Mientras agonizo (I)

Desperté lentamente, hecha un ovillo. No podía ver, ni recordar  en donde estaba. Sentía el frío suelo debajo de mí,  había algo presionando mis costillas que me hacía daño, me moví un poco e intenté tomar este objeto, parecía ser parte del piso, lo dejé. Lentamente, me puse de pie, me sentía muy confundida. ¿Por qué no estaba en mi habitación?

– Por fin despiertas –Escuché una melodiosa voz, vagamente familiar que me hizo dar un salto, proveniente de algún lugar en la oscuridad.

– ¿Quién eres? –Pregunté gritando, tenía miedo.

– Tranquila, soy yo, Jared –Escuché la voz, ligeramente alterada, pero intentando tranquilizarme, recordé el nombre, me relajé.

– ¿En dónde estás? –Pregunté mientras avanzaba con mis brazos frente a mí, inconscientemente dibujando una sonrisa en mi rostro, aún sin saber en dónde me encontraba exactamente.

– Aquí –Dijo y el momento encendió una lámpara de gasolina que colgaba de la pared, detrás de mí, el cuarto a mí alrededor se iluminó, era pequeño, con piso y paredes de  madera, con muchos anaqueles llenos de libros; Era una biblioteca. Me volví. Entonces, vi al hombre  que me hablaba.

Mi sonrisa se congeló en mi rostro,  despareció. Sonaba como Jared, su voz era idéntica, pero, ¿Era el en realidad? Recordé su imagen, apenas ayer me había visitado en el psiquiátrico ¿Ayer? Debió ser ayer, así lo recuerdo, al menos. De aquel rostro amable dentro de mis pensamientos, ya no quedaba nada, el joven frente a mí era un extraño, mirándome de pie, cautelosamente. Lo analicé despacio, sus botas y ropa, se veían maltratadas y llenas de rasgaduras, sus brazos estaban llenos de cicatrices, y una gran marca atravesaba el pómulo derecho, puse atención en sus ojos. Eran los mismos ojos, castaños, cálidos, llenos de luz; Era él.

Antes de poder decir cualquier cosa, se escuchó un golpe detrás de mí seguido de un fuerte y constante sonido sordo, vi como el hombre (¿Jared?) ágilmente lanzaba una escopeta al aire con su pie, la atrapaba y apuntaba directo hacia mí, instintivamente me tiré al suelo, en el aturdimiento vi que el hombre se me acercaba a pasos apresurados, con el corazón casi saliéndose de mi pecho, me arrastré hacia la pared ¿Por qué me atacaba? El simplemente pasó a mi lado. Agazapada como me encontraba, levanté la  vista, lo vi corriendo por un largo salón, la luz entraba a borbotones por una gran puerta doble hecha de gruesa madera. Me senté apretando mi espalda contra la pared, vi como Jared cerraba las puertas, detrás de un par de personas que entraban intempestivamente en una gran motocicleta negra. La luz lastimaba mis ojos, pero yo no quería ni siquiera parpadear.

– … haberte matado. ¡O tú a nosotros! –Escuché que Jared Gritaba histérico, a las personas sobre la Moto cuando e sonido de esta cesó.

– Bueno, al final no ha pasado nada –Dijo el hombre, mientras la oscuridad se cernía de nuevo en aquella habitación, quedando solo la tenue luz de la lámpara a mi derecha. Estaba un poco más dentro de la realidad. Lo conocía. Era Némesis.

– ¿Te siguen? –Preguntó Jared con un fuerte tono de voz. No sabría decir si estaba preocupado, asustado, o tal vez solo enojado.

– No –Contestó Némesis tranquilamente. A lo que se escucharon los apresurados pasos de alguien, por un tramo, para, al parecer, subir unas escaleras.

Me levanté del piso, esto era muy extraño, necesitaba que uno de ellos me aclarara las cosas. ¿Qué hacía yo aquí, con ellos? ¿Por qué me habían sacado del psiquiátrico? ¿Para qué? ¿De quién huían?

Me dirigí hacia  la habitación contigua, guiándome siempre por el muro a mi lado, escuchaba ruidos, pasos, ligeros sonidos metálicos en un pequeño concierto armonioso. Al llegar a la puerta, se encendió un gran fuego en una hermosa chimenea, parado tranquilamente frente a ella, estaba Némesis, un hombre alto, de semblante sereno, entre los veinte y muchos y treinta y pocos, vestido completamente de negro, con tantas armas, que eran difíciles de contar, las cuales lenta y mecánicamente colocaba sobre una mesa metálica al lado de la chimenea.

