Pastelitos

Tiempo de lectura: Cerca de 19 minutos.

Todas mis historias: Tubbiefox | CP (Crea tu cuenta; es rápido)

 

Friendship is Magic, bitches!

 

~ ♥ Pastelitos ♥ ~

 

La brisa era cálida, el sol brillaba y todos en Ponyville estaban teniendo un día glorioso. El centro de la ciudad se encontraba a reventar de atareados ponis que saturaban las calles. Cada uno parecía tener un lugar específico al cual ir. Cada uno de ellos, excepto Rainbow Dash: su lugar estaba en el cielo. Ella surcaba descontrolada los aires, acelerando de un lado a otro, haciendo danzar las copas de los árboles y perturbando la estabilidad de las nubes. La pegaso azul sobrevoló el patio de la escuela para el deleite de los niños, luego ascendió varios cientos de metros y viró hacia abajo, cayendo en picada tan rápido como podía. Segundos antes de golpear el suelo sus alas se abrieron y se devolvió al claro azul. Rainbow se sentía viva.

Rainbow Dash

De pronto, recordó que tenía una cita pendiente, se suponía que debía encontrarse con Pinkie Pie en cinco minutos. Estaba tan inmersa en sus ejercicios que casi olvida la petición de Pinkie de encontrase con ella en Sugarcube Corner a las tres. No le había dicho por qué ni qué harían, pero Dash sabía que, con Pinkie, podía ser cualquier cosa.

No estaba segura de si realmente quería ir. Se encontraba tan feliz que pensó en dejar plantada a Pinkie para seguir volando. Pero su conciencia no se lo permitió. Sabía que eso podría herir los sentimientos de Pinkie; después de todo, le dijo que iba a ser algo muy especial, solo para ellas. Dash consideró esto y pensó, «¿Por qué no?». Debían de ser más jugarretas. Pinkie seguro pensó en cantidad de nuevas bromas graciosas que hacerle a la gente, y pasaron tan buen rato la última vez. Dash cambió su rumbo y apresuró la marcha para reponer el tiempo perdido.

Cuando llegó a la tienda, fue de inmediato bienvenida por su anfitriona, la cual brincaba de emoción.

Pinkie Pie

—¡Ey, estás aquí! Te estuve esperando tooodo el día —dijo la poni saltarín.

—Disculpa si vengo un poco tarde, Pinkie. Estaba haciendo mis ejercicios de la mañana y perdí la noción del tiempo —se excusó Dash.

Pinkie rio por lo bajo y respondió en un tono alegre:

—Ah, está bien, ya estás aquí ahora, ¿qué son un par de minutos tarde? He estado taaan emocionada pensando en todas las cosas divertidas que vamos a hacer, ¡no he parado de saltar desde que me levanté!

Dash soltó una risa algo incómoda. Siempre había apreciado el estilo de vida feliz y despreocupado de Pinkie Pie, pero su sobrexcitación la estaba asustando un poco. Procuró mantener su semblante relajado. Si Pinkie estaba así de emocionada, lo que fuese que planeó tenía que ser bueno.

—Entonces, ¿lista para comenzar, Rainbow Dash? Ya tengo todo listo.

Dash se animó.

—Puedes apostarlo. ¿Qué tienes planeado? ¿Le haremos una broma a alguien? Ya tengo un buen par en las que he estado pensando. O tal vez tú tengas algunas que prefieras intentar, o podemos…

—¡Hacer pastelitos! —anunció Pinkie alegremente.

—¿Hornear? —Dash se desilusionó—. Pinkie, sabes que no soy buena en ello. ¿Recuerdas la última vez?

—No hay ningún problema, solo necesito tu ayuda preparando la masa. Yo haré casi todo el trabajo.

Dash lo consideró por un segundo.

—Ah… de acuerdo, supongo que está bien. ¿Qué necesitas que haga?

