La cerda

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

El infierno llamado la cerda

Antes de seguir con la historia de ray hodgson es recomendable si no has leído “el proyecto pena de muerte” “y “el diario de Ray Hodgson” que las leas en el orden que están  para comprender  el actual.

Todo lo que diga yo, no es interesante, el diario si lo es.

Cuando una nación poderosa (como el país grande que todos conocemos, y que ustedes ya saben el nombre) siente una amenaza, siente que un gran líder está haciendo de mas, está hablando de mas, esta ataca, con la conocida pena de muerte, inventar algún cargo para ellos no es difícil, pero cuando si es difícil, y no basta con inventar cargos para la pena de muerte, se recurre a lo más sucio, John Lennon fue un gran personaje de la historia, hizo grandes contribuciones a la paz, al arte, y a la música, aun así, creyeron que hablaba de mas, y fue asesinado a tiros por Chapman, esto es otro de los casos que yo sé no fue de casualidad, Chapman fue controlado.

Friedrich  Nietzsche fue otro personaje que hablo de mas, pero él era Alemán, la nación grande no podía meterse con él, y entonces quedo el único método, volver al poeta demente, ¿crees que alguien tan inteligente como  Friedrich  Nietzsche (que escribía libros en tan solo un mes), que  su salud mental decaería tanto? Eso fue otro de los métodos, y lo sé muy bien.

Muchos aquí tal vez conozcan a Richard Chase, “el vampiro de sacramento” condenado a muerte por seis homicidios, (bebía la sangre de sus víctimas, pensaba que lo hacían sentir más fuerte) aunque el informe final, fue un suicidio por sobredosis de antidepresivos, solo que eso es mentira, Richard Chase no murió de sobredosis, fue trasladado a la cerda.

Sin recurrir mas al prologo que siempre pongo, que tal vez no sea interesante, pero si necesario, los dejo con el segundo día del diario de Ray Hodgson.

Día 1 en la noche después de regresar del trabajo:

Ayer no pude dormir, cuando mi mujer quiso hablarme no pude mirarla a los ojos, fui al baño a vomitar y no comí, eso sucedió toda la noche cuando regrese de ese asqueroso lugar, en ese lugar no había justicia ¡había sangre ¡escribo esto esperando que alguien algún día lo lea, no podre dormir hoy eso es seguro.

Antes de entrar a casa le hice una llamada a mi ex jefe de operaciones, el casi no dijo ni una sola palabra, yo le dije muchas, casi no se pudieron entender debido a las lagrimas que se me escaparon,  le dije que quería renunciar y que no hablaría, que no diría nada, me dijo que no era tan fácil, y que podía retirar mi dinero, que lo disfrute, le grite y le dije que no quería ese dinero cubierto de sangre, solo quería retirarme de ese trabajo, el dijo que no es tan fácil, luego me dijo que él estuvo trabajando ahí por tres años, y que es millonario, no podía dejar de ser jefe de operaciones ya que sería sospechoso, que las cosas se arreglan, que puede ser horrible, pero necesario, que lo superaría, que cierre los ojos, que siguiera la corriente, que trate de calmarme, que no es tan malo, y un fin de cosas, que trate de aguantar, aunque estoy pensando seriamente en el suicidio.

 

Día dos en la cerda:

He tomado la decisión final, pero esto no es importante, lo importante es lo que contare aquí, lo que paso esta oscura noche, espero que la gente lea este diario, y se haga justicia, hoy en la cerda, todo fue exactamente igual, ricachones riendo, gozando, hablando, trajes que valen millones de dólares (no estoy exagerando) sujetos enfermos, pensé muchas veces en matarlos a todos, pero yo no soy como ellos, luego empiezo a preguntarme ¿Por qué a mí? Pero eso no tiene sentido ahora, las luces se encendieron, el espectáculo iba a comenzar, pero esta vez ya no era como un cine, esta vez había un teatro, y se abrió el telón, en él un hombre muy viejo, demasiado viejo diría yo, estaba ahí sentado y amarrado, luego salió la presentadora, vestida de vampiresa, no entendía, pero todos rieron y silbaron, dijo: “Señores, lo teníamos como esclavo sexual, y para protagonizar algunas matanzas a otros seres humanos, pero definitivamente ya no nos sirve, llego a la avanzada edad de 62 años, ¿alguien va a pagar un céntimo por Richard Chase? ¿O quieren que siga bebiendo la sangre de otra persona? Alguien grito: “no ¡que ya se muera esa basura ¡” y así será, respondió la presentadora del teatro macabro, —- empieza la subasta dijo—

Como es normal, pagaron mucho, pensé que iban a pagar menos por él, que por el pobre tipo de ayer, pero me equivoque, al parecer Richard Chase era una leyenda, y muchos lo querían, al final un tipo delgado, alto, y de cabello rubio gano, pero no quiso decir su nombre, entonces cogió el micrófono, y empezó la pesadilla , dio la primera orden, “ que beba toda la sangre que pueda” dijo sonriendo “¿te gusta la sangre no?” “¿entonces haremos un experimento, cuánta sangre podrás beber? Entonces al teatro llegaron dos personas disfrazados de vampiros, y comenzó zonas una canción en el teatro, lo hacía más espantoso, mas enfermo, no importa cómo me sienta, lo que importa es que se enteren de lo pasa, los “vampiros” llegaron cargando de litros y litros de sangre espesa, y un embudo, antes de darle a beber sangre el tipo rubio dio otra orden, “primero cosan su boca, para que no pueda abrirla del todo, y no desperdicie esta exquisita sangre¡ qué pena por ti, diste buenos shows bebiendo sangre a terroristas¡”dijo, luego los verdugos cosieron su boca dejando solo una pequeña abertura de ella abierta, Richard Chase, no lloro, metieron el embudo en su boca, y el primer litro de sangre iba pasando lentamente por su garganta, y Chase no parecía sufrir  al principio, parecía gozarlo, pero poco a poco como era lógico, esto se volvió desagradable para él, pero la sangre seguía rodando por su garganta, y empezó lo peor, Chase comenzó a desesperarse, no podía hacer nada más que mover un poco su cabeza en vano, escuchar los aplausos y risas, porque estaba atrapado, la sangre se acababa y seguían dándole más,  comenzó a gemir, yo casi pudo sentir que pedía ayuda, el jefe de operaciones  me dijo que no observe nada, pero tengo que verlo¡, para contarlo, es mi deber, a Chase que seguía en sufrimiento, se le pusieron los ojos y la piel roja, su estomago se hincho, y entonces sucedió algo asqueroso, lo cocida de la boca de Chase se rompió, por un enorme grito atrapado, y  de su boca cayo mucha sangre, y todos reían, entonces el sujeto rubio dio la orden final: “así será muy aburrido, mátenlo ya” el verdugo tomo al anciano del cabello, y con una estaca afilada, le dio en el corazón, “así mueren los vampiros” dijo la presentadora en forma poética, luego todos hicieron reverencia y se cerró el telón.

 

 

 

Please wait...

6 comentarios de “La cerda”

    1. Gracias¡ me gusto mucho hostal cuando salio¡, la idea de ese perverso lugar puede que sea cierto, o vamos en realidad es cierto¡ mira existe la cerda 🙂 GrACIAS POR LEERME.

Responder a Ricardo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.