Sally

Ese año el verano era realmente bueno. El sol, como siempre, traía calor, y las ligeras brisas que recorrían el barrio hacían que el aire se sintiera fresco. El clima era perfecto. Era un verano que Sally nunca olvidaría.

Sally era una niña de ocho años, de pelo largo y rizado, de unos ojos claros y verdes. Era muy humilde, alegre y hacía lo que le decían. Sus padres la adoraban, no podían pedir más. Sally reía mientras jugaba con sus amigos afuera. Jugaban a la rayuela, a las muñecas y a las casitas. Su madre la miraba desde la casa, limpiándose las manos mojadas en su delantal.

—¡Sally, es hora de comer! —le gritó su madre por la ventana.

Sally levantó la vista, sonriendo.

—¡Está bien, mamá!

Sally se sentó en la mesa, emocionada. Su madre le dejó un emparedado de mantequilla con miel y un zumo de naranja.

—Gracias, mami —agradeció la niña.

—De nada, cariño.

La niña empezó a comer mientras la madre se sentó a su lado, sonriéndole.

—Adivina qué. Tu tío Johnny viene de visita —dijo la madre.

Sally sonrió, con las comisuras de la boca manchadas de restos de comida.

—¿Tío Johnny? —repitió con la boca llena de comida en tanto la madre se reía, asintiendo con la cabeza.

—Sí, viene a ayudar a tu padre con su trabajo y a cuidarte. Tal vez podamos ir a la feria todos juntos.

Sally masticó rápidamente lo que quedaba en su plato.

—¿Sara y Jennifer también? —preguntó la niña.

La madre levantó la vista, pensativa.

—Depende de lo que digan sus padres. Si pueden, sí.

Sally sonrió y saltó de la silla. Este verano la pasaría genial.

El tío Johnny condujo hasta la casa de su hermano y salió de su coche, estirándose y dando un suspiro de cansancio.

—¡Tío Johnny!

Sally corrió hasta los brazos de su tío, dándole un abrazo, el cual fue correspondido por él.

—¡Ey, Sally! ¿Cómo estás? —preguntó abrazándola y levantándola.

La niña sonrió y miró a sus amigas, que la estaban mirando.

—Estaba jugando con Sara y Jennifer. ¡Mamá está adentro, vamos a decirle que llegaste!

—Suena bien —dijo el tío Johnny, bajando a Sally y caminando hacia la casa—. Ey, Marie, ¡ya llegué!

—¡Mamá, ya está aquí!

La madre salió corriendo de la cocina y sonrió al ver a Johnny.

—Has llegado bien —dijo ella.

—Claro que he llegado bien, ¿por qué no iba a ser así? —dijo, echándose a reír, abrazando a la mujer.

Sally corrió hacia la puerta, diciendo que iba afuera para seguir jugando.

—¡Vuelve antes de que oscurezca! —gritó su madre.

—¡Sí mamá! —respondió la niña, marchándose.

A la hora de la comida, el padre de Sally llegó a casa, feliz de ver a su hermano en casa. Se acercó a Johnny con un apretón de manos y un abrazo.

—Encantado de volver a verte, ¿cómo estás? —le preguntó a su hermano, viendo poner la mesa a su mujer y a Johnny encogiéndose de hombros, jugueteando con sus pulgares.

—Me separé de Karen —respondió.

—Oh, eso es terrible. Lo siento…

Johnny movió la cabeza con una sonrisa.

—No, está bien. Estoy bien, puedo andar libremente sin tener a alguien queriendo saber en todo momento dónde estoy y lo que hago.

Los dos hombres rieron caminando hacia la mesa para cenar.

—Marie, esto sabe estupendo.

—Gracias, me alegro de que te guste.

—¡Está delicioso, mamá! —Los adultos sonrieron y se rieron de su comentario.

Los platos comenzaron a vaciarse y Sally empezó a bostezar una y otra vez, frotándose los ojos con sus manitas. Su madre frotó suavemente su espalda.

—Parece que alguien está cansada. Hora de ir a dormir.

Sally asintió y saltó de la silla, recogiendo su plato y llevándolo al fregadero. Su madre se levantó para llevar a su hija a la cama, pero Johnny la detuvo agarrándola del brazo y sonriendo.

—Yo la llevo.

—Gracias, Johnny.

El hombre asintió mirando a la mujer. Luego siguió a la niña a la habitación. Johnny cerró la puerta detrás de él y sonrió al ver el desorden en el cuarto de Sally.