—Esa es la actitud. Toma, aquí tienes. —Le entregó un pastelito.

—Pensé que te ayudaría a hornear…

—Así es. Hice este para ti antes de que llegases.

—Entonces, ¿seré una catadora o algo así?

—Algo así.

Dash tomó el pastelito y lo puso en su boca. Lo masticó un poco y se lo tragó. Nada mal.

—Bien, ¿ahora qué?

—Ahora —le informó Pinkie— tomarás una siesta.

Confundida, Dash entreabrió la boca, pero instantáneamente se sintió mareada. Un fuerte vértigo la azotó. Segundos después había colapsado.

Cuando recuperó la conciencia se encontraba en una habitación oscura. Intentó sacudir un poco su cabeza, pero sintió cómo una correa de cuero atada a su frente la mantenía firme en su lugar. Respondió sacudiendo su cuerpo, y las mismas correas —en su pecho y extremidades—, conectadas a un aparejo hecho de cuatro gruesos tablones a su alrededor, la mantenían quieta, además de tensar sus piernas muy separadas entre sí. Sus alas era lo único que tenía libre, y que continuaba agitando mientras forcejeaba por escapar. Y mientras lo hacía, Pinkie entró bruscamente a su línea de visión.

—Muy bien, estás despierta —comentó alegre. Se perdió en la oscuridad y rápidamente apareció de nuevo empujando un carrito envuelto con una manta.

—Pinkie, ¿qué está pasando? ¡No me puedo mover!

—Pues obvio, estás atada, es por eso que no te puedes mover. No pensé que necesitases escucharlo —se burló.

—Pero, ¿por qué? ¿Qué está sucediendo? ¡Creí que habías dicho que te ayudaría a hornear pastelitos…!

—Y estás ayudando. Verás, ya me quedé sin mi ingrediente especial, y te necesito para conseguir más.

—¿Ingrediente especial? —Dash respiraba pesadamente, comenzaba a entrar en pánico—. ¿Qué ingrediente especial?

Pinkie rio.

—¡Tú, tontita!

Los ojos de Dash se abrieron de par en par y su gesto se deformó a uno de horror. Por reflejo comenzó a reír, y dijo, en un tono que bordeaba la histeria:

—Oh, buena esa, Pinkie Pie. Digo, ¿hacerme creer que me ibas a convertir en un pastelito? Tengo que admitirlo, es la mejor broma hasta ahora.

Pinkie simplemente rio aún más.

—Aww, gracias Dash. Pero el día de hoy no he hecho ninguna broma, así que no puedo aceptar tal honor.

—Vamos Pinkie, esto no da risa.

—¿Entonces por qué te ríes? —Antes de que pudiese contestar, Pinkie tomó la manta y la retiró del carrito. En este había una bandeja que contenía varios instrumentos médicos afilados y cuchillos, cuidadosamente organizados, junto con una enorme bolsa médica.

Dash había entrado en un estado de pánico absoluto. Comenzaba a hiperventilar. Su mente se aceleró e intentó razonar con la poni rosada.

—¡No puedes hacer esto Pinkie! ¡Soy tu amiga!

—Ya sé que lo eres, y es por eso que estoy tan contenta de haberte traído aquí. Podremos compartir tus últimos momentos, solas tú y yo. —Pinkie estaba brincando de nuevo.

—Pero los otros ponis se preguntarán en dónde estoy. Cuando las nubes se acumulen, vendrán a buscarme, ¡y te descubrirán! —exclamó Dash desesperadamente.

—Dash, no te preocupes, hay suficientes ponis pegaso que pueden encargarse de las nubes. Y, por favor, nadie se dará cuenta. ¿Cuánto tiempo crees que llevo haciendo esto? —Y con esa ominosa declaración, las luces se encendieron de súbito y el resto de la habitación quedó revelada.

