Sola hasta tarde

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Odiaba ser la última en irse a dormir. Nunca supe por qué, pero ver mi casa en silencio, con los corredores callados y la tenue luz de luna que se filtraba por las persianas me era una experiencia desagradable.

El asunto era todo un tema en mi casa: cada vez que de pequeña me desvelaba, mi padre tenía que quedarse conmigo hasta que me durmiese. Ya más crecida, comprendí que no debía ser tan egoísta e instalé un viejo televisor en mi habitación para aliviar la desesperación que sentía en esas noches en vela. Sin embargo, cada vez que los sonidos de la casa se iban apagando, me apresuraba a dejar lo que fuese que estuviera haciendo y me acostaba a dormir.

Las carreras por no ser la última despierta se prolongaron hasta una noche de marzo. Ya había cumplido mis 17 años y había ingresado a la universidad hacía poco. En ese momento decidí que debía crecer. Aprovechando la proximidad de un examen parcial, decidí enfrentar mis miedos pasando la noche despierta y sola, pero estudiando. Preparé café, compré algo para comer, desplegué mis libros sobre la mesa de la cocina y comencé. Afortunadamente para mis nervios, esa noche todos habían decidido trasnochar: las luces de los pasillos se prendían y apagaban, mis hermanos caminaban por las habitaciones, los televisores estaban encendidos. Todo este movimiento calmó mis ansias y, agradeciendo la familia comprensiva que tenía, pude concentrarme plenamente.

Alrededor de las 3 a.m., el movimiento cesó un poco. Lo supuse normal, porque mis hermanos tenían escuela al día siguiente y papá trabajaba. Mamá seguía despierta, porque de la habitación contigua se escuchaban murmullos (a ella le encanta leer en voz alta, pero esa noche seguramente mantenía la voz baja porque no quería distraerme).

A las cinco, decidí terminar e irme a dormir. Pude oír que mamá seguía leyendo en el cuarto contiguo. Sin abrir la puerta, le dije, «Hasta mañana, disfruta la lectura».

Caminé por el pasillo, la luz se apagó tras de mí. «¡Mamá siempre se anticipa a mis movimientos!», pensé.

Cuando llegué al cuarto de mis padres, para mi sorpresa, me encontré en la puerta con mi madre, quien con cara de dormida se frotaba los ojos. Entre bostezos, me dijo:

—¡Qué bueno que hayas perdido tu miedo a quedarte sola! Nos fuimos a dormir temprano ayer, a eso de las once, para no molestarte. Estabas tan concentrada que ni nos animamos a decirte buenas noches.

Creación propia
http://sinceramentecoti.blogspot.com.ar/2011/03/sola-hasta-tarde.html

Lady Constantine

Lo unico que necesitan saber de mi, es que los miro mientras duermen...

Please wait...

85 comentarios de “Sola hasta tarde”

  1. Me recuerda al estilo clasico de los creepypastas, historias cortas y perturbantes.

    Bien hecho, me encanto… apoya mi teoría de que las noches son extrañas, desconocidas y hermosas.

  2. No se porque( y lo que voy a decir no tiene nada que ver) desde que lei «jeff the killer le deje de ener miedo a ciertas cosas…me encanto tu creepy

  3. Hey, ¿dónde está el miedo? Es leíble, pero el sabor de entumecerse y quedar pretificado por los nervios que arrastran hasta lo más profundos miedos del inconciente, una fatal pesadilla.

  4. Como aquella vez que hubo una niña que no podía dormir. Su padre le preguntó qué pasaba y ella le dijo que había alguien en el armario. Cuando el padre fue a ver, encontró a su hija que con miedo le dijo que había alguien en su cama… Si, si.

  5. Una ves yo peleaba con mi hermano se escucho q una puerta se serro nos asustamos y fuimos afuera ala carpa y se escuchaban pasos fuimos adentro y no pudimos dormir

  6. bueno siendo cincera las creepypastas no me gustaron mis amigas dicen ke dan miedo y son interesantes pero en realidad es que no no dan miedo y sin ofender pero no me gusto para nada no me dan miedo y no le alle sentido a la historia solo no podia dormir y ya

  7. Muy bueno, me dio una sensación de miedo a lo desconocido que es lo que espero al leer un creepy, cosas extrañas que no terminan de explicarse, pero que al ponerse uno en el papel del narrador siento unos escalofríos al leer un final muy bien contado. Un 10! 🙂

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.