Slender en la ciudad

Tiempo de lectura: Cerca de 2 minutos.

Recuerdo perfectamente ese día, la luz del sol iluminaba la carretera mientras mi equipo montaba guardia, todo fue normal durante la mañana, pero en la tarde vino una gran cantidad de niebla que impedía nuestra visión.

Recuerdo perfectamente que vi como ese hombre… ¡NO! ¡ESO NO ERA HOMBRE!… fuese lo que fuese esa cosa, se acercó a mi equipo y lo apuñaló con sus… ¿tentáculos?… eso recuerdo, sacó tentáculos de su espalda y mató a cada uno de mis ayudantes, yo logre huir a la ciudad, pero debí dejar que me matara, entonces no me hubiera seguido hasta las calles llenas de inocentes.

Llegue a mi casa unas horas después, no sabia que esa cosa me había seguido, abracé a mi esposa y le conté lo sucedido, pensé en donde estaría esa cosa, al día siguiente me llamaron por unos niños que habían desaparecidos.

Fui a la central para informar que mi equipo estaba muerto y yo no me iba a arriesgar hiendo solo, cuando llegue nadie me abrió, nadie estaba montando guardia… y yo fui tan imbécil como para pensar que había desorden adentro, que solo debía esperar un poco.

Pasó una hora y llamé adentro del lugar, me contesto mi jefe mientras se oían disparos desde el interior, el teléfono sonaba con interferencia.

– Carl, ¿Eres tú? – me preguntó con miedo en su voz.

– Si, si ¿Qué pasa? – respondí preocupado.

– ¡Rompe la puerta y dispara! – gritó antes de que la interferencia hiciera imposible la comunicación.

– ¿Jefe? ¿Richard? ¡Richard! – le grité al teléfono desesperado.

tomé mi pistola y abrí la puerta a la fuerza, al entrar vi a los policías apuñalados de la misma manera que mis compañeros, entonces levante la mirada, y lo que yo pensé que era un pilar era esa criatura, apunté a su cabeza, pero entonces me di cuenta que no tenia cara, entonces el miedo se apodero de mi.

Esa cosa se acercó a mi para levantarme y tirarme contra la pared, sentí como la sangre corría por mi cráneo roto, pensé que seria el fin, entonces las fuerzas especiales entraron y lo hicieron retroceder, pero dejaron escapar a esa cosa, y me dijeron que no tenia que hablar de esto.

Sé que esa cosa viene por mi, su nombre es Slenderman, no debería hablar de él, pero prefiero morir advirtiendo al mundo a manos de las armas militares, que callado y atravesado por uno de sus tentáculos.

imagesCA9ZLUFC

“entonces levante la mirada, y lo que yo pensaba que era un pilar era esa criatura”

 

Creación Propia

El poeta extinto

Please wait...

5 comentarios de “Slender en la ciudad”

¿Quieres dejar un comentario?