—Oh no…

Dash se llenó de terror ante la imagen que se presentaba frente a ella. La habitación estaba decorada con el estilo loco característico de Pinkie Pie. Coloridas serpentinas de vísceras disecadas colgaban del techo, cráneos de distintos tamaños pintados en tonos alegres estaban incrustados en las paredes y órganos inflados con helio habían sido amarrados al respaldo de las sillas —estas, hechas con huesos y la piel preservada de ponis muertos—. Dash se estremeció al fijarse en el centro de la mesa más cercana a ella. Las cabezas de cuatro potrillos, con sus ojos cerrados como si estuviesen dormidos, usaban gorros de fiesta hechos con su propia piel. Horrorizada, identificó a una como la excompañera de clase de Apple Bloom, Twist. Los ojos de Dash se precipitaban de un lado a otro y luego se fijaron en una pancarta colgando de una viga. Hecha con la piel curtida de varios ponis, con las palabras «La vida es una fiesta» escritas en ella en color rojo sangre.

El silbato de fiesta desenrollándose y acariciando su nariz captó su atención. Miró a Pinkie Pie, quien estaba parada justo enfrente de ella. La poni fiestera usaba un vestido recubierto de piel disecada, adornado con Marcas de Belleza. De su espalda colgaban seis alas de pegaso, todas de diferentes colores. Mientras la poni terrestre brincaba de la emoción, su collar de cuernos de unicornio seccionados repiqueteaba sonoramente.

Pinkiepie-cupcakes

—¿Te gusta? —preguntó Pinkie—. Lo hice yo misma.

Con desesperación, Dash rogó a la poni sonriente:

—Pinkie, por favor, lo siento si te hice algo malo. No fue mi intención. Por favor déjame ir, ¡te prometo que no se lo diré a nadie!

—Oh Dash, no hiciste nada malo. Es solo que tu número apareció y, bueno, yo no hago las reglas. No puedo detenerme ahora.

Dash comenzó a llorar. ¿Cómo podía estar pasando esto?

—Aww, no te pongas triste Dash —dijo Pinkie—. Mira, esto te animará. Te traje una amiga.

Aparentemente de la nada, Pinkie sacó un cráneo pintado en tonalidades claras de azul y amarillo. Era más o menos del tamaño de un poni, pero tenía un rasgo muy distintivo: un pico.

Dash emitió un grito ahogado.

—¿Ella… Ella es… es…?

—Ey Dash, vámonos de aquí. Estos ponis son unos perdedores. Dweebs, dweebs, dweebs —remedó Pinkie—. La atrapé justo antes de que se fuese del pueblo. ¿Recuerdas cuando me fui de la fiesta por unos veinte minutos? No fue lo suficiente para jugar con ella, claro; para eso tuve que esperar hasta después de la fiesta. Pero vaya que me alegro de haberlo hecho. El sabor por sí solo hizo que valiese la pena. Los grifos saben como dos animales en uno, es increíble. Sé que no tenía asignado un número como todos los demás en Ponyville, pero ¿cuándo más habría tenido la oportunidad de probar grifo? Probablemente debí haberle preguntado de dónde venía para así poder conseguir más, pero lo olvidé. Aunque te diré algo, fue una gran contrincante. Resistió mucho tiempo, lo cual significó mucha diversión para mí. Tuve la oportunidad de jugar con alguien que no era un poni e intenté cosas nuevas. Es una lástima que tuviese una boquita tan grosera. Dijo tantas cosas malas que me vi obligada a sacarle la lengua. Tú sabes, las malas palabras causan malos sentimientos, Rainbow Dash.

Dash no tenía nada que decir. Simplemente sollozó y se acomodó entre sus fuertes ataduras.

—Bueno —dijo Pinkie, con aire de haber concluido—, suficientes recuerdos. Es tiempo de comenzar.

