The Holders (36-40)

Todos los capítulos | Los mejores Holders |

The Holders (Los Portadores) son una sucesión de creepypastas de rituales con 528 publicaciones principales más contenido adicional, pero puedes comenzar a leer desde cualquier parte, pues no mantienen continuidad entre sí; son capítulos individuales con formato similar.

Los Portadores (36-40)


En cualquier ciudad, en cualquier país, hay una institución de salud mental o centro de rehabilitación donde puedes tratar de conseguir un Objeto. Había 2538 de estos Objetos, pero dos mil se perdieron.

Los 538 restantes nunca deben estar juntos. Jamás.

Estas historias han sido recogidas de varias fuentes, muchas de las cuales son cuestionables, pero todas tienen un aspecto en común: cuentan la historia de una serie de Objetos, los cuales, de ser reunidos, traerán horribles consecuencias, detalles que conducen a muchos a la locura.

La veracidad de las historias siempre está en duda; así se quería que fuese. La especulación circula desenfrenada. Nadie sabe realmente si los Objetos son genuinos o si hay un número fijo de Objetos que existen en el mundo y que anhelan reunirse con los suyos. Parte de lo que hace a las historias de Los Portadores tan incitante es la posibilidad de que cualquier persona pueda ir a una institución de ayuda especial y someterse a una prueba de vigor para conseguir un Objeto.

Los Objetos, aunque poderosos y temibles, carecen de la habilidad para agruparse por voluntad propia, y se ven obligados a convocar la ayuda de ciertos individuos. Estas personas se convierten en Buscadores, con historias tan perturbadoras y detestables como los mismos Objetos. Los Buscadores han emprendido su viaje por tres razones principales: buscar Poder, buscar Reunión o buscar Separación. Sus metas son conocidas por convertirlos en villanos y monstruos, y solo podemos esperar que aquellos de corazón justo prevalezcan sobre estos seres.

Quizá haya una buena razón para que llegases a este sitio, estimado lector. Los Objetos han de estar llamando.

¿Responderás?

 

El Portador de la Fe


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, cierra tus ojos y pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de la Fe». El empleado te mirará confundido, sacudirá su cabeza y volverá a su trabajo. Si esperas tres minutos completos, suspirará y te conducirá al cuarto del conserje. Te llevará adentro y te encerrará ahí. La puerta no abrirá, y será completamente negra. Lentamente la oscuridad comenzará a delinear palabras brillantes en un lenguaje que nunca has leído, y voces ajenas a tus oídos hablarán las mayores blasfemias que tu mente pueda resistir.

Pronto deberás pararte rápidamente y correr por un túnel. Luego el túnel se abrirá en un gran domo y verás a una niña de blanco, mirándote con sus cabellos caídos sobre la cara. Solo responderá a una pregunta: «¿Por qué temen?».

Te mirará y su boca dirá bruscamente cada error que se haya hecho en nombre de un dios y algunos que debes creer que han pasado más allá de tu realidad. Entonces caerá al suelo gritando en horrible agonía mientras es consumida por una llama blanca.

Sus cenizas son el Objeto 36 de 538. Un día se mezclarán con las tuyas.

 

El Portador de la Confusión


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de la Confusión». La empleada te ignorará al principio, pero si esperas un minuto completo, se levantará y hará un gesto para que la sigas. Después de seguirla por una serie de pasillos con poca iluminación, llegarás a un corredor cerrado sin puertas. Hará un gesto para que avances hacia el fin del pasillo y rápidamente te dejará solo, sin decir una palabra.

Debes caminar hasta el fin del pasillo en silencio. Una vez que llegues, pon tus manos en la pared para revelar que es una ilusión por la que puedes pasar caminando. Si tienes miedo o no estás seguro de lo que hay tras la pared luego de dar un paso, o simplemente tienes dudas, regresa hasta que tengas la resolución necesaria. Si crees en ti mismo, y crees que las respuestas yacen tras la pared, cuando pises adentro aparecerás en un cuarto blanco brillante con muchos caminos. Algunos llevan a la distancia, otros parecen no llevar a ningún lugar y otras parecen ser incomprensibles y llevan a un sufrimiento que solo la más maldita de todas las almas puede comprender.

Si el cuarto permanece insondable y perfectamente blanco, tu incursión por el camino estará libre de peligro y llegarás sano y salvo a una puerta. En este punto, no necesitas hacer nada, mientras la puerta se abre frente a ti revelándote un cuarto único. No es grande, pero tampoco pequeño. No está iluminado, pero no es oscuro. Parece ser todo, y nada. Iguales y opuestos son insignificantes en este cuarto.

