¡PERSONAS COMO TÚ!

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

-Hace diez años ya, recuerdas aquel hermoso y aterrador día…

-¡para! ¿Estas seguro de querer hablar de eso?

-pues si supongo que ya no habrá problema después de todo ya han pasado diez años

-quizá tengas razón, pero aun así no me siento tranquilo

– no te preocupes nada pasara, al menos a nosotros no… Así que vamos a contarle un poco, ¿está bien?

-ok, yo le diré del comienzo pero el horror lo cuentas tu.

-Hecho.

-Pues bien querido lector, nuestra historia comenzó en un lugar irrelevante quizá muy cerca de donde te encuentras.  Mi hermano aquí presente y yo, nos dedicábamos a mmm como decirlo… a brindar entretenimiento a la gente ¿aburrida?

-¡Si! Esa es una excelente forma de decirlo

-ja, bueno en fin nosotros buscábamos a personas que se vieran hartas de lo cotidiano, aquellas en cuyo rostro notas un desprecio evidente por su monótona rutina diaria y un asco por el estereotipo social, esos que buscan de vez en cuando sentir el miedo que comienza a arrastrarse por su espalda cuando se acercan al horror, pero es que es algo difícil explicar como lucen…

-¡lucen como el!

– jajajaja, ¡es cierto! Buscábamos personas que lucían ¡exactamente igual que tu! Y una vez les ubicábamos, seguíamos su día a día muy de cerca para confirmar nuestras sospechas, en lo personal disfrutaba mucho cuando miraban películas de terror, o andaban en busca de historias creepys en los periódicos, por que por un momento aunque fuera pequeño cuando el miedo los inundaba se podía observar su rostro con una expresión ¡tan viva! , ver eso me hacia muy feliz y por esta felicidad que nos albergaba a mi y a mi hermano, nos vimos motivados a provocar esas sensaciones en nuestros objetivos, era así como un acto altruista.

-jajajaja así que si recuerdas como lo disfrutabas.

– ¡pues claro! Pero bueno hay tantas personas de las que te podríamos contar sin embargo el mas importante es el ultimo tipo con el que jugamos, cuando aun éramos…

-¡ey! guarda eso para después, solo dile que paso.

– Está bien, este tipo tenía una imagen un tanto obscura pero con el tiempo descubrimos que era como una ovejita, nos acercamos a él en su lugar de trabajo. Pretendimos ser jóvenes interesados en los libros mas raros que el pudiese tener en ese hueco que el llamaba librería, al escuchar que buscábamos rarezas, el inmediatamente sonrío y empezó a hablar como si de un perico se tratase, le seguimos el juego y lo mejor de todo es que nos facilito mucho las cosas invitándonos esa misma noche a su casa para que nos proporcionara aquellos ejemplares que creía él nos impresionarían mas.

Una vez en su casa mi hermano se esfumo, cosa que lo puso evidentemente nervioso, su rostro me hizo tan feliz, el pregunto con un tono agudo ¿a donde fue el?, yo con una sonrisa que no pude ocultar le conteste que no se preocupase que ya volvería.

El comenzó a buscar los libros y era obvio que comenzaba a arrepentirse de dejar entrar a dos extraños con nuestras características a su hogar así sin mas, en fin en lo que el buscaba tratando de  controlar su temblorosa mano, yo comencé a fingir que daba un vistazo a su casa, dado que ya la conocíamos de las veces anteriores que entramos para observar sus actividades, por ese motivo ya tenia perfectamente ubicado su bello juego de cuchillos, al cual me dirigí siempre procurando estar en el rango de su visión puesto que el me observaba de reojo creyendo que yo no lo sabia, pero al llegar al mueble en el instante en el que tome el cuchillo mas grande, su cuerpo se estremeció y solté un pequeña risa, acto seguido de la voz de mi hermano que estaba parado justo a su lado diciéndome que no debía tocar las cosas en las casas ajenas.

Este suceso hizo que el casi se orinara del susto, yo comencé a  carcajearme al ver eso y aunque quizá no se orino si derramo un par de lagrimas y con la voz entrecortada y su cuerpo casi petrificado nos pregunto ¿Qué es realmente lo que quieren conmigo? A lo que mi hermano respondió, solo buscamos libros raros ¿recuerdas?  Tocando lentamente su cuello con el dorso de su mano… hay fue cuando la diversión se termino…

-¡Calla! Hay comenzó lo mejor, es mas yo continuare desde aquí.