—¿Necesitas ayuda? —le preguntó a la niña, la cual asintió—. Está bien, vamos a ver lo que tienes…

El hombre comenzó a buscar entre los pijamas.

—Tienes algunos con dibujos de fresas. Seguro que tus sueños olerán a ellas si te lo pones. —Cogió la camisa, oliéndola.

Sally rio y negó con la cabeza. No quería usar ese pijama. Su tío entendió y la volvió a colocar en su sitio, y sacó, en su lugar, un pijama con un unicornio.

—¿Qué tal esta? Te convertirás en una princesa.

Los ojos de Sally se iluminaron y dio una palmada de entusiasmo. Colocó la prenda en la cama, se acercó a ella y comenzó a desabrocharle la camisa.

—Puedo vestirme yo sola, tío —dijo Sally con una sonrisa, mirando hacia abajo.

El hombre sonrió sin dejar el trabajo a medias.

—Apuesto que sí. Pero estás cansada… ¿y por qué no te puedo ayudar? —le preguntó, mirando a Sally cabecear un par de veces.

Una vez la camisa estuvo desabrochada, la deslizó sobre sus hombros y le dio un codazo suave en su tripa, haciéndola reír. Él volvió a sonreír y tiró hacia abajo de los pantalones de la niña. Finalmente, le colocó la pijama a la niña, asegurándose de que los brazos pasaran por las mangas del camisón.

—¡Listo! —dijo alegremente, mirando la sonrisa de la niña, riendo en la cama. Johnny se levantó, cogió su ropa y la puerta se abrió; era la madre de Sally.

—¿Estás lista para dormir?

Johnny corrió al lado de la cama en donde estaba Sally.

—La voy a recostar, ¿te parece bien? —dijo Johnny.

Marie lo miró y movió la cabeza.

—Por supuesto —Se acercó a Sally y besó a la niña en la frente—. Buenas noches, mi amor.

—Buenas noches, mami.

La madre acarició suavemente la frente de Sally con un dedo, cogió la ropa que llevaba Johnny y se fue. Johnny sonrió, se dirigió al interruptor, apagó la luz y cerró la puerta con llave, cuidadosamente. Miró a Sally por encima del hombro, con una escalofriante sonrisa.

 

Con el paso de los días Marie observaba que su hija no actuaba con normalidad. No sonreía tanto como antes, no mostraba esa alegría o hablaba con la misma felicidad. Marie tomó la mano de su hija antes de que fuera a jugar con sus amigas y la apartó. Sally miró a su madre con una mirada confusa.

—Cariño, ¿estás bien? —preguntó la madre, arrodillándose a la altura de la niña.

Sally, poco a poco, comenzó a llorar. Su madre abrió los ojos, asombrada.

—¿Sally?

—Mamá, yo no quería toc… —alcanzó a decir.

—¿No querías hacer qué, mi amor?

—Yo no quería jugar… no quería jugar a su juego… —Sally miró a su madre y la abrazó con fuerza—. Él… toqué… me hizo tocarlo…

Marie frunció el ceño y le acarició suavemente el pelo, consolándola.

—No pasa nada, mamá está aquí. Fue una pesadilla… solo eso.

¿La niña había tenido una pesadilla?

—Todo está bien, ¿de acuerdo? No te preocupes —Miró a Sally y ella sonrió. Su madre la besó en la frente—. Ahora ve a lavarte, no querrás ir a jugar con la cara sucia…

Sally soltó una risita y salió corriendo al cuarto de baño.

Más tarde, ese día, Johnny y su hermano continuaron trabajando. El padre de Sally, Frank, suspiró al ver a su hija. Johnny miró a Sally y la saludó. La sonrisa de la niña se marchitó de repente, mostrando menos felicidad, pero le devolvió el saludo a su tío. Johnny entró más tarde en la casa y oyó una conversación entre su hermano y Marie.

—¿Que Sally qué?

—Tuvo una pesadilla, dijo «él me hizo tocarlo»…

—¿Y quién es «él»?

—No lo sé, Frank…, pero solo fue una pesadilla.

Johnny frunció el ceño con ira, con los nudillos blancos. Después se calmó rápidamente. Sonrió y entró en la habitación, como si acabara de entrar en la casa, y levantó las cejas, impresionado.

—Vaya, ¿interrumpo algo? —le preguntó a la pareja.

Johnny volvió a sonreír y señaló afuera.

—Voy a ir a la tienda, ¿necesitas algo, Marie?

La mujer sonrió y miró a la cocina.