Dejando en el suelo el cráneo de Gilda, la poni rosada agarró un escalpelo con su pezuña y caminó hacia el costado derecho de Rainbow Dash. Sin titubear, posó la hoja una pulgada por encima de la Marca de Belleza e inició un corte circular a su alrededor. Dash gritó adolorida y trató de zafarse, pero las correas la mantuvieron quieta. Terminada la incisión, Pinkie tomó un cuchillo de hoja curva de la bandeja. Haciendo una mueca de concentración, fue introduciendo el cuchillo y retirando la piel del músculo. Dash apretó los dientes y entre lágrimas observó cómo era despellejada. Pinkie se dirigió al otro lado de la poni y repitió el proceso. Una vez que había finalizado, sostuvo ambas Marcas de Belleza enfrente de su amiga y comenzó a maniobrarlas como si fuesen pompones. Dash sólo gimoteó. Sus muslos ardían como nada que hubiese sentido antes.

Haciendo los parches de piel a un lado, Pinkie tomó un enorme cuchillo de carnicero y se colocó detrás de la pegaso azul.

—Espero que no te importe, pero creo que estirarás el ala. —Se rio. Tomó el ala izquierda con su boca y se entretuvo con ella por unos cuantos segundos, jalándola para que el dolor agudo avivara el fuego en los muslos de Dash. Luego, tensando el ala, batió la hoja con firmeza sobre su base; instantáneamente, Dash gritó y apartó su extremidad. El movimiento hizo que le fallase la puntería a Pinkie. Trató de dar en el blanco de nuevo pero falló, e hizo un corte profundo en la espalda de Dash.

—Dash, te tienes que quedar quieta o seguiré fallando —le advirtió Pinkie mientras su amiga aullaba.

Hizo otro intento, y dio en el blanco. Una y otra vez. Sangre salpicaba por los aires, pero pronto se dio cuenta de que no llegaría a nada. El cuchillo no atravesaba el hueso.

—Olvidé afilarlo, supongo… Usaré algo más —dijo Pinkie con toda naturalidad tirando el cuchillo por encima de su hombro, clavando la hoja en la mesa. Entre el velo de dolor y lágrimas, Dash escuchó el sonido de una caja de metal abriéndose y cerrándose.

—¡Lo tengo!

Pinkie colocó la sierra en la piel machacada de su último corte. Parada sobre sus patas traseras, aserró el ala con sus pesuñas frontales; la hoja se hundió sin esfuerzo en la piel y el hueso. La sensación de los dientes de la sierra triturando su espalda hizo que Dash quisiese vomitar. Miró entumecida cómo su ala voló por su rostro y aterrizó lentamente sobre la mesa. Pinkie se posicionó enfrente de la otra ala y comenzó a aserrar. Cansada de luchar, Dash no opuso resistencia esta vez y se concentró en retener sus gritos de agonía. Abruptamente, Pinkie detuvo el aserrado. Apenas iba por la mitad, el ala prendía de un trozo de carne.

—Oye Dash —dijo Pinkie—, ¡piensa rápido!

De improviso, Pinkie jaló el ala tan fuerte como pudo. El hueso se quebró pero la piel azul de la poni se sostuvo, luego se rasgó. Su fuerte jalón arrancó una buena parte de la piel de Dash desde su espalda hasta su cola. Su cuerpo se estremeció ante el inesperado traumatismo. En lo que su pelvis se tensaba, Dash sintió un líquido tibio deslizarse entre sus piernas, y su ruidosa e interminable sinfonía de dolor llenó la habitación. Incapaz de recuperar el aliento, se desmayó.

