Plegarias

Tiempo de lectura: Cerca de 9 minutos.

Tiempo de lectura: alrededor de 10 minutos.

Plegarias ganó como la mejor historia enviada en el mes de marzo, 2014, y como la cuarta mejor historia del año.


Frente a una situación desesperada, sea cual sea, la gente se encuentra rogándole a Dios una respuesta, y, si no es a Dios, a algún ente, objeto o simplemente esperan que mágicamente todo se solucione para poder seguir con sus vidas. Sienten que necesitan un soporte externo, algo que los haga mantener la esperanza aunque sea un día más en un mundo cada vez más consumido por los problemas que ellos mismos generan. Y, frente a esta petición, ¿cuáles son las respuestas habituales? Lo mismo de siempre: sugestión vana que nos hará vivir ilusionados o silencio desgarrador que nos encerrará en la angustia y nos empujará a cometer actos de frenético desquicie.

¿No creen que deberíamos tener un verdadero soporte externo?

¿Uno que podamos SENTIR, VER y TOCAR?

Bien, si están de acuerdo conmigo, entonces les sugiero que lean atentamente lo que detallaré a continuación. Pero les advierto, lo que decidan hacer con la información que les daré queda bajo su absoluta responsabilidad, así como las consecuencias que puedan traerles.

El único ente «sobrenatural» del que podemos dar fe de su existencia son los muertos. Los muertos están en todo el mundo, y están desde siempre. Las ceremonias rituales a los muertos comenzaron hace más de sesenta mil años, antes de que el hombre fuese hombre. Con el tiempo, el culto se desarrolló diversas religiones y creencias, todas dirigidas a alabar a nuestros antepasados, la mayoría de formas distantes e indirectas. Tuvimos que avanzar hasta la Edad Media para intentar, clandestinamente, contactar a los difuntos de manera directa mediante mediums o la así llamada «magia negra» o «necromancia». El último gran salto fue con la curiosidad esotérica de los científicos fenomenológicos, cuando en 1901 el doctor Duncan MacDougall, estadounidense de Massachusetts, realizó los experimentos que establecían que el alma humana tenía peso (veintiún gramos). La gente siente la presencia de los muertos. Cuando dormimos, cuando caminamos por la calle, cuando tomamos el subterráneo; cada hora de cada día estamos acompañados por algo que parece confundirse por nuestra conciencia. Pero a veces lo escuchamos, y entonces sabemos que no estamos solos. Sí, hay una barrera que nos separa, pero no estamos solos.

Los muertos, todos los muertos, forman un solo ente (me referiré a este ente de ahora en adelante como «El Ente del Más Allá»). Al igual que se dice que Dios es el conjunto de todas las cosas, El Ente del Más Allá es el conjunto de todos aquellos que hicieron posible nuestra existencia, nuestra historia y nuestro modo de vida. Resumiendo, El Ente del Más Allá es la parte de Dios más cercana a nosotros.

El ritual que describiré es un ritual de invocación, seguido de un pacto de sangre. Puede realizarse en cualquier cementerio que disponga de fosas terrestres, a cualquier hora del día. Sugiero hacerlo rápido y en una tumba reciente para no llamar mucho la atención.

Se necesitarán los siguientes elementos:

• Incienso (puede ser en flor, pastillas, sahumerios, etcétera)
• Sal gruesa
• Maíz en granos
• Una tarjeta en blanco
• Un bolígrafo o algo para escribir (lápiz no)
• Un envase o recipiente pequeño con tapa
• Vino (una botella)
• Un papel en blanco (A4 o tipo carta)
• Una jeringa hipodérmica
• Un alicate o cortauñas
• Un incinerador o parrilla
• Fósforos o encendedor
Concentración

Lo primero que deben hacer es visitar algún cementerio, panteón o iglesia en donde haya alguien enterrado. No es necesario que lleven ningún elemento en este primer recorrido, ni tampoco que sea el mismo cementerio en donde realizarán el ritual. Pueden llevarle una flor a alguien si lo desean, pero no es obligatorio. El Ente del Más Allá notará su presencia y el tiempo para el ritual comenzará a correr.

