Amada Abigail

Tiempo de lectura: Cerca de 6 minutos.

Una infancia atiborrada de las explotaciones de su madre, sufriendo abusos inhumanos y trabajos excesivos, para dar sustento a uno de los tantos padrastros que su madre conseguía mientras trabajaba como mesera en un burdel —Abigail siempre pensó que no era una simple mesera—. Víctima de su propia madre, trabajó jornadas completas en casas ajenas como sirvienta; sin embargo, esto era la fachada que creó su madre: Abigail fue prostituida de la forma más aberrante posible. La infancia de la mujer fue una época que quería olvidar, y trató de muchas maneras. Alcohol, drogas, sexo… pero aquellos recuerdos estaban tatuados en su mente, perdurando en su mente, atormentando su conciencia y destruyendo su corazón.

Abigail se acostó con innumerables hombres, tratando de ser sanada, buscando perdón con su débil cuerpo y sus ojos cansados; muchos hombres tuvieron el placer de dormir con ella, y asimismo, de dejarle otro mal recuerdo.

Pero cierto hombre no abusó de ella, se enamoró perdidamente de su risa tímida y sus labios carmesí. Con este hombre tuvo su primer hijo. Abigail se sentía sanada, aliviada. El fruto de este matrimonio, el primer hijo, representaba para ella la esperanza de un mejor futuro. El amor siempre ha sido la mejor cura y para Abigail no fue diferente. Su pasado parecía desaparecer gracias al amor de su esposo; pero no puedes darle la espalda a quien eres, a lo que te atormenta. La burbuja de amor no duró mucho más. Ese amor que se proferían pronto se desvaneció, y Abigail empezó a maltratar a su hijo, castigos innecesarios y aún más crueles estuvieron a la orden del día. Su esposo, quien sufrió también la crueldad de Abigail, no pudo soportar más la presión y tomó la salida fácil. Empacó su maleta mientras Abigail dormía. Con los primeros rayos del sol, se fue y, junto con él, la cordura de Abigail.

Abigail tuvo dos hijos más, pobres criaturas inocentes padeciendo un martirio que no les correspondía. Los golpeaba con lo que estuviese a mano, cables, zapatos, ollas, sillas, cualquier objeto podía ser el arma en el juicio, en donde Abigail era juez, fiscal y —lo que más disfrutaba— verdugo.

Mi nombre es Jhon, viví con Abigail y llegué a amarla. Ella no era el vil monstruo que atormentaba a sus hijos, era una mujer tímida, insegura pero amorosa. Lamentablemente, sus problemas psicológicos estallaron en ella, convirtiéndola en lo que es ahora. En un acto de desespero, luego de una tormenta, hui de aquella casa en la madrugada. Abigail lamentó mi pérdida y con zozobra cuando me recuerda, especialmente, porque fui aquel lazo que la amarraba a la vida, a la tranquilidad.

Varios años pasaron. El tiempo no hizo de Abigail alguien débil, ese ser abyecto parecía crecer cada día más. Logré hacer una vida lejos de ella; aun así, recordaba su encanto y su manera amorosa que —aunque ahora ya nadie creería— tenía al tratarme. Cuando logré cierta estabilidad, decidí enfrentarla, nadie más que yo podía proteger a esas criaturas.

Era un día gris, parecía que iba a llover. Cierta atmósfera vespertina tardía agobiaba el camino hacia la casa de Abigail. Su casa era grande, la pintura estaba opaca, las flores hace mucho habían muerto y el jardín era sólo un piso áspero de tierra seca. Toqué la puerta con miedo; escuché un grito que recordaba, era la voz de Abigail, mi corazón latió con fuerza y se me hizo un nudo en la garganta.

El hijo menor de Abigail, Geoffrey, abrió la puerta lentamente mientras asomaba su cabeza.

—Buenas tardes, ¿qué se le ofrece?

—Quiero ver a tu madre, Abigail, necesito hablar con ella.

Los ojos del niño se abrieron asustados por la inverosímil petición que hice, y por mi presencia me miraba con detenimiento. Pasé lentamente a los adentros del hogar. Luego de un largo pasillo recubierto con una alfombra curtida, llegué a la sala; los muebles estaban acabados, llenos de cortaduras y manchas. Me senté y esperé a la llegada de Abigail, y los niños se encerraron en su cuarto.

Cuando llegó, el miedo invadió mi cuerpo. La figura gris de Abigail y sus ojos mirándome con odio se acercaron.

—¿Cómo te atreves a mostrar tu rostro ante mí? Maldito, quiero que te vayas y que te vayas ahora y jamás regreses.

—Abigail, no vine por ti, vine por los niños. Tú bien sabes que ellos no deberían vivir aquí, puedo darles algo mejor, puedo darles amor.

