aprendiz

Tiempo de lectura: Cerca de 7 minutos.

Ella estaba sobre un camilla de metal, podía sentir el frió debajo suyo, no había nada alrededor excepto una mesa con unos objetos raros y brillantes, por lo visto de metal también, no recordaba como llego allí, lo único que podía recordar era que iba por la calle, un agudo dolor de cabeza y luego, oscuridad, no tenia idea de cuanto tiempo había pasado… podían ser horas o podían ser días, sin embargo algo en su interior le dijo que ya no importaba, sintió pasos como del otro lado de la pared, pero por lo incomodo de la posicion y las correas de cuero en sus manos, pies y cuello no podía ver la puerta ni moverse para hacerlo. El corazón le latía a toda velocidad, podia sentir la sangre en sus sienes como se agolpaba.
En ese momento la puerta se abrió y sintió los pasos mas cerca, al parecer eran dos personas, el que parecia mayor y con mas autoridad dijo:
-querida, por fin te despiertas, te preguntarás que haces aquí, no recuerdas nada de tu llegada, por lo que ve en tu expresion de desconcierto, bien es hora de que te explique, no, no es nada personal, digamos que estabas en el momento y lugar equivocado, justo pasaba por ese lugar com mi… ehm… sobrino y te ví alli y me di cuenta que ibas a ser perfecta para esto, supongo que estaras asustada, no, no te preocupes estas en buenas manos
la chica con los ojos llorosos sólo pudo contestar:
– ¿que es esto? ¿porque soy perfecta? no entiendo nada, sólo quiero ir a mi casa y hacer como si todo esto hubiera sido una pesadilla, juro que no voy a decir nada, por favor
Ante esto lo único que hicieron el ”medico” y su sobrino fue sonreír y poner manos a la obra, lo primero que vió fue que se dirigían a la mesa con los instrumentos, luego sintió un dolor horrible en el estomago y empezó a sentir la sangre salir como un liquido caliente y espeso no sabia que era, encima cada vez que se estaba por desmayar del dolor, este era tan fuerte que no la dejaba podía sentir las manos del viejo en su interior, pero por alguna razón en vez de producirle espanto le producía algo muy agradable.. casi placentero, orgásmico, se sentía en lo mas alto del mundo luego de hurgar un rato en su interior, decidió cerrar la herida, para dejarla descansar, luego de cerrar la herida, pero no coserla decidió inyectarle algo en las venas y dejara el lugar, otra vez oscuridad.
Despertó nuevamente en el mismo lugar, pero ya casi sin miedo, recordando lo del día anterior casi con un estremecimiento placentero,un lindo cosquilleo recorrió su cuerpo en cuanto sintió los pasos nuevamente ir por el pasillo, entraron las mismas personas del día anterior y volvieron a saludarla, pero esta vez su corazón no latía tan fuertemente y la sangre no se le agolpaba, sólo el estremecimiento de placer en su cuerpo, pero veía que esta vez no estaba la mesa con los instrumentos… se preguntó que irían a hacerla esta vez cuando vió su estomago cosido y casi completamente cicatrizado, se preguntó cuanto tiempo había dormido.
Despertó nuevamente en el mismo lugar, pero ya casi sin miedo, recordando lo del día anterior casi con un estremecimiento placentero,un lindo cosquilleo recorrió su cuerpo en cuanto sintió los pasos nuevamente ir por el pasillo, entraron las mismas personas del día anterior y volvieron a saludarla, pero esta vez su corazón no latía tan fuertemente y la sangre no se le agolpaba, sólo el estremecimiento de placer en su cuerpo, pero veía que esta vez no estaba la mesa con los instrumentos… se preguntó que irían a hacerla esta vez cuando vió su estomago cosido y casi completamente cicatrizado, se preguntó cuanto tiempo había dormido.
el viejo dijo:
-bien. despertaste nuevamente, supongo que estás sorprendida de seguir con vida… y con tu herida cicatrizada, dormiste cerca de 2 semanas,con la ayuda de unos pequeños preparados míos. Y gracias a tu excelente cicatrización dormiste poco tiempo si te fijas ahora estoy mas bajo que tú ¿verdad?.
En ese momento se dio cuenta que estaba colgada, pero no entendía cómo si podía mover sus manos y pies libremente, en ese momento intentó moverse, su confusa mente, todavía nublada por los somníferos y sintió cómo una puñalada en su espalda seguida de un fuerte tirón en su piel y carne, allí se dio cuenta que estaba colgada de dos enormes ganchos de metal en su espalda podía sentir su frío contacto en una pequeña parte de su piel y por fin sentía el dolor el tan ansiado y esperado dolor volvía cómo un viejo amigo de quien se había enamorado en un momento incierto y se había convertido en su obsesión si, ella lo sabía era raro y enfermizo, pero desde su ”operación” sentía una extraña obsesión por el dolor en ese momento sintió que en su espalda se sentía algo cómo un rayo, ella lloraba y gritaba como loca, de dolor y alegría, el médico