—Sí, ¿me puedes conseguir algunos huevos, leche, pan y zumo?

Johnny asintió con la cabeza. A punto de salir, se detuvo.

—Sally también quiere venir.

Marie sonrió.

—Gracias, John.

Él asintió de nuevo y se dirigió afuera de la casa, con las llaves en la mano. Observó a Sally con sus amigas.

—Sally…

Ella levantó la vista y lo miró fijamente.

—Vamos de compras. —John fue hacia el coche, haciendo una señal para llamar a la niña.

Sally se quedó allí por un momento; luego, puso sus muñecas sobre la hierba.

—Volveré en seguida. Por favor, cuiden a Marzapán y a Lily.

Jennifer y Sara asintieron al mismo tiempo. Sally se dirigió de mala gana al coche y subió al asiento del pasajero.

—¿Sabe mamá que iré contigo, tío? —preguntó la niña.

Johnny asintió con la cabeza e introdujo las llaves, arrancando el coche, y salió de la calzada.

—Sí, quiere que compremos cosas para la comida. Tal vez pueda conseguirte algo… —Sonrió a la niña, la cual sonrió nerviosamente, mirando el paisaje.

—Tío Johnny, acabas de pasar la tienda… —le indicó Sally, apuntando en la dirección de la tienda de alimentos integrales.

Él siguió conduciendo, con una sonrisa en su cara. La niña miró por encima del asiento trasero, mirando la tienda, cada vez más y más pequeña hasta que se perdió de vista. Al darse cuenta de que no iban a la tienda, la niña miró a su tío, que aparcaba en el parque de la comunidad, cerca de la ciudad.

Nadie salía al parque los domingos. Sally se sintió nerviosa, su respiración se aceleró y miró al hombre con los ojos muy abiertos. Johnny apagó el motor, la ira se mostraba en su rostro.

—Te dije que no le dijeras nada a mamá, ¿no? —la cuestionó, mirando a la niña negar con su cabeza—. No estás jugando correctamente, Sally… —El hombre sacó a la niña del coche, haciendo caso omiso a las súplicas y gemidos—. Dijiste que jugarías conmigo, Sally. Me mentiste… —dijo, empujándola contra el suelo.

Sin hacer caso a los gritos de la niña, comenzó a quitarse el cinturón.

—Uno tiene que ser castigado por romper las reglas.

«Una pareja encontró el cuerpo de una niña de ocho años en el parque de la comunidad, Sally Williams. Su búsqueda fue muy larga, pero se le encontró esta noche a las nueve».

Podría haber jurado que cerré la puerta antes de meterme en la cama… supongo que lo olvidé. Me levanté, dejando la calidez y el confort de la cama. Caminé a través de la habitación y cerré la puerta. Antes de que pudiera acostarme de nuevo, tan pronto como puse mis piernas encubierto, me congelé al oír un leve sonido de… ¿llanto? Sonaba como un niño. Me levanté de la cama una vez más, me dirigí a la puerta y la abrí. El llanto parecía ser más fuerte afuera de mi habitación. Mirando hacia abajo en la oscuridad, me arrastré por el pasillo, siguiendo el sonido de los gemidos. Una vez que llegué al final, me quedé sin aliento. Sentada en el suelo, delante de una ventana iluminada por la luna, había una niña. Estaba encorvada, llorando. ¿Cómo llegó a mi casa? ¿Por la ventana? Tragando saliva, tomé la palabra.

—¿Quién eres? ¿Cómo te metiste en mi casa?

De pronto, el llanto se detuvo. La niña apartó lentamente las manos temblorosas de su cara; la sangre sustituía sus lágrimas, manchando sus manos. Un coágulo de sangre goteaba desde un lado de su cabeza, en una herida de su rostro y en su vestido sucio. Sus brillantes ojos verdes parecían ver a través de mi alma.

—Esta es mi casa… —habló, por fin, con voz ronca, como si estuviera luchando por hablar. El cuerpo de la niña hizo un extraño movimiento cuando se levantó y se volvió hacia mí. Sus pies estaban sucios, como si hubiera corrido por el barro, tenía raspaduras en sus rodillas y el final de su vestido estaba roto y andrajoso. «Sally» estaba cosido en la parte delantera. Levantó su ensangrentada mano—. ¿Quieres jugar conmigo?

Imagen de perfil de PeeWee

Traducción mejorada de El rincón de lo inexplicable
http://rinconinexplicable.blogspot.com.es/2012/11/creepy-pasta-12-sally.html

PeeWee

Rating: 8.75. From 639 votes.
Please wait...