– Bien, nada te siguió hasta aquí –Dijo Jared mientras bajaba las escaleras de dos en dos. Su cara se veía tranquila.

– Te lo dije –Dijo Némesis socarronamente, sonriendo.

– ¿No podías apagar la moto y entrar a pie a la casa? Estuve a punto de dispararte –Dijo Jared mientras ponía su rifle junto a las muchas armas de Némesis.

– Podía, claro. Pero ¿Dónde estaría lo divertido?

– Divertido –repitió Jared con un ligero toque de impaciencia en la voz- y, ¿Quién es el chico?

El chico, es verdad, Némesis venía con alguien en esa motocicleta. Busqué con la mirada por la habitación, vi al muchacho sentado en el piso, observando a los dos hombres atentamente con sus enormes ojos castaños. Al escuchar que se referían a él, irguió su posición. Era muy joven, no mayor de 17 años

– Lo encontré en un almacén. Está solo. –Dijo némesis. –Puede quedarse –Determinó –Tiene excelente puntería.

Con esa frase, el chico sonrió y se puso de pie, tenía una beretta por mano, avanzó unos cuantos pasos hasta estar frente a aquellos hombres, y lentamente puso sus armas sobre la mesa.

– Andrew Harkness –Ofreció su mano a Jared, esbozando una sonrisa, el cual la estrechó firmemente. –Un placer encontrarse con más sobrevivientes; la soledad comenzaba a ser –Hizo una ligera pausa, como buscando la palabra adecuada. –Desquiciante.

– Jared, mucho gusto. –Se detuvo un segundo, como analizando al chico. –Aquí tendrás que hacer solo dos cosas, cuidar de ti mismo y de –Hizo una pausa- Los demás.

Se refería a mí. Ellos sabían cuidarse solos. Ya todo había vuelto a mi cabeza. Oh, sí, había olvidado que estaba en el infierno.

– ¿Algo más? –Dijo el chico con un tono burlón de voz.

– Aquí todos nos cuidamos, Andrew –Dijo Némesis con una voz firme que no admitía réplicas.

Andy observó a su interlocutor un segundo, su semblante se notó más serio.

–¿Cuántos somos? Preguntó con el ceño ligeramente fruncido. La seriedad lo hacía parecer mayor.

– Cuatro, contándote a ti –Respondió Némesis. –Apuesto que tres más de los que creías que encontrarías esta mañana. –Se dirigió a Jared mientras ponía su última arma sobre la mesa, y preguntó: -¿Despertó?

– Sí, recién despertaba cuando llegaste –Hizo un gesto malhumorado, aún le molestaba la entrada triunfal de némesis. -No he podido hablarle, tal vez siga en su…

– ¿…Fantasía?  –Lo interrumpí. Los tres chicos dirigieron su atención hacia mí, mientras me acercaba lentamente a ellos –No te preocupes, estoy bien por el momento. –Siempre por el momento. Me detuve a un par de pasos de ellos, y los analicé una vez más, quería con todas mis fuerzas lanzarme a llorar, pero no quería que me vieran. Me contuve, ya lloraría después, cuando estuviese sola.

Acorté los dos pasos que me separaban de ellos, y abracé con fuerza a Némesis y Jared y el sentimiento del llanto golpeó más fuerte esta vez. Me contuve. Me alejé y les sonreí dificultosamente. Avancé hacia Andy, y lo abracé también.

– Bienvenido –Le dije, la voz me tembló en la última silaba-Mi nombre es Samantha, puedes llamarme Sam. Si te molestan –señalé con mi cabeza hacia los otros dos- golpéalos. Si no, preocúpate, algo raro estará pasando. –Todos sonrieron, me sentí tranquila.

 

Avanzábamos rápido al asegurar el área, después ampliaríamos el radio a toda la ciudad. ¿Cuánto podían tardar cuatro personas en limpiar de malditos a toda una ciudad? Di un fuerte suspiro ante la perspectiva, nos había tomado meses asegurar aquella casa, y hacerla habitable, todo era un desastre.

Dentro de todo, había buenas noticias, descubrimos que morían solos, después de un tiempo. Hicimos las cuentas, los primeros infectados, cuando habíamos descubierto que morían, cuanto se había tardado en que la epidemia fuera mundial. Un año. Dentro de un año no habría más criaturas. Criaturas. Pensar en esos seres como si nunca hubiesen sido humanos, ayudaba.