Notarás una figura indescriptible parada en el centro de la locura. Parecerá ser humano, pero a la vez, algo mucho más infernal. No podrás comprender su entidad visible, pero no debe causar repulsión al mirarlo, ni debes dirigirle la palabra. Te comenzará a hablar de muchos eventos, algunas que conocerás como verdades, otras serán mentiras, y de algunas no estarás seguro. La entidad irá incrementando su agitación porque estás ignorando su palabrería. No debes permitirte decir nada hasta que la entidad guarde silencio, y luego pregunte: «¿Qué harías si todos son reunidos?». A esto, debes responder firmemente: «Todo lo que podría hacer. Incluido lo que no podría».

La entidad te mirará inexpresivamente por un momento. Si no te cree, simplemente se irá caminando y te dejará ahí, por siempre en la oscuridad. Si fuiste convincente, se acercará a ti y te dará un pequeño y aparentemente inmaterial objeto brillante. Es la «Resolución de la Bestia».

Ese es el Objeto 37 de 538. No importa cuán indeciso seas, no importa cuán inseguro el mundo se vuelva, tú solo debes saber qué hacer si todos son reunidos.

 

El Portador de la Puntería


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de la Puntería». Su cara mostrará una expresión de emoción y escepticismo. Entonces te llevará a la puerta más cercana y la abrirán para ti. Debes caminar por el pasillo exactamente tres segundos después de que la abran. No más, ni menos. Después de caminar adentro, el empleado cerrará y asegurará la puerta tras de ti. Te darás cuenta de que ahora estás parado en un campo de tiro con puestos de tiro a ambos lados hasta donde alcanza la vista. La gente que toma está en estos puestos son los Buscadores que han fallado.

Toma el que está directamente enfrente de ti. Te darás cuenta de que hay un rifle colocado convenientemente en una mesa cercana. Cuando la tomes, un objetivo aparecerá al final del campo de tiro. Tienes cinco balas y debes acertar en el centro del objetivo con cada una. Si fallas tan siquiera una vez, el Buscador a tu izquierda pondrá su arma en tu cabeza y jalará el gatillo.

Este es un desafío de habilidad. Debes ser capaz de darle a la diana las cinco veces; una vez que lo hagas, el campo de tiro desaparecerá y te encontrarás en un vacío negro, parado frente a un hombre vestido en una chaqueta negra atrincherada y un sombrero café oscuro, pero no podrás ver su cara. Él es el Portador. Le dará una calada a su cigarro y te dará la palabra. Debes preguntarle: «¿Cuánta gente trató de detenerlos?».

Entonces te dirá exactamente cuántas personas trataron de evitar que los Objetos se perdiesen, cuántas balas fueron disparadas, cuántas peleas fueron luchadas, cuántas guerras fueron comenzadas. No te preocupes, pocos se han vuelto locos con esta información. Luego el hombre te dará el rifle que usaste en el campo de tiro. Cualquier bala que cargues en este rifle jamás se acabará y siempre atinará tus disparos. El hombre hará una inclinación respetuosa y caminará al vacío. Sentirás una fuerte ráfaga de viento y entonces te encontraras enfrente del lugar que llamas hogar.

Ese rifle es el Objeto 38 de 538. ¿Cuántas balas tomará detenerlos?

 

El Portador de la Ausencia


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de la Ausencia». Si la persona trata de convencerte de que quien deseas visitar ya no está ahí, insiste en visitar la celda. En este punto la recepcionista deberá mostrarte una mirada que solo puede definirse como sin emociones. Te llevará por un pasillo largo con muchas puertas. Abrirá la puerta para ti pero no irá más allá. Tras esa puerta está la oscuridad; nada más.

Como pises en la oscuridad, la puerta se cerrará fuertemente tras de ti. Ahora estás atrapado y el único camino es ir adelante. No podrás ver el suelo, el techo o las pareces. Sé cuidadoso, puede que camines mucho tiempo, posiblemente horas. Conforme vayas caminando te sentirás frío y vacío. Sentirás como si tu alma hubiera dejado tu cuerpo y solo te dejara como un caparazón vacío. En el momento que oigas pisadas que hacen eco ruidosamente, detente inmediatamente y espera. Si las pisadas no se detienen, debes sentarte y esperar hasta que lo hagan. Si las pisadas se detienen, debes avanzar hasta que llegues a otra puerta de hierro, iluminada por una luz tras ella. Ábrela y entra.

