El niño del lago

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

-Mamá, ¿por qué nos mudaremos? –pregunté a mi madre. No entendía por qué debíamos mudarnos a una cabaña, si aquí en la ciudad estábamos bien.

-Sólo empaca tus maletas, Berenice. Nos vamos –respondió ella, dejándome con la intriga. Mi nombre es Berenice, sólo tengo 17 años. Claro estaba, ¡No quería mudarme! Ni tampoco entendía por qué lo haríamos… En fin, nos mudamos, pasó una semana, obviamente extrañaba mucho a mis amigos y mi antigua casa quedaba muy lejos de aquí. Fue entonces cuando decidí que iba a hacer algo para distraerme… ¡No saben cuánto me aburría!

Iba una mañana caminando por el bosque de regreso a mi casa; ya que había salido desde muy temprano a correr. El clima había cambiado totalmente: cuando salí a correr hacía mucho sol, y ahora de regreso se tornó el cielo muy oscuro y tenía la impresión de que empezaría a llover. Pasé por un lago y estaba un niño agachado allí; no se veía su rostro. Me acerqué a él & le pregunté: -¿qué tienes? ¿Por qué lloras? –Él sólo seguía llorando y parte de su rostro se veía hinchado; supuse que sería por el tiempo que estuvo llorando. Pero no lo entendía, ¿dónde estaba su madre? Comencé entonces a mirar por todos lados buscando a ver si aparecía alguien que supiera algo del niño; pero no conseguí a nadie. Volteé entonces la vista nuevamente a donde estaba el pequeño; pero para mi sorpresa, ya no estaba allí. Confundida empecé a buscar por todos lados pero tampoco lo conseguí. ¡Qué extraño! –Pensé –se suponía que estaría allí; pero ahora sólo se escuchaban los llantos. Busqué y busqué pero no lo encontré; sin embargo los llantos se escuchaban cada vez más fuertes. Llegó entonces el momento en el que no sabía dónde estaba…  ¡Me había perdido! Qué desgracia… ¿cómo haría ahora para llegar a casa? Todo por culpa de ese niño. ¿Quién era? ¿Por qué rayos estaba llorando justo ahí? Sin saber cómo ni por qué, me acosté y quedé dormida en el césped mojado, quizás por el cansancio que tenía luego de haber corrido tanto. Soñaba que allí frente al lago estaba el mismo niño que había mirado y señalaba hacia el lago; que esta vez parecía estar lleno de sangre, y lo que se veía cálido y tranquilo, esta vez era un gran remolino. Me desperté desesperadamente luego de algunas horas, (o al menos eso creía yo) pero miré mi reloj y eran las 7:00pm. Me sorprendí mucho, ¿cómo había podido dormir tanto y hasta esa hora? Mi madre debe estar preocupada por mí. Me dispongo a encontrar el camino que me conduzca a mi casa y mientras voy caminando, veo que me ilumina una luz que se va acercando más y más, y al ver que era una vieja camioneta, traté de detenerla para pedir ayuda.

-Buenas noches, ¿podría ayudarme? –pregunté.

-(volteó hacia mí; pero a causa de la oscuridad, su rostro no se veía) ¿Qué te ocurrió? –respondió su voz ronca & misteriosa.

-Me perdí en el bosque, señor. Soy nueva aquí, ¿podría llevarme hasta mi casa?

-No deberías estar por estos lugares a estas horas, sube –Me dijo. Sentí escalofríos en seguida… ¡Su voz no era nada normal! En fin, subí a la camioneta y esperé mientras íbamos camino a casa. Luego de haber transcurrido algunos minutos, se vio mi casa a lo lejos. En seguida exclamé: -¡Por aquí, por favor!- Él se detuvo justo en frente de mi casa, le agradecí y bajé de la camioneta. Las luces de mi casa estaban encendidas, saqué las llaves y abrí la puerta. Llamé a mamá; pero no me respondía. Busqué pero ella no estaba en la casa, así que llamé a mi hermana Sammy; pero tampoco estaba allí. Busqué a papá y tampoco estaba. Supuse que como no llegué, salieron a buscarme. Fui entonces a ducharme, esperando a que mi familia regresara. Ya transcurridas varias horas, pensé que mis padres y mi hermana llegarían; sin embargo allí seguía yo, sola en mi casa y sin ninguna compañía (o al menos eso creía yo). Eran las 3:00am cuando de pronto tocan la puerta. Cuando la abrí, habían llegado mis padres junto con mi hermana Sammy. Me abrazaron en seguida y sólo lloraban, ¡No entendía nada en absoluto! Supuse que seguro sería porque estaban preocupados.  Sin decir más, entraron a la casa y yo fui a mi habitación. Estaba mirando la tele y me dio algo de sueño, así que me dormí. Despierto después de un rato a causa del ruido de mi celular; me estaban llamando. Me quedé fría cuando me habían avisado que mi hermana y mis padres habían tenido un accidente y habían muerto; pero lo más curioso es que ocurrió cuando habían salido a buscarme. Pasó el tiempo; no niego que después de esto tuve que ir a un psicólogo; pues había quedado traumada de por vida. Fui un día a visitar a una vecina que tenía mucho tiempo allí; la señora Julia, que tenía al menos 67 años de edad. Gracias a ella, me enteré de que ese niño que me conseguí aquél día frente al lago, había muerto hacía 5 años atropellado, y lloraba porque había perdido a su madre antes de morir él. El chofer que me ayudó aquél día, fue el mismo chofer en donde iba mi familia cuando murió, y casualmente el mismo chofer que había atropellado al niño. Estoy ahora relatando esto mediante una escritura; pero lo más curioso es que aún puedo ver a ese niño señalándome hacia el lago.lago de sangre

Creación propia

Anais Marín

¡Hola! Mi nombre es Anais. Me gusta mucho escribir & leer historias de terror; para mí son muy geniales ^^ espero que lean las que he escrito & me dejen sus comentarios. Gracias 😀 \m/

Rating: 6.00. From 1 vote.
Please wait...

2 thoughts on “El niño del lago”

¿Quieres dejar un comentario?