—Una vez que te fuiste moriste para mí. Jamás te lo permitiré, ellos son míos.

—No te lo estoy pidiendo; lo haré, a no ser que quieras que llame a la policía y todo lo que haces salga a la luz.

Abigail no se contuvo más, empezó a insultarme en alaridos; sus ojos se veían tristes, pero su corazón se agitaba cada vez más. Tomó de la mesa del centro un pequeño jarrón y me golpeó en la frente. Casi me desmayo, caminé lentamente tratando de huir, aún estaba aturdido por el golpe. Abigail me empujó a la cocina y me tiró al piso. Me arrastré, pero ella me agarró de un pie.

Abigail tomó un cuchillo del lavaplatos y, sin vacilación alguna, cortó mi tendón de Aquiles. La sangre empezaba a cubrir el sucio piso de la cocina. Abigail continuó arremetiendo contra mí, descargando toda su ira. Me apuñaló una vez en el vientre. Sentí que moría, mi visión se hacía borrosa, mi respiración era cada vez más rápida.

Abigail se levantó y retiró el cuchillo de mi cuerpo. La sangre cubría la cocina y manchaba su cuerpo. Ella dejó el cuchillo en el piso y se acercó a mí lentamente, mostrando una sonrisa maligna, llena de satisfacción. En la entrada de la cocina pude ver a los niños asustados, impotentes ante tal brutalidad. El menor no resistió más, tomó el cuchillo del piso y junto con un grito de guerra y sus ojos llenos de lágrimas apuñaló a su madre en la espalda; Abigail dio un grito de dolor que repercutió en el niño, dejándolo en shock. Ella lo golpeó y lo tiró junto a su hermano, se sacó el cuchillo y se empezó a acercarse a ellos. Abigail deseaba sangre, quería ver más sangre correr, iba a matarlos. Con mi último aliento la sujeté del pie, haciéndola tropezar y golpearse el cuello con el mesón de la cocina. Abigail finalmente había muerto.

Los niños se acercaron a mí ayudándome a levantarme, nos fuimos de la casa y nos sentamos en el andén, esperando a que un auto pasara para llevarme al hospital. La visión se me hacía borrosa, les dije a los niños con un último aliento:

—No piensen mal de Abigail, no fue todo su culpa, no saben qué tuvo que pasar. Debemos amarla por sobre todo, es su… nuestra madre, por favor recuérdenla sin rencor y discúlpenme por haber tardado tanto en rescatarlos.

Los niños me abrazaron, entre lágrimas me dieron las gracias, me dijeron que me amaban. «Gracias hermano, gracias», repetían.

El sol estaba cayendo, la noche iba a llegar, el atardecer mostraba un hermoso y rojo sol en el horizonte. Esta vez me fui, aún era de día, los últimos rayos del sol se evaporaban. Esta huida sería la última, nadie tendría que sufrir más por ella. Espero verme contigo madre, te amo y nada lo podrá cambiar. Discúlpame por todo.

Creación propia

Camiteo

Please wait...

19 comentarios de “Amada Abigail”

  1. ~Mucho spoiler~

    No comprendo en lo absoluto cuál era tu intención con engañarnos sobre la identidad de Jhon… hubiera dado igual si fuera el primo. Como creepypasta, hay mucho que criticar en tu historia. El final es demasiado amistoso. La historia no cuenta con credibilidad alguna; está escrita por un muerto. No da miedo, porque lo que cuenta es normal, hay miles de familias así de disfuncionales y ésa es información de manejo público. También, porque el lector no puede sentirse en peligro por esta lectura: la antagonista está muerta y la mayoría no tenemos una familia así. A lo mucho, nos provoca lástima, y quizá suspenso en algunas escenas.

    Se queda en Nuevos envíos, sin embargo, porque está bien escrita. Bien por eso.

    1. No se que decir, no soy muy bueno en esto. Debo agradecer tu comentario si lo hiciste con la intencion de que mejorase. Mi intención: Tratar de escrbir algo bueno, nunca dije que Jhon muriese tan sólo pudo desmayarse, no es algo de miedo obviamente, es suspenso y quizás psicológico; no hubiese dado lo mismo que hubiera sido el primo, imagina que en una historia desarrollada hasta un punto ya elevado, aparezca un personaje del cual nunca se ha mencionado; sería absurdo.

      En fin Tubbiefox he de darte las gracias por tu crítica.

      Gracias, saludos y un abrazo.

      Att: Sorecer Camiteo ^^

      1. Por supuesto que sería absurdo si fuera el primo. Sarcasmo, sarcasmo.

        Sin embargo, te ha salido algo irónico el comentario. Este hijo perdido es, después de todo, también un personaje que nunca tuvo protagonismo antes de ese último encuentro.

