Te Extraño

Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.

Estaba yo, Volviendo del trabajo un lunes por la tarde, sacando las llaves que siempre necesite para entrar a mi departamento, el cual aspecto siempre me agobio por su color opaco y triste; nunca tuve el dinero necesario para hacerle un cambio a esa choza putrefacta a la que llamo hogar a regañadientes. Pero bueno, es todo lo que me quedaba para vivir, eso me saco por no haber estudiado. Tenía un mesero en el restaurante del que siempre me quejé, ¿Qué ironía no? .Tal vez eso merecía por siempre haber sido grosero con ellos y ahora estoy pagando por ello.

¡Mi vida apesta! En pocas palabras, Cuando finalmente entre por la puerta que ya llevaba años sin ser reparada, me recosté en mi sillón y prendí la televisión, estaban los mismos aburridos programas de siempre y los noticieros diciendo lo mismo una y otra vez. Ya iba a dormirme pero sin antes ver la foto de la única que podía darle sentido a mi vida… Mi amada.

Ella me hacia sonreír porque sabía que aunque siempre me iba mal en el trabajo siempre iba a estar ahí para hacerme feliz, era la única que se preocupaba por mí y la única que sabía cómo ponerme de buen humor. Ella le daba propósito a todo lo que creía y pensaba en este mundo, yo siempre le decía que la amaba y que viajaría hasta donde fuese solo para estar con ella, yo juré protegerla de todo lo que pudiera lastimarla y que su corazón fuera el único que yo podría poseer. Ella era mi amada “Nancy”.

Coloqué su foto cerca del mueble viejo que tenía al lado de mi cama, me desvestí y finalmente me recosté para olvidar aunque sea por un momento todo el dolor y sufrimiento que gané cuando ella se fue de mi lado, y no dejo de pensar el como la perdí y lo que pude haber hecho para evitarlo, pero después de pasar por ese pensamiento me di cuenta que no podía hacer nada para que no muriera. Pronto y nuevamente unas gotas de líquido que se deslizaban por mis ojos mostraban el cuanto la amo y el cuanto quiero que esté conmigo. Pero todo terminó así y yo estoy otra vez solo. Finalmente me dormí. Te extraño Nancy.

Eran las dos y media de la madrugada cuando algo me despertó, seguro que era algún ruido del cuarto de al lado, pero sentí que era algo distinto, no le di importancia e intenté dormir nuevamente, pero por alguna razón me desperté, sentí como si alguien estuviera en mi departamento así que tomé el bate y me fui a revisar, encendí la luz y… No había nada
Fue estúpida la manera en que me sentí, así que volví a la cama e intente volverme a dormir. No pasó más de media hora cuando volví a despertarme, pero ahora fue el suave sonido de una voz de mujer lo que me despertó, no alcancé a oír lo que era pero fui de nuevo a investigar. Tomé el bate, prendí la luz, y no se encontraba nada en la casa, Estaba seguro de que oí una voz de mujer que me despertó, volví a la cama pero sin intentar dormir para verificar si ese sonido iba a volverse a oír. Pasó media hora y ya pensaba que me estaba volviendo loco, pero lo escuché, esa voz la volví a oír y logré captar lo que decía… Era… mi nombre lo que decía.

Pensé que era una broma de mal gusto o… si era ella, me puse a llorar, no sé si de miedo o de felicidad por pensar en que volviéramos a estar juntos, rápidamente fui y encendí la luz, pero nuevamente no había nada, iba a ponerme muy desilusionado cunado encontré algo escrito en el espejo de mi sala: “Mañana voy por ti”.

E l día siguiente no pensé en otra cosa más que en si podría ser ella la que oí en aquella noche, porque… la extraño. Durante el trabajo estaba llevando el plato de sopa a la mesa, pero no podía concentrarme bien, recordaba el día en que le dije que nada podría separarme de ella, que ella sería mía por siempre Me distraje lo suficiente como para no poder ver en donde caminaba y terminé derramándole la sopa al señor que estaba sentado, tras eso me despidieron del trabajo, solo por una accidente, fue muy injusto para un joven como yo, volví a mi departamento pero sin aun dejar de pensar en esa noche y a ella.

Cayó la noche y me recosté esperando que sucedería, pero mi mente estaba en blanco, oí como alguien giraba el picaporte y abría la puerta a pesar de tener llave, escuché los pasos que se oían acercándose a mi habitación, tenía la lámpara encendida, creí que tal vez era una ladrón el que estaba entrando, pero mi corazón me decía que no, solo pensaba en mi amada, en que la amo y la extraño tanto. Pude escuchar el sonido de la puerta abriéndose lentamente, finalmente… Finalmente la vi, era tan hermosa como siempre, llevaba el mismo vestido que traía la última vez que la vi, su piel sin color y sin vida bañaba todo su cuerpo, su traje estaba lleno de la misma hermosa sangre que tenía, su olor era del mismo perfume que llevaba cuando salió aquella noche sin decirme, en su cuello, las marcas de dedos apretados con fuerza me recordaban el cariño que quería demostrarle y que solo ella me pertenecía, en su brazo, pecho y piernas tenían tallados mi nombre para que supieran que solo yo podía tenerla, vi que en su cara estaban las marcas de lágrimas la última vez que me vio, parecían de horror pero yo sabía que lloraba e felicidad por saber cuánto la quería a mi lado.

Vi cómo se aproximaba hacia mí, con un cuchillo que era idéntico al que yo usé esa noche. Vi el momento en el que atravesó mi pecho varias veces mientras yo escupía sangre, en ese momento estaba feliz… Feliz porque por fin estuvimos juntos, en el momento que yo le acariciaba el cabello y el rostro, sentí como ella cortó mi cuello, y en el poco tiempo que estaba con vida, vi como ella se acercó a mi oído y antes de que yo cerrara los ojos me dijo:

Así es como se siente, ¿no es verdad?

De una mente diferente
https://creepypastas.com/te-extrano.html

LoganParker1

Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?