78 thoughts on “Sally”

  1. sabian que llo me entere del creepy biendo el video de town en el terror psicologico play with me
    perdon por el spaw xd dawasdaisjdauishdiasjd
    a i en el final al desir play with me se referia a acabar con su triste vida
    lol fsdfokjsdifsf

  2. WoW Hace tanto que quiero leer este creepypasta en español c: Muy buena traducción y pobre Sally T-T

    PD: No me hagan Bullying por mi nombre y foto D:

  3. Gua….me dió lástima Sally, odio a Jhonny,ojalá juege con él y se lo carge ¬¬

    Yo aún no puedo colgar Creepys…y tengo uno -.-
    Una noche,al irme a dormir,cerré la ventana y luego la
    persiana,llevaba un tiempo sintiendome extraña,pero no le dí muchas
    vueltas al asunto.

    Al despertar, observé el
    reloj,era aún muy temprano para irme al instituto,aún así,me levanté
    para darme una ducha, la cabeza me vibraba,intermitente, abrí el grifo
    de la ducha, esperé a que saliese templada,al desvestirme me miré al
    espejo.Un arañazo recorría el pecho,comenzaba del hombro izquierdo,hasta
    la cintura, realmente no se como me lo hice aparecido. Me ardía la
    herida y aun sangraba, observé el pijama,ni rastro de sangre, nerviosa
    me metí en la ducha para quitar todo rastro de sangre en el cuerpo, al
    salir solo quedaba una amplia cicatriz.Corrí a mi cuarto con el corazón
    en la garganta,estaba nerviosa y ansiosa por algo, abrí el aramario
    chirriante,saqué uno vaqueros y una camisa de manga larga y cuello
    vuelto, no iba a permitir que nadie supiera sobre esa rara herida.
    Volví
    al baño,se me había olvidado un collar que siempre llevaba,tenía una
    cadena fina de plata y de dije un gato negro,hasta ahora no me había
    dado cuenta de su pequeña sonrisa burlona…me miré al espejo por
    segunda vez en la mañana, tenía la cara levemente pálida, los labios
    resecos, y debajo de los ojos color chocolate, una leve sombra,indicio
    de las ojeras.Al salir del baño, me dirigí a la cocina para desayunar,
    miré el reloj, quedaba poco tiempo, me colgé la mochila al hombro
    después de desayunar y salí con prisas a la calle, aún era una hora
    oscura, al girar por una calle me pareció ver una sombra negra, aligeré
    el paso, siempre escuché las historias de terror que contaba mi abuela,
    pero nunca las llegué a creer del todo, aunque ahora lo dudaba.

    Hasta
    que no llegué al instituto,no me dí cuenta de que contenía la
    respiración, respiré más tranquila, pero había algo que me inquietaba,
    sentía que alguien me observaba, una presencia que me incomodaba, me
    ocurría desde que desapareció mi hermano mayor, le echaba de menos y aún
    no sabía que le había ocurrido, nadie quería decírmelo, y eso me
    enfurecía y cuando eso pasaba me iba a mi cuarto dando un portazo,para
    dibujar y expresar mi frustración en el papel, odiaba que la gente viese
    mis dibujos, porque me tomarían por loca,plasmaba mis pensamientos y
    sueños en un bloc, todos y cada unos eran diferentes pero con un mismo
    tema:Oscuridad.

    Nunca pensé en que fuera un
    problema psicológico, ni que fuese algo malo.Mis padres se horrorizaban
    si les enseñaba alguno,pero eso ya deje de hacerlo hace 3 meses,cuando
    quisieron llevarme a psicólogo,realmente fué un golpe bajo para mi.Huí a
    las sombras cuando empezó a salir el sol,y ha llegar la gente, los
    odiaba a todos y cada uno de ellos, sé que hablaban de mi a mis
    espaldas, sabía lo que pensaban, lo que hacían y lo que criticaban, me
    llamaban loca sin conocerme, me llamaban rara sin saber de mi vida.A
    veces me entraban ganas de meterles lápices en los ojos y libros en la
    boca, para que la cierren.

