Segunda oportunidad

Tiempo de lectura: Cerca de 9 minutos.

¿Te has sentido con ganas de retar a tu muerte?
Que temerario no haría algo como esto, aquel que se proclame como el mayor valiente lo haría sin titubear. No hace mucho un joven hizo esto, fue al único que supe que hiciera esto. Era una tarde de verano, en bar cualquiera, había muchos jóvenes en una mesa y uno de ellos sobresalía de los demás, pues el les estaba contando como pudo vencer a un oso sin nada mas que con sus manos. Una persona se acerco a el y este se percato de su presencia y se acerco a el, le ofreció una cerveza, el acepto, se acerco y le pregunto si sabia que quien era el y el respondió que no sabia quien era. El se mostro algo disgustado ya que el dijo que todo el pueblo sabia de el, entonces dijo: ” Yo soy el mas valiente de este pueblo, no, SOY EL MAS VALIENTE DE TODO EL MUNDO” y empezó a reír.

-¿Por que dice que eres el mas valiente de todo el mundo?

-Porque no hay nada de lo que le tema

-Acaso no le temes a nada de nada

-Exacto nada de nada

-¿Ni a la muerte?

-(entre pequeñas risas) Ni siquiera a la muerte le temo.

-Entonces porque no retas a la muerte

Se puso a pensar un momento….

-Claro que lo hare pero ¿Cómo puedo hacerle?

-Yo te guiare para que así puedas proclamarte como el mayor valiente

Al terminar la conversación se dirigieron a un monte que había en el pueblo aquella persona iba enfrente de el, guiando por el monte, llegaron a una pequeña cueva que estaba oculta entre toda la maleza que había, el se acerco a la pequeña cueva y le dijo: “AQUI ES.”

-¿Acaso aquí podre ver a la dichosa muerte?

-Si aquí es, tu entraras y encontraras un altar al final de la cueva, y cuando llegues hay tu sabrás lo que debes de hacer

-¿Como sabré lo que debo de hacer?
Al decir estas palabras su acompañante desapareció, el quedo algo desconcertado pero no le importo, ya que el estaba aquí solo por una cosa, demostrar que ni la muerte misma hará que el tenga miedo y este entro a la cueva.

r_cueva_covalanas_ramales_victoria_Figura_1

Estaba todo oscuro, no podía ver nada a sus alrededores, solo se guiaba por la pared que iba tocando para así no perderse, camino y camino, pero no lograba ver el dichoso altar que su acompañante le menciono, hasta que en un momento vio una pequeña luz saliendo de un lugar de la cueva, este emocionado se dirigió a el, ya que pensó que ya por fin había encontrado el altar, al acercarse mas a la luz vio que no había ningún altar, lo que vio fue muy inquietante, había un montículo de personas muertas en proceso de putrefacción, el no sabia que estaba pasando, ¿por que había cuerpos?, quería regresar por alguien para que viese eso pero al dar la vuelta por donde había venido solo vio una roca que bloqueaba su camino, pero en que momento había sucedido esto, busco una forma para poder quitarla pero sus intentos fueron en vano, lo único que le quedaba era seguir adelante de nuevo por esa oscuridad que emanaba la cueva, y así continuo de nuevo su camino.

Esta vez fue un poco diferente su camino, el suelo estaba ardiendo, que las suelas de sus botas se habían derretido, sus pies ardían por el calor emanado por el suelo, sabia que no había vuelta atrás ya que esa piedra bloqueaba su camino, siguió caminando a pesar del dolor que le causaba caminar por el suelo, de nuevo encontró una pequeña luz y se dirigió hacia ella, al llegar lo único que encontró fue un cuchillo y una antorcha junto a una pequeña nota:
“Si has llegado hasta aquí, es porque no temiste a los cuerpos acumulados, ya que si temías tan solo un poco o te retractabas de seguir adelante, tu cuerpo se empezaría a hacer viejo y arrugado y morirías al cabo de rato, no se si te habrás dado cuenta que el tiempo aquí no trascurre y tu cuerpo no necesita alimentarse, ahora estas aquí sin nada que cubra a tus pies y cansado, solo te puedo dejar este cuchillo y esta antorcha los cuales te ayudaran para poder salir de aquí, si es que sabes lo que debes de hacer.”