Dentro estará un cuarto oscuro. Solo un pequeño círculo de luz puede verse en el piso, iluminado por una pequeña vela. Tras la luz estará una silla con una chaqueta en ella. Acércate a la silla, pero no te sientes en ella, no importa cuánto hayas estado caminando. Espera hasta que la vela se queme. Cuando lo haga, extiende tu mano y toma la chaqueta. Luego de eso verás un destello y te encontrarás en frente del escritorio de la recepción en la institución. Busca en el bolsillo interior en el pecho de la chaqueta y saca un pedazo de papel chamuscado con tinta roja. No leas esta tinta, o el Portador de la Ausencia se presentará y tomará tu vida.

Este papel es el Objeto 39 de 538. Evita que se presente. Evita que se reúnan.

 

El Portador de lo Abandonado


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier orfanato al que tengas acceso. Estando en la recepción, pide reunirte con aquel que se hace llamar «El Portador de lo Abandonado». La encargada te mirará con ojos solitarios y tristemente hará un gesto para que la sigas. Te llevará por un laberinto de pasillos. No mires atrás y mantente pisándole los talones o te perderás por siempre en este laberinto. Ella te mostrará una puerta, cuarteada por el tiempo. Se desvanecerá de repente, dejándote a tu suerte. Avanza o piérdete por siempre.

Después de que abras la puerta te encontrarás con un laberinto de arbustos. Sigue tu instinto para viajar. Escucha cuidadosamente, cada paso que hagas sonará ruidosamente por el aire. Si el sonido se detiene, párate firmemente y no te muevas. Si oyes un sonido como de un zumbido, grita: «¡Retrocede, no necesito tu ayuda!». Si persiste, entonces corre. Corre por tu vida. Tu cuerpo, tu mente, incluso tu alma estarán en gran peligro. No pares, no importa lo que oigas o veas, hasta que dejes de escuchar el zumbido. Si te atrapa, serás roído eternamente por las afiladas garras de cada problema que ha plagado a la humanidad.

Eventualmente llegarás al final. Frente a ti estará una puerta dorada. Golpea una vez y se balanceará abriéndose para ti. Entra lentamente en el patio. Dentro encontrarás un hombre hermoso en sus cuarenta vagando por ahí sin objetivo. Pregúntale esto y nada más: «¿Dónde fueron abandonados?» El hombre te mostrará cada grieta oculta, cada guarida, cada cadáver, cada loco, cada lugar maligno que estas cosas han manchado. Puede que te vuelvas loco; si no, estás destinado verdaderamente a culminar esta tarea. El hombre habrá partido para el final de esta visión. En su lugar aparecerán un mapa y un reloj roto. El reloj muestra cuánto tiempo te queda en esta carrera. Si no te lo quedas no recordarás la hora que marca.

El mapa es el Objeto 40 de 538. Úsalo o no, pero el conocimiento ha escapado, y no eres el único que lo posee.

Imagen de perfil de Lilith Filth

Traducciones mías
http://theholders.org

Lilith Filth

Please wait...

20 reflexiones en “The Holders (36-40)”

  1. oye les quisiera ayudar a subir los holders tengo desde el 41 al 45 si se nececita una aprovacion de un MOD o de los que los suben digamen estoy dispuesto a ayudarlos

        1. Porque la traducción que tienen es un asco -es la traducción que merodea el internet- y hay que repararlos. También para no saturar de Holders la página; de por sí no reciben tanta atención como uno creería u_u

  2. Definitivamente esto se vuelve monótono. Demasiado “horrendo y horrible horroroso horror que durará por toda la eternidad mientras te desangras y arrancas los ojos, piel, lengua, dedos, nariz, entrañas y demás; mientras eres tortuosamente torturado por la maldita maldad maligna del maléfico mal”… Muchos miedos sin nombre, terrores inimaginables, abominaciones de este mundo, de otros y de algunos más… Si quiero leer sobre eso, mejor leo a Lovecraft. De hecho creo que eso haré. Con su permiso, mademoiselle. (F)

    1. Por no dejar: “En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier hospital psiquiátrico o institución mental a la que tengás acceso. Cuando llegués a la recepción, pedí una Hamburguesa Doble con Papas Grandes y Refresco Mediano. El empleado te mirará con cara de ‘Sos un cretino’ y te dará tu orden. ¡Cuidado! Escupió en ella. No le des propina…”

¿Quieres dejar un comentario?