Una historia de fogata

El candelabro | Afortunada |

Una historia de fogata ganó como la segunda mejor historia enviada en el mes de mayo, 2016.

Evita los comentarios hasta  finalizar la historia.


Por un número de años fui un consejero de campamento durante la noche en los Muskokas. Lo amé más que cualquier trabajo que he tenido, a pesar de la paga inexistente, los campistas molestos, largos días y noches cortas, comida de mierda, etcétera. Pude contar muchas historias de terror. No había nada mejor que estar alrededor de una fogata apagada con un puñado de niños de secundaria que demandaban las peores, las más sangrientas historias que sabía. Y les conté todas: la niñera y la estatua de payaso espeluznante, el conductor y el despachador de gasolina horripilante, la mujer y su perro que lamía.

Guardé mis mejores historias para los viajes por la noche que hacíamos en el Parque Algonquin (para los que no son canadienses, es un parque gigante en el medio de Ontario, casi de ocho mil kilómetros cuadrados) cuando los días se pasaban haciendo canoa en lagos prístinos y las noches se pasaban alrededor de la fogata, cantando y armando pastelitos, tan ruidosos como nunca. Una vez que los niños se calmaban, les contaba historias de un acosador en el bosque con una cara tan horrible que paralizó a todas sus víctimas del miedo o al grupo de campistas que decidió pasar la noche frente al lago de un abandonado (¿O NO?) asilo de locos.

En esta noche particular, había terminado los cuentos, una vez más insistiendo que eran en realidad ciertos, y envié a los campistas a sus tiendas. Había sido un día exhaustivo, y ninguno de los seis niños estaban de humor para quedarse más tarde. Mi amiga consejera también decidió irse a dormir, dejándome solo en un tronco caído junto a la fogata apagada. Tomé un respiro profundo del fresco aire con esencia de pino y miré al lago. La luna parcial reflejaba la luz cristalina, y en el otro lado podía ver acantilados de muchos metros de altura. Consideré que podíamos ir en canoa, escalar un par de docenas de pies y hacer saltos de acantilado. Sonreí. El director del campamento me sacaría la cabeza si hacíamos eso. Si se enteraba.

Un movimiento en la punta de los acantilados atrajo mi vista. Había una pequeña luz flotando a lo largo del pico. Primero pensé que era una estrella, pero era más grande y tenía un resplandor dorado. Lentamente, se movió atrás y adelante en un arco pequeño. Mientras me sentaba y la miraba, otra apareció junto al primero, flotando a lo largo de la punta del acantilado. Luego otra. Y otra. Y unas más.

Mi estómago cayó a mis pies. Tomé mi bolso y saqué mi cámara digital, luego la enfoqué en los pequeños orbes resplandecientes y usé la función de zoom. Las conté. Y luego conté de nuevo.

—Oh, mierda.

Me había levantado rápido y corría hacia las tiendas.

—¿Ey, chicos? Despiértense. Debemos irnos.

Había movimiento en las tiendas, y luego tuve siete cabezas confundidas mirándome. Mi coconsejera usaba una mezcla de preocupación y rabia pura.

—Odio hacer esto —continué—, pero las nubes están viéndose muy amenazadoras. Hay una gran tormenta acercándose. Si nos atrapa, arruinará nuestro viaje.

—¿En serio? —Laura, mi coconsejera, preguntó—. Estamos en el medio del bosque. ¿Dónde iríamos?

Saqué un mapa y una linterna de mi bolso.

—Hay una estación de guardabosques unos kilómetros al sur —Tracé el camino con mi dedo. Gracias a Dios—. Podemos llegar ahí en un par de horas.

Los campistas gruñeron.

—¿No podemos ir en la mañana?

—¡No! —grité, mi voz haciendo eco a través del lago. La bajé—. Vamos, empaquen todo y vámonos. Les contaré una historia en el camino —Sonreí, aunque podía sentir mis labios temblando—. Es la mejor.

Eso pareció apurarlos, y, después de menos de diez minutos, las tiendas estaban guardadas y habíamos empezado nuestra excursión en el bosque, con solo la guía de linternas pequeñas. Cuando estaba seguro de que nos estábamos moviendo a un paso rápido, me permití relajarme y empezar a contar mi historia de fogata favorita:

Siglos antes de que los europeos llegaran al país, estaba poblado con personas de las Primeras Naciones. Habían hecho sus viajes a través de Canadá occidental, siguiendo los rastros de migración de grandes animales como el búfalo o el bisonte. Eventualmente, llegaron a Ontario; en ese punto se separaron en grupos más pequeños de viajeros, cada uno buscando una sección de tierra para tomarla.

La leyenda dice que, un grupo, consistido de unos veinte hombres, mujeres y niños, se habían aventurado en esta misma área para buscar un lugar al que pudieran llamar hogar. Aunque no era ni el fin de octubre, el clima había hecho un giro para peor, y mientras el grupo viajaba por el lago, una tormenta de nieve los golpeó. Dentro de una hora, el grupo se encontró con nieve cegadora y temperaturas de menos de cero grados. La ropa que tenían puesta había sido fabricada para el otoño, no ese tipo de clima, y no habían chaquetas de ganso de Canadá en esa época. Pero ellos siguieron adelante. No tenían otra opción.