Después de que yo dije eso, el sujeto se hecho hacia atrás con su divertida cara aterrada, acto seguido de mover rápidamente su mano entre sus libros sin dejar de observarnos por su temor a que le hiciéramos algo, continuo así hasta que tomo  uno de los libros que estaba debajo de una pileta de escritos.

Al tener el libro en su mano suspiro aliviado diciendo “Ella se encargara” abrió el libro  en la parte apartada por un curioso palito. En las hojas estaba algo parecido a un circulo con rayones y una gran mancha delo que parecía sangre, dijo tener la vara de avellana lista y comenzó a murmurar cosas, mi hermano y yo solo podíamos reír muchísimo de sus desesperadas y absurdas acciones después de todo, ese era un juego que apenas comenzaba y ya estaba bastante divertido, sin embargo repentinamente la luz parpadeo y de un momento a otro, hay estaba colgando en el techo arriba de mi hermano, el cual al verla obviamente grito como un marica…

-¡Eso no es cierto! ¡Además eso era horrible!

-Cállate y déjame continuar, ella me observo con sus oscuros y profundos ojos su figura era indescriptible no podría decir si era una mujer, sin embargo me fascino la forma de su cuerpo.

-Esa cosa generaba un miedo indescriptible solo por estar cerca de ella.

-En efecto era un miedo como no había sentido en años estaba tan excitado por ello. Pero bueno regresando al sujeto, el sonrío un poco al verla supongo se creía salvado o algo así, con su cobarde voz le dijo Byleth ¡ayúdame!  En un leve parpadeo ella estaba justo enfrente de los dos, acerco sus ¿manos?  Lentamente a su rostro, lo sujeto con firmeza y de una manera muy extraña pero divertida arranco su cabeza, yo estaba tan emocionado de ver la sangre ¡brotar hacia todos lados! Quería abalanzarme a ayudarla sin embargo no me podía mover.

-Yo tampoco podía hacerlo, pero en mi caso estaba realmente aterrado, nosotros en ocasiones solemos mutilar también a nuestros objetivos y eso me divierte  mucho, pero supongo que es diferente cuando observas a algo como eso, hacerlo.

– (suspiro) bueno después de eso siguió desmembrando al tipo con una delicadeza maravillosa, por más que me esfuerzo nunca eh logrado hacerlo como ella, nosotros contemplábamos toda la acción desde la primera fila, para mi fue un deleite pero al parecer para mi hermano fue una pesadilla.

-¡así fue!

-sin embargo acabo mas rápido de lo que esperaba. Al terminar regreso a observarme fijamente en ese momento comenzaron a escucharse sonidos, sonidos entre los que se percibía una bella y fina voz femenina que al parecer tanto mi hermano como yo escuchamos, cuando la voz callo,  en otro abrir y cerrar de ojos ella desapareció.

De lo que hemos podido rescatar de nuestros recuerdos después de platicarlo varias veces, lo que al parecer fue su voz nos dijo algo como. “me gusta su trabajo, les daré una nueva naturaleza para que lo hagan mejor”.

-Después de ese día comenzamos ah convertirnos en lo que hoy somos.

-Esta nueva forma me gusta tanto… ahora somos tan sigilosos y veloces como ella, ya no necesitamos todo el proceso de acercarnos a investigar a nuestro objetivo. Ahora solo hace falta oler su miedo, además ¡el Internet facilita tanto nuestro trabajo!, podemos  solo entrar a un foro de cosas creepys y encontrar muchos objetivos prometedores para alimentarnos y divertirnos.

-jajajaja empiezo a olerlo, hermano.

-Es obvio, pues el objetivo de la historia era que nos llevaras hacia a ti joven  lector, mira hacia arriba, quizá ya estamos hay.

Y si aun no lo estamos no te preocupes pronto lo estaremos, después de todo nosotros buscamos a

¡PERSONAS COMO TÚ!

es mi primer creepy

Axis Sisyphus

Rating: 5.75. From 4 votes.
Please wait...

6 thoughts on “¡PERSONAS COMO TÚ!”

¿Quieres dejar un comentario?