El monstruo

Él corría por toda la casa buscando una salida, yendo y viniendo. ¿Hacia dónde? Donde estuviera a salvo de esa criatura. Él la había invocado, y pagaría las consecuencias.

Sentía cada gota de sudor que le caía por la cara y estaba cansado, pero aun así seguía corriendo mientras agradecía que la casa fuera lo suficientemente grande como para correr sin detenerse o esconderse. Doblaba, se metía en una habitación, se escondía, y cuando ese monstruo enfurecido entraba, él huía de su escondite por otra dirección.

Era en vano correr, en algún momento lo iba a atrapar; pero a él no le importaba. Corría como si su vida dependiera de ello, y, a decir verdad, dependía de ello. Él pensaba que si esa bolsa repleta de insultos se cansaba, lo iba a dejar en paz, pero no iba a ser así.

¿Salir de la casa? Era una gran idea… si supiera en dónde estaban las llaves.

«Perdón, perdón, perdón», decía cada tanto mientras corría por los interminables pasillos, aunque ese monstruo solo contestaba con más injurias. ¿Por qué se disculpaba? Porque había enfurecido a la criatura.

Por fin localizó el manojo de llaves. Agradeció al universo y corrió hacia la puerta. Aunque, si salía, ¿qué haría cuando tuviera que volver a esa casa? Tarde o temprano tendría que regresar y enfrentar de nuevo a la bestia. Buscaba una solución para ese problema, hasta que vio la puerta principal; sonrió y se dirigió a la salida. Por suerte, logró meter las llaves de una y evacuar cerrando la puerta a su espalda.

Sabía que aquello no abandonaría la casa, así que deambuló tranquilo pensando acerca de lo que se había salvado…

Porque… ¿quién no le tendría miedo a una mamá enojada?

mio
mio

Sofia

Rating: 8.93. From 101 votes.
Please wait...

9 comentarios de “El monstruo”

  1. Interesante la forma en que desarrollas la historia, y aunque creo que podrías jugar un poco mas con el misterioso monstruo antes de que el niño salga de la casa, me parece muy buena la idea central.

¿Quieres dejar un comentario?