 

Despertó jadeando. Un hilo de orina se colaba por sus fosas nasales. Mientras se volvía más consciente de su entorno, notó a una muy decepcionada Pinkie Pie retirando una enorme jeringa de adrenalina de su pecho. Pisoteando el suelo con sus casos, la frustrada Pinkie Pie agredió a su víctima indefensa:

—¿Acaso nadie te ha enseñado modales? Es de muy mala educación quedarse dormido cuando alguien te invita a pasar un tiempo con él. ¿Qué te parecería que yo fuese a tu casa y me quedase dormida? «Oh, lo siento Dash, eres tan aburrida que creo que tomaré una siesta». ¿Acaso crees que me gusta hacer esto por mi cuenta? Te comenté lo emocionada que estaba cuando me di cuenta de que serías la siguiente. Me puse tan feliz de tener a una amiga aquí para variar. Pero NOOO, tenías que pasarte de desconsiderada. Sabes, pensé que eras fuerte. Pensé que podrías soportar cualquier cosa. ¡He tenido potrillos que han resistido más que tú! ¿Acaso tengo que mimarte?, ¿ah? ¿Así es como quieres que te recuerde, como una bebé?

Mientras Pinkie hizo una pausa para tomar un respiro, Dash parpadeaba y gemía por lo bajo. Su espalda se estaba desangrando, sus costados le ardían y sentía un intenso dolor en una de sus piernas. En lo que parpadeaba de nuevo, notó que Pinkie se metía algo rojo a la boca y comenzaba a masticar. Percatándose de la mirada de Dash, Pinkie tragó rápidamente el bocado.

—¿Qué? —preguntó Pinkie—. Ah, ¿esto? —Tomó otro pedazo—. Bueno, mientras TÚ estabas dormida, me impacienté un poco y me permití una pequeña muestra. La saqué de tu pierna, no estás mal. ¿Quieres un poco?

Sin esperar una respuesta, Pinkie forzó la tira de carne en la boca de la asqueada pegaso. Dash se atragantó y la escupió inmediatamente. Pinkie frunció el ceño y recogió el pedazo de carne.

—Si no lo querías, pudiste haberlo dicho —Contempló el viscoso bocado en el suelo, y lo levantó—. Como si nunca hubieses probado mis pastelitos antes.

Comiendo, Pinkie se fijó en una pequeña lata en el carrito. Le quitó la tapa, revelando que estaba llena de carbones al rojo vivo. Encima de estos había varias agujas de gran tamaño. Mientras la adrenalina llenaba sus venas, Dash entró en pánico de nuevo. Tomando la lata, Pinkie caminó hacia el lado izquierdo de Dash, y sosteniendo unas pinzas en su boca, sacó cuidadosamente una aguja y la posicionó en la comisura entre la pierna y la pezuña de su víctima. Luego tomó un martillo y apuntó con detenimiento.

—¡No Pinkie! —gritó Dash—. ¡NO, NO!

El martillo bajó y la aguja perforó su carne. El ardiente dolor fue simplemente demasiado. Dash gritó y jaló desesperada de las correas, provocando que su piel abierta se friccionase y rasgase. Pinkie intentó posicionar otra aguja, pero no podía apuntar bien, y soltó un gruñido de frustración. Cuando jaló el martillo hacia atrás calculando a ojo su siguiente golpe, Dash estalló en un mar de llanto y súplicas.

—¡POR FAVOR, PARA! ¡POR FAVOR, POR FAVOR PARA!

Pinkie rodó sus ojos. Poniendo en el suelo el martillo y las pinzas, se paró enfrente de su amiga y miró a la quebrantada pegaso. Gilda no lloró de esa forma ni cuando tenía un parasprite vivo atracado en su garganta. Reflexionó por un minuto acerca de su siguiente movimiento, y tuvo una repentina chispa de inspiración.

Rotando un engranaje del aparejo, Pinkie apoyó a Dash sobre su espalda. Se dirigió a sus patas, llevando la lata consigo. Recogiendo sus herramientas, clavó una aguja en la planta del casco de Dash. Mientras ella gritaba de dolor, Pinkie se movió y clavó una segunda aguja en la otra pesuña. Luego regresó a su carrito y buscó una batería enorme y un control, que trasladó a donde estaba trabajando. Amarró alambres de cobre finos entre la batería y las agujas que enterró en las pesuñas de Dash; le hizo un guiño a la pegaso, y activó el interruptor.