    Cuando
    volví a mi casa,me encerré a dibujar enfurecida, plasmando toda mi
    rabia en el folio, sentí esa presencia intensa de nuevo y levanté la
    vista, realmente me asustó lo que vi delante mía, uno de mis dibujos
    había cojido vida, su sonrisa siniestras y sus rasgos rotos le daban un
    terrible aspecto, le vi saltar encima mía con un cuchillo en mano,
    asustada me tiré al suelo y corrí escaleras abajo, para salir de casa,
    lo unico que escuché fueron gritos de terror, mientras las voces se
    desgarraban y quedaban en silencio, un silencio que no presagiaba nada
    bueno, pasada unas horas volvi a casa, entre con sigilo, y los vi, mis
    padres desgarrados en el suelo, un nudo se alojo en mi garganta,quería
    evitar gritar, corrí al salón, y lo ví, un chico de cabello castaño
    oscuro y ojos chocolate,de piel pálida y bien parecido sentado en el
    sillón con un cuchillo en mano, era mi hermano, el corazón me latía
    desbocado, estaba contenta, una alegría que hace mucho no sentía, corrí
    hacia él y lo abracé.
    -Al fin, podemos estar
    juntos hermano,sin nadie que se interponga de por medio, sin nadie,
    solo tu y yo…-Sentí sus brazos rodeandome y estrechandome contra él,
    un escalofrío de placer recorrió mi espalda,sentirlo contra mí era muy
    agradable,lo añoraba tanto,me respondió con su voz ronca-Sí, ahora no
    habra ningún problema.

    1. Wow.. Impresioante me ha encantado sabes, lo de la parte de que hacia dibujos y eso yo tambien los hago.. v: Y ps bueno me ha encantado tu historia!! te felicito NuN x3

  4. SMILE THE KILLER
    Un niño llamado kevin de 13 años lo conosian por que el se la pasaba sonrriendo o asiendo bromas y como era sonrriente empesaron a llamarlo SMILE, pero lo que no sabian era que asolas el era muy triste lleno de rencor y de odio tanto a su familia como a gente que lo fastidiaba. Un dia como cualquier otro smile (kevin) llegaba de la escuela a casa, despues de comer recogio los trastes y se subio a su cuarto, se recosto sobre su cama y comenso a pensar el por que tubo que tocarle esa maldita familia. Al dia siguiente smile fue a casa de su madre ya que sus padres tenian 4 años de averse divorsiado, el sabia que deseguro lo regañaria pero fue por el simple echo de perder tiempo cuando llego a casa de su madre la saludo de malagana y salio al patio despues anochesio y la madre le dijo a smile que se metiera. A la mañana siguiente smile se levanto antes que su madre, salio se lavo la cara y se puso el uniforme para ir a la escuela terminar, su madre ya despierta recordo que smile saco una carta de mala conduta.
    Madre – ¡¡¿kevin por que molestaste denuevo a tus compañeros ?!!
    Smile – ¡¡tu solo firma el maldito reporte ya!!
    Madre – !!mira yo soy tu mama y no…
    Smile – ¡¡ya callate estoy harto de cada chingadera por la que siempre me jodes!!
    Smile asoto la puerta tomo sus cosas y se dirigio a la escuela, comenso a pensar en el odio que le tenia a su madre, padre, tias, tios y todos sus familiares que siempre se la pasaban de hipocritas ablando de el, Tambien comenso a pensar en como haria para vengarse de todos y cada uno de ellos. En la escuela smile por extraña rason no le importor fingir una sonrisa ni intentar aser reir a alguin, smile se dijo asi mismo por que siempre soy yo el que los ase reir por que ellos aora no se esfuersan en sacarme una sonrrisa deseguro les importa un carajo pues yo tambien puedo jugar asi. Cuando llego a casa se subio directo a su cuarto smile recordo que tenia unas navajas, un hacha, cigarros y un cuchillo en un cajon a smile le bino a la mente la historia de jeff the killer y recordo tambienn que tenia una sudadera azul y una blanca asi que tomo unas cuantas navajas, 3 cigarros, el cuchillo, la sudadera azul y unos pantalones negros y se dispuso a salir a las 10 en punto. Smile salio de la avitasion y se dirigio a un parque no muy lejos de aí, se sento en unas escaleras y comenso a fumar, imaginó que a esa hora no habria nadie pero para su sorpresa vio a dos chavos como de su edad pasar tranquilamente por un camino de cemento.
    Smile – mmm ¿deberia aserlo? no se mm bueno lo hare.
    Smile tiro el cigarro, saco el cuchillo y se arrastro lentamente por el suelo smile rapidamente se abalanso sobre uno cortando su garganta, agarro al otro forsandolo a caer a suelo un faro devilmente ilumino al pobre joven y apoyo el cuchilo en la garganta de este.
    Smile – sshhh smile and go to sleep…
    Smile desio que usaria un dia la sudadera azul y y otro dia la sudadera blanca para hacer algunas diferencias
    Al dia siguiente smile bajo a desayunar y encendio el televisor por accidente un canal noticiero. Informes reportan que el omicidio fue a causa de una pelea con cuchillo los dos jovenes no impusieron resistencio o talbes no pudieron defenderse por rasones desconosidas.
    Smile al oir eso recordo la anterior noche y cambio rapidamente el canal.
    Smile – mierda ya olvidaba lo que paso jajajajaja
    Smile no podia parar de reir, la locura lo empesaba a invadir cadabes mas y mas.
    Sabado por la noche smile bolvio a peliar con su madre solo que estabes el sabia que era la ultima bes que discuriria con su madre al termino de la pelea smile solo la tomo por el cuello y …
    Smile – sshhh smile and go to sleep (sonrrie y ve a dormir) la casa de su madre se quedo abandonada, se dirigio a la de sus abuelos y hiso lo mismo y tambien con su padre, solo que para entonses la locura de smile lo domino el intento detenerse pero ya no podia contener el plaser de ver a alguien sufrir o con el simple echo oir sus incontenibles gritos. Volbio a su casa y subio a su cuarto se quedo tranquilo se vio al espejo y se dijo Sshhh smile and go to sleep ….

