Huellas en el Polvo

Tiempo de lectura: Cerca de 3 minutos.

(Antes de empezar esto es lo primero que publico)
Caminado por el río seco, lleno de basura y animales muertos, el hedor es asqueroso la poca agua que hay está estancada y podrida, empieza a caer el sol, yo solo sigo caminando, en mi mano mi boleta de notas, reprobé el segundo año de secundaria y no quiero llegar a mi casa continuo caminando sin darme cuenta avanzo más y más por este río de basura, en mi mente da vueltas las ideas y las escusas de cómo decirles a mis padre que perdí el año continuo caminando, ya está oscuro y no quiero dar la vuelta no quiero regresar, ya he caminado mucho no sé cuánto tiempo pero ya no veo nada conocido la única luz es la luna apenas continuo mirando a mi alrededor veo una choza cayéndose y recuerdo un cuento de mi abuela, me contaba que río arriba vivió una mujer que se dedicaba a realizar abortos,  me contaba sobre los gritos de las mujeres cuando les arrancaba a los fetos y  los botaba a un poso de agua que tapaba solo con una vieja manta mi abuela cuanta que un día hizo mal su trabajo y mato a una joven junto a su hijo no nato, la familia de la joven fue a la casa de esta mujer he hicieron justicia por mano propia, la arrojaron viva al poso donde ella había votado a todos esos bebes y que los gritos de esta se escucharon por tres días y por las noches del pozo salían gritos y el llanto de mil bebes,

Ya es muy tarde para volver y estoy cansado así que me quedo en la choza a dormir dentro de la choza hay un viejo colchón de paja, para mi es suficiente me recueste y no quiero pensar en nada sé que por la mañana deberé bajar por el río y enfrentar a mis padres y mi patético resultado escolar, empiezo a quedar dormido cuando un sonido me hace saltar de mi sueño ¿que fue eso? pienso fue el grito de una mujer tan terrible que me perforo los oídos siento que mi corazón se sale de mi pecho pienso un rato más sorprendido que asustado y en mi mente pienso que tal vez fue el recuerdo del cuento de mi abuela y el casi quedar dormido salgo afuera tomo algo de aire

Regreso a la choza aun algo exaltado y me recueste de nuevo pero no creo conciliar el sueño pero cierro mis ojos y trato de forzarme a dormir de repente siendo algo jugueteando con mis zapatos me fijo hacia abajo con la poca luz que hay no logro distinguir nada – ratas – lo primero que pienso me siento y alumbre con mi celular, es una pequeña criatura sujetándose a mi pantalón y hay más detrás de él van llegando hasta mí, con esa imagen mis vellos se eriza ciento el frío que pasa por mi espalda y me congelo del miedo la luz del celular se va no puedo tocar ninguna tecla para alumbrar mi mente está inundada del miedo estoy congelado no veo nada ya los siento en mi pecho y están subiendo en mí no me puedo mover lo siento en mi rostro y reacciono saltando y gritando como un loco por el miedo trato de dirigirme a la puerta está cerrada me dirijo a la ventana salto por ella afuera está aún más oscuro aquí afuera la luna esta oculta tras un manto espeso de nubes sujeto mi celular alumbró hay muchas de esas criaturas están saliendo por la ventana y la puerta comienzo a correr pero no veo hacia donde solo corro cuando me topo con una espesa vegetación trato de correr en ella no puedo avanzar mucho, y otro ruido interrumpe mis gritos, es el llanto de los mil bebes se acercan a mí no puedo avanzar, caigo me están sujetando los pies mientras lloran no ,me dejan ir he perdido mi celular trato de sacudírmelos son muchos están sobre mío son muchos no me los puedo sacudir alguien se acerca grito como un loco pero el llanto de los bebes es muy fuerte esa persona se acerca es una persona? no la veo las criaturas se alejan le tiene miedo – gracias – le digo me acerco gateando lo más rápido que puedo los llantos cesan esta persona se arrodilla me sujeta con fuerza del brazo, de ella sale un olor a carne podrida, la luna se despeja ya estoy muy cansado me desmayo

Veo una imagen son muchos, muchos niños enredados en una maraña de cabello muy largo este cabello es de una vieja vestida como campesina parada sobre más niños que tratan de escapar de ella

Al día siguiente despierto en la choza no hay nada yo estoy bien – un sueño – me digo a mí mismo y me preparo para ir a casa por algún motivo ya no tengo miedo a lo que me digan mis padres o lo que me hagan, busco mi mochila y al recogerla veo en el polvo muchas pequeñas huellas y trato de ignorarlas no quiero estar ni un segundo más en ese lugar

Creasion Popia

Belfecor

Please wait...

1 comentario de “Huellas en el Polvo”

  1. Apunto a que la historia no es de tu autoría, parece estar traducida con el traductor de google, lo digo por algunas palabras inconsistentes con la lectura, tienes un par de faltas de ortografía y en algunos momentos la historia avanza demasiado rápido, faltan comas, y algunas están mal colocadas. La idea de la historia es buena, solo te recomiendo mejorarle algunos detalles.

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.