La niñera.

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

Ya con mi vestido blanco puesto y mi peinado cuidadosamente hecho, lo único que me falta es cubrir mis piernas con las medias blancas que uso con frecuencia con esta ropa. Terimno de colocar la media en mi pie derecho y camino directo a donde se encuentran mis zapatos. Después de haber colocado los zapatos blancos de tacón en mis pies, camino directo al espejo ubicado junto al armario. Observo el vestuario delicado y elegante que tanto adoro mientras hago todo lo posible para lucirlo con belleza. Doy una última sonrisa a mi reflejo en el espejo y abandono el lugar en el que me encuentro.

Antes, cuando salía a la calle, las miradas se fijaban en mí inmediatamente, pero últimamente siento que nadie se percata mucho de mi presencia. Aunque siento que no me observan como antes, sigo caminando elegante y refinada, como siempre lo he hecho, más bien es un cariño para mí misma.

Me distraigo en el camino con las flores de los jardines de las casa más hermosas. Me detengo a oler el aroma de cada rosa y de cada gardenia, la belleza de las flores es insuperable.

Después de un camino de 15 minutos, llego por fin a la casa en donde trabajo. Acomodo mi cabello blanco con delicadeza y golpeo tres veces la puerta de la casa. Mi trabajo en esta casa es la de cuidar de los niños y las mascotas de los dueños. La principal razón por la que elegí estre trabajo es por la casa en sí; está adornada hermosamente y su menaje es extravagante y elegante. Los niños y las mascotas los veía al principio como un inconveniente , pero resultaron ser muy calmados; son sólo dos niños gemelos llamados Kate y Jack, de 7 años, pero parece que sus padres hicieron un eficiente trabajo criándolos; las mascotas son 5, tres gatos, un perro y un canario, los 5 son hermosos y siempre me han querido mucho desde que llegué.

En los últimos días, los niños no se me acercan mucho y no entiendo por qué, siempre me habían tratado de manera distante, pero por lo menos me dirijían la palabra, ahora no sé que les estará sucediendo. A pesar de que las personas me están tratando indiferentemente estos días, las mascotas de la casa me siguen tratando como siempre, aunque no sé si esas criaturas podrán entenderlo todo por completo, lo tomo como un educado detalle de su parte.

He esperado 3 minutos y aún no responden a mi llamado dentro de la casa; estos días los niños me han abierto sin pensarlo, pero hoy ya ha transcurrido más tiempo. Comienzo a aburrirme parada en el pórtico, pero puede ser sólo un simple atrazo de su parte y yo debo cumplir con mi trabajo. Vuelvo a tocar la puerta de nuevo mientras permanezco con porte firme ante la puerta hecha de caoba.

Después de esperar unos segundos, alguien abre la puerta lentamente. Es Kate, la hija de los dueños de la casa. Ella es una niña muy bonita y delicada, pienso que será una buena persona cuando crezca. Kate se queda parada con la puerta abierta, como si esperara algo. No presto atención a su extraño comportamiento y entro a la casa. Kate permanece un rato más en el pórtico, luego entra y cierra la puerta.

— ¿Tus padres dejaron alguna tarea específica hoy?–pregunto.

Kate no me responde y se va corriendo escaleras arriba. A este comportamiento extraño es al que me refería antes, pero no puedo concentrarme mucho en eso. Tomo su indiferencia como un “no” y voy a la sala, donde dejo mi boslo blanco colgando de un perchero.

Los últimos días no he podido ver a los padres de los niños, nunca están cuando llego, supongo que han tenido que trabajar mucho últimamente.

Camino hacia el jardín trasero de la hermosa casa a ver a las mascotas de la familia. Veo al pequeño canario cantando en su jaula decorada con flores que cuelga del techo de la terraza. De un mueble bajo la jaula tomo un frasco con la comida del pajarito y la coloco en un plato que hay dentro de su jaula. Al canario a comenzado a cantar chillona y fuertemente desde que llegué, eso es extraño, ya que siempre está calmado. Lo dejo pasar y me alejo de él para ir a darle de comer al perro.

Lo comienzo a buscar por todo el jardín, pero no lo encuentro. Ese perro siempre viene a recibirme en las mañanas, ayer incluso pase jugando con él la mayor parte del día. Los sigo buscando sin tener buenos resultados, me pregunto dónde estará.

Dejo la tarea de buscar al perro para después y me dispongo a poner la comida en los platos especiales de los tres gatos. Tomo la comida de un mueble destinado a los alimentos de el perro y los gatos y vacío un poco en los tres platos. Tampoco he visto aparecer a los gatos.

Como siento curiosidad por dónde estarán los gatos y el perro, me decido a preguntarle a Kate o a Jack. Subo las escaleras hacia el cuarto de los gemelos y me dirijo a su puerta. La puerta está abierta, así que entro sin avizar.

Ninguno de los gemelos está en su habitación ni recuerdo haber visto a Jack abajo o que Kate se quedará ahí, ella claramente subió las escalaras. De repente, cuando voy a ir a buscarlos a la habitación de sus padres, oigo un grito ahogado detrás de mí.

Me volteo y miro a Kate parada detrás de mí, con cara asustada e incredula. Cuando voy a preguntarle qué le sucede, ella grita:

–¡Jack! ¡Jack! ¡Sigue aquí! ¡Ella está aquí!

Estoy confundida por su comportamiento, ¿a qué se refiere esta niñita?

Jack llega y se coloca junto a su hermana. Ahora los dos están frente a mí, mirándome con miedo, no entiendo bien qué sucede.

Me acerco a ellos lentamente mientras ambos se quedan sin moverse. Me inclino frente a Kate y coloco mi mano delicadamente sobre su delgado hombro. La niña no se mueve y su expresión toma un gesto monótono. No entiendo muy bien lo que sucede, pero después la niña se va sin que yo pueda ver a donde.

–Jack, ¿qué le sucede a tu hermanita? –pregunto acariciándole su cabello delciadamente con mi mano.

El niño, en vez de responderme, comienza a caminar hacia atrás con intento de alejarse, luego desaparece también.

Busco a ambos niños por un tiempo, pero no los encuentro, así que decido irme de la casa, si no hay niños no tengo por qué quedarme ahí sólo por las mascotas.

Han pasado dos semanas desde que dejé de trabajar en la casa de la familia Olson. Pero ahora he encontrado un nuevo trabajo como niñera en otra bella casa de la ciudad. La gente ha vuelto a notarme de nuevo, es un alivio que puedan ver mi belleza otra vez.

<<14 de Setiembre, 1934.

En una mansión del centro de la ciudad, una familia entera ha sido asesinada de manera extraña. Los miembros de la familia eran dos niños gemelos y una pareja que dirijía una empresa funeraria.

Los padres de los niños fueron baleados hace dos meses y encontrados en el armario de su habitación. Los dos niños fueron asesinados unas semanas después. La niña recibió una puñalada que le atravesó del hombro al corazón, el niño recibió un disparo en la frente.

El sospechoso del crimen aún es desconocido.>>

 

 

 

Creación propia.

Neko no Yourei

Rating: 7.00. From 6 votes.
Please wait...

2 comentarios de “La niñera.”

¿Quieres dejar un comentario?