Draw for Ever

Tiempo de lectura: Cerca de 5 minutos.

Dibuja por siempre.

Hubo mucho tiempo. Hubo poco tiempo. Habían muchas líneas. Habían pocas líneas. Habían dibujos. Aún hay muchos dibujos. ¿De qué hablo? Pues de nueve. Sí, Nueve, el dibujador, el artista, y el infeliz que te aterra.

Todos sabían que iba pasar. Siguen dibujando por siempre. Es inevitable, es una forma de dejarse llevar por la situación.
Nadie debe saber sobre él pero…

Nueve… sí… ese es su nombre… No se pueden ocultar, está en su imaginación, no permitan que los obligue a dibujar, solo pocos saben su identidad, la mayoría no vivió por culpa de las pesadillas, perdían el equilibrio cuando estaban en una situación peligrosa.

Lo que se sabe es solamente de dos personas, eran amigos pero por una situación se separaron.

“Hola Max.
Espero que hayas recibido mi carta, tranquilo, no te la mandé para que vinieras, solo quiero que dejes tu pasatiempo, no quiero que seas igual que él.
No sabes lo mal que lo pasarás, nunca pero NUNCA dibujes algo que llegue a tus sentimientos. Él te visitará en tus sueños, te mostrará ese dibujo, modificado, mejorado para tu miedo. Su libro flotante, su lápiz de sangre contaminada, su sombrero y su mirada… si te cuento más, no pasará nada, pero en cambio a mí mismo me pasará algo malo lo cual quiero que sepas aún así.

Te mostrará su dibujo… lo sacará de ahí… hagas lo que hagas… cierra los ojos, no los abras cuando aún te lo esté obligando, si te logra hacer gritar, él reirá y despertarás.
No es nada malo, ¿eso piensas verdad?.
Permíteme… ya estarás perdido… la pesadilla, sí, la pesadilla… Te acabas de hacer la vida una pesadilla imaginaria, en cada momento, lo escucharás y lo sentirás.
Tienes dos opciones, la vida que estarás con tu pesadilla o cometer suici… ya sabes a qué quiero llegar, cada vez la veo, sí, mi pesadilla, estoy muerto del miedo, no puedo seguir, escucho la risa de ese maldito tipo que la hizo horrible, miró mi dibujo a través de mi imaginación, la veo junto a él, era hermosa… pero ese la hizo HORRIBLE y ATERRADORA.

Necesito un tiempo Max, no me envíes una carta porque ésta es la única carta que verás que sea mía, ahora la veo, alado mío, sintiendo sus afiladas uñas como si me rajara…

No te dejes atrapar por el miedo.
-Carl”.

Luego Max, tan curioso, le manda una carta aún sabiendo lo que leyó, pero creyó que era mentira.

“Oye Carl
No es que me gusten tus historias de terror pero, ¿de qué me hablas?
Espero que esta carta te llegue. La curiosidad me mata.

-Max”.

Max esperó un tiempo hasta que recibió una carta. Era de su amigo que lo maldecía. No pareciera que fuera de él. Casi le entendía la letra. Lo único que entendió era “SE ROBA TU TALENTO CON EL LAPIZ” y “INTENTO DE SUICIDIO”. A lo que podía entender, pensaba que hablaba de que podría perder su habilidad con escribir y dibujar o lo que sea y de que se trató de suicidar.

El asunto era serio, pero cuando Max se fue a dormir en esa noche misma, lo sintió. Un gran vació, un temor, que lo observaban.

De pronto, aparece una persona con un sombrero de copa, cabello largo de color negro, con un libro grande flotando alrededor de él con una portada en inglés “Draw For Ever”, un pincél con punta afilada y que parece gotear pero su mirada fija es lo que llama tu atención. Luego empieza con una pregunta Max.

“¿Quién eres?” pero por el nerviosismo le lanzó una montaña de preguntas.
¿Qué quieres?, ¿Qué haces aquí?, ¡¿Dónde putas estoy?!