La electricidad se disparó en el cuerpo de Dash. La poni azul reaccionó de inmediato, su cuerpo convulsionó y sus músculos se tensaron. Su cintura se suspendió en dirección al techo, sus ojos se pusieron en blanco y dejó escapar un intenso y lastimero aullido. Pinkie rio y dio un brinco; luego se agachó y aumentó la potencia. Dash convulsionó incontrolablemente y su vejiga se vació una segunda ocasión.

Tras cinco minutos de esto, Pinkie apagó el aparato. Hilillos de humo emanaban del pelaje alrededor de las pesuñas de Dash, y el área apestaba a carne quemada y esmalte. Pinkie regresó a Dash a posición vertical y trató de recuperar la atención de la poni babeante y delirante.

—¿Dash? ¡Dash! ¡Rainbow Dash, despierta! —Dash gimió y se las arregló para transmitir un ápice de vida. Pinkie estudió su obra, luego se acercó a su bolsa de medicamentos y preparó una enorme jeringa—. Muy bien, es tiempo de la última ronda.

Dash se concentró trabajosamente en la aguja, lo que Pinkie tomó como una pregunta sobre su contenido.

—Es algo para quitarte el dolor —le informó mientras caminaba hacia la espalda destruida de la poni azul. Dash se quejó cuando Pinkie clavó la aguja en la parte baja de su espalda. Quedando otra vez al frente de su amiga, Pinkie se inclinó y explicó:

—En los siguientes minutos no podrás sentir nada por debajo de tu tórax. Entonces podrás estar despierta para ver la vendimia.

Dash comenzó a llorar de nuevo.

—¿Pinkie?

—¿Sí?

—Quiero irme a casa —sollozó.

—Sí, puedo ver que quieres eso —le respondió la poni fiestera—. A veces, también me quisiese rendir, solo decir «ya me harté de esto» e irme a dormir. Pero, ¿sabes algo? No puedes eludir tus responsabilidades. Tienes que obligarte a ti misma a ponerte en pie y afrontar los nuevos desafíos con la frente en alto. Esa es la única manera en la que podrás avanzar en la vida.

Dash negó con la cabeza y lloró.

Los minutos pasaron y la droga empezó a hacer efecto. Eventualmente, Dash se adormeció por completo desde su pecho hasta sus pesuñas. Cuando sucedió esto, Pinkie se acercó con un escalpelo. Mirando fijamente a Dash y sonriéndole, le hizo un enorme corte horizontal en la pelvis, justo por encima de su entrepierna. Volteando el cuerpo de Dash, Pinkie hizo una incisión similar por debajo de sus costillas. Finalmente, hizo un largo corte vertical por el estómago de Dash, conectando ambas incisiones.

Acompañado de un sonido húmedo y pegajoso, los revestimientos de piel se abrieron. Poder ver dentro de su propio cuerpo y no sentir absolutamente nada hizo que la respiración de Dash se acelerara. Pinkie abrió cuidadosamente el abdomen de Dash y cogió su intestino grueso. Mientras separaba el órgano del resto del tracto digestivo y lo sacaba por la nueva cavidad, se llenó de júbilo. Riendo mientras destripaba a su amiga, comenzó a hacer bromas. Dash, cada vez más cansada debido a la pérdida de sangre, trataba inútilmente de ignorar el macabro acto de comedia.

—Mírame, ¡soy Rarity! —dijo Pinkie riendo, amarrando el intestino alrededor de su cuello y salpicando sangre por todas partes—. ¿Acaso esta bufanda no es hermosiiiísima?

Regresando al interior de Dash, Pinkie seccionó el intestino delgado y lo retiró del cuerpo. Luego de sacar los restos de excremento, puso el órgano entre sus dientes, moviéndolo de atrás hacia delante.