La noche estaba cayendo cuando llegaron al farol de un acantilado, el cual se elevaba sobre un lago frío y agitado. No había nada que parara a este grupo; morirían si no pasaban los acantilados. Pero con la oscuridad levantándose y la nieve cayendo aún más fuerte, la visibilidad era casi inexistente. Así que uno de los ancianos tuvo una idea. Usando el poco queroseno que tenían, encendió una linterna para cada uno de los viajantes e hizo que las llevaran frente a ellos, no para que pudieran ver los acantilados, sino para que pudieran ver quién estaba delante suyo, permitiéndoles que todos se siguieran entre sí a través de los anchos riscos.

Con el más fuerte de los hombres llevando la delantera, el grupo empezó a cruzar los acantilados. La nieve congelada y mojada empapó cada hueso de sus cuerpos. El viento duro enfriaba cada piel expuesta y amenazaba con empujarlos justo hacia la piedra. Su camino no era más ancho que un par de pies, y hubiera sido resbaladizo hasta para las mejores botas de montar o mocasines extravagantes. Lentamente, laboriosa y lentamente, llegaron hasta el final de los acantilados, rezando que fuera lo que fuera lo que estuviera en el otro lado, pudiera refugiarlos de la intensa tormenta.

Estaban a media altura, cientos de pies sobre el lago, aunque estaba muy lejos de sus visiones. De hecho, todo lo que podían ver en esa tormenta cegadora era la linterna frente a ellos, actuando como un faro para guiar sus pasos. Si la luz se movía, ellos se movían. Si bajaba, ellos bajaban. Cada uno de los viajantes estaba casi en un trance, importándoles solamente el orbe resplandeciente a unos pies de ellos.

Para el líder, sin embargo, no había tal privilegio. Se movía adelante sin ver, sintiendo el acantilado con su mano libre, aunque su piel estaba tan entumecida que casi no podía sentir nada. Mientras el camino se curvaba de nuevo, hizo un paso en falso y perdió su pie en tanto una brisa del viento le daba en la espalda. Desesperadamente, trató de agarrarse, pero sus dedos congelados no pudieron atrapar nada. Con un grito terrorífico, se resbaló del acantilado y cayó al lago negro y frío.

El resto del grupo no lo vio caer, obviamente. Todo lo que vieron fue su orbe resplandeciente cayendo del risco y desapareciendo en la oscuridad. No había tiempo para estar de luto. Continuaron, pero la tormenta empeoraba. Luego de otro minuto, uno de los niños, con su cuerpo incapaz de contener el frío, cayó; su linterna brilló hasta que el agitado lago se la tragó. Otro, viendo esto, perdió su balance y cayó. Este patrón siguió hasta que solo quedaron cinco personas revolviendo en la oscuridad, siguiendo la luz frente a ellos.

Aunque se esforzaron, los acantilados eran implacables. Los hombres restantes terminaron siendo cuatro. Luego tres. Luego dos. Y luego solo quedó uno, quien según la leyenda maldijo a la Tierra mientras sus piernas se resbalaban y caía cientos de pies abajo; su linterna fue la última en ser extinguida.

—De los veinte miembros que trataron de superar los acantilados —terminé—, ninguno sobrevivió. Dicen que, a veces, cuando las condiciones son las correctas, puedes ver orbes a lo largo del acantilado, símbolos de los viajeros perdidos que nunca encontrarán sus hogares.

Mientras la historia finalizaba, dejando a los campistas en un extraño silencio, vi luces delante. Una ola de alivio me inundó. Apuramos el paso y encontramos la estación de guardabosques llena de gente corriendo alrededor, cargando camiones y gritándole a las radios. El viento empezaba a ser muy fuerte, y escuché truenos en la distancia.

—¡Ey! ¡Niños! —Un hombre grande, fuerte, con una gran barba y bigote corrió hacia nosotros—. ¡Métanse en los camiones! ¡No tenemos mucho tiempo!

Laura y yo llevamos a los niños a uno de los camiones.

—¿Qué está pasando? —le pregunté al hombre.

—¿No lo escuchaste? —Otra brisa de viento—. Hay una gran tormenta justo para nosotros. Ya hay alerta de tornados. Estamos llevando a todos afuera. ¡Vamos!

Todos trepamos al camión. Colapsé, sintiéndome como si me hubieran dado un golpe en las tripas. El guardabosque trepó al frente y tomamos un camino hacia la ruta. Mi cabeza estaba girando. No era posible…

—¿Cómo…? —Laura se sentó a mi lado, manteniendo su voz baja—. ¿Cómo supiste que teníamos que irnos de ahí?

La miré. Mi cara se sintió vacía de sangre:

—Vi las luces.

—¿Qué? No. ¡No! —Jadeó, y luego recobró el sentido—. ¿Cuántas?

Tomé un profundo respiro:

—Ocho.

Miró a los campistas, que estaban ahora tendidos, dormidos a pesar de la ruta con baches.

—Esos somos todos nosotros. Dios mío…

Asentí y me acerqué a ella. Laura ya había escuchado la historia de los viajeros, y sabía que me había saltado una parte importante. Las luces eran reales, pero no eran aleatorias. Si estaban brillando —flotando adelante y atrás, girando en un pequeño arco— era porque tenían un mensaje. Una advertencia.

Cada luz brillaría por cada persona que estaba por morir.

Imagen de perfil de Spoby

Traducción mía
https://www.reddit.com/r/nosleep/comments/2ioklx/a_campfire_story/

Spoby

Hasta que el león aprenda a hablar, todas las historias glorificarán al cazador.

Please wait...

2 reflexiones en “Una historia de fogata”

  1. Muy bueno. Pese a que la historia es corta, logra contar todo lo que debe contar y culmina de una manera escalofriante —y no solo lo digo por decirlo, me disparó un escalofrío con la última línea—.

¿Quieres dejar un comentario?