Hombre Solo

De la puerta de la casa se desprenden miles de sueños en forma de telarañas. Se crean ambientes lúgubres, de soledad y desasosiego infinitos. El hombre allí sentado, en el pórtico que sostiene la pesada sombra de la puerta masticada por las termitas. Allí el hombre se sostiene, solo, acompañado por miles de figuras que no saben su nombre. La depresión lo infecta, se lo come y se lo traga. No tiene escapatoria alguna, más que seguir respirando hasta que alguno de sus sueños pueda hacerse realidad. Hasta que algo en su vida cambie y le den nuevas ganas de sonreír.
Necesitaba volver a tener confianza en si mismo. Un factor importante de la personalidad que había perdido desde que había perdido a su familia en esa misma casa. Un error lo comete cualquiera, pero vivir cometiendo errores a diestra y siniestra mata.
Así es que, uno de sus fallidos intentos por mejorar lo alejaron de su familia. Nunca debió haberse casado, los locos nunca se deben casar.
El supo, lloro y se desplomo…pero no estaba preparado para vagar por este mundo solo para molestar y arruinar la vida de las personas cuerdas. Esas personas que, felizmente realizan su vida. Trabajan, se aman y se relacionan entre si tan fácilmente, como el respira el aroma de demencia que desprendían sus ideas.
Ahora, el allí…un pobre hombre agotado por sus fracasos y culpado `por sus errores navega en un mar negro, rodeado de desesperanzas que golpean su pecho.
Sentado en su puerta, aun espera que algo cambie.

creación propia

Federikitho

Please wait...

1 comentario de “Hombre Solo”

¿Quieres dejar un comentario?