Eso fue todo lo que había en la nota, se sentó un rato para poder recuperar un poco de fuerzas ya que su cuerpo estaba agotado, no se dio cuenta y se quede dormido por un rato, despertó y lo único que pensó era querer salir de esa cueva ya que llevaba mucho tiempo hay.

Prosiguió caminando en la cueva con la antorcha que había encontrado y con el cuchillo, gracias a la antorcha pudo avanzar mas rápido pues podía ver por donde iba caminando. Caminó por mucho tiempo hasta que llegó a otro parte igual que las anteriores, había luz, pero fue bastante extraño no había nada solo era la parte iluminada y solo eso. No sabia que hacer esta vez, trato de avanzar pero no había hacia donde avanzar, solo volteo para poder ver la pared detrás de el como siempre, vio que todo había cambiado, era el cuarto de un niño, lo supo por los juguetes aventados por todos lados, al instante entro un niño corriendo al cuarto, llorando, trato de hablarle pero era como si no me escuchara ni lo viera. Al cabo de un rato entro otra persona al cuarto, era un adulto, este se acerco al niño y empezó a hablarle:

-No te preocupes, ya todo esta bien… lo que hice fue por nuestro bien…

-No te me acerques, ¡vete!

-Pero que dices hijo, no te das cuenta que tenia que hacerlo

-Pero mamá…

-Ella se lo merecía, engaño a tu padre y pensaba abandonarnos

-¡Mamá!

-Te dejare un rato

El señor salió de la habitación, y el niño siguió llorando.

-Ahora recuerdo todo, ese era yo de niño, recuerdo que mis padres esa tarde estaban discutiendo, mi papá se enfureció mucho con mamá porque ella lo había engañado con un amigo suyo y pensaba dejarnos a mi padre y a mi.

Mi padre tomo el florero que había en nuestra sala y le pego a mi mamá, ella solo callo al suelo y comenzó a sangrar, y no se movió por un tiempo. Yo corrí directo a mi cuarto. Al día siguiente había llegado la policía a mi casa muy temprano y se llevaron a mi padre. uno de los oficiales me dijo:

-Ya todo va a estar bien, ahora te llevaremos a un orfanato donde ya no te sentirás solo, tu papi hizo algo malo y por eso tenemos que llevarlo con nosotros.

Mi padre fue encarcelado y yo fui al orfanato donde todos me pegaban pues era débil y tenía miedo, ya no quería estar hay, solo quería irme pero no podía, tenia miedo de salir pues pensaba que algo mal me iba a pasar, así fue por mucho tiempo, hasta decidí salirme de hay.

Ya no recordaba nada de lo que había pasado en mi infancia, simplemente lo olvide, al recordar esto paso un pequeño escalofrió por mi cuerpo y la ilusión se desvaneció, me encontraba tirado en el suelo de la cueva llorando como nunca había llorado, me había jurado a mi mismo que ya no lloraría. Me seque las lagrimas al cabo de un rato, me levante y seguí.

Estaba desorientado, me sentía mal al haber recordado aquel suceso de mi infancia. Ahora recuerdo me dije a mi mismo que nunca mas lloraría ni tendría miedo, ya no quería pasar por mas tristezas ni mas miedos, simplemente trate de ser valiente como soy ahora, pero ahora me siento débil y tengo ganas de llorar, no se porque quiero llorar solo quiero olvidar de nuevo todo y poder seguí como si nada de eso hubiese pasado, lo único que puedo hacer ahora es tratar de salir de esta cueva, pero no se cuanto tiempo llevo aquí, y tampoco se cuanto falta por salir, seguiré caminando esperando poder salir de una vez de esta maldita cueva.

Proseguí caminando, la antorcha que llevo ya casi se ha consumido apenas puedo vislumbrar lo que tengo enfrente, como desearía poder estar en mi casa en estos momentos, viendo la televisión, posiblemente viendo un partido con una cerveza pero no, estoy aquí atrapado en esta cueva que parece no tener fin, he llegado de nuevo a otro recinto de la cueva donde hay luz, me pregunto de donde saldrá esa luz pero nunca he llegado a ver de donde sale, ahora que pasara, tal vez otro amargo recuerdo, algo que tenga que vencer, otra nota o que, quiero dormir, ya tiene tiempo que no duermo, no parece que vaya a pasar algo o tenga que hacer algo, entonces dormiré. Cuando dormí, soñé que estaba con mis padres, como si nada de lo que ocurrió en el pasado hubiera pasado, me veía a mi en mi gradación de la universidad, mis padres estaban llorando por la felicidad, me acerque a ellos y les dije gracias por todo, ellos me abrazaron muy fuerte y yo cerré los ojos cuando me abrazaron, pero empecé a escuchar diversos ruidos, entonces los volví a abrir y vi que todo estaba bajo el letargo de la noche, no había nadie, solo un árbol enfrente mío, me acerque a este, al llegar note que había alguien sentado cerca del árbol, me dio un pequeño escalofrió cuando lo vi, el me llamo diciendo “Ven joven acércate”  y me acerque

-Es increíble, ya tenia tiempo que no veía a nadie por aquí

-¿Quien eres tu?