Tomé un par de Desert Eagle de la mesa, iría con Némesis, para la situación, eso era suficiente, el hombre era una máquina de matar. Al ser cuatro, todo se volvía más fácil, viajábamos en parejas, ya todos estábamos muy acostumbrados, desarrollamos una puntería sobrehumana, aunque preferíamos no usar las balas de ser posible, no era algo que abundara.

Enfundé una larga Katana de más de un metro a mi espalda, solo por si las dudas. Escuché el rugir de la motocicleta, suspiré, la odiaba, sería irónico sobrevivir al fin del mundo y morir en un accidente.

– ¿Vienes? –Me dijo Némesis. Se podía escuchar lo mucho que le divertía la situación en su voz.

– Sí, voy –Le respondí. Al mal paso darle prisa. Caminé hacia él y me subí con cuidado. A mi lado, escuchaba las risitas de Jared y Andrew; les mataba de risa mi incomodidad, me volví para enfrentarlos, y los vi, llenos de armas, y armándose aún más. Mi reclamo se perdió en mi garganta, y desapareció, surgiendo en su lugar un pesado nudo en la boca del estómago ¿Y si les pasaba algo, también? No quería que notaran mi preocupación, quise sonreír, lo logré a duras penas –Ustedes dos, Cuídense. –Les dije, con lo que intenté fuera un casual tono de voz desenfadado.

–Claro, mamá –Dijo Andy, y rodó sus ojos, haciendo el gesto más sarcástico que le había visto hasta el momento. Se me escapó una autentica sonrisa.

– ¿Lista? –Preguntó Némesis. Di un gran suspiro de resignación.

– Lista, -Le dije y me aferré a su espalda, aun viendo a mis amigos, temiendo (Como siempre) que fuera por última vez. Némesis sacó un pequeño dispositivo de uno de sus bolsillos, presionó un botón y las grandes puertas de madera se abrieron automáticamente. Los generadores de energía y paneles solares que Andrew había localizado antes de unírsenos, habían sido de muchísima ayuda. Nos facilitaban las cosas.

– ¡Allons-Y! –Dijo Némesis en un poco más que un susurro, y sentí el repentino tirón hacia atrás de la aceleración. Cerré fuertemente los ojos, el rostro de Jared, sonriendo ligeramente quedó atrapado en mis ojos, sonreí. Me aferré tan fuerte a Némesis, que casi creí que lo lastimaba. Solo Casi. Sentí como se estremeció un par de veces, oh si, se reía, ya me las pagaría después.

Viajamos alrededor de diez minutos, las calles de la ciudad estaban desiertas, el aire olía penetrantemente a muerte, había cientos de autos estacionados en las carreteras, algunos vacíos, otros, aun grotescamente ocupados por sus pasajeros, muertos, descomponiéndose lentamente. Fijé la vista en el cielo, no quería observar ya más. Vi pasar una parvada de Aves, eso era curioso, a los animales no les afectó en lo más mínimo el fin de la raza humana, al contrario, ahora estaban tomando de nuevo lo que les perteneció desde el principio. ¿Por qué ellos no resintieron el virus? Supongo que no se lo merecían. No quiero saber.

Nos detuvimos justo en el centro de la ciudad, a nuestro alrededor se extendían decenas de pintorescos negocios, completamente abandonados. Había artículos de super lujo, esparcidos en la acera, como (Lo que ahora eran) basura.

El sonido de la motocicleta, amplificado cien veces por la soledad, cesó, bajé lentamente, afirmando mis pies contra el suelo, di un par de pasos, alejándome y voltee a ver a Némesis, esperando sus órdenes. Estaba encendiendo un cigarrillo, con la mirada entornada viendo lejos, al infinito.

– Como las extraño –Dijo en un suave susurro, lo miré fijamente y enseguida desvié la mirada. Si no sabía que decir, prefería permanecer en silencio. Después de unos momentos, desmontó y se acercó a mí.

– Vamos a revisar esta área, no creo que encontremos nada, pero hay que estar seguros. –Me miró fijamente, su cigarro se consumía lentamente entre sus dedos –Si tienes problemas, grita. Te escucharé –Esbozó una sonrisa. –Y si encuentras algo útil o que te guste, tómalo.