    1. Porque no la publicas aunque te fallaron algunas cosas o me dejarias a mi publicarla y te doy los derechos como quieras me parecio muy buena

    1. por supuesto que fue violada y entonces estuvo a punto de decirselo a su mama pero luego no se lo dice entonces la mama le dice al papa que sali tuvo una pesadilla y dijo ” que yo no queria tocarlo ” y el tio oye la conversacion y inventa que se lleva a sali al super mercado en realidad era una excusa para volver a violarla y luego asesinarla en el parque despues el alma de Sally resentida va a la casa y desde alli su tio relata lo que sucede, Sally mata a su tio ¿ahora entendiste ? 🙂

    2. por supuesto que fue violada y entonces estuvo a punto de decirselo a su mama pero luego no se lo dice entonces la mama le dice al papa que sali tuvo una pesadilla y dijo ” que yo no queria tocarlo ” y el tio oye la conversacion y inventa que se lleva a sali al super mercado en realidad era una excusa para volver a violarla y luego asesinarla en el parque despues el alma de Sally resentida va a la casa y desde alli su tio relata lo que sucede, Sally mata a su tio ¿ahora entendiste ? 🙂

    3. por supuesto que fue violada y entonces estuvo a punto de decirselo a su mama pero luego no se lo dice entonces la mama le dice al papa que sali tuvo una pesadilla y dijo ” que yo no queria tocarlo ” y el tio oye la conversacion y inventa que se lleva a sali al super mercado en realidad era una excusa para volver a violarla y luego asesinarla en el parque despues el alma de Sally resentida va a la casa y desde alli su tio relata lo que sucede, Sally mata a su tio ¿ahora entendiste ? 🙂

    4. por supuesto que fue violada y entonces estuvo a punto de decirselo a su mama pero luego no se lo dice entonces la mama le dice al papa que sali tuvo una pesadilla y dijo ” que yo no queria tocarlo ” y el tio oye la conversacion y inventa que se lleva a sali al super mercado en realidad era una excusa para volver a violarla y luego asesinarla en el parque despues el alma de Sally resentida va a la casa y desde alli su tio relata lo que sucede, Sally mata a su tio ¿ahora entendiste ? 🙂

    1. ooh… cuando leí tu comentario estaba totalmente :no me digas:, después baje a leer el resto y me sorprendió la cantidad de preguntas sobre si ella lo violo, o si el era un desconocido .__.

  5. ¿El título original no era “Play with me”?

    Aparte de eso, muy buena traducción, me alegra poder leer esta creepypasta en español y tan bien redactada 🙂

  6. Que simpatico… creo que las creepys con pedofilia no son muchas, pero cada vez que hay unas siento que son tan hermosas… es decir, no hay peor monstruo que el ser humano y en estas uno se da cuenta de ello, especialmente con “él me hizo tocarlo(, su falo)”.

    La historia esta relatada de forma sencilla, pero entendible… aunque creo que el final esta un poco de más, los últimos 5 parrafos… son como muy “¿Donde esta la veracidad?”. El inicio y desarrollo (Y) … pero el final (N) .

¿Quieres dejar un comentario?