-Yo soy tu, yo soy yo, yo soy todos

-No te entiendo

-No es necesario que entiendas lo que acabo de decir

-Que hago aquí, recuerdo que estaba en una cueva

-Lo estas y a la vez no estas hay

-¿Cómo?

-Todo lo que has vivido en esa cueva ha sido para que mostraras que eras digno de llegar aquí

-Eso que significa

-Significa que has muerto

-En que momento he muerto, todo lo que pase que fue todo eso, recuerdo que me dormí y aparecí aquí

-Todo eso fue una prueba para tu alma, tu moriste al momento de entrar a esta cueva

-¿Pero cómo?

-Eso paso cuando trataste de retar a la muerte

-¿Entonces no gane?

-Todavía tienes la oportunidad de ganar, por eso es que estas aquí, sino hubieras llegado, tu alma simplemente hubiera vagado por la eternidad en esa cueva

-Dime que debo de hacer para poder salir de aquí, si es que puedo salir o por lo menos poder ganarle a la muerte

-Recuerdas el cuchillo y la antorcha que encontraste al venir para acá

-Si, lo recuerdo

-Pues la antorcha mostraba cuanto tiempo faltaba para que pudieras llagar acá, si nunca se hubiera extinguido significaba que vagarías por la eternidad, pero se extinguió, ahora te preguntaras para que es ese cuchillo

-Nunca lo ocupe, no hubo la necesidad de ocuparlo

-Es que no tenias que ocuparlo hasta este momento, ahora te explicare para que debes de ocupar ese cuchillo, Lo debes de usar para poder eliminar ese momento en donde tu vida cambio.

Al acabar de hablar aquella persona, el joven apareció enfrente de su casa cuando era niño, no sabia que hacer, supuso que tenia que entrar a su antigua casa y así lo hizo.

Entre a mi antigua casa pero no había nadie, al cabo de un rato se escucho que se abría la puerta de la casa, eran mis padres discutiendo, ahora entiendo estoy en el momento donde mi padre mato a mi madre, que debo de hacer, debo de matar a mi padre para que no pase lo que me paso, o que debo de hacer.

Me quede pensando por un momento y decidí hacer lo mejor para los tres, entonces baje por las escaleras para poder llegar a la sala donde estaban mis padres discutiendo y yo solo contemplaba a mis padres discutiendo con los ojos llorosos, me acerque lentamente a donde estaban, saque el cuchillo que tenia y lo empuñe, y mate al que debería de matar que fue a mi mismo, pues así ya no sufriría mas, al hacer esto mis padres dejaron de discutir y voltearon a ver al cuerpo de su hijo tirado en el suelo lleno de sangre, ellos no lograron verme cuando hice esto, salí de casa y empecé a correr, con lagrimas en mis ojos solo deseando que mis padres pudieran superar todo.

Llegue al parque de mi pueblo y me acerque a un árbol que había, ya casi sin fuerzas, me senté pues mi cuerpo me pesaba, note que mi cuerpo se empezaba a desvanecer, mire al cielo diciendo:

“Tal parece que al final no le gane a la dichosa muerte, pero al menos pude cambiar el curso de la vida de mis padres, otorgándoles otro camino, no me arrepiento de nada.”

antes que el joven desapareciese se acerco de nuevo aquel sujeto que encontró en aquel árbol

-Tal parece que tomaste la decisión correcta joven, ahora ya no sufrirás mas pues a donde te diriges es aquello que ustedes llaman nirvana, cielo, este es un regalo que te doy por haber vencido a la muerte.

 

Así termino esta historia donde aquel joven que desafío a la muerte y murió solo por darles otra oportunidad de vida a sus padres.

Creacion propia

Zim

Please wait...

¿Quieres dejar un comentario?