– Lo haré. Cuídate también –Le dije y le di un fuerte golpe en el brazo, que de seguro no le hizo ni cosquillas. Sonrió ampliamente, lo que confirmó mi teoría. –Nos vemos en un rato – Y me di la vuelta, alejándome lentamente con las manos puestas sobre mis armas. Crucé la calle y me interné en un complicado laberinto de pasillos. Por un momento pude verme allí, en el mismo lugar, rodeada de mis amigas, sonriendo ampliamente, cargadas de paquetes, planeando ir al cine o a comprar un par de discos. Di un fuerte suspiro, como extrañaba a mis amigas, a mi familia. Miré a mi alrededor, sentí como la soledad perforó en mi alma, y lloré, lloré como no había llorado en mucho tiempo, las lágrimas dolían tanto, pero purificaban, sanaban las heridas, me liberaban.

Caminé alrededor de una hora, revisando y llorando. Entonces escuché un fuerte sonido; desenfundé rápidamente mis armas y apunté hacia el origen del estruendo, entre vidrios rotos de un anaquel, vi que algo se movía, me acerqué unos cuantos pasos con mis armas siempre en alto, y apuntando a la cabeza, esa cosa levantó la mirada, y me observó, afiné la puntería; sería justo en el rostro…

…Un intenso espasmo recorrió mi cuerpo al reconocimiento, perdí el blanco, disparé hacia ningún lugar, sentí como mis brazos se quedaron sin fuerzas. Solté mis armas y cayeron estrepitosamente sobre el piso… 

Imagen de perfil de Lilith Filth

Creación propia.

Lilith Filth

Please wait...

65 thoughts on “Mientras agonizo (I)”

  1. Que flojera leer todo, llegue hasta como la mitad, pero me fascino, excelente creepy Lilith, llego tarde a comentar lo sé, pero buehh, el punto es que hasta donde leí, me gusto 5/5 no te dejo +1 porque ya no sirve :yaoming: pero excelente, mañana leo la segunda parte :3

  2. Por lo general, los relatos apocalipticos o post-apocalipticos no son de mi agrado, pero puedo decirte que luego de irme de creepypastas durante 1 mes regresé y me encontré con dos o tres relatos tuyos que me significaron un sentimiento de enojo y tristeza constantes.
    Me avergüenzo de haberte recomendado mis relatos, este tiene tal trama, tal redacción y tal clima que pasó rápidamente a mis favoritos.
    Debemos contatarnos por chat.
    Saludos. (Y)

  3. tengo la impresion de que hablas del juego ” left4dead” jajaja no es en serio porque :
    3 hombres y una mujer
    un apocalipsis aparentemente zombie
    estan armados
    y otros detalles

  4. HE ENCONTRADO OTRA RAZÓN PARA SEGUIR LEYENDO ESTA TIPO DE HISTORIAS SENCILLAMENTE ES UNA JOYA EN TODOS LOS SENTIDOS
    TODO FUE SUMAMENTE PLACENTERO
    QUE MAS TE PUEDO DECIR ES SENCILLAMENTE ÚNICA 5/5

  5. De lo mejor que he leido hasta ahora, tengo muchisimas ganas de leer la continuacion, mientras leia pensaba que ojala fuese un libro completo, dan ganas de leer y saber mas, del pasado del momento y del futuro 🙂 un 10 en serio

  6. Wow Tu historia que en realidad es mas bien una novela la verdad es epica es un concepto algo comun y a la vez bastante pensado, pero sin duda tu redaccion y modo de llevar el desarrollo de la historia es epico, tienes un talento unico que seria bien aprovechado por alguien que te diese la oportunidad, realmente aun tratandose tan solo del principio de la historia es bastante interesante y muy muy muy especifico o mejor dicho muy bien describido desde las reacciones de los personajes a hasta sus apariencias, realmente es muy bueno que estes aprovechando este gran talento de esta manera, pero sin duda, te puedo asegurar que puedes ir por un “pez mas gordo”, bueno en otras palabras esta primera parte es como bien lo comento otro usuario “magnifica” 5/5 jejeje apenas acabo de entrar a esta pagina y ya quede hechizado jejeje…

  7. oh wow genial, esta historia estuvo de lo mejor, es de las pocas que puedo decir ”esta se va a favoritos” sin duda alguna tienes un gran futuro como escritora 5/5 y claro, a favoritos n.n

  8. Relato uniforme y altamente detallado, paseándose por algunas Metáforas y descripciones secas, en buen sentido.
    Tiende a detallar mucho a veces, pero la magnificencia del elato le hace sombra.
    Completo, lleno de emociones y de una excelente calidad, algo larguito, pero no se siente en lo absoluto.
    5/5 y a favoritos, carajo 😉

¿Quieres dejar un comentario?