A partir de la fecha y la hora en la que visitaron aquel lugar, tienen exactamente una semana para ir al cementerio (esta vez debe tener fosas comunes) y seleccionar una tumba. En esa tumba se arrodillarán, se besarán la mano derecha y extenderán el beso hacia el nombre inscrito en la lápida. Luego, esparcirán la sal a su alrededor haciendo un semicírculo para purificar el lugar. Una vez hecho esto, cierren los ojos y tómense su tiempo para concentrase en algún familiar, conocido o alguna persona que haya muerto. Es recomendable pensar en alguien fallecido recientemente, puesto que los ancestros antiguos son un poco más difíciles de contactar. En un momento dado, sentirán la brisa en la cara, y por más abrigo que lleven sentirán un escalofrío en todo el cuerpo. Cuando lo sientan, es hora.

Dejen el incienso al pie de la lápida mientras dicen: «Benditos son los ojos que no ven, pues en la noche ven el día y en la tempestad la calma». Ahora dejen el maíz por delante del incienso, y digan: «Bendito es el cuerpo que no siente, pues su cuerpo siente lo superfluo y su alma siente lo esencial». Por último, abran la botella de vino y vuelquen la mitad sobre el incienso y el maíz mientras dicen: «Bendita es la tierra que los contiene, el abrigo cálido para el invierno de los días». Terminado esto, tapen la botella y anoten en la tarjeta en blanco el nombre de la lápida, la fecha de nacimiento y muerte y todos los datos que haya disponibles (últimas palabras, lugares de nacimiento y muerte, estudios o grados militares, cosas importantes que hizo en el transcurso de su vida…).

Ahora llenen el recipiente con tierra de la tumba y tápenlo. La tierra no debe estar mojada con vino, de lo contrario, El Ente del Más Allá interpretará que le retiran la ofrenda y se negará a hacer el trato (quizá hasta los maldecirá). Vuelvan a cerrar los ojos y otra vez concéntrense en algún difunto. Si no sienten la brisa y el escalofrío, levántense y vuelquen el resto del vino sobre la tumba, formando una equis. Arrojen el recipiente con tierra y váyanse de inmediato del cementerio sin hacer contacto visual con nadie. No vean a nadie a los ojos ni a ningún espejo en las siguientes veinticuatro horas, no vuelvan a entrar a un cementerio en los próximos tres años y jamás intenten de nuevo el ritual. Si vuelven a sentir la brisa y el escalofrío, significa que El Ente del Más Allá aceptó sus ofrendas y les tiene cierta simpatía. Extiendan otro beso hacia la lápida y retírense.

Vuelvan a su casa con la botella de vino, el recipiente y la tarjeta. Guarden el recipiente y la tarjeta en un lugar seguro, donde procuren no perderlos. En el papel en blanco tamaño A4, realicen su petición. Deberá estar escrita en tinta con letra legible y ser lo más objetiva posible, puesto que El Ente del Más Allá suele valerse de los «vacíos legales» para que las cosas no resulten como se esperan. Una vez que terminen de escribir la petición, tomen el alicate y córtense una uña cualquiera de la mano izquierda. Ahora tomen la jeringa hipodérmica. Vuelvan a concentrarse en algún difunto, y cuando sientan la brisa y el escalofrío, digan: «Entrego lo material y recibo lo esencial, esta es la deuda de los Ancestros». Entiérrense la aguja en alguna vena (les sugiero la del antebrazo derecho o izquierdo) y llenen la jeringa con su sangre. Recomiendo que se pongan un algodón con alcohol al sacar la aguja.

Pongan el contenido de la jeringa en la botella de vino. Luego pongan la uña que cortaron dentro de la botella y tápenla. Digan en voz alta: «La sed será saciada, rojo con rojo, por siempre y para siempre», y agiten la botella para mezclar bien todo.

Váyanse a dormir. Después de perder tanta sangre, seguro lo necesitarán.

A partir de la fecha y hora en la cual dejaron las ofrendas en la tumba, tienen una semana para consumar el pacto de sangre. Deberán volver al cementerio (o ir a otro que tenga fosas comunes) y seleccionar otra tumba. Se arrodillarán y extenderán un beso a la lápida como en el primer ritual. Concéntrense de vuelta en un difunto y esperen a sentir la brisa y el escalofrío. Cuando lo sientan, digan: «La sed será saciada, rojo con rojo, por siempre y para siempre», y hagan un pequeño pozo en la tierra. Allí vuelquen el contenido de la botella y observen lo que sucede. Lo habitual es que la uña que estaba en la botella se entierre como si fuera aplastada y sea tragada por la tierra, pero si esto no sucede, no hay que preocuparse; solo quiere decir que en ese momento El Ente del Más Allá no tiene mucha sed.

