de nostalgia, postrado al lado de su madre, lenta y llanamente sonaban unos paso desmesurados, atemorizantes, ¡se abrió una puerta!, ¡sonó una voz!, aquella voz tan grave y gruesa parecida a la de su padre; pero de ella emanaba horror, sufrimiento y mucha maldad…

Su padre irrumpió en la habitación con una macabra sonrisa, él ignoró ese hecho tan significativo.

Los días continuaron con normalidad, el aroma a podredumbre y azufre se sentía por doquier; pero él había decidido a olvidarlo, su felicidad había regresado y jamás volvería a sentirse solo. Su corazón se sentía lleno, se sentía en el máximo estado de plenitud.

Esa mañana se despertó, buscó a sus tan amados padres. Su madre preparaba el desayuno y su padre no se encontraba en la planta superior de la casa, pues durante el día él se ponía a “trabajar” en aquel sótano tan oscuro.

Pensó en bajar, pero una imagen redundante cruzó por su cabeza. Su padre, antes de bajar, había gritado con una voz rasposa y sin forma, que la persona que entrase allí sin su permiso estaría sola en la oscuridad siendo torturado. No entendía por qué su padre había tomado tal medida, pero la respetaba con temor.

Se sentó en la mesa a probar aquel desayuno que tenía un aroma llamativo, lo comió tratando de disfrutarlo; cuando le dio la primera mordida sintió un corte en su boca y cómo ésta se llenaba de baba, con un extraño sabor… ¿qué era? Tragó un poco y sintió otro corte en su garganta, y con dolor escupió un pedazo de vidrio cubierto de sangre…

—¡S-Sangre! —dijo entre sollozos y gemidos de dolor.

Su madre lo miró asustada y lo tranquilizó.

—Perdón hijo —le susurró.

—¡Mamá, llévame al hospital! —gritó él.

—No puedo salir de aquí…

—Deja de quejarte —habló su padre, apareciendo detrás de ellos—. Sólo es sangre —dijo, sin darle más importancia al asunto.

Los días pasaron, y cosas como ésas se hacían habituales. Un día que se sentía completamente mal, su padre lo llamó. Apenas podía pararse, sus piernas estaban cansadas y adoloridas, su cuerpo presa de la desnutrición, el cansancio el dolor no podía caminar y su padre gritaba desde abajo.

Arrastrándose en el suelo hasta las escaleras, llegó con sufrimiento; el dilema era bajar. Simplemente suspiró, y se arrojó de ésta.

Sus huesos crujían por cada escalón con el que se golpeaba y sus quejidos de dolor eran horrorosos. Llegó hasta su padre, dispuesto a escucharlo y obedecerlo, sentía que cada palabra penetraba desde sus oídos hasta lo más profundo de su alma; pero aun así no entendía lo que éste le decía, el golpe había sido contundente y así terminándolo de destrozar psicológicamente.

Se escuchó un enorme estruendo en la puerta y un grito fuerte, arcadas y mucha luz. Gente hablando a su alrededor… no entendía nada de lo que pasaba. Tirado en el suelo, vio entrar gente a la casa. Un par de zapatos negros se pararon enfrente de él.

Solamente escuchó a su madre gritar y ante la mirada extrañada corrió a la cocina con desesperación y se tiró al suelo. La imagen que encontraron los agentes fue asquerosa, y espeluznante.

¡Una mujer!, su madre, yacía descompuesta en el suelo, amarillenta y sin ojos en sus cuencas, siendo abrazada por el joven, que le gritaba que respondiera y un cuerpo más, clavado sobre la mesa de la cocina: el cuerpo de su padre.

El joven se tomó los brazos y comenzó a arañarse solo; los policías lo intentaron parar mientras deliraba y gritaba cosas incoherentes.

Lo alzaron y lo llevaron a una ambulancia. Sus brazos sangraban y no dejaba de hacerse daño al mismo tiempo que seguía murmurando incoherencias, cuando susurró:

—Por favor, no me dejen solo… Él está esperando a que yo vuelva.

Los enfermeros, desconcertados, trataban de no mirarlo, y entonces una figura oscura apareció en medio de la calle. La ambulancia impactó con ella.

El auto quedó destrozado, el cuerpo de los dos enfermeros repartido en partes a lo largo de la calle.

De aquel joven no se supo más, solamente se encontró en la casa de éste una foto. De él y los dos cuerpos cercenados. Sonriendo.

Este escrito lo hicimos en conjunto con mi amigo David en momentos de aburrimiento en el chat de Creepypastas. Espero que sea de su agrado.

Lonely-

Rating: 6.79. From 42 votes.
Please wait...

12 comentarios de “Soledad”

  1. lo que hagas caso a queteimporta seguro que el esperaba que llegara naruto y los salvara a todos, estuvo re buena la historia me asuste en la parte donde dicen que el padre lo empezo a llamar pense que le iba a hacer algo raro uff fue un alivio lo siguiente

  2. Me ha encantado la forma de hacer notar cómo con los sucesos su locura aumentaba. Realmente, muy interesante tu historia, hace ver hasta dónde puede llegar una persona sólo para no sentir sus miedos.

    5/5

  3. Lo del papá necesitó más desarrollo, y la escena del vidrio en la comida no fue suficiente para mostrarnos los horrores de vivir con tus padres muertos.

    “Los días pasaron, y cosas como éstas se hacían habituales”.

    ¡Lo más interesante de la historia te lo saltaste completamente!

Responder a Tubbiefox Cancelar respuesta