        A lo que me refería con lo de la identidad de Jhon, es que si te ponés a pensar, ¿qué diferencia hace que sea el hermano y no el esposo/papá? La reacción de Abb… igail habría sido la misma, así como la de los hijos, aunque dudo un poco que lo recordasen lo suficiente. Quizá, incluso, habría sido más emotivo el final, más alegre, pues la intervención del hermano prácticamente los dejó huérfanos. Si, en cambio, Jhon hubiera sido el papá… bueno, tendrían un papá.

        Aunque tampoco, ¿sabés? Porque al final Jhon muere. Y te lo puedo probar de la siguiente manera: si escribió la historia mientras estaba vivo, ¿por qué terminar diciendo que «tenía la esperanza de encontrarse con su madre muerta», y que “era su final”? Sólo tiene sentido si lo vemos como que estaba escribiendo esto mentalmente, o uno de sus hermanos lo escribió por él, narrándolo desde la perspectiva de su hermano fallecido. Si Jhon lo escribió una vez que se recuperó de sus heridas, como decís que pasó, ¿por qué concluiría de esa forma, si ya se recuperó?

        I can see dead people, Camiteo. He visto a Jhon y me dicho algo. Me ha dicho que sos un fan a morir de Querida Abby.

        1. No desmeritaré a a la historia «Querida Abby», no te puedo negar que la he leido y que me gusta la intriga y el amor psicópata. No he usado ninun referencia entre ambas.

          Abigail es un nombre que me pareció poético y digno de una mujer que tuivera carácter.

          Jhon dice que quisiera encontrarse con su madre haciendo referencia a que tal vez, ella no iría a donde la gente buena, cielo, edén etc. Dice que es el finañ ya que esta etapa de dolor, esta era de crueldad terminaria finalmente.

          Deja de comer hongos pomarosa, puedo notar como desvarias y cress hablar con gente muerta, la cual ni es gente, son los ecos de una mente perturbada.

      1. Comparto tu opinión, si le hubiese añado más a esta historia hubiese podido cautivar al lector un buen rato, pero, considero que si le hubiese añadido relleno, tal vez, hubiese aburrido. Igual Gracias por tu opinión :3

  2. me gusto mucho, sobre todo porque a mi me encantan los creepypastas con finales inesperados, porque, en mi opinión, el final inesperado le da un toque especial a la historia y me hace quedar perpleja, me encanto :33

    1. Gracias, tu captaste lo que quería, en un principio hacer; el final inesperado que quise que tenga esta historia parece verse reflejado en los comentarios 😀 , de nuevo gracias.

  3. He de decir que esta historia logró atraparme ^^, es muy buena, solo que Tubbiefox tiene razón, hay algunas familias qe son así, además no te causa esa impresión de miedo, pero si ese suspenso, tambien adoro los finales inesperados, creo que les da ese toque a los creepypastas, ya que toda la historia te la pasas pensando en algo y al final resulta otra cosa. ^^
    como calificación te daría 4.6/5

    1. Gracias por tu comentario. Tienen razón, no es miedo, es más bien suspenso, no quería hacer algo de miedo sino psicológico y atrapante; gracias por notar lo del final inesperado. ^^

  4. Alfinar John era su hijo, que decidio regresar y enfrentar asu madre y salvar asu hermanitos , de el maltrato de ella. Habia jurado que era el esposo como dijo me enamore de ella , y eso ._. && alfinar vivio porque si conto la experencia es porque vivio , almenos que hiciera como querida abby , mientra moria escribia su ultima calta. y asi se pudo entender como es que la informacion llego apesar que no sea cierto hehe ^^! Yo no la hubiera amado aun dps que iso eso. se que no es su culpa lo que le paso su infancia , pero si ami me pasara eso , es lo meno que yo aria amis hijos que no pasara ese sufrimiento , pero asi pasa se trauma y comienza hacerle lo mismo.

    1. ¡SPOILER!

      La historia de Querida Abby es Maravillosa *u*, amor psicópata y descabellado.

      Gracias por tu comentario, y sí, una madre es una madre y debemos quererla.

    1. INICIALMENTE ME DIO MUCHA TRISTEZA, POR QUE ES UNA NIÑA PERTURBADA QUE AL CRECER SE ENAMORA PERO SU ALMA CONTAMINADA LASTIMA A TODOS, QUE DOLOR¡¡¡
      PERO ESTA SUPER! FUE MUY INTERESANTE EL FINAL NO ME LO ESPERABA.

      QUE DOLOR SABER QUE EN EL CORAZON PUEDEN QUEDAR HUELLAS TERRIBLES

¿Quieres dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.