al ver esta reacción sonrió y empezó a azotarla con mas fuerza y rabia, parecía satisfecho al ver que el llanto quedaba atrás y ella solo reía y reía si parar llena de alegría el dolor la abrazaba y la hacia sentir todo su cariño ella lo sabía, él la amaba tanto como ella a el, podía sentirlo acariciando sus nervios y entonces sintió de nuevo el calor de la sangre sobre su espalda cayendo, empezó a mojar el suelo de a gotas, quitando el blanco perfecto, en ese momento el viejo dejó de sonreír, el igual que ella, entonces el viejo llamó a su ayudante, luego de que este lo limpiara y pusiera un plástico el siguió azotando y sonriendo y ella riendo enajenadamente, los dos felices, esto se repetía cada vez que la sangre caía sobre el piso, el viejo dejaba de sonreír ella de reír, venía el ayudante a limpiar y todo seguía igual.
Luego de cerca de dos horas de la misma manera, el viejo murmuraba, casi para sus adentros
– si… perfecta… es la indicada
y ella luego de un pinchazo como la despedida del dolor, se durmió muy profundamente y se hundió en su sueño de sangre, agujas, látigos y ganchos, cómo en un hermoso paraíso en donde se sentía a gusto.
despertó de su sueño y seguía colgada de los ganchos sentía las punzadas de dolor,si, ahí seguían, se alegro de pensar que no era un sueño, era la realidad hiriendola con sus puñales, o mejor dicho ganchos, amaba la sensación del dolor, pero tenía un poco de sed, así que empezó a mecerse en los ganchos para sentir dolor y no pensar en la sed, y siguió así hasta que se durmió.
Al día siguiente, por decir de alguna manera, ya que en ese cuarto no se sabía si era de día o de noche. despertó y allí estaban de nuevo el viejo y su ayudante. Con cosas nuevas.. no sabía que eran pero no había forma de describirlas. Casi como instrumentos de la inquisicion se veían realmente aterradores, ella sorió pensando en todo el dolor que le iban a causar, el viejo le dijo:
– veo que te gustan estos juguetes ¿verdad?.
– si- dijo ella con una voz que no reconoció como suya- me encantan
-bien ¿quieres saber algo?
-¿que?-dijo ella curiosamente.
-Hoy vamos a hacer algo distinto, yo no voy a tocar los juguetes, simplemente van a quedar ahí, si queres los puedes mirar, pero no los voy a tocar,supongo que estarás aliviada de pensar que no vas a pasar por todo ese dolor- dijo sarcásticamente.
-¿que significa eso?
-no mas dolor
– pero ¿porque?
-bien, veo que tienes demasiadas ganas de sentirlo, pero yo no tengo ganas de causarlo, te bajaré un rato y dejaré que lo hagas tu misma, ya que tienes tantas ganas.
– bien, es exactamente lo que quería, pero antes, me podría traer un poco de agua
– seguro, mike, trae un vaso de agua para nuestra adorable… ehm, y sabes, invitada.
-si, claro- dijo mike.
el viejo le guiño el ojo a ella y le dijo:
cuando el vuelva con el vaso de agua yo lo esperaré atrás de la puerta con esto- dijo sacando una jeringa del bolsillo de su guardapolvo.
– de acuerdo- dijo ella con una sonrisa tímida.
En ese momento entró el ayudante, ella recibió el vaso con agua, la puerta seguía abierta, el le sonrió ella le devolvió la sonrisa junto con una mirada, porque sabía lo que venía después la puerta se cerró y salió el viejo con la jeringa y se la inyectó al muchacho, que se desmayó instantáneamente y el viejo lo puso en la camilla, mientras empezaba a ajustar las correas, luego de terminado le dijo:
-bien ahi tienes las herramientas,de ahora en adelante son tuyas, yo te decolgaré, haz lo que quieras.
Luego de que la descolgó vió feliz su regalo, el viejo se fué dejandola sola con las herramientas y el cuerpo tendido del chico inmóvil, indefenso, pero tenñia que esperar, tenia que hacer unas cosas, decidió preparar todo tal como lo vio antes, cuando se despertó, luego inició el primer corte.
Del otro lado de la pantalla el viejo veía todo por la cámara oculta y se ponía feliz de ver que su plan había dado exito, después de todo era difícil que fallara, así había sido como el había sido elegido y entrenado, ahora era su turn de hacer lo que había echo su maestro, había dejado la puerta de la celda de ella abierta, asi que fue hasta el pasillo y tomó su cianuro con la solemnidad adquirida en varios años, por fin habría alguien que continuaría su tarea.
Ella terminó con todo lo que deseaba hacer y se sintió culpable, ¿que como se todo esto? facil, yo soy ella mi nombre es natalia y desde ese día hago lo mismo que hacía ese viejo, busco gente y la hago sentir el mismo hermoso dolor, la mayoría mueren en el proceso, al resto se los doy de comer a mi hermosa mascota para que no pierda el habito de cazar presas vivas

suspensuicida

sé que es bastante larga pero espero que les haya gustado ^.^

creación propia

natalia

Rating: 5.50. From 2 votes.
Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?