Marie Thibodeaux

Tiempo de lectura: alrededor de 3 minutos.

Precaución: No veas los comentarios hasta haber leído.

Marie Thibodeaux


Marie Thibodeaux (1801-1881) fue una mujer admirable. Era amable, inteligente, firme y nunca llegó a mentir.

Era también una Alta Sacerdotisa vudú.

Residió en Nueva Orleans su vida entera, estableciendo desde una época temprana su reputación como una potente curandera y clarividente. Las personas viajaban decenas de kilómetros solo para visitar su botecario, y muchos probaron sus brebajes legendarios. Para la década de 1870, se había convertido simultáneamente en una de las figuras más temidas y veneradas de Luisiana.

En 1881, un dueño de tierras llamado Jacob Parrish viajó a Nueva Orleans desde Baton Rouge. Parrish era vastamente rico y devotamente religioso, pero poseía una fascinación mórbida por lo oculto. Había contratado un batallón de exsoldados de la Guerra Civil, la cual concluyó hace poco, y marchó con ellos a Bourbon Street y hacia la tienda de Marie.

A pesar de las protestas de sus asistentes, Marie le concedió a Parrish una audiencia. Él había escuchado los rumores de que la gran Reina Vudú descubrió el secreto de la vida eterna, y demandó que se lo encomendara.

Siempre manteniendo la compostura, Marie lo corrigió: había, en efecto, descubierto un ritual que conferiría inmortalidad, pero solo por un periodo de tiempo —cincuenta años, para ser exacto—. Una vez realizado, el destinatario se levantaría de nuevo tras una muerte natural, sin tener la necesidad de comida, aire o agua, y siendo inmune a la enfermedad y totalmente impermeable al daño físico. Una vez que los cincuenta años hubiesen culminado, sin embargo, el destinatario moriría otra vez para nunca más levantarse.

Aunque frustrado por esta revelación, Parrish la conocía por su reputación de una mujer honesta, y no desperdiciaría la oportunidad de vivir más allá de su vida natural. Marie accedió a ejecutar el ritual para él siempre y cuando jurara irse de Nueva Orleans de manera permanente luego de que hubiese concluido. Parrish estuvo de acuerdo, y el ritual tomó lugar. Fiel a su palabra, Parrish volvió a Baton Rouge más tarde ese día, pero no sin antes ordenar a sus mercenarios que asesinaran a Marie y sus ayudantes, y que quemaran su botecario desde los cimientos.

La gente de Luisiana es reconocida por sus supersticiones, que son muchas y diversas. No obstante, fue inusual cómo docenas de personas juraron haber visto sombras amorfas dirigiéndose en conjunto hacia la mansión de Parrish esa noche. La mañana siguiente, los quince mercenarios fueron encontrados con sus cuellos rotos como si fuesen ramas fracturadas. Al mismísimo Parrish se le ubicó en su cama, con ojos amplios y sacudido por el terror, y su garganta desgarrada con tal ferocidad que las autoridades se vieron obligadas a determinar que un oso se había colado de alguna forma a su habitación —cerrada y en el segundo piso—.

Sin embargo, las huellas de magia negra no fueron ignoradas por los lugareños, quienes prontamente enterraron los dieciséis cuerpos en el Cementerio Magnolia al día siguiente.

Marie Thibodeaux fue una mujer admirable. Nunca dijo una mentira, pero no se debe asumir por ello que nunca ocultara la verdad. Lo que ella no reveló fue que la resurrección no tendría efecto hasta que hubiesen pasado setenta y dos horas desde la muerte.

Cuando la tumba de Parrish fue exhumada en 1953 para ser recolocada, los trabajadores notaron, confundidos, las singularmente profundas cicatrices de arañazos en la madera dentro del ataúd.

Imagen de perfil de Tubbiefox

Traducción mía
http://www.creepypasta.com/marie-thibodeaux/

Tubbiefox

Administración de Creepypastas.com

Please wait...

9 reflexiones en “Marie Thibodeaux”

    1. Habría que analizar la calidad de la madera, la profundidad de la tierra, cualquier posible medida de seguridad impuesta por los lugareños, si tenía o no la motivación xD. Es posible que alguien ingenioso saliera, eso es seguro. Aunque el ritual no te quitará el dolor, solo el daño.

¿Quieres dejar un comentario?