Vuelvan a tapar el pozo con tierra, extiendan un último beso a la lápida y retírense.

Con la petición que escribieron antes, vayan al incinerador o parrilla que prepararon y enciendan el fuego. Echen un poco de sal a las llamas para purificarlas y concéntrense una última vez en alguien difunto, hasta que sientan la brisa y el escalofrío. Cuando lo sientan, acérquense al fuego y digan, con actitud convencida: «Hago reclamo de mi retribución, su deuda, la sed que yo sacié, exigiendo el presente contrato. ¡Responded mis plegarias!». Arrojen la petición al fuego y esperen a que el papel termine de consumirse. Por último, y para hacer válido el contrato, digan: «Ahora su deuda es mi deuda, y cumpliré la petición hasta que la Hermandad sea sellada con el Alma».

Dentro de tu cabeza oirás una voz difícilmente reconocible, que te dirá: «La verdad os liberará». Lo más probable es que lo diga en tu idioma, aunque a veces lo dice en latín: «Veritas vos liberabit».

A partir de ese momento, el pacto está sellado.

Bien, estos son los pasos a seguir para invocar la ayuda de los muertos (El Ente del Más Allá). Ahora haré algunas aclaraciones, solo para tener en cuenta antes de tomar decisiones precipitadas:

1. Una vez realizado, el contrato no se puede deshacer bajo ningún motivo.
2. Las garantías del contrato son el recipiente de tierra y la tarjeta con los datos de la primera lápida. Si se hace válido el contrato, el interesado deberá mantener esos dos objetos por el resto de su vida. Si en algún momento los pierde, se le aplicará el castigo de quienes no cumplen el contrato.
3. Para cumplir con el contrato, el interesado deberá, una vez por año, realizar una visita a un cementerio y dejar una ofrenda, sea cual sea, en una fosa común.
4. La sangre de la jeringa no tiene por qué ser la del usuario (mientras la uña sí lo sea), pero debe ser humana y de una persona viva.
5. Si alguna de las frases detalladas se dice de manera errónea (con excepción de «Ahora su deuda es mi deuda, y cumpliré la petición hasta que la Hermandad sea sellada con el Alma») el contrato no tiene validez, y no se aplicará ningún castigo al beneficiario.

Por último detallaré el castigo impuesto por no cumplir el contrato, extraído de los antiguos manuscritos de Abdul Alhazred y traducidos al español:

Lo primero que dijo fue: «Benditos son los ojos que no ven, pues en la noche ven el día y en la tempestad la calma», pues entonces todos los ojos que verá serán ojos que no ven: fuera de sus cuencas, chorreantes de sangre, pus y corrupción. Los verá en sus padres y sus hijos, sus amigos y amigas, la gente que ama y detesta. Los verá por doquier, y los verá también en su reflejo.

Lo segundo que dijo fue: «Bendito es el cuerpo que no siente, pues su cuerpo siente lo superfluo y su alma siente lo esencial», pues entonces su cuerpo no sentirá más que el dolor infinitamente superfluo del vacío, y lo que verá en sus pares serán sus cuerpos sin sensación: deformados y malolientes, casi en un estado pétreo de descuidada descomposición. Los verán caminar por la calle y en su casa, y en sí mismo verá su esqueleto deformado con los despojos de su traición.

Lo tercero que se dijo fue: «Bendita es la tierra que los contiene, el abrigo cálido para el invierno de los días», pues entonces la tierra será el abrigo de la noche que asolará los días de este condenado, encontrándolo solo si se lo busca. Entonces su Alma pertenecerá por siempre a los Ancestros.

بقية في السلام (descansa en paz)


Fe de erratas: SI NO CUMPLE EL CONTRATO, EL BENEFICIARIO NO FORMARÁ PARTE DE EL ENTE DEL MÁS ALLÁ CUANDO MUERA, Y SU ALMA SE DESVANECERÁ JUNTO CON SU CUERPO.

Creación propia

jKh8d7y#fgjnd &D&/XCzf45#

Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?