—Los dentistas recomiendan usar hilo dental todos los días, Dash.

Para este punto Dash apenas advertía lo que estaba sucediendo. La conmoción estaba haciendo que perdiese la conciencia. Decepcionada, Pinkie se devolvió al vientre de la poni azul, interrumpiendo su acto.

—Aww, no te vayas aún Dash —Comenzó a sacar el resto de los órganos y los fue depositando en una cubeta, haciendo una pausa en el último—. Oh, una gaita —dijo, colocando el extremo del esófago de Dash en su boca y el estómago bajo su brazo. Sopló, y un chorro de ácido tocó su lengua—. ¡Eww! Oh mira, ¡ahí está tu pastelito, Dash!

Dash ya no oía a su torturadora. Se había desmayado minutos atrás. Pinkie, insatisfecha, la inyectó con otra dosis de adrenalina. Dash despertó por última vez, con su corazón a punto de reventar; sangre tibia caía a borbotones desde la herida en su pecho. No le quedaba mucho.

Pinkie la puso de nuevo boca arriba, sentándose a horcajadas en el pecho de la poni azul; escalpelo en mano.

—Sabes Rainbow Dash, estoy decepcionada. Pensé que durarías más. Realmente quería pasar más tiempo contigo antes de que llegásemos a este momento. Supongo que es mi culpa, no debí habérmelo tomado tan a la ligera. Pero bueno. ¡Fue un verdadero placer conocerte, Dash!

La hoja se hundió en su garganta azul y se movió hasta su barbilla, y bajando de nuevo, el escalpelo de Pinkie cortó la totalidad del cuello de Dash. Lo último que Rainbow Dash sintió fue su piel siendo arrancada de su cráneo, y el metal de la hoja rasguñando sus dientes.

Luego se había ido.

 

Pinkie Pie se veía en el espejo. Había hecho un muy buen trabajo, incluso conservó los párpados intactos. Guiñó el ojo, y Dash guiñó en respuesta. Pinkie sonrió.

Pero aun así, estaba triste porque había perdido a su amiga. Dash solo duró cincuenta minutos, ni cerca de lo que Pinkie había querido que durase. Miró de nuevo el cadáver colgando en medio de la habitación; los últimos fluidos de su amiga caían en un recipiente. Sip, no más Rainbow Dash.

Mientras la miraba, Pinkie asintió. Comenzó a darse cuenta de que, en realidad, el cuerpo no estaba tan lacerado. «De hecho», meditó la poni rosada, «Creo que…», una estupenda idea brotó en su mente. Ella era un buen sastre y tenía todas las piezas, lo único que tenía que hacer era juntarlas de nuevo. Sí, solo tenía que conseguir algo que funcionase como relleno y listo, tendría Rainbow Dash para siempre. «De hecho», pensó Pinkie, eso es lo que haría con todas sus mejores amigas cuando sus números apareciesen. Estaba tan emocionada; recogió el cuerpo y se fue directo a su máquina de coser para empezar. Los pastelitos podían esperar, Pinkie tenía una amiga que hacer.

Corrección mía de la traducción al español del fanfic «Cupcakes».
http://creepypasta.wikia.com/wiki/Cupcakes

Tubbiefox

Administración de Creepypastas.com

Rating: 9.03. From 196 votes.
Please wait...

89 thoughts on “Pastelitos”

  1. Ugh, siempre me limito a leer, nunca a comentar, pero considero esta creepy taaaaan, mala, aburrida y tediosa, que tuve que hacerlo. Esto es la viva prueba de que mezclar dos temas como algo tierno y para niños con el gore no es tarea fácil y si no está bien trabajado termina siendo algo burdo, cómico y rayando el patetismo, mucho relleno para ser más “desagradable” más aparte faltas ortográficas. Sólo terminé de leerla por mis estúpidas manías. Mala, mala, mala.

¿Quieres dejar un comentario?