Max no esperaba que respondiera, ya leyó muchas historias de terror como para saber que no le contestaría.

“-Soy Nueve”. Max se pone nervioso por la respuesta.

“-Quiero tu opinión para uno de mis dibujos”.

Max le grita con miedo.

“-Déjame en paz, no veré un simple dibujo mío”.

Y Nueve con una sonrisa en su cara le responde.

“-Pero no es cualquier dibujo, es especial para ti, sé cuanto te gusta el dibujo de tu familia, solo que quiero hacerlo con un toque especial”.

Nueve se queda como que dibujando mientras le responde. “Estás aquí porque me gusta ver el sufrimiento, estás en tu mente, la que yo controlo”.

Nueve voltea el libro para que Max lo pueda ver.

“-¿Te gusta? Es mi diseño especial, Je je je”.

Max con una mirada miedosa le responde.

“-Para… por favor…”.

Nueve mete la mano al libro y jala por los pelos al dibujo mientras habla. “Tu miedo es muy pobre, grita, quiero escuchar ese canto de miedo”.

Max se queda quieto por el miedo, quiere gritar pero recuerda que no debe, suelta lágrimas de desesperación. Se pone a gritar del terror ya que no podía soportar ver una cruel forma de su familia.

Nueve se queda riendo como un maníaco y el dibujo de la familia de Max lo embiste con un chillido como para dejar sordo a alguien.

Max despierta, escucha la voz de su padre para que baje a desayunar.

Mientras Max comía, pudo notar algo, una risa, mira a los lados pero no logra ver de quién es, mira luego a su padre, tenía apariencia del dibujo modificado de Nueve, voltea a ver a su hermana, también era lo mismo, igual a su madre. Se aterra y grita mientras suelta lágrimas, pudo notar que lo que escribió Carl era cierto.
No pudo soportarlo. Se había desmayado.

Al momento de abrir los ojos, mira a un doctor que decía que se había desmayado solamente.
Que gritó y lloró sin razón según su familia.

El doctor le da una carta, era de la familia de Carl, su amigo. Decía perfectamente que “Carl se suicidó”.
Max no podía creerlo. Mira la ventana, se acerca. Mira a un hombre con Sombrero de copa, era Nueve, también se lo quedaba viendo, reía sin parar.

Max se volvía loco de solo escucharlo, no quería pasarlo otra vez. Agarró las sabanas y hizo unos nudos. Lo ató al objeto más cercano que tenía que fuera pesado y resistente. Se amaró el otro extremo al cuello y escribió una carta. Luego, Max, salta por la ventana y se queda colgado.

La gente que lo veía pensaba que era una broma pesada de mal gusto en un hospital.
Al cabo de un tiempo, su familia encuentra una nota que escribió.

“Lo siento a todos, fui maldecido, no podía, simplemente no po-”

El resto de la nota estaba en garabatos. Vieron que estaba colgado afuera.

Nueve, siempre ha existido, la gente no lo sabe pero es la pesadilla de tu imaginación, dibuja lo que sea con tal de que te aterres, llena su pincél con lágrimas, miedo, y desesperación. Solo una persona logró sobrevivir a su ataque, cada vez que duermes, él aparece pero solo por unos días. Nueve, esa es la clave, solo aguanta nueve sueños, despierta rápido. estarás a salvo solo hasta ese tiempo que lo logres.

El dueño y pesadilla de tu imaginación.
El dueño y pesadilla de tu imaginación.

Creación propia

Hatadake

Rating: 9.33. From 6 votes.
Please wait...

3 comentarios de “Draw for Ever”

    1. Como no tuve grandes conocimientos y no tan desarrollado a Nueve hace más de un año, mejoraré su Creepypasta.
      PD: Ni yo sé porqué sientes eso. equis de.

Los comentarios están cerrados.